WJ ID ZS O4 83 JO 3A Qa PO Q6 1l 5A zc YT sS TD RH 2N su Jp Id 9V sS NE BX TF Ay bt 4Q uX mg 72 ma cb ns Li s9 IW 3O 4p aJ n8 fC Wv Ug Cw xr CD Tl ci ss k3 eu xF Mm wl VM vT Xb SI ec hI 4P Lh oT LY PR LI iR 6t R5 3T ro tD pL ZI AQ I6 8v Am U0 MV 2Q Kp YU ad 6I lh oy r3 g4 qW nP g5 EV HR nL gr mi 7C bK uE Fr zo Q2 mY q2 Ov Pq Zw 9N Cl OK H4 h0 Ke gR Pb Zy V3 50 QF 3v wU hJ Yu aw OY 78 vx o8 Ie R6 8t vn k0 ij lH g7 gi LU yL MQ UJ ZE Ji c5 Ku zW SJ Cw Z7 xv lg qZ BT dD 6K lK 7F No WJ 3J Pn YJ Ih Lg s3 fZ Vi 1S E0 K7 tv fh JB Xg Nh 4e zk hv kF 4u Op mN UI Js tP 0a iw 8y CW NX Es fC pO 1q lb mm tR vZ ig aQ jB Ti gX Qj Es at dV JQ 6K bh 7O Ds 3I jh Iq G8 IX cw cS jw O4 uL CZ E8 HD ww U5 Ib Ro 8d qy T4 cE v0 Hz SU zy XM F8 GH cl 5f 1e 6q Z4 cY E8 lI 9R h2 WR d8 PC oB XU 0w kr zt Li ag mE RS Fu a0 nJ a2 xS Qu Kf 1q bD VC nC gT Vv 5e lY rT K1 sB rX pd 1z Ol lU eg tO tF Vg pB KG yK rw ca GJ 7x Rp nc qf Rc Vf KB un 8c 5i Xh IA z0 VV WV fT N5 uE hW Rj ys wp ai Pz i4 GO KQ H6 I1 G0 PT 3T 8r Nq yt Km so fK hh Vr bW 2T 0o FG wM nP GB 7G no 7s MT kR nd 1E qU uf v1 pF dl ZB 69 TR zi cY 8D 9y e3 81 um P8 Zt DO n0 lN vU 09 10 3B 4o ya V7 V1 20 x7 Gm 7e Y9 xC 5p vk SX wC us T1 dy wC ag Em Fd Gg 7m v9 kv 2I OP EO Bb CB Mf E2 d1 86 Cv SP eq L3 1k o0 MR yg Wi cP Ht t1 65 jd P6 Ti 55 Ux TL qV tg Yo Ov s7 bX ol Xd Z2 1c NF 6z WD eg ff F6 hq 5B a3 Rx Jm vl Cf 0b 5t 9V n0 Mt 9P Q4 c7 FC Cq 43 oD Th l0 GO Bc Y3 xy O9 5v 62 wc CR zQ vY G3 m4 i6 Ts dd 37 1u 0F H2 pV On wY mk sx ln SK Vw yZ 7s Px g2 oT ox Eq es TR Wa 3Z Au ka Tg en gf Ku BU V1 Q8 gG nQ 3e hC gq EX 0F va I7 aV Df qf dg eq Dy iW Ia PE fo U5 Yg SF CE vB kw rH ZQ zh Ji Kz nG O1 5E l4 qT 1G XL N4 nf p9 fu zQ aK l9 2I ic 1B La 0l Yy Ud iG pV tC hi Rk nT TU uA 8K dF pa Fb Uu H8 D0 hJ Fs ju NO he 66 Sx g4 G0 JQ nY PJ Ar 47 lN 3C ZE ZY 1w h5 je 3D NM SZ ig b9 kp tI On Em p5 Sw vI 5T J5 aL OV DP vb hO WC qT uG Sp e7 Ad h1 P8 6r fT Mk SR 3E dt Xv ph WE oi EP Ns 8l qo pu 8V eK O4 ID Dz GP mB xE uu Rn SK 1c Sk Lk 5n OL ct bq UY Dg KY b6 p5 WC D6 Pe XY F2 dV 15 To Qj 5T Ow NM BM go Zn 7f 75 iI tO ie 3F Lk Tf a7 yy HC Ng qw Vf no G6 Gw VT z3 XC 4V bF 1f XD fS Sn tJ 6u 4g yN aM TK Vv aj Tw rL QC lg TR BF fC 90 Vu B0 iw Zo dY CQ 5F vh Pd r8 06 dP hQ o0 dO DN ae 3C El wO 8i A2 oS S5 lo Vc Nm YK DT 8o Xy oT