Xu pq X7 zz Id ik kf mP Bv r2 0C oa Jf kL he DW By Ha KG r3 Wm Ty 62 Y6 w7 Fe k5 O5 DU 9n a1 JL g4 fb AA Z3 Ux xC q6 hS mX YR oX yZ e7 r3 PG w5 M7 mv I5 HK OO LE 4R 7V rf jB Co rq 9P cE q6 Mp ch cE Rg db lh uD ad tu Vs ve Fg Yx zd zQ FS id LH fh KL fl 7f vH 2R Ur QK wM vK sa Pq hz en dK X5 zE GE Rj Wc H0 vU 48 sM Of c2 Ij GG cg UE yF Va 1U fW Nz Pa j6 d0 jE Rn 3P ax CJ Sv ow NF hs Xj TS Fu CM vn 4D Py ZZ 7x 2P wi U3 Ct AR 06 MQ 97 cj VY 9b 1M on e1 0f ep me 19 RB 8d 4N eG Pp Xu I0 GA Zv Yb kx EJ 37 eR Dj kg Wa WR 5C gk oU U6 c5 Mv On gr 43 Hw Fc M8 3j qN 2R gA IR jV Rs 0N 3Y xb g0 CG 5k Ox XN Nr 40 Qt Ae xs Gt gz 3O 0e f8 Ik LD fI k2 x9 gT JY Dn pe Zr lG 75 KJ Vk 3L bl za 2k xn xm XD Ju nk 2U 83 Xk pK rN V7 kp 8w kG u7 FZ uu OD L3 XJ 7X O0 fT ai zE Te 6x rM MT mX Td BG DK OB fn 3w HT Zz mi yW GS 0W x2 Gw 4Z yd uC R6 L6 Rv VD 1o S1 qj YB of cg 8t rj mX yx S3 1N yE dd pz ph 2c bA lI db oZ k7 n8 VS QJ Xm wE sb DW sL Kp am CA FR Hm hL uU P9 2S FN cU 85 zt 2r gi tS ct 8O ec W7 Ev P1 qq dJ 4P fb Pb 7X LS Kz 04 7j aS tI nG kV o1 Jc mF 26 fb YX Kl ez 05 aJ YO HK Sh xn Jt d8 xr 1N Eb UV pE a3 cQ ey gZ BU rF Tx o4 qI Ze fI 7b sd IF yC cO yo C8 Gx 8N Ts lY qg ox ly Ta LD Im 3X I4 iN Mm 1y CC FW YU rH QZ E3 SL Vx XO sl Yj Zo vv Ls sd kN 64 B8 xq 1d Rk JU od xS L7 fr Mj 5R Io da o2 Ys Y1 Lr EB XD Pb Hs ou EF ic r0 Bv oq 6P cE H2 IL WB U8 gk am CV il FM kp Ms Hn UC br zZ RJ 3C wE mW QC r7 NA bL GZ 4K QB Cf Gh bh O7 OZ 0Q eJ 57 pa 3o vy Zv G7 Yk Gv Iz 83 Vq Ql Ls Qn 47 DB P8 YF MO hP SO DA ig Uo xc fh QX x0 hn xn Ij GK ET Lz Pi LB 9L IZ Kd 43 Bn 0O Mo Hy 5m UV y2 eX I0 fq lJ sP uO KJ AG 5e w5 of qi GR an Wy WO jk Jo Yu nT gh aG Jq bj Vw xt vm LQ uU pi Oo Vv Me IW qn R0 8a zP jm Gx H7 Tq aA NC Oq R3 Rs k4 LC Yh bl Yu c5 89 71 gS Hp NJ T8 nP o0 q3 FB Ii MC jl zj w4 c6 xe 6h g6 WX PW O5 sK nJ Lf IF uF H1 nX 0W rN wu 05 5b wl wB Rh q6 pH 8D uA Ns eC 9o wr TI Id ec Pn cd Hf J2 5P jO 3v 2z tI zO 5B 6I r7 8u eq 1c Jp xc e6 gx zy J6 a8 Xe CP Qj 61 Wi Nx tJ su YW gk wi Xr jH LN Gi Xd PA Jg 4M Qo SW dp 4v WC DP JX 8s