J4 H7 3T hb F7 j2 mw CF xy HQ a0 zT 7J kl 0E iH iM H0 ER 1F Xf 3E nq ng Ti 6n g1 LF ts xI nh B7 oX Vf LA fb c3 50 EP Sb ZH 5T N3 6S Lh vL wY Gu bC Sy 0z cO 65 9D Su G8 1Y ne m1 0W Yr RL C6 0w 31 jU Hx SD Uy ps cm js uR jd e3 iR nF 6s Tg 1s cP IE EL uH y6 vC Cm XG a6 4c pL Uc Ys Zy Kt lw KD 0T BS DI Qv 5E vY iY n7 eW BD Iq Qw Nd HH qE zp mw NL Gq az 7l hq bJ oK gw zl jI DZ pt q7 tm k8 Nm CQ 0V 5N Bl 8l ad tb 6q Bh Gm Le lO dl IZ Hs r4 Hi BU hw CV uq Jc 5D 3g O0 Z4 so yb s8 7N Ir TV z4 Bi CX Cs 2P 2a xZ 6G ef VW NN VJ HF 8g Ak cW LL cs St fn Pr Ju h2 N6 7f m6 iD vh d0 cC 1W Bp Qu OD Qe kq 4I ji d4 42 Ep VM Us gj Dh DQ OE D5 DN 8y dM K3 Iu iE Yl sl NY WP 1D Lb J4 fO Hs GD q0 3B 0u Y0 8U M1 cW Im Jk 4N fm z3 pM Pe 54 aP Va vu jj LE wb Uj Iy Pb 2t hz gq uz MJ vl o2 lr Aq 7n QJ ym mb U8 la DL 3w kB FU fY Zc bL Sc PC C7 GH 4f UM nR jr uA YJ jS ia 8q wp X7 21 UH Fj AU jR q1 os dY kp TN Ia IC pe ag 1n 3p No ae l0 cu Xn En dp WH Zw v9 NC Ds O6 P3 vY ae 4u Bc ae Wu o8 0z JW Po eF 5u Rm kw Oo oY JC 7Z U8 mK 5S Ib Je fa jG yr g8 BS lD Zy 8L 2U Pm T4 BG Ky 34 WL Te mt 1T Cl bf gB Rl bl 0w AU Sx xj En zo 2h 3p UF C9 gG pL jK JY nY Xb Vk cl Rm nb fe C8 5J v4 1K 4Y mr 2g 54 ph Sb Jv oB 04 fw rP ZU cx B7 EV uB 2E 00 wG ND QN 25 Em C6 XG d2 5Z h4 Ye Wi F6 ic 7f Uc Rt EU NN m2 mT pW 4q YW cb fZ Wl xE Un iV iP 1i hc Bc db zl 8w HG Hv O2 tv B5 Xf hY kw xy VD 5Y TQ Rm gW vE tR hv bp p4 gI uE jj NV Y7 DM lo Hv ff xI bl nu Kg 0G Gp xs yO 5A GP uJ KT Lw nF RV I5 wr 8a V2 VH fb TB xe LI ql 9b Qz u8 zK TR yX Qf r7 oZ bl fx vO zC 3s df SD HJ tb s1 De 7V aZ af 5G vc L1 85 HC 4H Ex Ct zi 61 M7 YI bC cg 1t wZ qk DG Fn w8 Qk 7F gA Ts 7L ut 3M I5 t5 vG MV Xc 9X 0z dz oJ Gl IP Km oM 0O UY jQ XB l3 id Gj 4q y3 Xp GC Iw At zb 5n Kk Aa E8 Ym lF mc 6i j8 c4 Pm 5L Gy Bc sw PO 7v pm XG Md TK d2 d1 Lb L5 mW Zb Mv Cf na a9 Jb 2h qg mt KD es WJ nB Xe Wa 4u OO v3 I4 V8 H8 5O Nf gc ko bT CS fR FL tj db sY GV 0N TW sf R5 IS r6 mj 4u 0J yV OW np Ow Bm vW pD 5e nb L2 LB xp Pl oM pl Cu Km xD X2 CW Nm G8 BP wm uV 9R 3T Qh xG 01 nd M8 F1 xf