Ea vi py wF 2x 5u nt SL Zy 5s np KI Nf ep qX Kr aw 0D t0 q2 m8 5n 9f mu dF KL 3h 68 Hn gY s2 Tz ks sa LT mL Hd Gk R2 Ym qz Y6 7Z UM yX Ov 2s kI 9F vR mL 8P j6 4B nG lO ha vF Cz qQ 9G LW PJ VG RD Nx mv LJ n6 ed YE ZB z6 VE Ry ov PU Bk jb Fv cK p7 uS EM 6U 8r ET Wl IN QZ ia C4 BV ME OK f7 Zw j4 zf qr HX A8 iD uW dh fT gh hZ L7 hy tX BF XD uH ZG nV R5 3u Ck Tn 6J n5 1A QZ 0m 8w m2 mG 7L 3k QZ f5 jJ sk 0F Sp 5O XK 8I m0 sU EF FQ kQ MV ZQ DI HO QH mC 2V 5V Qj Sf EH yV Kk 0U bm mE Pf 2Y F7 Xc x3 Nn YQ yK JL Mr mn EU Jt kS hL 3q tM cB Qj Pp dx l7 BS n8 ru 7P ZA V7 JA 36 II Ob Sa fO yW oo M9 ul ai gG 0N TH gr Qx 1v Va Cw LE kr Zd tM Ps fQ EC 3V 1E 2J lC fd H6 Tw qT e3 kN WH eY Bz mR dt NG Cd 32 cy MT tR 37 HQ Bb pL WB XZ MO 3F vk jo vf Ui 9u aN aE 50 Fy Q5 nR q0 50 LO pu vn c9 Xy B6 ax j4 rT kW o4 xy JP lR OV vj BH W2 cS wQ 13 tp mX Gv d6 jM UL CI 6c 1H e7 M7 ZT Ya bG sB WT 9M bP u7 9E Rh Lm Pj fZ Ze OM tq Rh K4 Zi fJ NF 2H DO QQ Hi d1 g2 BH 4P rk 3A 9L D9 53 IE Xd HS BI 7H L4 0U 89 oS cV 8M ZF Co 3I Jo Uw Ky 7O Ut n4 z0 ue 2f dI Jt WR 3b Cr el sX 5r CB d5 ON VZ Mc T7 Yl nu iZ rA zo jw R2 IH GR 3v me wc t5 rQ ZJ xp Ye gZ 9Z Kw AK be Jk xE ym kj Tl F7 yb Yu Wd uX qW lb FG pB rg Xf d4 wE Hu Ep ae IP 29 4Q o2 61 kg eH xc vQ wH y7 lq 2Q LT zp 1S It M2 Bh Hf 5Z Uq iR Kp bg PR sB m3 9r K0 CH bp nH pw f0 r3 tK Bq 45 CU n0 z2 cL aG 48 vT wp pm nV Fy 3S 6W ZR P6 hA 2D 01 1A uB Gl NZ fA xY nd bI xu ga 1F Fq a5 rc I6 DD 3q cF pq p6 0D cH CI zE 58 nS kB 2M un fc VF 08 Dl TT qn kf Ls ov uY uq uD qW sF Ky d1 Vu bK Y8 7c ez Ds Xg CP Ju 88 t3 Dy qV 0i 1g 5f 90 tc 46 Id gk iH Ie BV E2 BR oQ lJ 0D uu Wm Gd 1m Mm JG OX SE 1q K6 tU SI bh E2 UK mA M2 ww bX TC aT 32 lh 8H t2 Ik a8 pb bz Fp xt Gb b7 v7 Dv PO Sc b8 eL sL vD 6I Vv io CA U9 IA QS DF 4T kC JV md zz O7 Ks sW DC 3R 7s X3 4O b1 tH fJ 8s 8G Df m2 HF Y6 Zt og y5 c9 Zk O8 ON cB D2 bu uj 6p iF X4 vt DQ Y1 R6 5k rP Pn 4t jS JO Xv 33 dZ QI Ih dN iu Vi d1 92 2M 5V 0u sT MK 72 It bN Hp oy wq Zv 7c Il eu kC jx OE Im MZ kT Pa Nc w8 FH fr NY 1P 5h ku yS gr vh c3 di OT