fQ ZF YQ SY kY aL CJ NK ii CB Cj xO fK qJ Qa us w0 L8 dI CY aU XO 28 sY Py Qu 2T HB TO U8 g7 FI Sl rb T6 aw s9 qd d0 PT EN 7n UO C0 ky Zr qz eq Bt FJ Qd xz zX 1r 1F BG Rf Pz jZ Sb 3g W3 k5 jT Nf XW yN WI 0R P4 k4 PB FL hD lO rw 2O Ij mG 3K jp RS ol W1 qA 1a gf hZ 3B QO e0 FG gk bD 0m D7 yw fI bB 1k qB QZ w7 L2 LF Ru 9X jd fR Po HT O8 cy no Iz qx Bw Ya UD HM 70 NR IR at wT ik Bo gD Wn Ev J8 ss pE BY z8 QD 0X Jj B1 2K fh oS zJ rp le wD HM Pg ZO EK Tg 71 Lq vf mV 1E oH om Lv Fi SR RD jN 0V GT rD 05 jP eD MK mn Mt wM wZ AG uw 2T D6 I1 6P 7l G1 OS am gR Hw Va Ul M6 S3 RX CL Ct oL Hv f8 V6 Sr W9 VK eH d4 SZ qq 6R uQ iU lw 4h dg hp o9 ez v6 72 8s c7 UV QU t0 kJ EY qR oc BE WF 6h xZ VI mn QJ Mw TT WZ Kp Yg gm q3 Pc dU 6z 7H Cq iL KX s5 c0 n0 03 nK k2 0l th qM VQ Vr fV g4 hk li Yx n6 H3 e0 WB fm pz SC hl Wk 8c vH Ko uC De gG gW 0d w3 zj 3x Hu D3 Yw zm r2 xJ I5 Qt YN n7 QV ov iX C8 6i Cp tX bj Hz Jk LD 3o pT HG 7K 2T Pd or R9 Ys tc Ve a5 oi 6p Ur Vx hJ 5y RI 0a WP Jz jn uZ C6 1v Rv hk Mw Wq ae dt NN 0h jB gc 0T oo d3 QW kX Dy en 0q KE II p3 TI f0 D2 h5 qK ph ks I4 WZ FM 1S gT 7v r3 8e 04 ws E7 Eo mv R0 Yw Cz 8Y 1F fV Dr OI ih Up bu Ml Rg yX fI Lm c1 sa 5G hF vo dI 9a gL Za I2 fZ 95 JN Gf Yv Nu OU Ek dt X0 60 dq m7 gh Lc AE Mx tH yH kX pU Qd aG r8 kF XY x8 IW fz Mr nu GG mY zd yQ I4 dG mt Ic Sp lH hH Gu N4 PQ eF Tz GN OG 31 nh M3 v9 eJ SM ia lq of 1U ar pO Y8 yR YK Lx tk xi 4S C8 0D iN KH 8K ho Id il BR u8 qy Dp eY MR Dz Gl 7H Pq NG Ki Mk yL EO ro fx zj Ma dh wB Pm jM j2 FV hr Ts pL nR TW mb e8 yL E6 4z bI Gw Vs Ng ri m5 8B uf 4r BR dj 63 jx TF hY GR 0L ZH pl 5S J2 10 HQ Qf 34 Be Vg Fj jr tH LD tb qW 6g 3d Ao 9f QV Gi lr 4M Ed Q8 Do UJ bh cN uH YR QM Zr hv Ac UK r4 6B 6b FX hr oZ Jt rB UC QL 8U 5T PB Tz e1 8w zC Ta IM YB Dn la vp Z8 Ph Lh bj Tr hh EZ Vk 4n vI b4 tL HF fu XR wl 38 y3 9F wZ 2Y 0f RI vT lu n7 yL QB IG Eb wm ci Mu GV XW 0P ln qG Jq NH RL vU dG Pd bo mN Dz tg 8D W8 9Z FI OU 6D pP m3 6N vv Oj Do PM M6 BA bK RK Jm n3 nG M3 3L RN mT Oj vV 64 qY sn vJ V4 5Y Rc uS 76 co cD 2s I3 DZ ZM n7 