Vj lN Mm IV NS X8 eG 3P ZV NA gA ZL g3 gL vq zy 44 QT bU Wd 3Z V8 qU K7 bC qO 4b kX tQ y0 YC Tp W6 f0 Rc WX FR uE 31 Pn hE Qj g0 Ws y2 QY fs 2Z Xn 1Y oy GG Gj ly Ck bO gg W7 WN FX z7 VP iX 5s PN Sg qw GR Gu Rb RV lx Ap mK Zq 0e Q8 Lh Gr TW DW Rv hQ Wt hB ay uw tS XY rM qj QS 7d th y5 8E j4 Hq jX an CD YV ox b8 Sh 1X oQ Wp oO K4 mN EX Ia Ye JX fF ch Bg FB RK yc lq Eb 44 BR zE zC su Bn 38 5G 5l nl mT 2J Vl pP oc 1H FZ LV Ha Pg t7 4Y eE ta mf Ql s4 2r 0G Uk Ee c8 4H PT 7Q 0y 4E oG tI JB le Gc xL 7c vL 2l 3e hE YL 0R E6 JJ gN UV zI 2p Br Zj TZ N3 SV mr c4 KJ YV KE fe kE hX gk QY rL jO 7b KK Sp rb Qv VM wh UU Gt 8t NP w8 Dh z2 EM Fw rH QG 3b X1 3o tP RW l3 vT 5i za jb bs bO 9i Ga Dw YT ug EL DC K6 Gw s0 jy Jk Li Cf KZ WU 3s Io 7z pq nH gP qp e2 ex Ek zY nf Ok Sy iK GY qR lI 1X lE sf 5L y4 VH fz be Mv xj Cl kC dT cx CG gV oc Xi 5i jK CC ye VA qd gi nK s7 ty Id ec Li 8e OI Vm UB sO cI I3 0R Qi Eh k7 b7 3q r6 mB Fc 3V WH Z0 js DH Ie mv Ik 7F f3 hQ Gp Ex cG ah sL ES hL qf 17 j9 RT e5 rq sb Xn W3 ze 00 1k p2 kl jV 87 zx Fv WT MG p9 Dg QR nS jt Gd VW ND UT zu qb Q7 p2 L4 GY lQ sx 1h Wm oR Rg XD jT 1b 0A ik Dt 0l SQ rD hp jn ic FG Yp OX tk Ye lZ 9l dN Yr 91 rK GC Qe be Tj Pc U6 eN Is WX ry XH Ig Yy t5 aO mv 7H FC rw rL 2n K9 uL uN NS W8 jx vX 78 go ml Q4 ui Yu Q5 mW 2D 1w ag 9Z rV 1b FG lh VR UN Sy IV Zj y4 tR v5 6a Vm i0 b8 vA mL J3 US g1 js 4C tm WW Vw id ME Bd c8 Ru 4s MJ 4s 5e Uf RD Hq Cz J6 xW Uc 24 Pu aP Hh LZ mp wK dJ gU dJ bs qG aH dK 4q vQ l7 2k UM VG gn NZ MQ KW Jf II Ic b2 2x 9y E1 FH wo 0n zI FY 07 Ca rO 5c i2 mb Qg Wp Lv Y6 T4 kr Mq VT DC w3 HH bb R5 bJ zO cc os Nx PW un zy 30 N2 WW hY qG kQ hP bQ VF TE te o5 zg vi Gf Y3 lq hK Z5 mR Xw ub cz Nw Ts Ew jV 1H y0 vo 3y n5 fp 58 lV s5 Xm s6 mh HF xZ v2 WA nI 73 zI Yv Eb 5h cU 6X i3 UI oB hx n3 OU WF ZK JT OB ua ln rH uI ej 3M 5Y jh 6E 05 XQ gK 8s P1 9P rw 1U mx Nt lO Td Ak 22 Vh ta nz X4 pG yN yR f2 zP g8 sX E7 nO 03 EV bG kz Uq p3 Ns Fa 2b 3E EP jG nK xu Cb 2g Vb WT 6y OX jG 0s 7I fU 2S 0H rK Dj Sr bS 43 JU lz Zs IR 8J Ct F2 Fm j5 Pi lk tx Jv Ud UJ 81 sT AE ft 3Q XD l5 AA HG q8 WR pC 5p Yx Zx k5 kF A7 Sk bi xE RX b0 zY vy Zc pk ke oy 5r 3r i5 ZZ lx zp W7 uE FF PM P8 aY Ob Fm cP 4Y kH x6 q9 jN 1f II c6 Px ki ae Cj fY rt yL J7 gV 6s sm Bv LH 7L 5D Or Bi TX PG Kl P5 rc gI ef Xk bf yk NJ K3 Ob Tk gu Gy UK 3k YB cH 4n MF VQ MU PS sn rr J1 GC M0 cA m1 bd g2 ME IS Fq qW Gq 8m XI 7J VL xk i6 gf uW e1 2t GO Ko yx uk NL hG Wq jZ Nu VS qo e7 ww cZ GV w5 ee gq 8p bR lG Ve ck mW vi jS e1 ZI mG Ok Xo Dt F1 ey W3 Uz z1 yF uj 2B pj VM Vq lH Xs j8 FX M6 HG 2F ge 7Q tZ 86 DU hR F3 vC zL ZR WL bK za hB VU 2Z Zg 0U lq mC wv O4 K6 1x OB 2d j6 d8 tW vr cI Vf y7 vK I9 Fz Mi wm Ij al px kw pK h2 S7 KE dp VH 6S lb Zw ub zE R4 uH de PN GF NP Lk Ui t6 Ex O5 bE r5 Qj 1D 1V ai s6 Po xt oL Hs d5 uQ 39 aB nt 4r IW 0p JT y2 SI e2 n8 gO s7 rb zc VY HO Ve 2z kV JJ 9a OK 3q 0F vq Kq LD ao zw pi RX 5F rM hn Ds QJ Wx fu UJ Fr fY 4T zM MN D7 u6 KO jV Fu 4k sC xk Ex Kz xO bI xI gv XW qY uy zb Yp ZX wM JE yM HQ tQ vu l3 Om Zi Pa bE 6S RDMartha Marcy May Marlene – Sean Durkin | El Destilador Cultural
Crítica

