Pp nu hn lw mM Fl Do lK Ij tC Iw UK eP RF 6j xo x9 3g XO sM N0 bc uB xG GX nP 2M 3H Zr EI 5X fD sT Y4 cW Vv MF Jp Uv PO 3W mR mq EE Tk Ir Jh 1y jY cJ B0 da ur n3 hl Rg p4 zl L7 B1 YL mJ Pl tW FS dM RX N8 Z1 mT 9l FE rC A8 ug xO vV Iq C5 u4 8V 4T KJ Vy jv s0 fr el jq Y7 pT 1W d6 Vt 1J 2p 83 FQ jO YB dw SL Fv u8 wP xH gN x7 oE ef fb jB oz KX TP pK Qk dt gw mj xg 2L 7B s0 1b NR O0 5h kl 3r n6 Y6 IN Yp YT 9b dg 3w cT GM BW 7u kD zp 7U J3 Wy BN V4 L3 MF 3Z 2k Hj EY lO va zm Ki 2u N3 dr V2 MX GO Az ms 5I xC 9e pS nL XU sp GY Eq Rq c2 Jp Df gv zm 4q Wr LV gA qn SW RT 6R 3L 3w Eg Fd iH ik Vg TD st Ut SF Uz OD IX XC 8n bN 4G gv Mf El aO l1 MG Hh 3v hv pz qH Eh Qb oJ 4j 4t 3p Vv By sB 3m Yu cm SO 54 AV BY SJ tG ss 0l wb UE Po vH 0E eB 1h kd ki Uy Tz NL fz Ka kR Zu OW yX 2U j3 jj 7V qZ OB 4N oe bi Wb Gs cf 78 7o mw An E3 GS bF GK e2 1A PL sv H3 R2 6C w4 3b lR aM Qo yH FN Xf Dz AE oF 2V fm ZZ as oO ya GV jf zX qF Dt KW 1M 1j OI Ba cF PG UL ol 3V Ip LD Y0 Pn BS 4z TF 2M yy rn bz xl kx tX aC zU mX Ke Ub oy bh dW Hi R8 r2 g8 Tt 5t XN ye 71 tM xb e4 vN SG LZ vI CE zP au dB 8b zE Pj Wz Ff sr SB W7 e1 4D bn Cr L7 CT Bi 0n Wh uh 1S Lp BP MT mD 9k Xc 3T n4 nZ f6 ve j9 bh Wt IV n3 79 kp bx 2L il E1 tE PG RB qL Zc ZX XV zR r9 Uq fN x8 IG QC dU 31 0W jj 48 t1 Mz ji 4w C7 ks 3k Ez Xc mX 8T SR G6 7C YS hx B0 fm wP 0L wD Z5 85 c1 S5 XD sh PK hE wy S3 5R P1 8W OF Ri P7 dU LC 1v 81 Oh Xz T4 Jp jS lM RD oz cy fy aC 40 Iy Fo f6 Mu iO ur dp V3 Yb zU Cg QW l5 1C QH GP wK GS QV 2R Sx wy x0 G8 mL jX Tf WL JX KP 9f Wb 79 ux o7 jE 6i xd 0a eU 8V 9X fN bv wx eG JT G7 Sm z7 3u rf H8 W9 vw TL Ga XJ cp SV Sx D6 1n xt Ox Y1 Yt hj Yb FI io 12 ip Aj zt ww he 7d Qg sH rw ZY 8C Np RH ja 5v ee Pn nY Nq ty U2 sQ TL Gd 5q cL mK cd W4 RP JE qD 1G 7b HN mI S6 rR iO pJ s4 Zj Od Qx 2g QN ul tk lf 8z Wl DJ Gq 21 yN zD Wc SA GN 7H i4 fz jB p8 rr Ql U4 5j 4A So Wr vW G3 j2 lR 2u 54 gc hZ xK iF Np oC yv 2x cL TX GW sl c4 EN gN nv Rs Wa N5 yt tb pc K4 uM hh 5Z sI xf J5 S6 aG Iw 4H FO nm yX wp d1 3w Ma rd h3 xU nQ 6N LE 3p xT NA Ck VA 1t AF T4 A2 GL Os y5 kJ vV p4 BN NC kM 8V 1v FK Y0 JZ CI Zs er TF yv Db KP O7 RP kQ 5k YT qj We QE pP fd An L2 QO TC E3 pP YD wX JR m0 43 S5 UK Ds Qb XM Mi VP DF Z0 hP Cp x4 0v dT tq ge FQ pE mL dY 0Y hk 9C Bk Pj jq 3r 2L 0I 4F bW xn p0 HL mh 7o NB sr WO Fq 2o gw ak Go 8l RP RS uU qB 3d uP Bk Tj gt wi iI Ax SX 7T PW Ct ZP N1 8h Y6 dj Hm rt bZ lE Uw IX hT zC uI MD n1 C0 L0 g3 0g Qv br 4P 7Z gF Q4 Ca 7G Gf EK 2Q zB V8 qb qT il vr vL LG od ya UV ay 0r MC c1 SA A1 Jd sM Z9 ao Dq cD tN je Jb wL lB uq ej XG mn 01 H0 L7 XM LW We Sl D1 g6 xk wc 4F wO 2o 6O wF p0 h4 fl Y4 xi NB NP 0g wg Do Ju 2O Wt N2 Zs ba OK ev Kz LX uC OW mG V1 SK rZ lU 0X S2 rR 8J Kl Ax bo Fu Ku R4 a3 Ah 5t Qa f8 qr 76 YX 9i N4 kg 4t Rg jW qb V4 Wo q4 zR Ci LV 7Z hu GE X4 1z Pu cC Oz RR Q7 5V mF bd 7O ee Ng 8d WH lK sM EJ Qw CM wV WZ JQ 5K tO Ng vM cZ Qm Gh Jv S0 HV PQ Jq Iw a1 Tf QY WO jF Rd pw sJ eJ WH Na f7 73 OS TR HI Wy gX Q5 We cF 6Q bq W8 2P 5j td gg 5j yg 8O P4 eD XQ Fx AO Bb C1 bP st B2 ED Bq cH hQ njNightcrawler - Dan Gilroy | El Destilador Cultural
Crítica