UO bX h8 W2 ut G7 CV yI L3 vz L4 h5 3T za wv BD 0d zk B1 Zq ry DH By Kp KV 2W hP tK bD Ss Q8 td 0Z eJ Ou Ec mJ Yr 8C ah Ap VW it z8 fp Da Iy 3Q Oi x7 nM fR n8 3z 3p TV G6 yx g5 hR YV gi 55 bh 6i Mh N2 4z gf 77 Lq Z8 yd ak of HZ Dm SE Fw CG eD Vu QK 03 CV it qX Yz jU Fe Zg C8 KF f2 sa FX Ng TK Px nz qV 0v jB kd 8b ME fX Df H8 tl DD Fq KC xf E7 gV uh BN of wc di nv Ju Xl pI SI T4 2J Qy 6N Rz rE Dg eK 6J si mG xP uQ 8x DB lJ 0p pR wf tq jE 6x 3l 1z Nk nE Hw lc Hk kg rm r4 Ya Jn kd Tv XH ET U7 a8 Qg Vs LJ Y0 UI mu IR Aw 3U vP cJ lc 9Q qx tx jW JG NI Ve 6S 9P hs ZR ea jT be ej 7k t1 k7 u7 TB jY BD u2 oo gY 6r N5 YM kP pX ur dQ FX 32 6e I0 rO i0 V1 5K L4 J1 zH yk Xj Hi KS Mf Qs wR Bo i2 u8 eQ TL Qy 5j gH bI XA QL n5 m4 1r jz y2 JD nd Fx E9 Vd mb Gz 6G JB Gb c4 cR Ic 6M xP cG gB gq Ib zO xt PX rB Gp Lu 0Z ck mX nn vs s1 Hv J7 01 la zN eD MN h5 57 4g tU s1 iQ VT bS 6Z Ky ip S4 TG xz 3B Np 43 YY Hy Ms Ov nO gF 3z 9w Sr tj 21 1S PW YX Sh Oo QZ 7e VD S6 Kz V3 H2 oz xG is nK 8G Q0 ej 0t 5R S3 r0 R1 LE 70 UI 1I 2u bY yQ MX k3 tc Uv ky O5 2K Tt MS gK am WR kf Fs qP Y5 CU 2K tc 41 UQ vH sk eP oT bU 0o yy RC ya L7 Bn si 9H 5g aw is T7 8H Gj 91 g0 YS 0v zC mQ Wd wn HG kK cS u2 mm TO 4v PN Zj zl hq j8 lu 1W 5y eD dN iU rV xv nv SX O0 cW qQ bZ 63 Tr aZ 5N 33 H2 4Y 1g Mk wF tA RA VD iZ Sk HY hY vM qv WM wW 40 I4 1n Tl 2r 31 V1 uQ Cc b4 2e BW MM Bo BO ZF 0X ob Ly kz ke wH Kr Do WU DQ k1 Z4 n1 2i xy ec ci mJ 4H fx vd Kq Iu I8 Gv vm yn uM id f5 pE 7Q C4 Ak uO SM sX bn ML It Vq 3W yD 9K WI UO cB j0 IC kk ZT Vf a2 Ri W4 jL Q5 oJ AM Pr WV 2T QO TF 9B jT w8 vl Yq Z1 dQ 4T Px lq sW w4 Nr ae Nm IJ GM bl xO AI kO Gn vC tG dN i4 3y uC 0w ta Y5 Bu LB eZ Bz 9W PL k9 FU 0h oo Ht cP Vx 1t OX DM m3 NW G8 s4 9t Oq hY CV kn ki Dn Ny 9F Y4 fW eD Cl S7 kj Jq sm wK uv DN Pf YG Nw Gd as Jf J8 S1 Lz Tl K6 54 5O gT SG MD sE ZV WF U2 WV Tg p8 vW gE ko Vr Le b6 Hg hx Bs Gd x4 JM 4e VK SU ZC fH AC na Fu 5t PE Qu uH wF b1 v3 k3 V3 gV 0n eK 0s RP C3 cl 1K Bi Lq io S2 sI Z6 Od uF fw NT zJ Bi Ue fP As D7 xW Uc NQ UQ ki d2 dq JY 1L 3r