Crítica

Nader y simin, una separación – Asghar Farhadi

posted by Marc Muñoz 8 octubre, 2011 0 comments
Ángulos enfrentados

Con cuenta gotas van llegando a nuestras salas obras que parten de una mirada distinta sobre la realidad, exótica a ojos de los occidentales. Es el caso por ejemplo de la cinematografía iraní, que tuvo en su día a Abbas Kiarostami a su principal baluarte, y que gracias al circuito de festivales hemos descubierto que es mucho más amplia y fascinante.

Seguramente si no fuera por haber triunfado con el Oso de Oro a la mejor película y los de Plata para actor y actriz en la última Berlinale, Nader y Simin una separación no hubiera llegado nunca a nuestras carteleras, y eso habría sido una muy mala noticia para los cinéfilos más exigentes.

Dirigida por el reputado Asghar Farhadi, (quien ya tuvo aluvión de elogios con A propósito de Elly) la cinta centra su mirada en la angustia de un hombre legal que ve cómo su matrimonio se despedaza en el momento que su mujer decide irse de Irán. Él se niega a marcharse porque cree que su obligación es lidiar con el alzheimer que castiga a su padre, así que el divorcio parece la única salida, pero la administración judicial se niega a concedérselo sólo por estas razones. Todo empeora en el momento que un incidente con la mujer que cuida de su padre acaba provocando un vuelco completo en su vida y las de su familia, y arrastrándolo hacía una tormenta de consecuencias impredecibles.

Este argumento es el cebo que utiliza el director para sumergirnos de lleno en la espiral judicial, psicológica y religiosa que atormenta a los protagonistas de esta historia. Su visión de la realidad iraní no es tanto un retrato de la injusticia social o la opresión de la mujer (en ese sentido, aquí la mujer es otra víctima del status quo) sino que se presenta como un tejido complicado y anticuado, en el que los personajes se mueven casi a un nivel kafkiano, y sufren fuertes pulsiones emocionales y de intriga (acierta el crítico Carlos Boyero al definir su lenguaje como “hitckoniano”) En la película es el espectador por sí mismo quien va extrayendo las respuestas y detectando las señales de las injusticias que atenazan la rígida sociedad de este país, y todo el sin sentido que rodea a ciertos estamentos de la sociedad iraní.

En ese sentido, la mirada de Farhadi no es recriminatoria, ni crítica, ni panfletaria, pero de su excelente guión, su tenso drama, se desprenden matices que ayudan a dibujar las fracturas que agrietan la sociedad de su país.

Su impacto en el espectador resulta tan certero y angustioso debido a la estremecedora interpretación de sus actores que en todo momento te hacen olvidar estar delante de una obra de ficción. Especialmente sobrecogedores están Leila Hatami (en el papel de Simin), Peyman Moaadi en el obstinado Nader, así como la pareja compuesta por Shahab Hosseini y Sareh Bayat. Sin olvidar, lo que presuponemos, un admirable trabajo en la dirección de actores por parte de su director.

El trabajo de Farhadi se erige crucial a la hora de articular un ritmo asfixiante, mantener el pulso en todo el descenso y contagiar al espectador con la angustia, preocupación y terror que embarga a sus protagonistas. Y su inteligencia se descubre de nuevo al traspasar a la mente del espectador la duda sobre quién posee la verdadera razón sobre el conflicto que se plantea. Su estilo resulta despojado, distante e invisible, cercano al documental, para aumentar la sensación de encontrarnos directamente con estas pequeñas muestras de una parte de la realidad iraní.

Nader y Simin es un retrato sombrío y veraz de los fluidos morales y sociales que subyacen en una sociedad acorralada en los arcaico, el miedo, y el dogma. Es un potente trabajo de acercamiento a la angustia de ese padre, con notas de suspense, y un cautivante dibujo de las reacciones humanas a los que llega el hombre cuando se ve abocado al peligro o ve su entorno peligrar. A su vez supone la consagración de su cineasta, y el interés que pueden suscitar miradas desde un ángulo distinto cuando llevan este importe.

marco 75

Ver en Filmin


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.