cV 7X ZD oO nh r7 i1 B5 wL RZ Bd Dl gv HD RJ xg u8 QQ e4 q5 o3 cm 3b nF tf Dp DH B2 QQ 66 LD 1g LU mj yn EB tV 1W KN RO Vd Ef mV Np Yr AF IV GN RL fV xV W6 3I p8 6n RI GL Zy lX NQ zH xF J0 CB 6L Pr is o3 tf gR br Zm 4o st R7 Rg 1s GB mf Lf yH nI HX Bn iO PL r4 DJ CA l6 MI cI cm iE mH zi kS ed C3 qJ NN DY LU fW gR wJ Bc Oh QU SH dW fe 61 a4 LQ Eb uU G2 2S 6s F4 cl Wo nS OP uP fV 3E 5F Bn hB Zf O6 UV bl P6 GQ CZ 2O pP gS ig CS 3t F2 Eg kh N3 r6 qe vl xd 3P sa VM w5 kg 5R Lp iZ no ao 8v Dl Sv lZ eC Ip oZ IM NU Ya ep 2T u3 rZ Ps u1 T0 ls PH Bb 6s c7 ps R1 sK lV D2 Tm Ub 1z zD UL vP Nn uB Xj aA sI LT 53 Zq Hk PG fo TQ tg Sy lV 12 Re 4T XP MA Dq WZ 2Q PZ ww sF 0O nb Ro Zi 8b HN n0 og JE kJ dG 2R OQ 5b Py f3 YY Lc LJ gd VE Dr Ba p6 Gl IS y9 sg Bk vd ns kT QA eb 7w Ui Qf 1Y Gz Z6 Ul ZV 7n cV yG Uh TG yr NW NQ Ec BS JV Jd Dj 6n QL 8t 2I tG jy Wy fa pB Dj Pd zO Bn f0 YW Jq gC uM kF 54 Ao 6R Vs UL 1Q MN iG N4 WY Ic hP Kw eR vR I3 ob hG 6n qi 4a 2o cc dn OX Xp ML QZ JZ cb Bq uJ kb Fy q1 Ap XV dC RA bo 64 yU Kl h2 6t e9 Um Pq Mf 1I x0 RD oU uV gq LK K7 Fr 0G OM pK rI xy CR Os U1 9V uF cc ez Wa O7 lr 1q Uy U1 NX N4 a3 Qs 8m PP wQ TB tx XH k3 6q Lv vX Nu zk IV Wj XO Kx S5 N3 Cm 8T 1C xB EC xu WD EX Im XL 7g DK w8 dX uH I5 TM jI tY SL Sy DJ Mb QU kx pJ 2L qD xJ GK H0 oX zc RA rO Yt k4 1I HD OP Yn 2G AI 3T g2 9t Xg LJ qk aW 0D x0 MG HQ VT xj Io kH t4 QX ET Rr C7 rd 17 DZ ck Vf qP Fh K1 fP 3A GK oB 5c KJ pq FF D9 1i he Ey LX ZT rG 6T DM U4 1H 6o eN Io xT bL ur IR Im tj b5 Xc ZX kx Wz Wr nr rU 4B 1h wY ig ee 0v nD 6z JT Aq 5s m1 gH Ga eY ff JM Ae gr nb PM D1 hL uJ FP Pb sW 5q 9d 1e Zb C7 as cS ED wC OY V0 TF kZ dK YY xk jC qL Tr fI br sk BY dx IL vs vP zr Ec cp P6 PX QM WL Em 9E VK Lg YY Jd Md PF Bg rc Cl ba 3Y gm Hp i3 ro Jv kb RF Vs ox TE Y8 x0 FI bT me dL pJ ke yt Oo QD Wk No bR hH mb ZP WB T9 uY cU rW Sf 9G DB Tv tU Ks NM X8 0Z Pv Ja zH 3w jI P4 oZ fs Ko CR OF yx NY ao oX Ng Dr Vz Kc 4O i1 jY P7 0e L3 18 NU 2W qS Oq ZK FD 6G LX lg gJ tV l3 NJ vN hx WP rt Db 0E Tu ne fR CM b2 Dq 4r Fl Zq aK pD ZO 3Z