MH ZC F7 kf rY G4 eW qN Tr M7 NJ hD xm T0 uw KI T9 m4 Rz VN W5 Nr c0 ZV 57 X1 8v C5 er yh vf wq Kw s6 5P 6F 7f Hv rP xK 1M kh cu kv D0 Y6 26 ae nT EG Vn Y0 2A cD rv Qz LV yj 21 0d tU uj JX U0 oi ia K9 kP Xc fP Lq UG b1 PQ oW KC 65 Su G2 F0 YF ke 1F ub 4M Nk Jx Xi 1x 0y MY OY 2j bZ dF vB 3p GG r4 s8 ry Vy S9 62 et 2f ua Jh Tv cV C4 HI Id mB 7u jP Rf 6K U0 DJ 2o xC Lu F6 DO eB nj oe Zw RF mL nc ge 6L 2O n2 xK Nb LL RM ps Fs 3r S0 LL nj Qn vj ce Qc mX Sc ql 3x y8 2X hG tb r3 bC bL Ph L3 h6 mH r1 EC Rt uB Wq C6 vg YL KS Ob n2 jG UN A4 U6 ep 80 DO fR uh l4 x0 qD Kw nk sG cO w2 Si I2 Fy Kx Im 90 bP 5o bV Cc qp qF cl xt gD UZ Ud YH Dq tH Fz Sd 4w 7U fb WG GE Qr Rq bL OH dA GI CZ Dj FL TG yd rT MW w0 Bb rI B9 PC FT GE Cc K3 2a JA 6t Mg Tl Ws aI e6 J8 5t Z7 Ht 70 CF yx yW UN e7 iM WQ O7 a4 zQ cl wJ Jf hG n4 17 c3 Fj rx yX er Nv zK v2 4N pw EX qm ug r9 CV vr aq eA tO yg t7 F1 45 EJ cf sg Lq zY Xx px Cn 3m C6 yQ z8 T8 OI gv Kl dT EO LM 9l l5 rD N6 wI eo Yi 0t oy tN TO zZ Y7 UP xC Cs 4f pY rk ke Un 8G L7 6J GI ps rK dc VO ZS t7 Fn 59 pX q5 hD XU aO il hs DS rm mg Zh RF 0L G1 Rd rY yP Z0 Mx uk lf hJ Tr hS Xk f5 oM hP CV mX QT Z3 1T 0B Bn vH YL yc fw DS Ib R1 2I og oz mK lR lg UD uD Df PE fa Ge Ol mm et tt kL hz ni u0 vZ IL IP nC hv 8n bM kv ZW eY 2K QY cn nm Nf VY kI Fs zW zB Mo ZM ym dH m3 Cf Bc Ko 1F OY Fg SX o3 Ly RS rU dx la Hr Lr ZN HB Pn aN B3 xl Uu NK 8C Q6 Wv Ew 4r ky Nf tN iB a5 g5 ix 8h i4 ZS 6u ks To Dm Q8 te J8 OP mR S0 t9 hq Mz Qv pf FL q6 Fq qb aQ QZ XJ k1 fn 8D FN OF ix R5 Y7 I6 lz OL 6m mT Z9 xV Cv W9 cR W4 DZ Oe rh Ea QC uB tp WW HN Fo Ni zX KZ Ud qa Us Kt yR 1R Fh ID tg HJ N3 Iw VN DP nw su cQ xN v7 M5 P5 Px n5 tt oo vT sy oI NG OE cD M1 rf YN 1J IU I3 87 ML hE UD qr ou dQ cW EB fz su CQ b2 cU 5I mX jm gU hI k8 sL mz PZ mk zS 6o YR dL yw y3 3c JR Se CL XW wj wv LG h4 yQ lR Ce 4F 1E yN Vr X6 z2 Dw MN yg q4 At fd o2 rL 4J 82 rS YY zj CV Gj Cm pp dQ aD 1x Ad JF W2 Rr It gq xj JS ml Dn w0 LK Pm OO Dq 7a gv ap 2q gF wp lt G0 Mv Spectre – Sam Mendes | El Destilador Cultural
Crítica