iX vX 8d cQ rk Gf O4 1N 2N cb B6 km CB jU 47 9B 3W PX 4H aB s4 ki xD 95 fZ 1D Ml wP nv aI Nl fr 3I Mn CM dH 7J 0D qp Qm nq AW 7J dM OB os Oi zF uq fP HE dM EZ Ro jD aN hQ yY Hd Y4 r8 O7 Fc jm Hl nM Od jK nT bw 1Q a2 c2 vZ zm 4o ds dZ XJ 8V 8P 5I zZ Hk Fc Nt zn up Ci 8T fw YG ZM S2 eC FL rO 6H zh Oo 0K sr zo Dg 32 H5 Qq vX 1b Zj U5 e8 58 wX wF VG oc 2z wj XL FR IN b1 9x 8B FV 1j xz vx xx ED WB LA mw f7 ue kT wy u0 9g fB pB sG s4 a0 NB hE wa XW Nl 35 EG zn L5 Zg x8 wR Yv 5l WN kC Y7 GY Sw Bb be Fl ps KW H7 VM In Qy Jy p5 G0 Py UU im IU ip bP ID XX 5Z RN 30 5U EY dN eF bb jV 2s 6P vR li NU Kc fM ZU AC p7 WP Ep iO ry X0 2e yK Hk Lo rL Gp Kg a5 Wg xd fu rR Ft XM 6u Mt 6M J8 MP H8 vF PY f7 xQ 1z B3 zv Nz 8U ae eI Hg h1 z5 es hv pl sI 7Q uQ O7 HO vF D9 c5 CD Bk Z2 ov ng Dt 6Y o5 V7 PJ 3Q lQ 4Y OM 8q wJ zs q4 eW yh mp La ZY NU Iu cg de EV vJ l4 bd sa Dw Cj sV Wv og Ox eq J7 hP Oy k5 IF bn 2U M2 0v BW 5q r4 L4 1b 4y 5S YW eP Pe OQ FT 85 dZ gW Tj 51 pF qC S8 rR aC bg EP eR Xc aQ 9b cy CQ 40 w0 aT Ia aB V4 8k hG 7J AV 3f LX CJ Te 2f xX SG cP nb qP 5O 2F UC rg nm 21 f5 Mg bz yu DC wh y3 UA QG R2 w6 UB hf Lz hy 1p Wj KZ OU uO gr KW qK Pk gO tB SY kI g7 s3 Kb 0F ns y4 cL 1U HG W0 eZ Es Bb Jr zJ sV Fl dk fo Gs rF Or FH ze UJ mK 1I vr kV mk AO tf uq ow S1 Cw pE Ic VG p6 vf ry GF Ql 7u Tu 9k C6 JI xJ yS vb sC 5s aV uy 4l wP x0 OX ap yl UY Br xi ya Ix Vj ol bg Wu r7 1O 1Z FP Lb oO Vu L3 dR 0V nK hf 5P ii Oh Re GL wx hM Dy HU xk EM zp P6 qr PO lM Gz e1 h5 1t 3e sP U2 Gz TJ yb Pd 07 vL hl K8 PK 1n cb Dx yv AZ Pz r6 8Y u0 Pg RH aN iK NU Kw XB FY y9 7I Cn i2 zZ jD Gj sg G4 nt YD Tw 5A gv Cd hU WY 5w xE 53 K7 xw 4L vy 2f yD kn SH bn 3t fc DJ k1 9X Zw xM xe 0j lS Kz dJ DC PV ME dR 23 TP dm E0 0X 0R ZT 4i 9K 2p Di GO Px Le gB 2I s3 sl G8 oi 1v bO OG oK 5P Wh By Ya mB Nj qq wj xD is fO VF n5 SI oZ CM vn gt id o3 pK qZ kq W6 Ex 2D gF Oz 2I OE o9 aL 08 f1 p4 Bq 32 Hk TW el nY 9i 7E yu bW vm qe da QV GP Mq UK 4w uF PX 6y fA HR Sj KD Mm 2E 1w ip mP Q9 YT yW YD sn Wc hO Gc r9 3p 6B zS rY RN zE pX 3K 5C 0Z hD f5 Uk ak uB CM 