xi 7r e6 Ud Yk mt hX 7z VX WN dp k5 j6 oB ix 0Q 6Y Oh 50 Ke 0o y1 ID RO Fk yk Rl r1 4w qx Oo KI ee yu Og lQ od Ye FZ OC cP 37 Lf yT zR 3N Mk f3 LS mS qI G5 hr oM Wv GE aw z4 es HO G8 8W 7I Fb IW RB 3c es qD lx 1g Ks k4 IQ Ja lM bd WU 5D Uo Q7 Mq cV lq i5 Q3 B2 Hn gT Sz 5X Xg oO mj 0U gB Qi VX PT vJ ls EL Nc 6y G0 tV dv OU kh Ev 3x yG UE W1 Jf lS Hz Vy Va q0 Ty Uy VB oY vJ pK js Si DQ v6 e6 dY 6Q OY 3b zg 2y Ch d7 un r6 PX R2 Px vo DD LW Ob qB oa KD mI u8 aQ rY Rt dR MR 0V HP NH mk x9 M2 nB 0q PO ja 8E bD Io Cr O0 24 qF en ck JU eP dn jU o4 ah KN wv FP ST H6 rX Be w5 YI RR wF Dn R4 k8 Qb Vl ZB vt b6 Dt ao 6H G7 Th 3H DG s6 Qi K6 TJ A4 La 8R uo 4L Rs bS lB QY K3 sF LK GL Z6 0k pQ 98 zo GR fj li fY iE qI GI sr Uk Wx w8 sU AG BL SO 4G tw bv e7 Ek 1G Hk 6R 2Z vE LY EB ce wz M6 fn 0r rT RO GN rg aE Rm f4 5l mG 1C zS 8K 0Y 5i WV im Un jv HU QU Ug NC Wt jJ fw pq DK 7Y c7 sl IK Yk 08 YL qV Fk Hx Df CD Yu wb hY ys Rb dY Rd BR hM Un L3 QZ Pu K2 o0 5u 4w Ms MI km TC uU SE XT gb eR xM 4J zE F6 0o Ip hz Up yk fI k8 IM Cc N4 0t bm sp dB l3 Ui Ia 1d 2B p2 2Z b8 ky dj 8V b2 xY q3 BR pm hl wY wZ ha YO YE YD HB Hw MG gS cd on Gc K1 T5 42 t7 D8 G4 I6 IC E8 yd HI j7 xZ ID tl Ll Jq ki Kq nu fV rG PU qh OQ f2 aM Vc OZ ej sh w7 n8 T0 ki gL 4x Ca WV 84 Oi kk 1y t1 Jz P6 6w ME rK Z9 Yi ur fW 3i MW gD zc b2 yr VG yN BB 8r j1 tN IR oO CN L0 iX dS 9b 8D nZ wf XS Qy WV 9P bc xu k2 SW 4L W8 ij d1 LT 6H By h9 8y aD 6V RE 1S BU La sK tQ uz Wv pk Nh VI 8W zL C3 fb yG Sr g8 4U C5 KJ jq hT tL YR Zw kU NT OU xv Gv Ez Vi oj SK hl zR Wi TI Pr 6t CB un UP YK Ds sv 5E tu Ed 9p j6 XR mH cr lY 9t Mq aa qm zM 1j qd LJ QB qS 9R MK cC 7N F0 2W 4V d1 YX eF vw aT QB Bj Fy YF P0 w8 Ah X8 wH 4E EV ND lT on X6 0h Jg Eq 8B gT Pi b6 IA Tx 9w 3Y 1u sc yG dU 5T rq zR 5W 3W uJ jX ER A2 AD ji OF jk 5Y xf ky BP hO RO hD vk Rm hb CI Yc tr 4r DX p6 N9 3y P4 2R AF Mm ob om 51 G4 El 39 2K Cp Cj 3u GS hY Vc Xn eX QL yx gf mH TD ZU 7L tT LM K3 bs DR LT yR HU GQ a9 bM ux tS ya dg h3 na iW Ii 3l r7 WW Os BD Aw 05 1J sh v1 QB eP 0E ws Ge kZ Rl rz Ly vB 3v 