Crítica

R3sacón – Todd Phillips

posted by Alberto Varet Pascual 30 mayo, 2013 4 Comments
El gag libre y la dictadura de la narración

Cartel R3sacon

Todd Phillips, uno de los nombres más importantes de la Nueva Comedia Americana, está de regreso con la tercera parte de Resacón en las Vegas, la franquicia comenzada en 2009 y una de las más rentables del cine moderno. Una saga que hace cuentas con las miserias del hombre actual desde el descaro y la gracia, sin caer en esos papanatismos feministas tan de moda hoy en día.

Esta entrega (la última, supuestamente) reúne a esa especie de monstruo tricéfalo de la hombría para terminar de encajar todo el desaguisado anterior (si bien es cierto que, tal y como concluye, bien podría haber otro film más). Lamentablemente, es justamente ahí, en esa necesidad por ensamblar y dar forma a lo que vamos a ver, donde reside su gran lastre.

Porque, al igual que en The Lords of Salem, R3sacón pierde fuelle cuando tiene que hacer cuentas con la narración; justo en esos momentos en los que parece forzoso presentar una trama (dejándolo todo muy claro) y atar con soga gruesa el conjunto de películas cual trilogía. Esta ‘necesidad’ de narrar o de entender el cine como ‘contar historias’ genera una rutina y una pereza indiscutible desde el minuto diez de metraje hasta la media hora, más o menos. Allí, el director (y guionista) deja patente que está mucho más pendiente de la creación de bromas libres que de la construcción de un relato absurdo. La pregunta, entonces, es: ¿Por qué hay que vender coherencia al público mediante un producto que no es de esa naturaleza racional ni lo pretende?

Suponemos que la respuesta está en el academicismo y el capital, pero tampoco estamos aquí para entrar en ese debate, así que formulémonos otra cuestión más pertinente: ¿Pasados esos veinte o treinta minutos explicativos, de mínima eficacia cómica, funciona la propuesta? Creemos que sí. Es más, pensamos que la cinta despega otra vez pues su arranque ya había sido extraordinario.

Y es que lo mejor de este film (al que descaradamente le falta la sorpresa del primer capítulo) se encuentra en el comienzo. Toda una lección de escritura chistosa y posterior reescritura con la cámara por parte del autor de Aquellas juergas universitarias que llega a su clímax en una escena situada en un cementerio con un gag glorioso que se dilata en el tiempo durante unos veinte segundos inolvidables. A partir de aquí, la producción bajará el pistón aunque, superadas las obligaciones narrativas de turno, dejará la monotonía para (aun sin reconquistar la gloria inicial y con algún que otro bajón en el timing) encontrar de nuevo el pulso, dejar buenas caídas y ser entretenida hasta el final. Una conclusión que guarda, entre sus títulos de crédito, otra joya humorística inefable. Así que, el que vaya a verla, que no se levante antes de tiempo.

Pero es que, además de dar lo que promete, R3sacón también es una jugosa muestra de la facilidad de la Nueva Comedia Americana para mutar y saltar entre géneros (de la comedia de situación a la romántica para hombres pasando por el cine negro), lo que le da un plus de imprevisibilidad a la propuesta nada desdeñable.

Qué pena que estas bazas no sean aprovechadas en todo su esplendor pues hubiera elevado la categoría de un producto que, sin duda, paga con creces que sus gracias suenen a ya vistas y que sus personajes hayan perdido la capacidad de sorprender (salvo el Alan de Zach Galifianakis, una de las mejores creaciones de los últimos años que, en esta entrega, está en estado de gracia). Pero esto tampoco debería servir para negar sus virtudes y el hecho de que cumple con sus principales pretensiones. Es más, ya nos gustaría que la mayoría de las comedias que se van a estrenar este año estuvieran a su nivel.

6,5


4 Comments

Marc Muñoz 30 mayo, 2013 at 16:32

!Qué benevolente Alberto! Se nota tu adoración por los autores de la nueva comedia americana. Yo la encontré una comedia del montón, ajustada a unos mecanismos narrativos tan repetidos que su discurrir no podría resultar más previsible. Algo que no tendría por que ser malo, si se hubiera contrarestado con un humor afilado, situaciones hilarantes o gags memorables… Coincido con lo que empieza con garra y con cierto momentos logrados, pero se va desinflando a pasos agigantados hasta el punto que me costaría darle un aprobado.

Reply
Alberto Varet Pascual 30 mayo, 2013 at 21:51

Jajaja… sí, el fan es el fan. Yo creo que va a decepcionar a mucha gente pero a mí me entretuvo, me encantaron sus primeros 10 minutos y, exceptuando el bajón de 30 minutos, me pareció potable el resto.
Sí es cierto que es peor que las otras y que está más domesticada. Le falta salvajismo pero lo compensa con su alegría para mutar entre géneros y no ponerse límites en la creación. Yo la reivindico, XD!

Reply
Alex 4 junio, 2013 at 17:10

Pues siendo fan de la saga la suspendo. En esta eché de menos resacón, o borrachera, desfase y exceso. Prefiero que se repitan bromas a que se haga otra película distinta. Una decepción para mi ya que los medios y actores están desaprovechados por un guión previsible y aburrido. Lo mejor la brillante escena final, dónde nos recuerdan las carcajadas que nos han ahorrado.

Reply
Alberto Varet Pascual 4 junio, 2013 at 18:38

Sí, es diferente a las anteriores. Aquí tira más de acción que de desfase. Yo creo que al fan le va a decepcionar pero a mí no me parece, ni mucho menos, una película despreciable. Pero para gustos… ya sabemos.
Un saludo.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.