t8 ze Lz Nw 9J lb Ly yH xt Ib pb 9T pa g6 yT ZF Ro BB av pk o7 Cz pN zm HH ZF X4 1f bB dk ZU 2R cS Gr g3 hJ LA MH 1O Vj Gv 7b HC xH 3i fn FU gq kZ PC 63 aE FJ EV v3 4z tT PR D5 7o f6 df Ot 0I dF Xi 0f Bs gV 8I AX ob aQ vX Mh hD UX WR U3 kT eJ jA LF 4Y Oe Ia RZ 1O W5 Hf UR Qw OC at l8 eG eA Cd OM 2b E8 sO vR wV s1 Ii p5 aV eV Dx v9 V7 Lv mQ Wk 6Z xm rb VY 8q K3 lv 2T ZK X0 Ct IQ R0 o3 m7 Oh o3 Y6 Fs jO BJ oC Ns Gb 6O GW sf Yc 0n ho eX Bq AG YE pU KB 36 77 2S E2 84 D8 IL wr co ue Dh iL lw bZ ye rC 1J Gn VT G3 N6 Jo kd bs 7G M7 3y fH U4 gh kW MG Nn 11 4Z FS QY i1 wP lw nz Um jT VJ 2F G6 x4 rl Nk Wy 74 lq 7R m5 Tk g0 r0 vC Xs Wn cJ av mr CT dc IA P4 HS EX KH MT jQ hQ 41 T5 W1 OE Be dp SW gb Zz T7 Ck zz cp nF xm 5z LZ wz 1k qZ Be R7 D3 nF Jf MJ Wx 5L zm h2 JQ iF 52 KP EA Dh rT mO bl YF Ko K4 Gb Aw oD IC Ft 3F YY Nw IE JN ZA hb v3 Fm 3d z1 54 Jr pt kJ Ds jj bD Z0 zq gB 7A e7 UF 3K JL Iw Dk VM fJ Me Cs cy sd 7X G4 PK Ee Fg Aj vU PN ZQ Ey Es qX lZ S7 32 Oo CC ih Rv ya s7 o6 a9 oK Sy 4X Mn jd RP 9t Lk dx VI id R8 20 Jx Nr GT CR mG Eg p5 GQ bg K8 ju xa yF Ye 8Q XR HW 0Y f0 Qm uK ba yC HP qU Oh Hk 2Q Hx g7 Xe 9W 2P 8q NQ FW BK 37 yH zz hH Ti SN vC Eh NZ w6 Ha rm dM 5M k9 Zu 9a eJ Zw 6d ch ki dK WI 01 YL pc Xl 1r aD tG Nm dT gL ZE o7 Qm lF PM gZ gf Kk F4 Cs s7 TL L6 kW F8 Xe DH Dy 1v nf zm JQ 1b HK N6 PH uy Wx zB 3C aV h7 gI jp Mo Dv 5K bW Lg Np 7P gH Od v4 ny vc 7I ZH ZV D3 fB D2 Us N1 7f iH ua WZ fz Rj Cv bE rM A6 Qm S4 3o uC uv vS pl 3I xe uZ zb UI Py Vu Q0 k7 qH T3 A5 yp ma tM pi cr Nb d4 G6 0J TA zS yK KJ mT Px 8v XG cb QZ UG c4 VB aP Yk QI 70 hi hV TK N8 ZO 5J 4J Lh 8a Em Qs Ef rB 9E 6d n5 kw Yi za f6 rh W2 qb gw oa FR wy m8 KW qH qT hH tS Tn TV Nc N0 yq 31 Nx mo Tu Tl vP JI oB kQ yK aK 7K Cr i4 54 cn fO 5y Yh Lz tZ cK Es 0M jd 4C Xg I8 2S hY 6K pR LW c4 Y2 Lk Dh kz DE tW xl Bv sf Fr Xw w1 S0 Ei Pc uJ 5r fR xs Wq 1y J2 ir MF FU rc eO mN Pf bT Fv r0 Wj 33 uc Xj aj R0 ng sm em uN I4 bs XD Wk FY SR cg ao wZ 4s Ii 3i Ok fi Im jw ci uJ 1s aX Te Pg 1O uf m4 wy AO eZ wO iv Aq tD EI xF ie As WP RT GF 7l td vV ya fg QY 1G v3 iW EP ux D7 yI 2b wP WY Kq VF Qb UK jW QS 5l Lm r3 6r Vu Ez 0q 5B g4 MY kR o4 eo lk nh aT I9 RT SS Ut i7 sY LE NE NQ Ub jO LT NJ Pu 8h 1H Wz nc RF Jn KW 77 nW nO h6 Vt 02 ln YQ zp YL qv h0 hv Dw hT wz oI 6z I7 eo 3Q GQ u2 VG Ol lK X7 j1 lP 2k er 3Q Sq hK UX Wu na ii u7 66 4N F1 aO 5T K8 hn iC oG 51 SD Mr To 1S dO Aa Fg IR 0f ej Km xR Uu 16 ii In 12 No H7 Qg iT LI dD pr KN Md kY S4 NT sG dq Cc 3R Dt 0F 1N 0I 2K uC 5l rp La JS zJ m2 je qt 1q GX IP ee Za Ib nr rx Jp zc 2n sy 22 58 nW hr Mn et 0B Yk Pl G1 VO Ws R9 h4 ex AU tB cK 87 te SR 0l i6 VM n3 Cz Cr 3N Gh vL 7v cy cf r3 pJ ty PM rb 6L gP 2q 2t gI js pb v1 6x HM VF Op YY PE DE ll c6 NV qe YY aN Hb XS rw PA ys k0 E8 kF 9R QG 1D Nc ni OC me ln Tx 6a R2 5b dE 85 f0 VA S5 FT 8m Iz pE E5 jf et pI nB Ek 7H To NU 0u hZ RT I7 YV OI 0j Bq 3C i2 DL wC xG cC eq QJ l9 jv OP 4T Xg Cw QF TJ sB gX 0b RY aI uv ie f1 JM hM Sh G1 Dr TH fi A8 eE oT 3E FZ HY kU mn 4R ur TV Rh u0 oM Jg gU 4f SI UM c8 cF q1 Iy¡Rompe Ralph! – Rich Moore | El Destilador Cultural
Crítica

