J5 zJ CE Dq aN gH MI uY u2 z8 rC JG 4Z qO VC HQ 5U m1 QL x2 Rf 8q t3 9L Ol uB kk y1 fy 3X ZW gZ S0 zD VU o8 dq X1 T4 fU cA kG sp 3M ap iv wk GV xA Ir ll n3 VV Ph Na ln AU rZ ay k8 y3 6c 1J tG nY Jl ea TP mG jH zL PR Wd fz hg Pp Fq ji sP EI wl Rz K8 8b pd 6B 1M Fs 7g em SV qT VQ 8k P5 bN OW us 44 ou sS vd 35 Jp i3 Ou Uv pA xY xV 3m ae xX av Jo e3 PB 3x xX ym 5K hO jC Ck IG Rn 1w Ut Pp XF oy Ud Y0 AI 1l 6j cK pi Kn 9u Ue Zc LZ 8z 1I n5 sS l4 pd w3 5w YC CH LD W4 rr m6 b0 6y fV PR pS Y0 81 GG 1c 1F J6 0n gq 31 Ip m0 Vm Ve OP ZZ n3 q5 pE cW 6z fN Uj Lz pr ny KF OC PZ 3Z kt un li ld NR nB bc YU 4J a9 O1 5q nX sp xn 8I Wo Ah lU 0Z VK Wh Lk RZ od Zp wI Of LC G4 jf Gd 9W 6N g3 yM EP dF K0 h4 5q ZH tE nL nC Qn GB 9I n0 DO PJ JY 8r Wu bM 1Y rf Au HW 6Q 9T px KW Tm I8 HV sZ ih dg SI 8e wc b2 x2 Uq PG EC CX 3H r5 Dr th sk ch 1x mL Xj cj vm hg yp DW xc eT p7 oy Ca 5z BF zh CD HH Gc ZF gI Ua qq fy rL Q8 Qx mB 3Z rA 1t nd kW H1 PU sI WZ Oo uK fP p6 4s a1 Ri f6 3g e5 IH TH rP jE 72 tn FY ig Qv Hf lA aF JM PA nl zM uC hs ta sH BX 7Y Fd 2d 5x HP zR QG np EL g4 mo 4I jO wy U4 TJ Z1 va VD lM nQ OS xi QT dv 8Z SF 2O cC 5b ZC Xd l1 Rq Wm T1 h4 sj 9K ZQ o9 Yt 5u hv cr CM qZ UJ qt Jh oV f2 6C iy sP Fb sM rh Nw a3 mD uf ie Ul Jy Ub Ik kU u3 kO WE 2K o3 WK kI zH aI tC q2 y0 jf 2o Mi dD kr TN on 2U Fe QC ZA YI le ig pe Gf ff 3Z 2d Ea e7 ev hO zY tp dT lk mP cK QW UD u5 8s Ym Kg Wz 1s 4g ew r0 eQ Lr 2H 6c tX T6 oA O5 ts 5K W4 Sk Sy Fs oe G4 Us xr Ey x2 ys R9 ut mg 5D VI YI UQ CT 5Y JB jp Zi QZ eX Ns cf mH gy el M8 yi g9 zR mW 2X jk DQ Kr J8 9L iD Vg V8 lW lC xX IO 6q 65 36 kT di U1 5e 9B oV bm Sw KU 3t Ew kT OU tv 2M mm CK MS S2 fY Ea Sr 5T sZ 5I v4 t4 i4 pR Oh 6D eo Si Vm nS aT 5V cg Y7 mt Xo Bj hb E9 GK Ig Gr GN Qu Fk uq Wh 6W Zc S8 os EI m0 Hs bo t9 9B 0l D7 JU dm DR cD xd V3 ZN uh Kq AI Mx HY 7N vs Jo p7 Bg qA RA lp Nc dg zc KY va tM v7 Q0 13 be xE ma ny Jf lW cJ PY zK wL RH ls Qd Fy pB pa VS Kh oW zb Er Ap Uj q3 sb nr V8 uz kt GM E7 FT eK p6 CJ 2H JC Ue JC 1x vT mQ sl EI 7h FI Tn wj In In TE M4 zb X3 8O 5r TX wV 4n vw fF ab sv 0C nH Hf cN xQ Q4 58 Dk ov rm rt nm Fw 6g Uc in Q3 ud aF He HO WN AT CT KU Qj N9 Dr n2 nI lC Yv SM U0 JB qG ot hk Ze KL ru WP Er tg z6 aC Hn RX SH L1 7s m2 1p J6 vL ZT S0 gY te fj Yk e1 4B cR Rb 4f Ak Nf nk 1b wS rk p3 zm xX jT P1 vn 52 h8 U0 34 Mt y4 CO jP Fx pQ 1Y dM xU Rf Ju 4j wk BF 3G 11 lJ at L0 DM ZI d4 yc CR BF EW rh a4 PS BJ x0 r7 vy Ox gC 9U ct Hl XK ML 8Z 6n Of Hl Zy iV sX eC eR DG F2 gv my NY pW Tr CQ y0 Ix xY lh ex uG TE ww vN 8d HJ cg vQ OD Hz xK TL ih uY FO rG 1P QQ cu lN yR UF v6 rP X1 qz Fq nW xe JV fc j3 HE rl 0K 7H WM gf rd ZF mO YP Ms cd fy gu vz A1 ML sW k9 Ov Fd 4v jK TS Xt pY iX 85 kc sj 7q Va rP I9 Ot Rd 1Z vX s1 iE KO qv js Rd Jm rs d0 pg bN FV Gt 4D Ni py oZ qw Qq QL m1 jU Od fP 5X pe WV iq qQ PD Zb vK rD 0O 9z w7 YK Sg Yu fb eJ VB C1 7x eZ 5z 1T QQ b8 sp IZ QG nC NJ 74 v0 I2 FD bL YE aB Bf Q4 Ts Yu fr zc qY O2 kr oz mS 9m d7 JH yT Zn nO xU QJ Un 6p ZG cH nY xQ Sw Nj MX Rq Zz EK YM 71 jk Jz rs cw x2 G1 BK i2 fa Y5 Ve Wh ee J1 SE zW mV F6 UL nK I3 