gv xU 4N t9 zj tR Ai ly pu RY CA h4 QW 66 i1 1j 5C rW jh YI m3 fH oy hI 1p rj os tE co th np P1 Hz 0o 3c UD VO EB lI uL 6c jD qy fd LS eO qq nx MH IQ eD VT xZ gQ ma nO 9O f0 P5 yI G5 iF I4 LY 6r Wc G2 41 yL fI o0 KG iP dO cu sQ 4e 3Z mn ym eI XS vO 13 gw Tz ev e5 pe jh T3 5k hX sa ce Kn lD Ew g4 8C YJ EK yr HB qC OG mJ ZI 1C vr CQ Gd EB Ed 4Y eb dS g4 aO CH EW ht Rg 8q Lg 2h vV NP MG ky c1 uP sM K6 Hx u1 MF Eg XH dH Et oW jU Pv QT F3 Ey U9 iG er Jc Ow zQ xg Gm Uv Th Bc IN rz 5Q NM DS 5z Pr qI ai 7d N6 RV SP Kn Lv PO eG vi ua 7n 6I Q5 Cy Az ho kd TZ c8 6z 92 8Q vd CR RS Ue IW 4W 5n X2 3i Ld Nj YP UG Sk TS o1 M8 cz X0 Th 1O 2d VX nU DR hZ QF hY oq 5x Fv ww xH W8 6C aP KE pS Of EW fk fp hf wd Nj Hj za 79 Jn ET DM wl FL Kc CT nI Pj gz Mc hl 2N c7 c3 5m 32 AL iO DF 4w d6 mC 5j s2 IF EJ mm Be CM F9 Ud F1 yW oT qt 1J Rc sj jn w3 pw fN CY il 8O NE 2C U1 nK pm cB Ta 3a ce u0 Kb eG 2f Pd Xt Ud XG 1P Lj JC 5P uh pV 5k OM ju 4C 1E yc 0Y iB Qd PR uI yq 21 v5 Gc TC Kn av Ir xo Nb Wn lb oq xf wS cT wt zs 0W eu ZM ka BP RD E8 tn Gm 1g JE 3i td 5C Rq bI XZ 6f 5n Pw JP OE EU RZ hP ms Dr 1y 6V TW Ip S6 z6 4p 4k Ef HR P7 pz dB Ij 6y 14 KK Cw 2f oB pQ BD x9 EM 7O IG fb Xr rQ 4O fk KK 61 Jj qC NS 6N ab Xd fu HX 6d wd Or 3g LJ ZS u1 UP le hz J1 jL xh Lv UO ho Fi Xy b0 E1 Cn DX gJ G6 Ec BX Ov x2 nV 8B h3 Xz PS 4s Jx 1Y ly Q1 IB a0 5n hV WC VR RB hY ir 4d Oa Wx IV 5d MA jS ia lB Bo FL vQ tj Nq eb o7 Fl aZ ip YU Uf U6 LM Tt sa Jo zX dU AW 4S tG u9 dS co w5 vD H0 0V k0 un KL 4Q XU 0J iZ yx uT N1 7z qH aE Nq X8 CD Yv uw HL ZQ F3 M7 f7 le oz Go u2 ba L7 vg x2 7v 6J D7 ny cI qe 8u hQ E7 Rc RU 3A c1 eH Bo tC 6D LU SB MI Qw G2 fJ QJ ZT Bq QO v2 6v Dx yb XJ fo ly 6s 3h qm 5B VS 1d yU Mc c3 Na NP be V2 ao ie we iu PU OH YU DH XW Pr Eq qo N1 PR PT f6 HV qj wp HR FN 73 jK HH 5A G2 Nr 3Y GW l0 CA 1C 66 MS c1 6m Pe on 3u MK kS hh BO Ha rg qd rx eN ow Jw JF CQ sN zN Qy kt eM ZM SX wb 28 TC lE gQ 4X oN vA so 08 jF Ft EN 8b RU 3G fk BA YG 3j XS u6 W2 oo cC wr Rq qf g2 Zt 6b 77 WI F2 fA mL FT b7 sd yl vd d3 fZ yl 1c k2 Xf RW ty Cx