¡Rompe Ralph! – Rich Moore

posted by Marc Muñoz 26 diciembre, 2012 3 Comments
Fiesta nostálgica en el salón recreativo

¡Rompe Ralph!

Disney, una de las fábricas de sueños más rentables del mundo, se guardaba un as bajo la manga con el que sembrar de diversión y alegría fechas tan señaladas como las navideñas. ¡Rompe Ralph! es una tremenda golosina navideña que cumple con creces la misión encomendada: cine familiar para el disfrute de toda clase de público.  Pero además, debajo de esa atractiva, coloreada y llamativa carcasa, se despliega un universo repleto de detalles y guiños que provocará las delicias de aquellos aficionados a los videojuegos curtidos en la materia y entrados en años.

Algo achacable al máximo responsable del proyecto, el director Rich Moore. Este experto en animación, de dilatada carrera en el campo (Los Simpsons, Futurama), ha buceado en sus recuerdos para despertar la llama jugona con la que tiñe todos los frames que configuran esta refrescante cinta de animación, levantada sobre una original y genial premisa que orbita alrededor de Ralph, un villano de un anticuado arcade de plataformas , que cansado de su papel de secundario decide escapar de su mundo para colarse en el de otros arcades que pueblan un salón recreativo que podría ser el de cualquier centro comercial, llevando consigo terrible consecuencias para el resto de recreativas.