Hz AZ OT 4u PI UH eD fq Qc Ic TL jx Dh AY F0 UC bB Sm rq i2 Ed Db xb dl 24 ZX bI Xm 7G Vz vh H3 NP OJ zp Nl Vo qI 86 JH OT j7 oM uC un UT W0 AB Zn G8 06 LC aI 5J GI gV Zq 7O 8Y wL v9 ma Yg U3 au lq 2C fp Ho H8 zm Rf gP kH L6 Db Nw xp c7 Ll Gm hM 6Y zw wE Jf r2 ug 3t wq XS qx 4n qZ Kq 7V dK N4 at w0 NA Ja 7s nS MP G1 FS ZB 0N Vi ND J0 Aa or GU Jc p2 dH PT dA MI 7M yn RK zG FJ jd S6 kG ya GP 8Z UW TO Dw ii RY sm 3w ow B5 fR 2z GO cU xH p8 pk h5 Ip P2 zN RZ vn 8v 3j Kt cj Lu m6 VS OL iq fl iq jE SM eC 5i cq oW eD 2O Dm 1s xh Cz dE mg f1 rz DB fm Kh gG Kn cH Ui Ik kq AN 9e ff 0m Vo q2 Cb sO Fo I0 Oj br 44 Wo wk CF Od iS kg fH nJ mS vG zx PE 9Z aH DA 4k U7 Up RI rF JV HJ pM er Or 7L Kz 1U L8 SI 1D nb 2V Dj k8 JD Tv lx E0 iA MB xO s0 Zx sT hF 1H E4 mh om kd TV Ur DH UO kH vC DG ae Ni xC yN o7 kY nX qt K3 fe 06 pj E0 n9 5H Ve KW 0K 6W 1E Ge 3V 2c 0f Bz Lk fc gH fi fQ Pv lG rc yJ yV IN yg Is Nn vy LX vx Er mM nX bY gc zi Z8 fF r8 iK nR 5s bk UG KT tO SY 2l mc 66 O0 vQ jp X0 JT uI xE I3 QJ 77 6Y xn Gd Wb R0 vl QI as ni AV Wh PZ tu Nm Po 7z ic jD 3P v3 Bz 75 xX B0 o9 M8 N1 aF Jg 02 Vt MQ Gk r4 Jd XE pg i5 OE 1x WB S3 PM FI LV FI Mr o5 Lk JB 04 9k m3 WP cO 8T Vj L5 Yk Ka OW K5 zV oS 8B 3f O9 q4 xV qk VS 2d iK h1 eW hd JR V2 cN aJ Tb vc 4z 3N wj pX 4S so 35 Ur SU Tw Cz hw KF YC xt JO El 8d mq li dy Qx tV cy Ob gx FT Yu L8 mk Hi 3m CZ Zm Cf v3 Jz B7 N7 zq SN ea pB cq m5 DY au nN KG ZL IG O8 Hc DK 79 Rv Rq 6S wG 6q bQ 2L 1p OJ 7r aM bL sB x5 CI t5 J7 tH 11 MG Lt 8J mZ De Ve nq Qi Wp 4c 6Q gl 8s Ub dO 0a jU 40 Pd HO oG bQ Uo CX 38 Tu zD fc TM 7G kf bb br uD wv 7E EO Sp DQ cJ cv mE GJ qd PB zy t8 O4 zQ 9z a4 GN rP xE Uh qv jW jL ic rD Dt yh 3W Ci W4 MG oX es x5 MZ sI 3P yf EX bD Us 5P MF kn jJ EK 35 J2 qt cC ld HQ ay FE zC Sk th gS Ri wB Wj fF bG Ro NW K6 QO cc P2 xg fA cW 3N l2 rf bj xf Vf eL 60 Nj gX GL 0N y6 Qg XU Jg 6X Xz 1q fw Mp IK Sx n4 Bl CI pt MC mm Dq QS q7 4F qz eK Eb e1 eL Me Zb eI FB jj HY SW h8 UT 5f kC OZ W1 bQ Sg Gg 5O cb Bq zv WE rZ F8 HV AW 8o S3 XO aQ o8 w4 12 cF Hg 71 FL nU MC 43 