Crítica

Mamma Roma – Pier Paolo Pasolini

posted by Marc Muñoz 1 marzo, 2013 0 comments
La mamma morta

Mamma Roma

La firma A contracorriente está desempeñando un encomiable labor, casi de interés histórico, recuperando en DVD grandes títulos de la cinematografía italiana de maestros de la talla de Fellini, Pasolini, De Sica o Rossellini. Precisamente, en su día,  hablamos del último con motivo del relanzamiento en DVD de Francisco, juglar de Dios.

Hoy nos detenemos, en el más particular y personal de ellos, el cineasta Pier Paolo Pasolini, y concretamente en la segunda película de su carrera. En Mamma Roma, el director de Saló, abraza los preceptos del neorrealismo para construir esta historia de una madre prostituta que se desvive para apartar a su hijo de los sinsabores de la vida a la gente de su estrato social. Una historia de un claro matiz social, abordada con delicadeza y emoción por el maestro italiano.

En Mamma Roma Pasolini deja traslucir su admiración por Rossellini, y las obras cumbres del Neorrealismo italiano, así como su respeto hacía la realidad. De hecho la película puede entenderse como una obra post rosselliniana, ya que de éste adquiere varias de sus postulados formales: el paisaje urbano desfavorecido como presencia dramática, rehúso del trabajo en estudio en favor de los exteriores, trabajo con actores no profesionales, aquí con la excepción de la magnífica Anna Magnani, etc.

Elementos canalizados hacía un mismo objetivo: observar y entroncar la historia desde una base real robusta, que agarre al espectador y le impida alejarse de algo tan vivo y natural. Sin duda el camino más óptimo para llegar al corazón del espectador mediante esta historia de una madre coraje que malvive de la prostitución, que a diferencia de otros acercamientos notorios a esta ancestral profesión, como la amarga que propuso Fellini en Las noches de Cabiria, la idealizada y docente de Ettore Scola en Perfume de mujer, o la más reciente,  L’Apollonide con igual mirada fascinante e hiriente de  Bertrand Bonello, Pasolini rehúsa centrar el conflicto de la historia en las miserias adquiridas a la práctica de esta profesión, para trasladarlo sobre la figura del hijo, y en la obsesión de la madre para mantenerlo alejado de ese mundo lumpen, tan frágil, como peligroso y atractivo, como de engullidor. Anna Magnani es el centro del relato, pero su mundo solo cobra sentido con la figura de su hijo, por eso se estremece de pena y dolor cuando se entera que el chico se ha encariñado de una prostituta joven, y decide poner remedio con todos sus medios al alcance.

Mamma Roma desprende belleza y emoción por sus poros. Una concepción naturalista embellece, de forma extrañan, esos arrabales deprimidos de Roma, para sonsacarnos de las calles sin pavimentar, los descampados repletos de malhechores, y los mercados bulliciosos, esa notas de amor, calor y cariño que nacen en cualquier barriada por muy difíciles que sean las condiciones. Pasolini demostró aquí su faceta poliédrica con un metraje tan merecedor de la herencia del mejor cine neorrealista.

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.