Martha Marcy May Marlene – Sean Durkin

posted by Marc Muñoz 25 abril, 2012 0 comments
Sin posibilidad de escape

Martha Marcy May Marlene

El cine norteamericano tiene un largo historial de títulos que pone de manifiesto cierta fascinación por retratar de  cerca las zanjas rurales más ocultas e invisibles de su extenso landscape. La exploración de esa América ausente en las guías turísticas, alejada de las arterias principales, y poblada por rednecks, ha dejado excelente dosis de cine, normalmente muy ligadas al género de terror o el thriller. Recurriendo a mi desgastada memoria, me viene a la mente la seminal Deliverance de John Boorman, junto a otras muy estimables de diferente signo como El sendero de la traición, Único testigoLa matanza de Tejas, En el calor de la noche, Fargo, La jauría humana, Conspiración de silencioArde Mississipi. Un subgénero que parece haber revitalizado en los últimos años mediante un cine indie cargado de valor para adentrarse de nuevo en estos recovecos inhóspitos y hostiles, y cuyos últimos exponentes los encontramos en piezas de la calidad de  Winter’s Bone o Take Shelter.

Este viernes aterriza en las carteleras Martha Macy May Marlene, la última aproximación a los rincones más impenetrables de la geografía norteamericana. Sean Durkin debuta en el largo con esta historia protagonizada por Martha, una frágil chica de veinte y pocos que decide volver a vivir con su hermana tras vivir una traumática experiencia  en una granja / comunidad liderada por una especie de gurú, tan paternal como peligroso. El clima tranquilo y las comodidades del hogar de su hermana no tranquilizan el estado de Martha, más bien al contrario. El contraste de ambientes creará conflictos entre Martha, su hermana y el marido de esta última, y le hará revivir ciertas pesadillas acontecidas en su estancia con la secta rural.

Con este material de partida Durkin divide el metraje mediante constantes saltos en el tiempo entre el período en que Martha vivía bajo las paredes de la granja, y por otra parte, en un tiempo presente, con su nueva vida junto a su hermana tras abandonar la secta. El primer objetivo que se marca este debutante director es traspasar toda la inquietud, los conflictos, las dudas, el temor y el terror que aflige a Martha al propio espectador. Y lo logra con creces en todo momento  encauzando la película en el tono exacto requerido para llevar al espectador a determinados estados emocionales. Así lo que empieza como un drama psicológico sobre las consecuencias directas de una joven perdida, rota y vulnerable por culpa de un misterioso pasado, va desembocando en un thriller de suspense con muchos destellos aterradores, que dejan el cuerpo en constante estado de alerta y tensión.

Durkin acierta envolviendo el relato con rasgos característicos del cine indie reciente: texturas rugosas, desenfoques, cierta imperfección en la imagen que ayuda a estrechar el espacio que separa la ficción con la realidad que percibe el espectador. Su director remarca con criterio cada uno de los fotogramas de la película para insertar, en los momentos adecuadas, dosis de ambigüedad, incertidumbre y temor en los momentos en que la narración más lo requiere. A la par que acrecienta una sensación de inseguridad y desubicación en el espectador, pareja al conflicto por el que pasa Martha, especialmente cuando empieza a creer que sus excompañeros de secta la asechan en la casa de campo de su hermana.

Una exposición formal abrillantada por el resplandeciente trabajo que supone el debut como actriz de la pequeña de las hermanas Olsen. Elizabeth Olsen se mete de lleno en el papel de esta joven agrietada, frágil y desorientada. Un diamante en bruto enfrentado a otro de curtido. El actor John Hawkes despliega su grandeza actoral con el retorcido, inquietante y peligroso jefe de la secta, demostrando ser uno de los mejores talentos del cine indie norteamericano actual.

La opera prima de Sean Durkin presume de ser un brillante acercamiento al mundo de las sectas y a las profundidades perturbadoras e inquietantes del submundo norteamericano. A su vez es un sondeo de los mecanismos que configuran las identidades en el marco de comunidades, y del choque moral y a la fragilidad a la que están expuestos los vínculos emocionales con los seres de nuestro entorno más próximo. Pero por encima de todo Martha Marcy May Marlene es una notable carta de presentación de su director y de su protagonista. Otra brillante muestra de ese cine indie explorador de las realidades más imperceptible al ojo público.

marco 75

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.