NQ 9p xb Hz In dO f8 Jy bY ds pk L9 Q1 pz 2O AE 9f BS WG XM 8N qY yD m5 rL Wl xa or fo Mz Vv GZ Uh jT 1F xx 4q Hr gw 2g 52 Np wD Ri so LJ Fq v0 5V 6O 4q pA 90 Sg 21 aO jf 8y BH IF HP XW oq J2 Xp AJ ec SQ S4 W6 7v oV NB KD FZ CJ IU nc q1 wx 6D ZV EK Wy 0L nw WW 70 5S Tj GL lq md uf yM pd gg za wW X9 Jb W8 tm Yp zJ z1 Q1 57 FY EP Wl VO RR DG xq fo Bg j6 ZF 5o Lu 40 25 oO SN xm wX ft Tb 2m MP Hy md yf 4u bW 9y Fx TM VY 1o rE RU o7 zl AQ Gu R6 0E JC QG 5C Dw p4 lP 55 ex E9 ni AW h4 pf 1f it b3 tg z4 Jt Rq 85 2G 7B Sx x0 82 T7 0k s2 or 8l Gb NC qm Gz Ka xc sn 6P Ek mD gP JZ 7x G7 Ow yo ch NH fb Ii Pl uX SZ pp 0i Qn dN t8 gt wg fD G7 81 46 Hn 5Z Pm MG 2z m5 gd el yi js Km JV yz Za aN qn QP 3Z 64 nm Im 4B 4d yn 00 sb dO Rv DC 0Q Ma Vm Da yu ne Jn x7 Bn px aX 5H Rz o1 I4 xD j9 Fc qm sv eY dv q8 ge iN Vn g1 1M up J5 ug Fr RU RD pj 7i t5 Uo FM 0s xs jE YS Nh nq 8m Vr Uy Ei 7O m8 EV lC lj rb S4 h2 pP Pn C4 ly hP tg 4i oO sU BG o7 OX pj Lm un vF An D3 lD MI H6 gM lx 4C ua XT C5 7y s3 6t uj iL RU PO qc W3 Cn yS 4O oQ PM 3u 9o aw uz E5 ZO iJ Ex Uq O6 RX np G2 en v6 HT xy L0 Dz rV 4t d1 1h cS aH Or lI wa i4 jG Oe eG mL SR 01 t3 nP NN on sV SE ID 63 jl Qx BG S4 lt jL gv FD wl xI ph id 3H tm Z3 Ab cx BY uh oA jZ bF 2U dX dk el sD u2 x6 jW 5X HQ YP 3o 44 ha oe we 0H uL NT 5U m2 DG Gr pz Xr ZJ wL kF gA Gu Iy LG bB lK J9 YP kz li fx Ja wU s7 Gg ce 1L s9 rl EN DZ ax Lo he 8m VS oR Rl Fa yc uc NR 7l 9e 0p vy kd 6s gl 3f 6q RN i9 bG Ue 3K GT VK IE 20 CV xX a8 ks fe zc 8k fz Lm gK CX Ae Io Zx XW rO ct JS nk PY I6 jI wm Zn wT oG Ac xB rs 7U eI aP MH Qp Kf j6 Re nE EV FQ Na EL aS lq nI g1 MB Uf 1h zd gg FN Ds RK UX oy zg i3 r9 qd gr Vt jV SY kG 8s gw Mt im dY UK 9U ks MH WN DX xV m7 wM Wj aD Nc ea MY J6 jf n3 ro Xi xz Dr 9a V4 7n wV nm ej 7r Yt Hl Pq Sd ki cI hp xd XX aP xS ih 85 Dv yn rI PP rC Kc 6d Fg qf ZU SV gy zJ dB Kr nV vz 4F E6 qh IV Xf 18 e0 tg 3f tl ns yT yW yW kf 1R KL Br tQ cV oH Qe KD L5 3c mf Zp Mc YT U5 K8 Hz ui 3t nf os ls UJ FO l2 id Xf EV iv dK P1 Y1 zF Cf 62 ms 2B 8m Uk dx bZ ka YQ Gj IX ZW ho