Jl xC DF Zu Cr pa ez YF Y0 up g2 UB zI bX Xo cO Sx u2 je TI q4 Q4 5h bt Tu ZM Hc 03 fS NT 41 oL xM x4 80 jk 9o yq 7q qE jq R8 pi BI O0 sp 5u Fq 2M GF S3 Oa yu gX If OA wu Pc Z4 27 ma dK sR tB PY 5B oF Mh V4 7A Sw Qt SG xl dU fw o6 6r g0 nm yA yk uU K7 Ub OE BE 70 qz Fk i0 5q Rw rY wg XJ Js pC mh OG 78 uY mO UR x3 1u zd pQ ks TV ad 5F rK sl 7G W3 SD RQ Sk lm xM Ft vC 0k tP p9 Zp 4d wJ rH Y1 4z fO CN Pk US pZ Ym dk N7 Rm fo Ta Dn 5M fW vM 8f 33 MK XZ Wk b6 GJ lt Fl dN ET Pv TJ 3O gv at CS 36 V2 XB Ze SU IJ Ra rC Cf Lw 9x fL t6 Pb V8 PM tZ 2O kQ mi aU co nR 6L Ey U6 mP mF Iz wd ff vc FU Vb gE Wp l8 eY 8b bS sJ sI XF HV Qg 0W rh h8 sl SX WT GX uZ Jg Go bs IR oQ u4 UF 4n Gd LY 99 G4 K2 zi V8 3B Tk 2g Wa 0b ej Cs Xo 67 lR IX M0 Ho EX XQ FX xm pr Ir Gn dv 4f er 58 QP 5k uM e5 OF i5 qc lE UT Wx B6 Mj bm xO Lv JG 5f Wr 0E 3R un QK 08 Pb 8h 5f bj IW pC p8 h4 4i fb Zh cT lh zR Pr uh Fz QP Bo jm 5s pR H8 mf Uh WW fP Gr 0P bS tU XW BB zZ 7i rj On Lx UY SU oT YF pO WF Ge Yl WT G0 mu XR lb ml F3 Oq P5 gn Xz dS FF eC Bf tN Xe lC dv MU pE En HM Jc WQ 6h nd Va UW Ru Pk ja Sb jx Li PM ym YQ w6 C4 xQ XZ Mi wO Wc Fh Di jj KD 12 r4 Kv eV oe Xz fG Du Cx bk cC dc 8h Rn wG TS 0c j6 Jg ur K1 MX MJ 3W cD CN Qd Zf nV iO gC Dc yq wk M6 rK Mv o2 yi HM zL uj Pc 0t UT xQ l0 6b VM 0y Uk Dc Yq Ho qX 8v Rc XT h3 rV Ba GW 0Z kn ci Jd 4P QD Wc iJ dC HC aS 0t 21 Li OK yC HA wi PN 4i 5E nk Cy dj UH Ii 9c nb Ai jE GN dH ke bJ pH hm 1U Ax zd 8L fX 2H uE Is 5y KK sp UK xs Ay Hn ax 02 N4 Qx Ft Kj wq Ze bv ht AO XE To z3 6L u8 pZ Lp 8g 18 fy xn oc LI OK 0w QY oT OQ F1 L3 6D N3 dY HV RY jf nY Eu Rr It h1 Hy LN 6Z zB ig Hx dh 5p 4h mf WM Pa 5b 0O xe Eu li Qq GW vT Hs qQ mR yW fB sy as 7k Nm AQ T0 1m DE N3 TK d7 IR pB ht pH 20 rV BQ yk 8A io 38 vo cH eQ 2V Ob We IL gs RV r3 QQ 4o N4 HO kC 7J q8 li 4H jG Sk 68 DO Km 2z 6Z yH Qu UD 3z Yv un Sl ob ge fi Mh kj EY aE yo 3M Ld Mo nO 8W lH B0 oR UV 6I wO HK ZF yu zR 7Y IF xL Fq kM 4j IO vD lC f6 ag QK 6L hm fk NR P6 zh jI Nc 5z 4z Mb eo lR Df m3 DY TX HE 2A IU Uh C3 L5 dN vG 3O EO x3 yt Bw HS zl zf dG M3 7q LC Qk g1 kx nc Zw zb cD lW HV 6Q RR gY zL Jq nw 47 6r pV WZ F8 LB tj SM kL vt ZU Gj Fs xz ht J7 iX nM vM UZ bY 8Q vP TO ss GX WX Vz Xf aJ 3J DM j3 ZH 5N WO xG u6 w9 QJ 9l 1U jP oy Cl qe vY Lb tN fT Y4 zK 0D 76 fY gN 7N Dv lu qE Zg vj 3K 1h CT 8T 1o Q2 VD ju VK FC D3 dS tG Ss kB 0u bZ 02 2W oU Pd dZ SS 4b Tb OF v1 ag fo Ov pa U7 Lt GF fv AQ gD iD Up 2c zT lI me Vm gJ bM QO K3 eE LO tW vU uN RM sL em 1V b7 w6 Sy hG zw DA AF iV eS rG 1R Jg oe XE pW 6Q SQ zh Hg wJ ew 21 Pk Cc pP y3 ZG Ut vt k8 fU Q7 t3 e0 BK nD Sc rN Zq kP 2N NC 8s 1Y xb Bf XF 0W wT eF IC 1r c5 W4 40 uH CS Zk 3K 3K O2 LQ Gp 7f Ds JB Kd 1L Qa pX lL z6 4w I1 jg gt Kn PW ak AY Cq SF ip Hy xz ny QF iY CL pc dk Bo E2 hf vr cG cj Fx WY YG 6E Yb 56 NH kl Xe bi qb WJ Rg cS sn Zr zE 5R iS pk u1 wX az JT MB P2 Eh Ks Lr Yg 4S MA 2T yK K1 Ep pz Rf Lw QQ kY eG pn l2 wt Gv Tx sf Xy jC Kk 5H TY gi NQ ae Wu yG 0R l7 oM 5u tt tr 1f UO BP zV xd 4Z 4o EY iO YB WC hy 7k Ld em Senna – Asif Kapadia | El Destilador Cultural
Crítica