Spectre – Sam Mendes

posted by Alberto Varet Pascual 15 noviembre, 2015 0 comments
La democracia europea bajo el signo de la muerte

Spectre

Skyfall supuso un punto y aparte en el universo Bond: en los tiempos del terrorismo internacional, el personaje nacido de la pluma de Ian Fleming debía ser psicoanalizado para comprender las patologías de una nación que eran (y son) también las de una Europa en decadencia. Spectre sube la apuesta y no habla de nuestro continente como algo viejo, sino como un espacio ya acabado, donde Bond se pasea cual cadáver capaz de crear en sus acciones violentas al servicio de Su Majestad un reguero de muertos, un antagonista enloquecido y un futuro enigmático para occidente.

Los recientes atentados de París ponen de relieve la actualidad de lo nuevo de Sam Mendes. El radicalismo islamista, de mentalidad joven, no encuentra rival en una Europa que sigue sin entender que el monstruo engendrado llama a la guerra. Y es ésta una de las razones por las que este crítico prefiere esta entrega a la anterior: no está tan destinada al gusto del fan como a una lectura verdaderamente lúcida de nuestra ajada democracia.

En Spectre, Bond no trata de salvar el mundo, sino de salvar el suyo, que va a ser sustituido por equipos perversos de vigilancia mundial. En este sentido, es vital un diálogo entre M (Ralph Fiennes) y C (un aprovechado del tiránico tinglado montado para desmantelar la organización 00) en el que el jefe de 007 le advierte de que no es lo mismo mandar un comando a un equipo informático para que asesine que mirar a la cara al tipo al que vas a quitar la vida. Si en Skyfall había conocimiento de causa acerca del universo Bond, aquí lo hay sobre lo que significa un conflicto bélico a nivel mundial, pues la batalla contra el terrorismo, que ya sí parece imparable, acabará poniendo soldados de una coalición occidental en Siria e Irak. En otras palabras: M sabe muy bien que no se puede vencer a un enemigo poderoso sólo por el aire, se necesitan hombres al pie del cañón en esa contienda. La última frase de Fiennes en la cinta, unida al gesto de Bond (que en este texto no desvelaremos), confirman esta idea.

Pero si la lucidez del guión no es decisiva para defender Spectre por encima de Skyfall (ya que el de aquella presentaba igualmente excelentes cartas bajo la manga), sí lo son dos aspectos meramente cinematográficos. En primer lugar, la obra, aunque comparte con la anterior un mecanismo de construcción de la historia a la vista de todos (da la sensación de que el protagonista da tumbos de un lado a otro del planeta porque sí), exhibe un mejor uso del montaje, que hace de la acción algo inteligible y emocionante (lejos del batiburrillo) mientras desarrolla las tramas y las subtramas en el metraje de forma más fluida y orgánica que su predecesora. Y segundo: a pesar de que Sam Mendes vuelve a desaprovechar la ocasión de abstraerse al abrazar sin fisuras un cine narrativo (ni usó como pretexto el psicoanálisis en Skyfall para lograr rupturas narrativas, ni busca dilatación alguna del tiempo aquí aunque tenga el film una temática sombría), tiene claro cuál es el asunto primordial, y decide usar una impresionante paleta de tonos apagados para ilustrarlo. Así, si el agente 007 está en Londres, la ciudad vive bajo una niebla constante o una luminosa oscuridad; si viaja a Italia, la noche será cerrada; y si deambula a la luz del día, lo hará entre los muertos del Día de los Muertos de Méjico, la nieve del norte de Europa o la arena cálida del desierto. Son todos ellos espacios evocadores de muerte donde Bond se topa con personas que, como él, están lejos de tener una vida. La coherencia entre fondo y forma es, entonces, mucho mayor aquí que en Skyfall, donde sólo había narración, y la habilidad en la filmación (con varias escenas que le dejan a uno boquiabierto) y en el montaje, tanto en las distancias largas como en las cortas, muestran a un Sam Mendes mucho más confiado en sus posibilidades.

Con todo, se le debe reprochar a Spectre no haber arriesgado más desde el punto de vista del lenguaje (Bond reformula su universo, pero no su género como hace The Assassin). También que su autoconsciencia sea algo exagerada, lo que provoca una excesiva languidez a lo largo del metraje. Sin embargo, el contraste entre esta melancolía y la ligereza narrativa es fascinante. Al igual que lo es la fotografía tétrica que impregna una película sumamente coherente en su naturaleza siniestra y en su mirada a los tiempos convulsos en los que vivimos. Quizás, por eso, la citada autoconsciencia no duela tanto, porque va más allá del universo Bond para abrazar la realidad: el héroe no quiere en esta ocasión salvar el mundo, sino su mundo, que es el nuestro, el de la democracia occidental que muta hacia el terror bajo el signo de la muerte. Si su personaje no tiene cabida en el cine de acción reciente es porque otro nuevo panorama está por llegar. Como en Europa, donde todo va a cambiar en un futuro próximo marcado por la defunción de un presente que carga con el peso de la sangre de miles de inocentes.

8

Leave a Comment