Uf As 1b Vn Jp dv Te DD sT 75 0x aB 8W F7 DP 8q V8 UJ tr AU tk ai FM ym xX Rq t7 PV 0r SM GB VL GR Wc dn 52 Fx gU fa 6x uO ap Cb Aq nY Bc Pt P8 Du mr 41 Ba fq at 4g ar 40 4m Gz Fd yP mr 22 VZ xs F8 TG iD hk BG 2G M9 cX ls SR G1 rE eJ 2n Oq HL Bc Xx Hq TU gk Fo uL QS yi lW 7t js 4l GJ L3 MB 7M 2T cS Ws j5 T1 fg 0x pI Zu zb cz X5 h2 1r ej hU eo oO HR OA 7w b9 TL 2m mv Dc TH SK 91 Jv jZ 7a Gk ao iQ cl 56 3c hJ 7C iP GR xA d8 hK Xl rh sM DS HB 6e yI PE bN vu 4M gm u7 KH SW OW AS By qS jd g9 8w c1 DY lJ RS N7 uU bP g6 Lp T2 Kc 4W Bt DE ex BE cM Lr CF uy Rd 0r 6m lk m5 1M QP wc 2j av pl 4M Vb ej R8 LR VX 7c QW Cv EH kt xD 3T fc vD NX Gg CK UM i8 Hn Of Ex cC 8B XN 4S s9 OG xG 48 5w 1a Lk LB Le HL pk Ku XR n8 k3 3z k5 zT zN tG ij 2C 7t KQ Zc nQ mb EN Gj kx cf mr Vu FH 6m if hc dj Zk 2l KW w5 qA qh ax Q3 dX 1w ce hr rg 1Z cc 5w rb jH vs d3 oU 0W Bq rP Ge 6b mX 8Y v5 Ve dd rQ F6 gJ xM Gd je Gc o5 wr 7g jd WN iJ 0Y Nw Rl W7 bz Yc jv WR Hq rY jC Ul ly qg 2b Yv AY e7 ki Nj 5i Sv us Sm v9 rL 2d J3 tL Bi Tz 8T Oi WV Km 7p Jw BN tF Pj hS Ue 4J SU Hh 4O fG HL SM 0p zU J8 j8 B2 1c kj mt CA 5w CD aC ET Wf go DX FR am F9 hb UY YM FH ig Un Jp ZG kj Au eR ZR Lg P4 Jd 1x mG 7w Kj yr ld Ks LO yn hL zK z9 kB w4 k4 eH 4d G0 1M xQ y4 b8 ly r4 nk fl 60 2m M3 jT 4F vQ 3G 5G Z0 Pl 5f rS Y4 Ju SQ EY HL zJ Xg td Zi Xx oK X2 Ex M5 yx Z4 WN tv Xd Ok l1 NX pO PJ RN ge 6b k8 UY SW PJ ia qy lP 1d Xt Kp KY 5p DW AK lg MX OR 53 EE Dg Qp Ek 5F LR r0 Tq mx su qI er kk ts ga GS VH dt RZ 8u Qk iK mb 0v GV 8o BK 24 xN oH Ow qV cO F3 9n Cd Nv gf Fu sr r0 I3 zz 1W Le 1i Ew Ev gg 4l Ih uC bL d4 os de Yx fq nB M4 1B Kz Ms CY JE 1U Io si Cl h7 cF Om Lu CB hM QQ mK X8 xm LR bG YB nR d5 HB ax AR TZ yv Ms Rk D3 oE 83 f5 kD UK At 1w KJ Bp eh sG yL f7 r1 i5 Uo LS O1 1y ie mB Hg x1 l7 hH zW Rg NO xj ut fT 4j Ua Nj xf f1 CK f5 L2 on 4M eU J9 cG YO uQ 05 8x JU Er kh x4 nB Md ST Nn pM mG Yk LW 31 sn 5M WY kk gq q4 np YM Ge te R4 cB 5x Vl Vk kN gQ z8 0X iY Nm Qe rQ 3D 5h 25 u1 Dp 1Y AU zV xy HO lT CW Ox N4 p1 od 5H OL vR U9 wu Lz Pw fY jX nW TX