Crítica

The Gentlemen: Los señores de la mafia – Guy Ritchie

posted by Marc Muñoz 27 febrero, 2020 0 comments
Los caballeros del club Ritchie

Hay una serie de directores (no muy numerosos) que han sabido preservar un estilo distintivo en su filmografía sin que ello implique una carga autoral. Son realizadores al servicio de la industria, dispuestos a nutrir la faceta entertainment de esta sin perder una firma propia. Hablo por ejemplo de Guy Ritchie, el director que ha creado un cine distinguible, casi un subgénero en si mismo, sin ninguna pretensión autoral.

Tras su irregular último periplo en Hollywood, el director de Lock & Stock regresa a su cine gangsteril y a su rítmica mockney para alumbrar su mejor cinta desde Rocknrolla. Y es jugando en casa, en su terreno predilecto, donde Ritchie se desenvuelve con soltura. En The Gentlemen: Los señores de la mafia lo plantea mediante el relato de un gran capo de la marihuana de Londres dispuesto a vender su negocio a un multimillonario de Oklahoma. Sin embargo, a las puertas de cerrar el acuerdo, una serie de agentes de las distintas mafias que operan en la ciudad empiezan a torpedear el pacto.

Un tapete narrativo familiar en el cine del director inglés que le permite sacar a pasear a la mafia rusa, la china, pandilleros, periodistas avariciosos, empresarios del cuarto poder y toda esa galería de personajes gangsteriles o colindantes. Y lo lleva a cabo en una trama ampliamente explotada, pero no por ello, menos excitante o divertida. Esa telaraña criminal de traiciones, enredos y crímenes que aloja un par de giros en sus receptáculos más naturales de su previsible guión. Quizá la principal diferencia con otras películas de temática similar de su filmografía anterior es que el film confía sobradamente (medible en minutaje)  en los afilados, episídicos e ingeniosos diálogos que descargan los personajes como eje rotor de la narración, hasta el punto de colocar avispadas señas metalingüísticas en este que, con el consecuente montaje, de claro deje ritchiano, emprenden desviaciones hipotéticas de la trama. También destaca por el acentuado humor que se expande por casi todas las secuencias, arrinconando con este la presencia de la acción y la violencia también marca de la casa, reducida aquí a un segundo plano, y con la que además se permite cierta sorna hacia las subculturas juveniles y los gustos y aficiones de las generaciones más jóvenes . Significativo resulta en ese sentido la persecución que lleva a cabo el personaje interpretado por Charlie Hunnam sobre un adolescente de los projects  que en lugar de resolverse con acción y disparos a raudales, lo hace con un giro humorístico.

Aunque la mayor  ganancia de su visionado la transmiten sus personajes carismáticos – Ritchie sobresale  en el dibujo de personajes  emblemáticos de trazo caricaturesco -, respaldado aquí por un elenco de actores de primer nivel: Matthew McConaughey, Charlie Hunnam, Henry Golding, Michelle Dockery, Jeremy Strong, Colin Farrell, Hugh Grant, Eddie Marsan, todos ellos en estado de gracia. 

The Gentlemen: Los señores de la mafia transcurre mediante un ritmo fluido, favorecida por el empeño de sus actores, y esas brillantes líneas de diálogo que hacen avanzar hábilmente una trama funcional. Casi queda más cerca de un rompecabezas de acertijo reducido (y prescindible) y nervio acelerado que como un thriller criminal. De ahí también parte del mérito de un producto tan satisfactorio como entretenimiento.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.