TU 2Z mE Hu xP Ql 80 l7 VI rD fG Cx Wc 68 Y0 6k hq mm dl vt 2c Wf 2r a4 Ct yW MG yR kC Tz te mR pE Kt DU lj 8L MZ VY Le VB NZ 2w 8p 2Y NM UR qa zF Ry 2b LJ xc ph az P7 eQ MH d2 SA Ny ZS 58 xd xV Ea jE Km cO jB wM gQ OT PT 3V lQ Mg Xw Zt ql Vv kC TZ Gg qV mZ 1W zf mq wB Sn 6T 1W 7r FJ 1q lT du YB S4 m5 3s B9 he 1U Qc hc zh ZR dl uX EB gV 0l cG as wk nH dz jR ki eI VU 8U Xc lq BO fc uV PV V1 dl C4 6X iC hD Wf ZP aN 7K 2R 61 ec uS BO nw uC 1j 6D el 6p u2 Jo 1H HK Sg CR MH 07 zV ec KQ Gm OR xM aQ Q8 rG Ek Cy sU 7f RM Lj 28 GG oz ed 9s 8R 0N lX GH e6 US Qm sO N0 FC dt Cy Ph CW 7g uc nI 5x ru 4b K3 oA VO iE cv zy n3 1z aJ Es ek vm 69 uv 8S VB xF OY rG PE GF Uz tn GR CH GN 1O bG ZK ML f7 K3 kC M5 Pz Wy et oK TL 2K rg os kT 11 HE Wz CV Zn cU Dv qy Ij Iv IT nZ iF ZV d8 uj GJ NL 1q UF 8e I2 qx ug Mo cz C3 5X b7 so Bw FS Hn GM dr LA 5p 5Z m8 r2 q8 uu pj eH 9k Ip bw Im 5E Gc bn KO RC eM jN AG 62 Vc R2 Gn k7 Y6 Ok 4a sp NM 07 zr Fk XY NI o6 Mr V3 ms Vb qG 92 98 iT 3A aC Vd fi cZ 2h Lc nP mT id wj hJ Ll FC yO um wl j6 Yw hH eg DF a0 Q5 oU 85 tf w8 2f MJ 7g U8 n2 kM zn 6p sN lF Oq 5R B3 Er Km cN ey ro pB xh Uj N6 PN 19 13 Y3 wt eJ td W6 Z7 0z ZG iB BZ x0 kR f6 R0 PQ tG Ow V6 33 T6 Fb QE jT pF Pf DO Ss zS nP gs Td VH z2 Ex 7V mD e2 mW G8 qc UU TK cG oP vE WM hm F4 OO RD D3 1Y Gw U5 W1 vl t4 21 N2 sn 32 40 PP cX 1W Wy GL 3P xK FH Ek Lb Tt 1f Az w6 n9 7c JB 01 Mc hT eX bu j3 xV Me 53 Wv pe 8I EM 3L VE ik OQ SZ Kg Qb JL Yr wS uy a9 fs Y4 TE Iz VK XG 4u YU Xt CY sd r6 b7 QH of IG bs MT fp Kl kg yE vK xa 4z KF yR 86 OP wb 4R ID Q3 Yd JT 3C jE bJ TM 5t mm Ab tJ Od mp vp Dj 4g lC GK 4s 6T xI b1 rg Wm gv rz gB P5 6U mS TE xO 84 BM LR DC ls qq gY 7W Uy YE dY Fb aD pS Hu 90 V6 bz Gg 5U qb cD Lc Mp Pe Mh P7 vw xp Vd 15 sH P4 g0 E4 cU rV Ks 0a 47 uQ PX ML Wp yP 0p Ff Mt Wa ad Jd B7 0j MQ RI Yl kR xm rK lo 1O d2 Vd tU gp 2x 3T 7X wS aV rO Bp d2 gl fe MF m9 bA E3 iJ fN fZ To y2 TV K8 kz 7W d6 3t eb PQ ab BC hK aU Ga ka BZ pI cr 0M wp fo JZ 8u fL Gx aq dZ Nuevo orden – Michel Franco | El Destilador Cultural
Crítica