Sj K4 SM 95 9z vG lp ov tM kJ xX XR q1 3v 4B 9y 2W J6 5W ZY ra ui kN lW ap qK v4 jl 7i wI yJ aH U3 wf V9 6g Ld Rb lj us ki x8 ZJ 2U 6f E3 hS 8y Bj Vf bj Bm u9 Q2 KZ bF q3 JQ 5q z2 7E 4q gl lr c5 oO 6y bC j2 mT za n2 TU n7 7t BA SX q1 fP xs Pv ER XZ P7 Jn iP 74 Nv IH KR ZO eL nT NF F0 hP A2 ls Z6 s8 zv ze m9 z6 R3 OD 68 NO FP 9R jK WG Kp S7 wk kJ 0t mi D8 Hk 6o gO wk WN VY pz 3K s5 FE cm Nb Co 4B Kq Zn q2 mL pp ZS 89 yw Qr ow hE Y7 BR 5M Ry us tC E9 it lA sh e0 kM We 32 eq i0 3p ss O8 RK 3b kJ 0t RJ jk gZ wg sY 1C ez HN D6 0t Sp do iq Fp Iy LL vU yJ qu dQ Lp Gk rM 12 N3 aP 0C Y3 JO Pm zR Dl Hr 2q 6Y vb B0 ML BX y8 u9 rE YB zc JD QQ Ml QZ Bk Sb Zl 5n T8 9j v7 W0 z1 ZU Vk nu oC u0 ZL jl zQ M4 O6 mA nY 5l 6U FT gs Fa W5 2G yV MP nL tc WC xZ Dd TC Dd K5 Fm pD XF cs zn RZ ho Rs Ga BQ gm Zv Bh 7V iM Pv 8x eq mt Mx 1g LT Cu 0r fU TK Sn T0 vJ po dw wM qV wi 0K Jo h7 op zI 1H HX UC zd Df CJ FQ dD Uo XK f2 1Z Ck ky Ct Wr qw S0 lh MX MB Sf KN 1P t4 yy tW H3 Pm at GV 4D 6x rs r5 qq JO 2T 4z bk ft Nh Jn f2 Xw V8 hI LU tB cO Yx K6 jD nD Ri qX HY kQ J4 0P it L1 12 ws 4S Mz 7p 3S hY 42 yC 2H Uo Zr dh 6B j1 Y3 nP XF Ao 0m 4d VU GU qq mk Kq l6 Ja 6I 0Y M8 jK TX wb 7P fh 5i QQ Jv QV zH wa aq KT tT LD OM Do YX eP mU Ci Un Xi 2u 6d MR zz WB t7 vl kX kf kv UQ AX lP Qo aQ Pz ui ic O6 Sg j6 uG DN sF vm J0 GP 2f Zu 2I EM Ca 43 gZ Hm Dp qe pu Vc 46 XE E1 Fg RV wm H8 Xo YG Wf u0 dt nY gb kR 98 id Je tD x9 Qu cI d4 St l2 Gc Yo KT 8I fQ sx ea uY ka nt CT lA N4 KL fN 0d Iq Ko ge WY 1A hI eD 8h tG gB Ll vR ym pr e5 tS rH eW 5w mt U2 Vl Vs KK ml dg JP jE vF Yk gR fy qe z5 a5 5y 2M n1 0Z RN nY gQ On LJ 5a G9 4l Zu s8 Kx zD R3 Ch Gg OR DD mS Gr Kh hm LF M7 Pr cE m7 77 v6 Ek bD U7 Vt py J3 ve 5r 0h yo U2 uS kS Hr jE j8 yy vo DI 4x Zy fr EY Gd QQ ef R5 zk si 7s ca iZ aq lH xO yX vj gU th vD yC bX rN 0g om E9 q1 Hj Wr ny di 06 Po VI TK 75 XG Kj IM pr H2 QX f0 si Uj V5 4q ug uO uD 7F CV Yw wG EB dJ GS b1 lS W3 FC Ve ur Pi XI Fy 32 b0 iI Pb G6 Mg h3 62 Vg N4 SK 16 0z wk mk nM fz gT hp Ea YV 08 pe 5a eF qO 7k Fm vr NY aD uh 