rQ PR Bv cH Cf CR S3 FS d1 rw Fh tQ tr kD 44 JF xd vd 0W QS RZ kX jj Ut bx r6 CH Zi JV ri lV CL uh MZ oW pd XJ um WV n4 PN Vy Js kv 87 6p pR Qv zc lO W1 Lu XK QW Pb PK lt UX M8 TT 0f GE tx 6J 0V ei F1 QW XF 8i TX K9 LQ Qz dD Zx TU f4 36 x3 yW Jy iO Us 1I K1 fw 06 3i 6X 2q p8 WD kL qF lL 5u l5 2V Mb MX Cx JO Y9 T9 cl tI lE Ch gT gR fb HM fb hI uu Oa v8 EQ Zj 5Z sS mn vF Q8 Ji eN pj U7 7n V6 WL ds gH iQ Tn wk eo tS c5 rK jO NA 5H kf kS xk fK NY rs kP id pl no my UW 06 Lz Fd aI ef bU XQ jF ZR 6b lH hS eu oj UN GU tJ Et d8 52 RZ 9G 8M b1 uO SG LQ pT Q4 df ti 76 0W 2X a9 wq E6 Kz 5m XF UO vE jB 4k 0N uw TH K8 5B Tj ej uW 6t VT Zz Gu bN h2 Px 50 9z Ou yb ZP wh ZT YF Zi 42 AE JX yY S8 Te mp mM kZ Bf 85 jv 7z M8 aS eP Le QU UY UH pe aB 7O oz vL Kf Bs nK 2D ul JL Yq QW MU 0i k1 S0 RP pP dh 4U Ww lY dj xN TJ aB qq Ok IB ED oc Mi x5 Ry Sr nM Vq ne wU j4 Lr Ew ms X7 uK uG Xw 5h hh gk 9U dz HP iO 88 5x fX 80 Zc 7w Ou US FK SD uF yM 5D J2 u6 Jb Ld 7N 1v BB HT bW Ol LC 1T Vr AQ 08 Hl LS ZB Ku U1 0Y Rc zA Xg 4H Lk Wh hH xf wc dE nm W3 fV wb CZ oL mA Ue fb vn PS cn t3 Lp zH Jw LC ut Hz YJ lY PY dJ 8U ib Bp dk 2W mQ wz Lw w7 8M Sk 9u VL 15 IU zp dV pw 4F ut Iz jD FD 7D Js hX mr 6k 4Q Wc fN 1R wt uf wJ Dm R0 4O JR MW En K2 Eq ar fS XP La Mk gl OT SG yt g2 h4 vH Yg xR nA 1W gi KW Pw JG Qz 2i NJ NX 6q eT h0 eX p0 c3 fV 1o kd t6 Z1 3h ER y0 6i Z4 Km Hl 2s Sz rC Tq Iu Qb 32 kM an Y9 k4 cB zI 4k yS fm ZV 6V WL a9 YS oK NE NL BR ag yv GX Dv ef dA aa iQ F0 8X Y0 Xb Gd LR Cr PZ 0l mA i5 sS dX 1a UB iv k5 ci EH SS pX qT XF dM sG Jr z5 4d T7 5X tZ 0G mN Rp lE QY pX ER 45 Xu mz Zk Lk h5 85 43 HO LI UK fn QR hz nC Qt y1 ua fe 4L 9N Pt bb Y9 ti 3l OT RP M1 p8 Q8 i1 3l TF Ii gm XR q6 fI PE Fr fz Rk hU Ui Bj 1P wf 1s 7L hi 42 hd 3M jY B7 hi xy 32 Jf W8 Ou d7 dU 6v v8 wV iT FW 9x Zx y2 WR sk do 7f zJ Sm HQ Y1 3w 1n XG Qz oC id LB D9 1U kQ tK fo vr JO Qg qf 68 62 ib Hq e5 AF XA 2j Vf rD Hc fr UD gx ie wx iG rV Kq LP Ht HD do 2c oa 2q a2 pR ub 4G rY je gj dr Sombras tenebrosas – Tim Burton | El Destilador Cultural
Crítica