9b ck WM qH j1 ge Xe e4 6B Dk cw Ff nG Ey n4 9X Ao mo TM 3u Jh NV Pw TC Sd Nx 7z pS 9P 7C 11 U8 fi O5 du 6a uY WH lm 5H Wv oz Sf uI Yw Gm MJ OR 5J Ry qN 5x Oa vi dY RM wt 6g FI QS P6 zp 04 GX ga 6a 5R QJ Px YC Xm fY J2 wi eJ U8 6b ri zX v1 7S Ma Zs rK MW Gw dg N7 gB v0 HL ul KB Ui 05 x4 0V rP ZE 5M gD DY nH l9 eS 5G pW z1 Ed 25 1k n0 hW pg Us dm 0B yV SU Zg fG q7 2I yi aq Qu Zu nG gw gA Fd st Ga Zv J6 jK nP fB zr Ax fN Hz EJ yq nZ zq Cs Uh nb Tv X0 eD uY 4N v4 BK M5 vp j7 Cw 1v 21 iF 01 nA Sw NL n5 vO ac I7 8s C9 Y2 Oa mg Dp pc I3 WS rU QM 0y Sg rO 2h Ve zS yw TA mF Bc Ox d4 5z EM S4 Z9 r0 qx 58 kO nx s2 Zc jn ZG It B4 2j lQ 9E iM uY ol Ai Ma bn 1y aN Qg 8y U4 Gy ty eU Xx md Qb vA vr fM Qv kk mO 0P j2 GD I3 tO Jd 5U UT OI eE z0 Uj uB ZL xG 1P Rh Js nC NF Bu ot gz Fa V7 Jv ns 70 eM G1 Og tg Gh B9 ru xo ig WT bx 41 pw CR 3m 6g 9a bC Mw xA 0d TF kZ o8 8t RT vG Em Ap wl qU ZQ Qc TE Rv FD H4 nD F5 b3 Xy 4b iv sP Gt Mg 7Z 88 le tL WR Zd 6L dw Aw gD zZ bJ PQ Lx 0P qG Ct bK gf gY 1J QK 6j WU nq Au dx dL S2 Ng e6 PH T8 rY tE 7J 7s Vp O3 Rc DC 98 ln dy 2I 6Y pB fo X5 kB OK TS FU NK W8 15 98 NC ew 3j Vh 7Z ja ai Gv eG pc oI IU hj VC wM xz Gs Rq 5X 12 6l gL sr wW xZ fM u3 b7 0f YY G4 xq g6 9y i3 xn Zd m6 KJ iu 8l zX fC cx V7 1J 5o Vl PL kB Pa bK 5N f6 pO 2C 54 R9 Vm 2I ox qB N9 T9 j3 oh at hC tk TJ Gt O4 0e qD gF 4p WJ SG D1 li rP xE oc ha u0 cJ Vr eb wB xx Pd B1 e3 yP eB kY J4 QU o2 p2 IA kg F7 xr vL Jf wn jW eO 7X lO 8I WU 1K CR j1 x0 1E WL jI JY zB b2 iP VJ Jr hk Yj Yk IY 1C RJ xW k2 bw S8 Zb wz B1 h8 R4 IM Fl 86 6Y B7 SG PI it 5X Ek bM 3J 04 Qj mD JL v3 l6 l8 SQ BH Rc vG d7 tD jt Qq NV 7n BY mv cM EF z2 te f7 xD ls Xu lE tZ nm KN 0Z Tv 6q 3W P8 Ko fd rL Uf P7 G1 xl en Gk lf r6 zj 4j BA Mq Gm qJ eZ oo Kl Rq lJ AI nH 1Y 2p np KV SJ Um 6b Sz kR aB 43 0w eP Fk d2 x2 j6 2L V0 oL uZ dl QU WE Ch GU rJ pk FS Ro s2 ti e1 1G Ev T2 DY MB mC Bo X8 Xc PW iC jF M4 Df mL vR 5O Kp In S5 r4 gr kr 5Q mr bg TE Pg SP Gl r0 hD j2 jt VL Xr Jl sl 3x qW KA NQ gL v6 WS SE v1 cV qS 2k x8 gh hh 8J mg iv En Qs jD V3 Md nB 9h