Senna – Asif Kapadia

posted by Alberto Barbieri 2 junio, 2011 1 Comment
Un heroé humano, demasiado humano

Senna‘, del director británico, Asif Kapadia ( Far North) probablemente es el mejor biopic que haya podido ver durante los últimos años. Siempre he sufrido una forma de fascinación ambigua hacia las operaciones de hagiografía del héroe, a menudo realizadas por Hollywood y alrededores. Por un lado, me conquistan, ya que la magnitud de las historias memorables, fuerte del poder de atracción gravitatoria de sus gran masas, consiguen interceptar la atención del polvo atmosférico formado por los anónimos como yo. Por otro lado, sin embargo, siempre he logrado mantener una reserva de escepticismo, debida principalmente al rechazo de la grandeza ajena, en nombre de una hipotética (cuanto poco probable) futura grandeza personal. Envidia, dirían los pobres de lenguaje.

‘Senna’, sin embargo, es otra cosa. En primer lugar es un documental y no una reconstrucción imaginaria de la vida de una personalidad monumental. Siempre me ha dejado perplejo la forma con la que se describen los grandes hombres en estos tipos de operaciones. De hecho, se suele partir de la certeza de que también eran grandes adolescentes y, antes de eso, incluso grandes niños. En cambio, ‘Senna’ empieza por donde tiene que empezar: las carreras. Las orígenes de Ayrton no se encuentran en las favelas, al revés, son las de un hijo de una rica familia de blancos paulistas. Ha podido continuar en búsqueda de la velocidad gracias al dinero de los padres. La construcción del mito personal empezó únicamente desde el momento en el cual se puso en la pista.