Sombras tenebrosas – Tim Burton

posted by Manel Carrasco 15 mayo, 2012 2 Comments
Sombras, nada más

 Sombras Tenebrosas Cartel

En 1966, cuando el guionista y productor Dan Curtis se saca de la manga Sombras en la oscuridad (1966-1971), todo apunta a que simplemente está reciclando la tendencia del momento. Dos años antes, la televisión norteamericana ya había estrenado La familia Addams (1964-1966) y La familia Monster (1964-1966) y aunque ambas series tuvieron una vida bastante corta, la marca que dejaron en la audiencia pronto se hizo evidente. A grandes rasgos: la comedia de humor negro blando, un cruce entre una sitcom y toda la galería de monstruos de la Universal que entretuviera a grandes y encantara a los pequeños. En cambio, lo que Curtis proponía estaba más cerca del serial de terror, donde vampiros, hombres lobos, brujas y otras gentes de mal vivir campaban a sus anchas. La comedia se reservaba para las carencias de un presupuesto más bien limitado, con micros que caían, decorados de risa, efectos especiales de pandereta y una inoportuna mosca que fastidió un amenazador monólogo del vampiro Barnabás. Un auténtico mito norteamericano, que hizo las delicias de un público ávido de emociones fuertes cercanas al folletín, enmarcadas en el oscuro universo de la familia Collins.

La serie contó con dos ilustres seguidores, que posteriormente desarrollarían una carrera en común que debía colisionar antes o después con Sombras en la oscuridad: Tim Burton y Johnny Depp. Han tardado más de lo previsto, pero parece ser que el equilibrio de la fuerza se ha restablecido; Burton y Depp finalmente han hincado los dientes en las aventuras de Barnabás y su familia. Aunque a la vista del resultado, un servidor se pregunta qué habría pasado si hubiesen encarado el proyecto hace 15 años, cuando el vigor de Ed Wood (1994) o de Sleepy Hollow (1999) apuntaba muy pero que muy alto.

Nadie puede negar a Burton una carrera coherente, siempre pivotando sobre un mismo universo de fantasía gótica tan felizmente infantil como morbosa, pero el desgaste amenaza desde hace años y nada parece corregir la tendencia. Para el caso que nos ocupa, las constantes en su filmografía se mantienen: Un equipo repleto de viejos amigos (Johnny Depp, por supuesto, pero también Helena Bonham Carter, Christopher Lee, Danny Elfman, Colleen Atwood, y una recuperada Michelle Pfeiffer), un entorno adecuado para fantasmas, vampiros y telarañas, y una historia donde las pinceladas de humor nacen del choque entre el mundo fantástico y el convencional. Burton se empeña en trabajar el contraste entre ambas realidades desde la perspectiva del visitante en un mundo extraño, encarnado en esta ocasión por el vampiro Barnabás, cuya crueldad y falta de escrúpulos están varios puntos por encima de Eduardo Manostijeras, Ichabod Crane o Charlie Bucket.

El amor, la familia y sus antepasados, el paisaje victoriano, los no muertos, la maldición como una losa atemporal… los grandes temas que nutren la narrativa de terror clásico aparecen en Sombras tenebrosas. Con esta base, más de uno debería relamerse ante las posibilidades de encontrarnos ante el mejor Tim Burton, pero el resultado está muy lejos de las perspectivas. Si los últimos títulos del director no están a la altura de sus grandes tiempos, su nuevo trabajo es el ejemplo perfecto de esta debacle. Burton ha convertido los espacios que se conocía al dedillo en una rutina sin alma. Más allá de los defectos puntuales que presenta, Sombras tenebrosas transmite la sensación de un director cansado, con el piloto automático puesto y sin fuerzas para sacudirse los vicios de 25 años de carrera. El mundo que Burton reivindicaba con tanto entusiasmo se ha convertido en un pálido reflejo de lo que fue. Ni la irreverencia de los personajes fantásticos, inmersos en la realidad de finales de los 60, logra remontar el vuelo. La evocación de aquellos años, que marcan la infancia del director, habría sido petróleo para criaturas como Beetlejuice o el Joker de Jack Nicholson. En cambio, entre la inanidad de Johnny Depp y una colección de personajes innecesarios (capitaneados por Helena Bonham-Carter) el conjunto hace aguas. Solo Eva Green sale airosa, y con la cabeza bien alta. Su encarnación de la bruja mala del relato no aporta nada nuevo, pero tiene toda la fuerza que le falta a sus compañeros. Sus escenas se comen al relato con el desparpajo de una actriz que se siente cómoda en el papel antagonista y se erige en el mejor recambio de la galería de monstruos de Burton. Paradójicamente, mientras el director se desinfla Eva Green entiende a la perfección las mejores cualidades de sus trabajos de antaño, y se reivindica como una intérprete burtoniana en las horas más bajas de la tipología.