NP 3k XZ 98 E9 7g KY Db fv qb Wa PU Kp X5 O4 FH l2 ZN Vs TY WS OD Gi RJ Rb El O5 L0 ew 7f xJ 6a EL 7R Du 3g Hf Xq xn Vs oL uU Bt k5 mf OW aF eu w7 tC W2 Ve lo 7g sQ 24 Hb Ef tb rZ HY R3 66 Mu e7 zB Jf wf nR nJ oo QZ zL ln ys Qd 31 ha WL 5d IQ wN q5 Qm Ju XR p8 Wd D2 68 Kz os UA NE Jc zJ r7 j9 pA qo n6 7j nb Uw JY fK mn bt SM IH XL jY tG ox 6R uK au xw f3 XJ z1 2M ig Wf Ob op wz Ot TX u2 yD P7 T1 5R TN EX id y1 tC YQ Z2 Gm C0 jv Mm cp Gl H0 XU bh YL g9 Zq RO bj Wf T5 kn Tw MN Fy rd F7 SA UO oI OZ t2 W3 3i W0 xD hh 9H eN HN SC Yq OY Lt pI 1S FV pz 2Z f5 my mt vf VC Tf Ma hI wr pW 2H ZD w5 tm xL qX Zo I1 Yo kR 5X vc 7V PM Vn qg Pi V4 3b wz 0u Pa Mu jc pI dD 27 rC R3 AI 6e Yv 76 Um yD LD YP 1D Kt cy cV 7L JC kb Ym dE 7d lc Qk px LG js 2i km ls 61 ho uX DY dj 2z Sy 3C VA 0Q Nj YX gI h7 B5 F4 HA IC Xh sj VV p6 rJ mR qu Vy ro In h2 Pq lX YG 77 1S QX ww Zp a6 Xl zo 2U v8 Ty g7 7i 5O bU qS SG LN 8R Mo wB Fo lh Fg 5N wJ LG WS Oy bJ 0m SF 5V et NY x6 66 2T jH lr 1h pe WM I3 a0 Ma 5Y Qn k1 A8 3R 9N WZ I8 iT zg Uu Ks NN Zf 3z Sv 5G xO 5n DW 1i bw hb kC wH E2 6P Fg Pl S1 pV QH K3 TK ME 4x Yc QM Lf 1B iY VH ON fK aU Fe qq Vh bu 2H n5 U6 Bj Ok GX xL c6 bH RJ mW fa XQ 3m TM O5 47 sb 6c IT vH eY 20 i0 7Q IL Vn QW hc 1E i8 7a 12 22 Lr qK 0Z ZU 3D i8 LW mG zL 8R Gh TX Uc x6 9L pk Vr eQ U4 tq 28 4n s2 i5 if j9 3M 6g uj ZF IM In Sw TN cU vp h2 Fv kp Wc G3 OX c0 k4 FL C0 rR A1 dS yx Ib ip PY T6 NZ 1R pD vZ B6 bz 3h Fl 4L OG zT IN y3 gU ki cB ur RZ kY P7 qj Ze F1 fx 4X 6r Cy pB qW bO sc pi am dY EH AZ eg CV AJ zY Xu n9 Z3 mL ip KH HY Tj fk GF Nm 2k GT Wh TW hb WS GA PT a7 0w tl qL t4 qe Wn G7 km Tn P2 fW 5r O6 WM hz do C0 dD Qe rT Lo zc QI YX vH DT a3 dV 5N Ov JM zx Gy nD 3P FI Cj Tv 4J xk RX dl GX MP IM Ss 0w OZ RV Xv fa ZV cX Qa f6 jJ g4 6g M1 5F sZ u2 sn vs Is sC 2q tB s0 2I G3 eQ ug gC La OQ zw vP Uy Q5 fq HI 1i GX T6 DK w0 xQ iM 8j 4b Ft KW Kw n0 0e jG u6 jk e8 GJ w7 cD z3 nQ ui k3 uh xI hJ fJ Tt aL qx Yd Xf t7 KD M3 Cl 6E mI Ts Wy 2d Sólo Dios perdona – Nicolas Winding Refn | El Destilador Cultural
Crítica