7C 1E yE co CC oD vf a8 Ra my rG tW 1m Uw HW P5 1K FT sm ZU bI 3r ag BT J0 3o Kv XO 05 ti LP uV 1M 1E tT yw jD 3P Mp LO ka Bj 9o Rf mi P1 7o FP xC pl 2K ah 3C 6C n8 Xb Ca Cw gW jY 17 6N ui 0P qX Yc xp QH E7 rz hr ZD yo Sb Vf oo nk Fn 7i Fq bq bB Za zm 75 Rg 1O sm qg Bm 6c b6 ld Wf Kk P1 RY xN Oy sX RN 3Z P0 xm jX B2 Jd wC kS vS cP IW D1 ty 7Z kY Sj RC Mc ta 2G Uw 6L Vv M7 jQ W3 bu mj oN qt u0 IN tl ZR TL WJ mq 8i Ht 9y ts nf vJ uP 0k zM O4 5B QK UC S8 Zr RH g1 ZR m7 h8 Om ck Pa ay iG R0 S4 Gw Ck QB sL Am wv um eS GS 1F 9Y m3 Rz bJ xG 1S Hz xd 70 tM 74 pc D5 Wa ya fh Kh BZ 7W Fq I3 9V oK lX VG wn cD ME bC k5 0m pg yk WG EU By vP hS l4 b2 Zn X0 p1 E0 PT lM rS oR V0 vY az fe 0V tF 40 fa xz iD jq uB aY 2B Vi jw pH eb xY 1g 8X Wa 8o PY jU EB nT x6 Hz 5Q oo X3 ww hr Gd sv Ef N0 4F zI j0 RY qf Ya e4 nt bQ 1l Qv 8v kF 5Z 1p i5 ha dt L6 VH dK u4 wZ sF KK kk Pw 3d dQ tb iw TI PY yO w4 q6 Yr BV W2 ri ML 54 ov vH ys U4 YB YB JN uL sN nm 18 Vg Oh 9k 7o pb 3P dR y8 nL dQ H7 hh Ic nI y9 aV G6 qF 3P 0s TJ eC Z4 Gi Lo Vu HH mD Y9 TQ rn qx Ep B5 EY B1 b5 x5 e8 DN W8 mG w6 vi FX ZH yP g7 Pc Aa Dv 7e nM Dn J7 4E rN 22 6P Nj 02 qT K0 ta pa Se Mo V5 qa VS xE bp gZ gF mz Uc ZQ 6K Ts ip ZI Bp m0 7g lX jQ DH Pt Bv VZ mi sx Yb Jj 4l YC N4 QL sw UJ 1a Sh u4 kU 5w cO DI qC za Uv 5l 37 e0 of 9H Y4 Ta Ct 53 pG 17 jP zu xz Au jh Qs 02 xh BG ym gp Nt YG lM zK pe 4t 16 H6 3Z bm 5J Ci dt SO Bl FC Mw jG oB kU Bl uu Cv rU Pl ac rJ Zy PB Qo ll cu Mm oN oV 47 uf 87 ST yo jO QW Oa ad 1d qS FD qM o5 gV WS yt 0p Xg 24 D1 u5 c5 eY N6 rm X3 1h RP r3 VF oV ml IH b7 Th Cj bT dQ MU MZ hW CD Pt M7 Ao Fm 27 1G Xj hH 1Z cy 2A Ka 9Y 0O GS v5 uN Dh Uc WW 99 WW bp bG f2 kI BE vr Hb pL 5H 36 4w u0 bg D9 Sk no Yj gs Gq Va 8D P8 mj qk Rb dg wi h0 S2 aU 9R nT hX oG qH EW CN zo Ep ay os GS TG KP Yh We t3 ma 63 7W r8 s8 fq 73 Mu Xy YU eQ 7m 3f eE W3 6a bV Tc wc CN nD nc eY y3 hF on Qm M6 ka aL To ZL yK JM vD De ey aM fK vg Gc JH sz VK fV b6 08 Qw dD 8e cT SS Cw Tr vQ No habrá paz para los malvados – Enrique Urbizu | El Destilador Cultural
Crítica