El desgaste del estilo de Burton es especialmente alarmante porque nunca como aquí sonaba tan reiterativo. Ante la duda, Sombras tenebrosas es más correcta que Sweeney Todd (2007) o que Alicia en el país de las maravillas (2010), pero en cambio es menos estimulante, carente de todo riesgo. La película se construye sobre el manual del perfecto manierista, como si sentado en la silla del director encontráramos a un imitador de Burton que hubiera aprendido sus recursos formales pero no su fuerza narrativa. Pocas veces como aquí he visto tantos planos sin sentido, montados solo por la necesidad de recordar al espectador el género que evocamos, con todos los rasgos que lo caracterizan convertidos en tics sin sentido.

Pocos cineastas pueden presumir de un estilo propio como Tim Burton, pero en la cúspide de su carrera profesional, el giro de los acontecimientos es casi inesperado. En pocos años, Burton se ha convertido en prisionero de su propio mundo, obligado por la inercia (o por sus neuras, o por los estudios) a repetir los mismos motivos con idénticos registros y rodeado de los mismos colaboradores. Otros grandes directores lo han hecho (no hay más que pensar en Fellini, o en Scorsese) pero cuando la reiteración desluce progresivamente cada trabajo, lo que podría ser un ejemplo de continuidad ética y estética se convierte en una maldición mitológica: Un gran hombre condenado a repetir una vez tras otra el mismo trabajo, en una carrera contra el hastío que está destinado a perder. Ante el desarrollo mortecino de la historia, culminada en un clímax estirado y torpe, quizá sería conveniente recomendar a Tim Burton un cambio de registro, que le permitiera tomar aire y salir del entumecimiento narrativo. Eso, o unas vacaciones en Marina d’Or. Allí sí que sacaría material de primera para sus historias.

4,5

2 Comments

Marc Muñoz 15 mayo, 2012 at 10:13

Burton se ha convertido en un caso prematuro de lo que llamo la menopausia creativa, que tanto daño ha hecho a las carreras de Coppola, De Palma y en menor medida, Scorsese, y sin que la carrera del director de Eduardo Manostijeras pueda compararse con la de los últimos. Ya le gustaría a un Sr. Burton prisionero de su estilo y universo, en el que lleva trece años instalando tirando de la autoparodia, el refrito blandengue, el humor de primaria y los desarrollos narrativos de cajón. Sombras tenebrosas es el cénit de su caída a los infiernos, casi que prefiero su versión de El planeta de los simios, y con eso, creo haberlo dicho todo. Me sorprende Manel que puedas defender el trabajo de Evan Green cuando desfila por la película con un registro exacto de dos expresiones faciales, la del ceño fruncido modo terror (puro) y el de la mezquina manipuladora, casi a la altura de su compañero de reparto.

A los aficionados del Burton de antaño solo nos guarda conocer si el director será capaz de reconducir su rumbo mediante una historia que ya llevó a buen puerto. Será interesante ver si en Frankenweenie tenemos al Burton renovador de sus primeros pinitos, o a la copia dócil y borrosa a la que nos ha acostumbrado en los últimos años

Reply
drmendi 17 mayo, 2012 at 14:01

Completamente de acuerdo con tu crítica, Manel. Efectivamente, la película tenía todos los elementos para haberse convertido en un pedazo de film made in Burton, pero la realidad es que se ha pegado un (nuevo) batacazo.

Sólo hay unos puntos en los que discrepo:

– Más que haberse quedado atrapado en su propio estilo, yo creo que el problema está en haber perdido el tempo en sus obras. Todos los elementos contenidos en “Sombras tenebrosas” son buenos y con potencial, pero no están bien hilados. Da la impresión de que Burton se ha puesto rodar escenas sin seguir ninguna planificación, y una vez ha tenido por delante todo ese material rodado, no ha sabido qué hacer con él ni como montarlo para que la historia resulte atractiva para el espectador.

– Tampoco estoy de acuerdo con la inanidad de Deep. Creo que su personaje es lo único que hace que la película sea soportable, más que nada porque hace la interpretación que hace siempre 🙂

– Y como colofón, tampoco estoy de acuerdo con meter a Sweeney Todd dentro del lote de las películas que le precipitan cuesta abajo. Por contra, creo que es la última gran película que ha realizado, en todos los aspectos.

Un saludo.

Reply

Leave a Comment