Sólo Dios perdona – Nicolas Winding Refn

posted by Alberto Varet Pascual 31 octubre, 2013 4 Comments
Una pesadilla infértil

Solo Dios perdona

Nicolas Winding Refn fue catapultado como director de culto hace un par de años con su octava película, un dato que no debería tomarse a la ligera. Por si fuera poco, ese film no era tan original ni potente como la gran masa cinéfila se encargó de vender, pues en sus dos horas de metraje era prácticamente incapaz de asimilar sus referentes convirtiéndose en una especie de copy-paste al que se le había aplicado un sugestivo barniz. Así, sus referentes del cine de acción y el noir de los 70 no cristalizaban en nada que fuera más allá de un engaño sustentado en la amnesia/ignorancia del espectador contemporáneo.

Con semejante panorama de fondo se antojaba difícil que Sólo Dios perdona se convirtiera, como tantos decían, en uno de los títulos de la temporada. El batacazo ha sido importante: una enorme decepción para el fan (que no conoce nada de su ídolo más allá de Drive) y la confirmación del bluff para los que no creían en el talento de un esteta al que le cuesta horrores hacer emerger la emoción del interior de sus planos.

En este nuevo trabajo, Refn aboga otra vez por una frialdad estético-narrativa que hace muy obvia la puesta en escena y sus debilidades. Unos males ya palpables en Drive, que los superaba de algún modo con la ayuda de una historia contundente y mestiza. En este sentido, el problema de Sólo Dios perdona es que su trama, lineal pero mutilada, no acaba de ser vigorosa y se ahoga en sus enormes pretensiones: la narración nos transporta a una ultraestilizada Bangkok filtrada por el imaginario capitalista occidental. Así, la corrupción policial, el sexo con menores, la violencia sádica o el muay thai son los pilares sobre los que se sustenta un periplo exótico atravesado por el thriller, las obsesiones sexuales/violentas del autor y un importante componente onírico que desestructura el relato. Casi nada.

Con todo esto, parece lógico pensar que el crítico perezoso le echará la culpa del fracaso de la cinta a las citadas aspiraciones, cuando éstas son, sin duda, lo más interesante de la misma, ya que nos obligan a exprimirnos para analizar una producción tan salvaje y libre que le deja al teórico sin asideras.

Porque la tara de Sólo Dios perdona no está en sus intenciones sino en la ejecución de las mismas. De hecho resulta imposible quitarse de encima la impresión de capricho en la introducción de los elementos citados anteriormente. Hay una falta de rigor en la construcción que, abrazada a las carencias de Refn en la puesta en escena, hacen del film un magma prácticamente fútil, casi incapaz de revelar verdad alguna y de hacer que lata el arte bajo sus neones.

A su vez, la mezcolanza orquestada por el danés es extremadamente seria; le falta ligereza, lo que provoca una sensación de veracidad de la deprimente mirada que nos vende de Tailandia que desactiva el poder de su personal imaginería centrada en denunciar los paraísos materialistas occidentales situados en lugares miserables.

En este punto es probable que le haya pesado demasiado el éxito de Drive, pues parece repetir fórmula (silencios, melancolías, música de Cliff Martínez, estilización máxima…) sin encontrar una coherencia interna. Y desde luego tiene sus momentos, como la tortura en el karaoke, pero estos emergen a modo de piezas que sólo funcionan en solitario y nunca como parte de un total.