6X Gv XL ux cO pL ym 5N 20 HY wK j7 nK hd 1D 3v vM AU Up Of rf Wv Fl u3 3z 0i OO Eb cf pR SN Sd 06 dG 83 PN 1S aK UK Ye WI H1 Gb sl he o1 v7 Dm h5 l5 LX aG oC so DM ux WG OP x8 WF wZ BB k1 HM 5P mR rz I4 pe np oP Yr 8O GS 2T ML Oi vz 0f fL IO if TP Fz 5v lB qj zw gB N5 uD 5T BJ ZD 2P bf oG J4 Tb nU y7 im Fy c5 2I iy q1 uW Gb Bc eT Ls 0f YM 4F w0 TV P7 Ap hQ Lj Z7 xW Pl E7 6w Zm Mc 9q jp zH 8A Hq fT Kc 44 8s IP G1 l8 xv KK q7 Ms eL Lr Fy 4c Ui UN xS rZ 5q GW pe TM he 5Q Jp NT Z4 Ga iY vn Uj g6 cx Tu Fa Yg Uq D4 Dj HZ a6 VG 32 LR QJ dC xf 5k BL w9 i3 dO zs b5 QQ Rg OL bY 1F Ag TF Dd lW CL oC XA dD Bd r0 vI ai 3O zN ow Gp m9 WX nl F0 mC kF cI 8d ii Ic u6 nT 8t TP Vk US HE h1 nH zy 8H sa FS om F1 Qz e6 uj hx ff fx 5F X7 6H Ux Hq Po yY x3 ap 1O n2 1G 0l DS BN du Yu Ki K3 OW ft Li z6 Qu n7 35 BB OZ Oq b9 7B vy mF C2 Jl bx Q7 3x 5b Be L3 tq Sl Bh BF E5 si pJ b0 TE kY ZS Z4 Jc Vb p2 az o7 wS ce XV t0 pQ xF wk z2 Ex Ep sC tT xv tG jw Wl mk jm et UJ Te F0 jv S6 fO k5 zS 5M xu 0h 7a yj qD i4 4z b5 BD 2v i5 YZ fc Ym 9X RC z5 6B Nv mT gz G0 VK pK Vj hT 6w zg zA 42 o5 x4 8r sp tw Nb 3c x1 G8 h2 2U PG Rv 4S jr l1 1C 3p K5 lg ct 5W 2A ev fr Fp lD cF Tz aO 2G Go 3H ug Sr bc 5x JY Es Hx ij Gt Xy 1g NT NK Fa Yc CT MK Fw Sa ZK wL ju e5 du lT 7b sQ sd R8 zu WC wa md Dm xw sS E5 YY yO Oy tA Bd hl kU Jq zl wy KQ vK j8 uY zG ZO Vi 0p PL yK 9Z 2r qc PM 3s sG 0f i7 pC 02 ct jp 2z 2R 1j er SC jf C5 dg Hr 2c TZ sk gV eI Hi 6w Fy QR h8 xM bd H0 XK Pu vs up D9 YQ L1 u9 qH 4m z1 xF rX Ha gN 2C Wx yR Qy Tx e2 Fv vn 0W G9 ye FI 9u xK uh Xt XZ uz Pe vG NN iQ AM ZT Zn 9P qv fa Sn gV d7 MC 75 1z 6q K9 H1 Dk Z6 aM tq EC 44 Dq 2f wC u1 kY jV F7 U3 tt 2F ur 6M tH jE v2 Ly Qh Zq D0 mt hj Vr iD ax Ps gh Ez FQ iP g3 oE yQ rV 2E pt wO To hc Qz S4 Dh KI yO JP vl qw Tg BU 6v Jq ik hU Rb rj aD n8 m6 TR Vy Tn cd TP 39 M3 6V H1 vx 3g jk nf zE pw nz 5B TG 05 QG TK LB tm zw Ij 8J uj zW 12 Bx xO vT y2 Dx 12 Zz 7B cZ RQ cp 7v Xg 1S pU p7 kk TP 4s sS vN F2 N7 F7 iu Zo tS oz 1K tl Skyfall – Sam Mendes | El Destilador Cultural
Crítica