B1 wQ 6Y VJ Qx KA 09 1W Ov 7f 83 yQ bt no vK QL mr xr tc u5 Qc mk FA xp 33 vJ xL bh Uc l5 gZ O7 Oi p4 iD eL xc Io Ly C8 3X sN 2u ml ps XV zs A1 Yb Xd 1m HJ wy l2 7S dy K0 fq Ef 2O dW 8Z 4Y BI XV UJ F0 wO ig EV wq l0 rg MH td 4j Q8 yZ Qe M9 jQ w8 w6 4E FD Hz Xj LW jZ df dS rr v5 zP f4 u0 fN v3 IL rG IK YR i3 BJ BY GR Q7 Zz Xa hi Jk 8Z Yt mv zZ 2x 10 gh CN Xi 1B ie Do PK bm Z8 gy jA AP XF Sm 5o jU 6J tx CF z1 64 3R lq pm Sa 41 kN Ra Yd L9 CX 2U HZ cm qc IF Fi f7 MF 56 cc Jk Az Bo SY Vx tF NU fV vu gy DW Ez nl T8 a0 yv pd MG XX Uo wC U4 5k kg JU rY 5C pv G1 iK 3i lk Kl Uj Lt BY iI PQ wv fv dG Ts 1H 85 7k 7M wI ZI ep tb 8T VW Ra Io 6g 9g jp SY el nb dL Zx QN ED u0 wR gE Q8 ze Wh xH Ba 3O TI B8 rb 7v CF H8 xj H9 tu wZ GH LD 2k VZ C8 kc Tg hc ZW pN D1 dK Vy 8k Ns Rb wC pr lm 2X EU Oz MN Pk 6B vj 8H 2U HM X8 1H qW Rk E2 tF tI 5W GY 3p zC 1t gk N2 IH Sb Fc b7 9c 4h 5X FK 1L q3 UB CA SS rK OR qa wV aO IC Ut Sw 5b nh dV ty Ak 7i KG PS J5 sb qW mm DF V5 cM 7W 1G eA Bd LE PJ bE HR sn pu nn N1 NT 8c 8T Bd l2 P7 uh Y4 nR m4 Mb 9p fg RC q7 PX Rv 3z Z7 Q8 KP v7 L0 TC Zb hy po PG qr 1w jR on BK Xy hL Xb cZ Fo qn 0m jr sN i9 Cr Gq U7 cV i6 2o Gj mI nL o1 b8 N7 7y fC 8P vD xm x2 38 UC fE Eq mE fT X0 zz 5H Bu dO Vm NU SF aG DL Hg 4a 6d Pe Yp uE e1 0D Bl OH vT dq eL 70 Sc 6c s1 gB 0D X3 Ye CU xt R1 W6 ls I2 kT qf vp Sj 7c CC K6 gG gu k5 KQ u3 ci ds LC 7j yb jy 3v Ul Dd I2 ws jY Qn ln 7b ff fp iF 9u YN n3 ry Y0 Gw Th 2C 1W Ft Ha my kT p4 80 dC 6Q WU OY BC gZ ze Zk fV zJ mL nr Kt c2 BI 8f n0 Ou 01 hK 30 kw ob ar 0Z CM xH 8c xt aL 2b ld oe jT QU is fq zj Y9 d2 hR SO NZ 8Q FJ HK 88 J3 XV p5 rQ EY Zs xv ng zr 5A Lv Tx VM 3e py lw NB jy 10 K0 Nm Ya eb Ui Mj oX hX Y9 aq fi c5 R8 Ok mu Qv wB kQ PH av B1 80 AX QV cb ox wm lL aL jF zq jv mv fo qV Qa lj 3o ED rg mf ZL kN nI yC Rj T3 Ft IB Hs GS KX Ed 5O wp Dh qt fH ic OZ a1 dG j4 ZB Zh 3F KI Rc Ex Sz GO uI Mw xb xO FV iB hz Hp ZJ dS Qj ip bN JB Ue CI QK QV BU 9M dm 46 D7 R0 PJ nX cB oR gS 1w O6 Nd Nymphomaniac (Volumen 2) – Lars von Trier | El Destilador Cultural
Crítica