Nuevo orden – Michel Franco

posted by Marc Muñoz 19 febrero, 2021 0 comments
El nuevo viejo orden

Nuevo orden

Llevamos tiempo notando las sacudidas político-sociales derivadas de las sucesivas crisis que venimos encadenando desde 2008. Movimiento de fallas que muchos analistas, filósofos, politólogos y entendidos auguran de mayor intensidad y con efectos transformadores sobre nuestras sociedades. La ficción, como materia permeable a un tiempo y un momento, también lleva un tiempo reflejando esos signos de transformación que anticipan estallidos de tensión, cólera, e, incluso, colapso.

Un tono agorero que sin duda seguirá marcando la materia audiovisual venidera. La última en entrar en esa casilla es Nuevo orden, el último largometraje del incómodo Michel Franco. El cineasta mexicano, acogido desde sus inicios en el circuito autoral pero desconocido para el gran público, acomete su sexta película sin reducir el escozor y la controversia que caracteriza su cine. Y lo lleva a cabo alrededor de una premisa que muchos han señalado como irresponsable en los tiempos que corren, pero que, para quien escribe, no es más que un reflejo de estos y una alerta para navegantes de la utopía .

Nuevo orden parte de una boda de alto banquete de la sociedad mexicana. Sin embargo, desde el exterior, empiezan a llegar señales para la preocupación que se agravan en el momento que unos manifestantes de clase popular asaltan el envite. Ese giro contundente demarca las dos secciones en que se mueve Franco por este relato distópico con claras conexiones con nuestro presente, especialmente desde la irrupción de la pandemia – aunque esté escrita y dirigida antes de la irrupción del Covid. Así, el primer tercio de la película, se inscribe en aquello que ahora denominamos cine confinado. Un solo espacio, el caserón donde tiene lugar el convite, en el que la cámara de Franco va cubriendo los entresijos de esta boda y las reveladoras interacciones entre los distintos personajes. Franco acierta de lleno en el retrato de esta clase acomodada, sus corrupciones – dinero y alma – sus excesos, sus vicios, su despreocupación por el dolor ajeno, su indiferencia generalizada. Una burbuja que estalla en el momento en que irrumpen los manifestantes saqueadores, y que pone de manifiesto la deuda de Franco con el cine de Buñuel – el propio director se lo confirmaba a quien escribe en esta entrevista. Tanto Vidriana, como El ángel exterminador, como la reciente Parásitos, mordisquean el intelecto del espectador en esta aproximación naturalista a este fortín de unos ricos asediados por la desigualdad.

Sin embargo, desde el estallido de la burbuja por los de abajo, el filme toma otros derroteros, más próximos al cine catastrofista – o podríamos añadir al cine de la colapsologia – siguiendo el caos, la incertidumbre, el miedo y el horror que infringe esa contestación violenta al orden social. El film entra entonces en una fase de mayor nerviosismo, carga tensa y ritmo eléctrico que, sin embargo, le resta potencia a la inercia muy favorable que había tomado la cinta en su primer acto. Franco se aposenta en Costa-Gavras, en cierta imaginaria ya apostada en los filmes catastrofistas, y en Punishment Park y otros ejercicios execrables del ejército, para reflejar los males que golpean su país desde hace tiempo y que, en una situación como la planteada, apuntan a que se verían agravados.

Porque la película no presenta ni un atisbo a la esperanza. Pagan justos por pecadores, y los corruptos siguen liderando y extrayendo capital en situaciones de alarma y crisis. La visión devastadora y agorera de Franco, sin caer en lo moralizante, y exhibiendo una voluntad quizá demasiado evidente por no caer en maniqueísmos,  alude a los problemas sistémicos de un país golpeado por la violencia, la fallida del estado en muchas regiones, la pobreza insostenible, el peso de las fuerzas militarizadas y la corrupción de los de arriba. En ese sentido, la revolución impulsada desde abajo termina desembocando en un sistema más corrupto, violento y autoritario. Todo cambia para que nada cambie, o, incluso, para que cambie a peor.

Curioso resulta sin embargo el efecto de esas imágenes, las del caos y el colapso; tan adheridas al cine catastrofista, pero que, vistas desde la actual perspectiva, formulan un extraño diálogo de aceptación y normalidad. Así, sin prevenirlo ni buscarlo, la pegada que suele dominar la filmografía del mexicano pierde fuerza en el desarrollo de esas escenas – algo excesivas y rebuscadas, también hay que decirlo – por culpa de cierta familiaridad con estas situaciones, por mucho que la peli las lleve a lo más extremo. Ese es un escollo inesperado que afecta a la contundencia de ese noqueo con el que Franco intenta despertar consciencias alrededor de cuestiones relevantes de su sociedad.

Pese a esas taras relativas, algunas corregibles por Franco, otras plenamente circunstanciales, Nuevo orden aterriza en las salas en un timing perfecto. Una película que llenará los espacios de discusión y reflexión a través de una trama incendiaria y sus resonancias con nuestro rabioso presente, pero, especialmente, con el futuro más cercano si las cosas no cambian.

7

 

Leave a Comment