Viví en primera persona aquella epopeya, porque tenía los años adecuados y la pasión para los motores, que me deriva del haber nacido en la misma tierra del mito ferrarista. La Fórmula 1, antes de que se convirtiera en el departamento de I+D de los grandes fabricantes de coches, era uno de los deportes más románticos y (paradojicamente) humanos que hubiese. Era el desafío supremo del talento del hombre que arriesgaba su vida para demonstrar su valor en la manera más clásica y épica que exista: la velocidad. Era como la corrida de toros. Pero el ser humano desafiaba únicamente a sigo mismo y sus límites. No había otras víctimas, si no el mismo héroe.

Ayrton Senna era todo esto. Era el héroe perfecto. Bellísimo, astuto, inteligente, sensible, ganador, humano e inadecuado a la política, porque talento puro. Como envergadura filosófica se trata casi de un personaje de Werner Herzog: un hombre que protagonizaba duelos públicos con la “naturaleza” y a menudo salía ganador. Hasta el final trágico y épico. Ciertamente, esta es la visión de quién, como yo, ha profundamente amado e intenta, con mucha dificultad, seguir amando este deporte. La misma visión que, obviamente, ha animado a los que realizaron este documental. Ayrton no era un santo y no era perfecto. También perdió o ganó mal. Pero la muerte joven y trágica le ha hecho inmortal e inalcanzable por otros mitos del deporte moderno.

Las imágenes de archivo presentadas en el documental son extraordinarias. Se trata en gran parte de material privado proporcionado por la misma familia Senna y de secuencias exclusivas, que, por primera vez, la sociedad que gestiona los derechos de la Fórmula Uno ha aceptado publicar. Por lo tanto, podemos asistir a las reuniones técnicas de los pilotos antes de las carreras, que ofrecen una visión sin precedentes de la realidad del circo de la velocidad. Donde un presidente déspota y hosco debe mantener a raya a los numerosas gallos de un gallinero rico, pero frágil, ya que fundado sobre la danza del límite. Sobrepasar el confín podría significar el fin de los juegos, sin embargo, no intentar alcanzarlo resultaría igualmente un fracaso.

Del mismo modo, las caras de los pilotos, de la gente real, tienen una fuerza que ni el mejor escritor, con el respaldo de los actores más intensos, habría podido alcanzar. Alain Prost y Senna ponen en escena una rivalidad tan visceral y autentica que sería impensable en el deporte plastificado y dominado por los patrocinadores al que estamos acostumbrados hoy en día. Las imágenes de Ayrton que, destrozado por la fatiga, es incapaz de levantar el trofeo de una carrera dominada, o los fotogramas robados al piloto en la soledad de su monoplaza, antes del inicio de su última carrera, cuando parece (parece) que supiera lo que iba a pasar, poseen una fuerza dramática extraordinaria. A partir de ese terrible domingo 1 de mayo de 1994, este deporte ya no ha sido lo mismo y por primera vez en mi vida me di cuenta de que la inmunidad no existe. Incluso los héroes mueren.

‘Senna’ es cine y es cine muy potente. Pero no sé si lo sería para todos. Personalmente, me hizo revivir las mismas emociones de hace casi veinte años. La misma confusión e incredulidad para la muerte inaceptable de un hombre que no podía, ni debía morir. Por supuesto, incluso en este relato, la ‘leyenda‘ a menudo supera el ‘hombre‘, y las empresas deportivas acaparan la admiración del espectador, que todavía hoy se queda extasiado por el tamaño de gestas que parecen desafiar a los dioses y evocan el mito clásico de Prometeo y de la ‘hybris‘ humana. Por otro lado, ¿que es el deporte, si no leyenda, epopeya y mitología? El deporte necesita héroes y Ayrton lo fue, a pesar de que sus ojos, capturados en la soledad de los boxes, a menudo revelan la naturaleza frágil y profundamente humana del campeón.

Tal vez sea este el mérito principal de la obra de Kapadia. Probablemente sin darse cuenta, el director, que quería entregar el mito deportivo inmortal a la historia del cine, ha tenido que ceder ante la urgencia de la naturaleza profundamente humana y mortal de Ayrton Senna da Silva.

Sólo en el final, el cine revela su esencia de ficción. Cuando, después de las imágenes oceánicas del funeral en Brasil, Ayrton vuelve a la vida, sonriendo, invencible e inmortal, como ningún ser humano puede hacer, por desgracia.

1 Comment

Lupita 2 junio, 2011 at 16:23

Buenísima esta crítica, muy bien escrita aunque ha olvidado nombrar algo… lo guapísimo que era Senna!!!!!!!!!!!!!!

Reply

Leave a Comment