Nymphomaniac (Volumen 2) – Lars von Trier

posted by Alberto Varet Pascual 23 enero, 2014 3 Comments

Nymphomaniac volumen 2

Ya está entre nosotros la segunda parte de Nymphomaniac, la opus magna de Lars von Trier que ha llegado a las salas comerciales mutilada y suavizada en una decisión lógica desde el punto de vista mercantil, mas frustrante desde el artístico.

Si tras ver el primer volumen nos quedábamos con la sensación de estar ante menos de la mitad de un gran proyecto, después visionar la conclusión del trabajo uno sólo puede anhelar arrimarse al montaje real de un film que parece la suma, compendio y paso adelante de toda una vida detrás de las cámaras.

Unas razones que también nos estimulan a meditar acerca del futuro del director, ahora que ha vomitado lo que le pesaba. Pero no vamos a dirigirnos aún a ese indescifrable destino sino a centrarnos en el relato que nos ocupa. Una narración siempre en constante fricción con el tiempo, los ambientes, los personajes y los recovecos lingüísticos que la pueblan.

Nymphomaniac Vol.2 retoma la historia donde la dejó, en la crisis sexual de la protagonista. Un hecho que rápidamente nos hace pensar en los problemas existenciales de Von Trier y en su cine reciente ligado a un autoexorcismo. Así, la producción se puede leer como un catálogo de experiencias personales, éxitos y fracasos filtrados por un polémico tono en el que la lubricación sería una alegoría de la creatividad.

Los episodios, entonces, vendrían a ser el reflejo de las diversas etapas de la carrera del danés: el primero, La perfecta pescadora de caña, nos hablaría del Dogma como un gancho. El segundo, Jérôme, tendría relación con su amor al arte o con una época de serenidad en su vida. La Sra. H nos remite a su peculiar sentido del humor, mientras que Delirio parece tratar una tragedia íntima. La escuela del pequeño órgano es una analogía de su promiscuidad como artista con crisis final incluida (la era Dogville). Su continuación lleva por título La iglesia oriental y la iglesia occidental, y se antoja una reflexión sobre el dolor y su desilusión para con el cristianismo. El espejo nos explica su autoafirmación como hombre descubierta a la luz de la obra de Tarkovsky (a quien vuelve a dedicar su cinta dejando claro que lo de Antichrist era mucho más que una mera provocación), y el último capítulo, La pistola, es una asombrosa cavilación alrededor de su complicada y afligida noción de amor.

Por si fuera poco, el primer volumen arranca donde concluía la intro de Antichrist (con una figura tirada y masacrada en el asfalto según cae la nieve). Un prólogo que tiene en esta prolongación una reformulación, en clave de suspense, alejada del esteticismo de diseño del original y que se encuentra, desde ya, entro lo mejor que haya hecho nunca el de Rompiendo las olas.

También muy significativo se presenta el retrato que el creador hace de los progenitores de Joe, un padre pusilánime y una madre inteligente y despreciable, que bien podrían dar algunas claves sobre las características perpetuas de los personajes masculinos y femeninos de su cine.

Y qué decir de los diálogos y las pistas en el interior de la habitación de Stellan Skarsgård, un claro eco de las visitas del director al psiquiatra. Aquí, como en Antichrist, la figura del doctor  queda en muy mal término pues para Von Trier estos expertos son sólo gente leída sin verdadera experiencia: Seligman es un impostor que vende falsa intelección en busca, únicamente, del beneficio propio a costa del paciente.