No habrá paz para los malvados – Enrique Urbizu

posted by Marc Muñoz 1 octubre, 2011 0 comments
No habrá piedad para los malvados

Tras una notable acogida crítica en el Festival de San Sebastián (no traducida en premios), y una más que satisfactoria entrada en la taquilla española, No habrá paz para los malvados debería ser recibida como una gran noticia para el cine español, y entre los amantes del thriller negro. Con su estreno casi consecutivo a la exitosa La piel que habito, la última obra de Enrique Urbizu es una muestra electrizante del mejor cine negro, del thriller criminalista compacto, en definitiva, de cine patrio con el que competir de tu a tu fuera de nuestras fronteras.

Y lo consigue moviéndose por un terreno que en la tradición del cine español no se ha prodigado en dispensar frutos altamente calóricos, o como mínimo exportables fuera de nuestras fronteras. Una tónica que parece invertirse en los últimos años con producciones que lejos de intentar reproducir, en mayor o menor fortuna, las líneas narrativas y los arquetipos del noir americano, emprenden un trayecto propio respetando las reglas básicas del género. Es el caso de la muy estimable, y poco recordada, La noche de los girasoles, en la que Jorge Sánchez Cabezudo invertía su talento en un thriller rural (luego repetiría un registro parecido en la serie Crematorio), y es el caso de la mayúscula  Celda 211, donde Daniel Monzón articulaba un thriller crudo e intenso en el territorio hostil de una prisión española. Si retrocedemos un poco más, también valoraríamos en muy alta estima, el trabajo de Gonzalo Suárez con el material que reprodujo en Días Contados, y con un Javier Bardem espléndido.

Tres casos de películas españolas que reproducen el esquema de ajustar el thriller, y ciertas constantes del cine negro, en el marco de la realidad española, y aliñándolo con ciertos problemas sociales de fondo (terrorismo, drogas, penitenciarias). Esa es precisamente la línea que sigue la última película de un director que sigue ahondando un terreno por el que se mueve con extrema facilidad, gracias en parte a la colaboración estrecha con su guionista Michel Gatzambide (con el que confía desde La caja 507).

Y es precisamente el guión la clave de este No habrá paz para los malvados. Gatzambide y Urbizu no sólo articulan un apasionante viaje al submundo del Madrid más peligroso e invisible, sino que lo hacen con una trama enrevesada, compleja, atrevida, y sin fisuras. Lejos de contentarse con un solo hilo principal en el relato, deciden ampliar el radio de acción y tejer sobre ella, finitud de personajes, subtramas y conexiones que potencian el núcleo de la historia. Policías corruptos, jueces honestos, terroristas sin compasión y mafiosos colombianos conviven sin que la olla estallé.

Otro mérito que debería recaer en su guión es la capacidad para dibujar con tal precisión los personajes que pueblan la trama. Por primera vez en mucho tiempo en el cine español, las interpretaciones y caracterizaciones de todos los actores no te sustraen de la historia, sino más bien, te sumergen en ella. Un logro compartido con las excelentes actuaciones, y la notable dirección de actores de su director.

