Crítica

The East – Zal Batmanglij

posted by Marc Muñoz 11 julio, 2013 0 comments
Anarquismo de postín

The East poster

La corta carrera del norteamericano Zal Batmanglij arrancó en 2011 con Sound of my voices, una peculiar incursión al submundo de las sectas barnizado con elementos de ciencia-ficción. Sin alejarse demasiado de ese camino, el viernes estrena su segunda película, The East. Un thriller asentado sobre el eco-terrorismo y el espionaje industrial que en realidad tiene bien poco del género al que se ha pretendido enmarcar.

El relato de The East, escrito a cuatro manos entre Brit Marling y Zal Batmanglij (protagonista y director que repiten colaboración y roles tras hacer lo propio en Sound of my voices), ahonda en un campo muy poco explorado en el séptimo arte, como es el eco-terrorismo, y lo hace partiendo de una premisa a priori interesante, que sin embargo desfallece, y de la que el director no logra sonsacar la sustancia esperada.

Sarah Moss (Brit Marling) es una empleada en una poderosa empresa de espionaje a quien se le encomienda la misión de infiltrarse en el seno de un grupo anarquista de ecologistas conocido con el nombre de The East. La misión de esta organización es sabotear los negocios de ciertos emporios industriales que malmeten el medio ambiente o la salud pública. Todo se sale del camino, cuando Sarah empieza a sentir algo por el carismático líder de la banda, interpretado por Alexander Skarsgård.

Las impurezas de la propuesta de Batmanglij empiezan a ser visibles en el momento en que Moss se infiltra en la organización anarquista y el  dibujo de ese ecosistema se modula con trazos gruesos, manuales vagos, ensalada de clichés, y uso incipiente de estereotipos. Una visión infantil, imprecisa, que denota una falta de estudio y documentación para abordar la atmósfera y los personajes.

Peor resulta cuando intenta dotar de seriedad  el trasunto de la obra, sacando a luz, de forma ligera y poco lúcida, planteamiento éticos, morales o de denuncia. No ayuda tampoco a labrarse una buena impresión, el planteamiento narrativo empleado, carente de interés y ritmo, así como algunas secuencias imaginadas para hacer avanzar el guión de A hacía B. Bochornoso resulta por ejemplo, la secuencia del juego de la botella o ese primer contacto de Moss con los miembros de la banda radical, que la reciben con camisa de fuerza en la mesa. No mucho mejores resultan las misiones que se proponen ni su ejecución, ni varios giros difíciles de asimilar a los que la trama va forzando.

La decisión de no encauzar la cinta en el terreno del thriller (algo que sí planteaba su atractivo y engañoso trailer) desfavorece aún más la propuesta de Batmanglij, dejándola desamparada en un drama humano carente de chispa, valentía, interés, y personajes a los que acogerse.

The East es una producción fallida en buena parte de sus aristas, que denota una falta de previsión, estudio y dedicación previa, y que dibuja una creación vaga, despreocupada, como siguiendo las pautas de un manual equivocado. Quizás lo más grave son esos aires de pretender tomarse en serio, cuando en realidad su look y contenido son más propios de una Tv movie de domingo tarde.

3,5


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.