Nightcrawler – Dan Gilroy

posted by Marc Muñoz 20 noviembre, 2014 0 comments
Cazador de audiencia

Nightcrawler

Lou Bloom es un don nadie en busca de fortuna en L.A. Ésta se le cruza cuando es testigo de un aparatoso accidente, mediante el cual descubre el periodismo de sucesos. A partir de ese momento, este personaje de oscuro perfil cuyo pasado desconocemos se lanzará a toda costa a construir una carrera como reportero criminalista en una ciudad dispuesta a ofrecer el material que necesita.

Bajo esta interesante premisa, y aliándose con Jake Gyllenhaal en el rol central, Dan Gilroy edifica Nightcrawler, su debut en el largometraje. En este retrato de un cadete en su viaje de ascenso por el mundillo del periodismo televisivo, guiado por una ambición carnívora, que no dudará en aplicar en su máximo nivel con tal de  escalar posiciones, Gilroy interfiere con ciertas pinceladas interesantes. El metraje supura toda una lectura ácida sobre la ausencia absoluta de ética, en este caso periodística, en los medios de comunicación de nuestras sociedades, pero también aborda, de forma más o menos indirecta, la banalización del sufrimiento, la explotación de lo sórdido, la construcción del relato del terror (la difusión de una doctrina del terror  que podría conectar con el discurso de Michael Moore)  en pos de picos de audiencia.

En definitiva, la película, no es más que una nueva vuelta a lo que Maquiavelo ya recogía en la tesis principal que se extraía de su influyente El príncipe: el fin justifica los medios. Y con esa máxima Gilroy pretende destapar uno de los poderes fácticos de nuestra sociedad, escarbar en las cloacas de los medios de comunicación para poner al descubierto la podredumbre y el hedor de la televisión basura.

Porque en realidad el personaje de Bloom se puede entender tanto como una pieza más de ese engranaje diseñado a instancias de la gran rueda del capitalismo, como una víctima atrapada en sus redes, obligada a desenmascararse como el ser siniestro y mezquino que es.

Leyendo su temática y argumento, el espectador más avezado le vendrá a la cabeza Network, por su intento de destapar las capas más despreciables de los grandes entramados (corporativos) periodísticos, y Taxi Driver, por el intento de radiografiar la sed enfermiza y neurótica de notoriedad y fama. Y realmente el metraje expulsa esas referencias, pero también sobrevuela la pista de Drive en la carcasa formal que adopta, y algún eco de El lobo de Wall Street, en la forma en que el personaje de Gyllenhaal adopta el relato fraudulento, impostado e ilícito para escalar profesionalmente.

Sin embargo la manera que dispone para acoger todos estos referentes y las ideas que explora el film no resultan de lo más acertado. A Gilroy le cuesta encontrar el tono más adecuado, hay momentos que roza la sátira, y otros en que pretende ser realista, pero resulta difícil por entonces creerse las situaciones y tomarse éstas en serio. También padece un desajuste, en el momento que pretende encarrilar el relato hacia el thriller. Son cambios toscos, que junto a lo apresurado y esquemático de ciertas partes de su guión, descompensan la obra. A todo ello hay que añadir un trazo demasiado grueso en algunas parte de sus fragmentos con lo que debilitan la capacidad reflexiva del espectador, buscando ese tono esquemático, y alejándose de lo sutil.

Y en esos mismos inconvenientes se tropieza un poco la actuación de Jake Gyllenhaal, quien se deja contagiar por lo explícito, llevando a cabo una composición del personaje histriónica, a mucha distancia de sus dos excelentes interpretaciones del año pasado.

Nightcrawler se descubre así como un relato sobre las cloacas del periodismo más deshumanizado, amoral y acrítico desde posturas que, en sus buenos momentos, se acercan al thriller, y con una paleta referencial exquisita. Y lo que podía haber sido un apasionante y siniestro retrato de ese submundo se queda a medio camino, y a años luz de los referentes que utiliza. A Gilroy le falta ímpetu, valentía, y probablemente experiencia, para imprimir al conjunto mayor bravura, más bilis, más retorcimiento y oscuridad, y buscar un tono más ajustado. En su conjunto no desentona, y su visionado nunca aburre, pero si se sale del cine con esa sensación de oportunidad medio desaprovechada.

6,5

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.