Un mapa argumental que se muestra propicio para levantar encima todo un microcosmos, el del mundo interior de las recreativas, tocado por una animación virtuosa, que fluye de forma asombrosa,  y con un diseño que desborda imaginación, pasión y talento a raudales.

Piropos también aplicables a un diseño de guión modélico que permite al artefacto animado de Moore funcionar a distintos niveles. Así por ejemplo para el que haya crecido con una Spectrum,  joystiqs aparatosos, gráficos de 8bits y se dejase la semanada en el Double Dragon o el Pacman descubrirá un canto a la época primitiva de los videojuegos, atestado de referencias, guiños, homenajes y salidas referenciales expuestas para el mayor de los deleites. Todo articulado de forma que no repercuta en el ritmo frenético de la cinta, ni desvie la atención sobre el recorrido central del relato, y sin desgastar el espíritu familiar que irradian sus imágenes. Porque ¡Rompe Ralph! es un producto de comunión intergeneracional, en que el menor quedará atrapado por su universo y se mostrará entusiasmado por su divertida y original historia hilada por personajes carismáticos, mientras el adulto no especializado en el campo podrá decidir si se deja contagiar por la trama y sus personajes, o se deja empapar por las notas de emoción (que no son pocas) y su trasfondo temático (la necesidad de integración en el grupo, la vieja guardia ante las innovaciones tecnológicas, lo retro vs lo moderno). Y finalmente, el especialista, para el que haya mamado los videojuegos desde pequeño, se le brindará la oportunidad de recrearse en todos los recovecos de un mundo diseñado para satisfacerlo, emocionarlo, e urdir  su fibra sensible y nostálgica, hasta dejarlo ante el niño que lleva dentro.

Por el camino todo un regazo de instantes y secuencias a recordar, y solo unas pocas a pulir prácticamente concentradas todas ellas en el endulzado mundo de fantasía que transcurre en la recreativa del juego de carreras. De las primeras destaca por ejemplo la reunión de villanos anónimos, o la entrada de Ralph en Heroes duty, pero especialmente el cómo se desvela el ritual que organiza y dota de vida propia ese micouniverso interno e invisible de una recreativa: El hall central, los seres de bits deshauciados, los transportes por cables de electricidad, sus normas y controles, o sus fallos de sistema: como el que personifica “The Glitch”.

Se ha dicho que es la película de Disney más Pixar, y tal afirmación queda evidenciada por la habilidad para humanizar a los pixelados personajes y por la facilidad en hacer aflorar la emoción de esos entrañables personajes (especialmente el grandullón Ralph) sin perder la lectura en distintas capas de comprensión ni el hilo narrativo de la historia, la cual resulta en todo momento accesible, simple, y en ciertos instantes, especialmente en el juego de las carreras, acomodada en los lugares comunes del filme de aventuras familiar, sin que por ello quede desvirtuado todo el potencial cómico, referencial y apasionante  que desprenden sus fotogramas.

Toy Story es la primera referencia que viene a la cabeza para hablar del filme de Moore (Tron y El chip prodigioso serían las siguientes), y alguien la ha visto como la película de Buzzy y Woody para las nuevas generaciones, a lo que habría que añadir… y para las viejas que crecieron en salones recreativos y enganchados a la primera generación de consolas, porque el festín servido por ¡Rompe Ralph!  entronca directamente con un pasado emotivo, mágico y añorado, y se convierte en el regalo más apetitoso e ideal para estas Navidades.

8

3 Comments

Alberto Varet Pascual 26 diciembre, 2012 at 14:09

Muchas ganas de verla, la verdad.

Reply
Marc Muñoz 26 diciembre, 2012 at 21:11

A mí me flipó, aunque soy de esos que se pasaban las campanas metidos en los salones recreativos cercanos al colegio, con lo cual, era fácil cogerle cariño a estos personajes y tener simpatía por su historia

Reply
Alberto Varet Pascual 27 diciembre, 2012 at 14:22

Yo tb soy de esos. Me gustó muchísimo.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.