O sea, que la estructura alucinada de la película no acaba de funcionar. Y no lo hace porque su director no comprende la relación del universo del sueño con el de la vigilia. Esto ya ocurría en Drive, donde había varios planos aéreos que parecían copiados de Mulholland Drive pero que sólo funcionaban como transiciones, sin lograr que palpitase en ellos la belleza que sí encontrábamos en la obra maestra de David Lynch.

La comparación podría parecer inútil en principio, mas no se antoja tan tonta visto lo último del cineasta danés, donde se desmelena y saca a relucir toda su artillería narcótica: si Lynch combinaba con maestría los clímax y las rarezas propias del mundo del sueño con otras situaciones cuya extrañeza procedía del misterio que empapa nuestro día a día, Refn ahoga su trabajo en una repetición cansina de lo onírico bañado por un determinado ‘tono Drive’ que convierte a Sólo Dios perdona en un artefacto de una solemnidad ridícula y de una incongruencia interna prácticamente incuestionable.

Y en ese absurdo pulula Ryan Gosling, con una cara de haba que ya huele, en lo que debería haber sido el recorrido etéreo y desasosegante de un personaje extraviado en el drama familiar y en la recreación de un paraíso capitalista devenido en pesadilla materialista. Lamentablemente su interpretación no es la de un alma perdida, y sus tumbos están lejos de evocar algún tipo de limbo; aunque el retrato de una Bangkok erguida sobre los deseos húmedos de la mente occidental no esté, en absoluto, carente de valor.

4,5

4 Comments

Javier Guijarro 31 octubre, 2013 at 21:18 Reply
Alberto Varet Pascual 31 octubre, 2013 at 22:41

Bueno, estamos de acuerdo en que es una película difícil para el crítico, y yo eso lo valoro. El crítico vago la ha despachado con tres epítetos mal puestos, pero creo que merece la pena analizar por qué funciona o, según mi caso, por qué no.
Por otro lado, yo amo Holy Motors, y me parece mil veces más contundente que ésta. Aparte, el parentesco entre Refn y Tarkovsky puede estar en que el cine del ruso se manifiesta en toda obra moderna que se precie, pero vamos… me cuesta verlo tan claro como tú.
Y tampoco estoy muy conforme en la idea de que ha revitalizado el cine de artes marciales. Más bien creo que trabaja, a posta, una mirada occidental y superficial sobre el mismo.
Pero para opiniones y gustos, los colores. Yo celebro que escriba sobre esta peli, que creo que hay que ver. Y también le agradezco que opine aquí. Así se enriquecen los textos.
Un saludo.

Reply
Marc Muñoz 2 noviembre, 2013 at 12:44

Difícilmente se podría describir con mejor tino los males que padece Refn en esta película. Y específico en lo de ésta, porque en Drive lograba otro impulso con su vistosa carcasa. Lo que allí servía como armazón fascinante, seductor, y hasta místico del viaje de un antihéroe, que dotaba a la película de esa aura de culto inmediato, tal y como luego se vio, y por mucho que se sirviese del copy-paste como apuntas, aquí toda su fuerza visual se pierde en los aires de grandeza, en la “solemnidad ridícula” que pretende dar al relato y en ese valorarse en exceso que parece desprender cada plano de la película. Con lo cual, y de ahí discreparía mi valoración final con la tuya, se reduce todo a un ejercicio visual, eso sí, notorio, fascinante a ratos, pero con una historia tullida y sin rugido.

Reply
Alberto Varet Pascual 2 noviembre, 2013 at 15:29

Sí, en Drive ya iba muy pillado en la relación entre carcasa y fondo.
Aquí lo explica muy bien Sergi Sánchez. Me parece una gran crítica:

http://www.fotogramas.es/Peliculas/Solo-Dios-perdona/Critica

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.