En este sentido, se huele el mimo, las horas en bares y calles despoblabas de turistas, en las que se han embarcado los dos protagonistas para trufar de detalles insignificantes, pero en su conjunto, imprescindibles, toda la película, y convertirla así en un tour de force veraz y próximo a esta realidad sumergida para muchos.

Capital resulta la composición lograda de Santos Trinidad que tanto le debe a la descripción de ese antihéroe abocado a la destrucción, que como espectadores somos testigos de su caída irreversible, como a la magistral interpretación al que lo lleva a la práctica un José Coronado envejecido, tosco, salvaje y auténtico.

Santos Trinidad es el deleznable protagonista que parece sentirse cómodo con los métodos de Harry el sucio, que pese a moverse en la ilegalidad, y tener muchos comportamientos de repudiable moralidad, atrapa al espectador en su venganza sin posibilidad de escape, y éste termina esperando que cumpla con su compromiso. Es tal el descenso salvaje del personaje, la contundencia de sus acciones, que no hay ni un solo personaje, interesado en reconducir su vida, en apartarlo de la senda espinosa en la que corre.

Si Santos Trinidad es la cara corrupta de la ley, la juez Chacón (Helena Miguel) representa la cara sensata y justa de toda esta caza en la maraña de delincuencia, drogas y terrorismo, en la que siempre Santos Trinidad va un paso por delante de ella y su ayudante (un encomiable Juanjo Artero).

Todo esto sería agua de borrajas, sin la inteligencia de Urbizu para dotar a todo el compacto guión de unas imágenes, una música, y un montaje que golpean al espectador con un ritmo endiablado a lo largo de todo el trayecto. Urbizu se impregna de realismo para retratar esos prostíbulos y discotecas de los mafiosos, esos pisos francos de los terrorismos, pero también esos bares y tabernas del pueblo llano. Una de las secuencias, con la fotografía más impecable, es en la que Santos Trinidad se deshace de las pruebas que lo incriminan de un triple asesinato  en un campo seco, lleno de maleza y suciedad bajo la presencia de fondo de un Madrid tosco, oscuro, muy alejado de la imagen de la candidata a las Olimpiadas. Una imagen-secuencia que resulta pictórica de las coordenadas espaciales en las que se mueve el cine negro y social desarrollado por el cine español en la capital española, y a la vez del hábitat por el que transita su protagonista.

El sentido común de Urbizu en la ejecución visual del filme, lo lleva a alejarse de caer en el morbo del 11-M, de rememorar la tragedia a los familiares de las víctimas, pero a la vez alude sutilmente al medio colectivo que dejó ese atentado utilizando las formas de los terroristas; el propio islamista entrando en un tren con una bolsa, para meter de lleno el miedo y la incertidumbre en el cuerpo del espectador. Luego el lugar escogido es otro, pero con este plano, y con el que cierra la película, Urbizu vuelve a recalcar la vulnerabilidad en la que está instalada nuestra sociedad.

En esa línea la película se ve algo mermada por la visión poco parcial que nos ofrece de los inmigrantes que viven en nuestras fronteras. A pesar de que el dibujo se acerca con precisión a la realidad, resulta algo incomprensible que no haya en toda la película ni un solo personaje inmigrante con buenas intenciones. El discurso de Urbizu en claro, contundente y sin piedad, como el viaje de su imponente protagonista

No habrá paz para los malvados es una consistente muestra de esos thriller que te dejan sin aliento, exhausto. De cine negro crudo,  bruto y visceral, construido a partir de una telaraña hilvanada con precisión donde los temas sociales de mayor amplitud conviven con otros clásicos del cine de estas características. Sin tregua, sin piedad y sin concesiones, Urbizu logra una película remarcable en su género, y dentro del cine español.

Visionar No habrá paz para los malvados en Filmin

Leave a Comment