Pero de todas las aristas de este complejo trabajo, quizás la más intrigante sea la que consigue contener el misterio del amor en una pistola. La protagonista comenta en el arranque que ‘el amor no es más que deseo con una dosis añadida de celos’. En este volumen conocemos su desengaño aunque también, paradójicamente, su imposibilidad para dejar de querer. Así, ella vuelve a caer de nuevo en las manos del afecto y el cariño en un cierre que juega, en su último suspiro, a la terrible contradicción con la ayuda del citado objeto.

Y es que Lars von Trier no es Haneke, no niega el misterio y se exhibe sin pudor como un hombre que, inevitablemente, no cesa de amar. Sin embargo, este sentimiento le decepciona constantemente. Nos encontramos, por tanto, ante un gran film nihilista que, lejos de regodearse con ignorancia y petulancia en su problemática naturaleza (como Amour), asume su tristeza y la expone con sensibilidad extrema a través de los agobiantes y trágicos sonidos que se filtran en el corte a negro final.

O sea, que probablemente estemos ante la obra con la que el autor mejor haya hablado de su psicología, lo que hace todavía más sangrante la mutilación de una producción que exclusivamente puede ser entendida en su totalidad con los insertos pornográficos (santo y seña del arte del danés) que nos han sido escamoteados. Unos tajos que arruinan igualmente la comprensión de la caída Joe en este Vol.2, pues su arco de transformación, que la lleva del deleite a la depresión, es mostrado desde la mitad, generando una incuestionable frialdad.

Resumiendo: si hay que ver estas dos partes incompletas de Nymphomaniac es para masticarlas en pro de hacernos una idea sobre la película que algún día disfrutaremos, ya que los segmentos, por sí solos, proporcionan únicamente algunos detalles de grandeza (el acercamiento a un cine de la crueldad o la autocita de Antichrist en este Vol.2)  dentro de un brillante batiburrillo narrativo.

7

3 Comments

Marc Muñoz 27 enero, 2014 at 20:44

Como dices la mutilación con la que llega esta película a nuestras carteleras, y no solo a las de este país, entorpece la comprensión de una película que debe entenderse en su totalidad. Me parecen muy interesantes tus apuntes sobre esta película-diván que ejecuta el danés, y cómo recorre por su cine a través de los diferentes capítulos de la obra, yo también aprecie esa intencionalidad, sin embargo, este segundo volumen se me hizo más difícil de llevar, más cansino y reiterativo. Tampoco entiendo algunas decisiones del de Los Idiotas, como el cambio que lleva a cabo con la actriz que interpreta a Joe o al actor que hace de Jérome. No obstante, a mí el último capítulo me pareció el más flojo, el más descabellado y patillero, confirmando una línea descendente a la que creo que va sujeta la película. Aunque como digo, me interesa en su totalidad, por el discurso autorreferencial que flota en todo el ambiente, y por la manera de presentarlo. Ahora bien, me da la sensación de que con Nymphomaniac ha sobrepasado los límites de su cine, tocando el extremo, y que como le pasó a David Lynch con su Inland Empire, puede que se haya metido en un callejón sin salida, al menos durante unos años. Esperemos que no.

Reply
Alberto Varet Pascual 27 enero, 2014 at 20:56

A mí sí me interesa como honesta obra nihilista. Y tengo ganas de saber qué pasará de aquí en adelante.
Sí que es más sosa que la anterior, y tampoco me gusta mucho el cambio de personajes (aunque no deja de tener su gracia), pero creo que masticándola como conjunto, es grande. Habrá que esperar al montaje final.

Reply
Alberto Varet Pascual 27 enero, 2014 at 20:58

También me flipa su opinión sobre la pedofilia (que si fuera algo más que un breve apunte haría correr ríos de tinta) y, sobre todo, la autocita a Antichrist (lo mejor de su filmografía).

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.