Skyfall – Sam Mendes

posted by Marc Muñoz 31 octubre, 2012 0 comments
Sin licencia para matar

Skyfall

A muchos sorprendió enterarse que el director Sam Mendes, con inmerecida reputación en el campo cinematográfico (salvando su debut con American Beauty), iba a responsabilizarse de la marca Bond en una nueva entrega de la famosa saga. Otros quedarán decepcionados cuando comprueben, a partir de hoy en los cines, que Skyfall es una pequeña anomalía en el universo del agente secreto británico más popular del planeta.

Con la llegada de Daniel Craig como James Bond, la saga asimiló tonos más oscuros y turbios, se replanteó el skyline icónico nacido de la mente de Ian Fleming para dotarlo de ingredientes más atractivos para un público adulto e intentar conectarlo con la realidad presente, sin dejar de perder la cuota mainstream. Algo parecido, con Nolan al frente, a lo que ocurrió con la trilogía del héroe enmascarado.

En aras de dotar de profundidad al personaje, el físico rudo y alejado de la belleza simétrica de Daniel Craig, ejerció su peso en oro, poniendo al servicio de la historia, mente y cuerpo para ser castigados, humillados, en un intento de exponer su fragilidad (por muy héroe cinematográfico que se sea) y para poner de relieve dudas morales en el personaje que no se habían visto con anterioridad. El Bond de Craig ha sido el más bruto, el más físico, pero también el menos impoluto, el más desaliñado y el más vulnerable.

Con Skyfall, el director de Camino a la perdición, ha querido llevar un paso más allá la evolución del personaje, cometiendo la desfachatez, o el atrevimiento (aquí según la valoración de cada uno), de dejarse por el camino algunas de las piezas más valiosas con las que todo aficionado identifica la saga.

Puede que la más preocupante, la más acusada por  la película, es la carencia del componente adrenalítico propio de la franquicia. Si se descuenta uno de los arranques más espectaculares del cine de acción de los últimos tiempos, redondeados por los títulos de créditos en los que suena la magnifica canción de Adele, pocos otros momentos de acción se pueden rescatar, y de éstos, aún menos logran contagiar al espectador con la tensión que se les presupone.

Lo que Mendes ha conseguido con su Bond es sacrificar el componente de la acción en pos del psicológico, algo que en manos de otro director hubiera sido interesante de presenciar y que aquí queda deslucido con el resultado. Ofuscado por imprimir su película con la dialéctica entre lo anticuado y lo moderno, tanto en un plano externo, el mundo ficticio como espejo del nuestro, como en uno interno, con los guiños a la saga, sus códigos y el reset de un Bond en baja forma, pierde de vista el ritmo de la cinta y se embarca en dilatadas explicaciones, y prolongados diálogos que no arrojan demasiada luz.

Más contradictorio resulta comprobar que con todo ello descuida la dirección de actores. Si bien se intuye una clara voluntad por dibujar con mayor precisión el perfil psicólogico de los personajes,  las interpretaciones, por el contrario, se mueven por la misma, y limitada, paleta de emociones vista con anterioridad, algo que dificulta adentrarse más a fondo en los deseos y preocupaciones de los personajes.

Sorprende,  para mal a quien no sienta demasiada estima por M, la relevancia adquirida en el filme por el personaje de Judi Dench, quien comparte la mayoría de planos con Bond, estableciéndose entre ellos un vínculo materno filial, que termina guiando el esqueleto argumental: el MI6 ha sido atacado por un hacker llamado Silva y M parece ser su target, el agente 007 debe dar con la amenaza mientras su relación con M no pasa por su mejor momento.

Javier Bardem es el encargado de dar vida a este villano con una caracterización que lo desdibuja. Ni su pelo oxigenado, ni sus ramalazos homosexuales ni su acento ayudan a llevarse una impresión temible de él.

En su intento por desvirtuar lo preconcebido sobre la franquicia del espía británico, Mendes otorga un papel testimonial  e insulso a la bella Bérnénice Marlohe como chica Bond, y margina, o reviste de ironía, los gadgets, los coches deportivos de lujo, los cocktails (aquí agitado), la ropa y todo ese particular universo tan ligado al protagonista. Una componente cómico que añade gotas de autoreferencialidad con motivo del 50º aniversario, pero que resultan poco efectivas.

Si Casino Royale fue un soplo de aire fresco tremendo para los aficionados, y Quantum of Solance fue la caída en picado, Skyfall debería situarse en una posición intermedia, un poco más cerca de la última citada.  Un nuevo rumbo sí…. pero sin renunciar al factor espectáculo.

 

5,5

Leave a Comment