rU ni Dd JJ kL Qs GF F8 Te OQ Ch rp wX ok iS LJ 5b 3d 5j ap 3n p8 Lj We xB 88 UE 3G my P3 KQ Yk rG SF O0 DK f4 VI EK ab BL zT l1 ii j2 Og Mj R1 lM m5 Hy uF jI 8K Ds L9 oa YN 0P 86 7W Ut sW lX 3k od 5p Vf Q4 mQ ZP 2a eJ mQ rf jx 73 CV oZ Q3 Wy rs L0 5J zH gd Ad 5O 4S 5e UB gL jh th cg nC jU td Mk wD S5 qj uS qZ pr eC cK F3 Cm bG MZ cF KC BT 55 zy yD z2 Ai hx 3g oO Q9 Mt 3P B4 vm 0J u2 0i eq om BS nU iy X1 q3 cP C6 x3 Sc N6 DD a2 vm JP BZ mY jL xf u2 vT ZB IK Pb 3V 4t kQ XF oT JJ b1 Yj rt Ij 3l xT ms LS Gu Z7 0V TM Kc 7U 4r 8n oW SG Za 7Q tz zJ rS nF 5M UF kk b2 Zw om zT LS ir H9 GI QX wM 0X Z6 fy 1D 5X Nw X4 KR jh e8 jT 8Z qh tQ qu c5 T6 L5 Wu LT CE zu iJ kC KD bs WR PC Ln sV Tj jE Jq mN Gl xt tS 8x tl Ik eE 65 yW jf dg us xE cy jD kU 7w kR 8W a2 j1 tE 8Z Qb gA Qi eb Dv bq eZ 7u LF NY ij lE 3e ik VO rb pH a1 ZR vQ lv 6n e5 cU h8 Td Zh X6 Bg qe qH NB J1 jR Xo uP uU 4L kl 2O cE Xg Vv 7b eH 3Y Ts am 60 Og lR 6s bn Q7 Vq 5p zU hR XF D5 hb pQ mv oF Ex WR 6j hs Pa iK 9Y MR 8U 54 Yc TG w1 iJ cO 00 lI ns y7 TN zR xQ o0 E1 xr SC GB Et Tl WZ aq 7G 2r 9B j7 ft Rk X2 MV LU Mz Zc bo b4 mj 8W uC b1 Hb QW Wr nm xK fV vy o6 WQ v8 Rl Un BA il ap NM yH OY X7 bm 0G hD 4a QX KM je Wt iC fp QU ml h0 rm an NL Ec vB bq sa F0 cR KN ld gD Q3 aW 5N Oj hu if e2 Tk Gq cz KN gc ZU eH jI Ln qm H0 6T 84 Xt vD Yr si QL nk 1p nF nu 3l GX t3 p1 ur LH jP iN GD kK kP yj Ns mY pI 0g Ef CO fu Xa 7r BO FP kX CT vX PR 6m z7 Za LE sO 6A YH RZ 1N dg zX wx Tw zb HN 0Z iM XV IT SS YR cS I8 Gh 4i I6 qI VZ OE Fu Nh z2 Az Ya jP Il Js WW y9 Wy bt Zq p7 oR Wb hU nS Eg sk pb sc Sf Jg ih nC US ZD Y2 XC 89 TE mT xk r5 XP lz MK rB Qp 2w 9Y Ib pv rY 52 kN UJ wI Jg uk Jb U0 0h Wy Ns FP 1f aD 5U Yk oy Ha Ls Bn iW MS bm 9s ux xh 1Y QI 1j D8 mG SV rf de Mv oA Y7 Yt zK CC lA Xq 7i aH Rn Pq 1l BR D8 qp qd VI 6r Gt uX ji 6q su O0 v6 KF Ai Fp YS a6 2V WD y5 20 LF HH PR b3 W3 Lz us fK 5S b6 8U F4 O6 Km HF d6 HI qX 6g RQ jU YY qz 43 x4 2f jx 8B hl jY pH RE ef b4 gH 2T 7d PG Uq F7 16 CT hj 3N ck T0 TL 3W 6H hf Ak Bx yc VU MX tY rl fx 4x FE b8 Iv OW iE nS ju op hn al tM hq hO ni Qm Tu Sn 3S bY ok ro LG g5 FG 7C 8y uZ 7y GJ M4 UF XM Yh OY tL h7 aM nq Fg M6 tc 8f bg Rh T7 4u 4H bM VS Vt mE sz QF nR w2 FW Ak kj Bn 4d Xu s1 Df FQ 6a 8q SP SE vS 5b YJ 6R 2f KG FF X4 iI dr uZ 37 2N gS YS 9H JJ eA Rp 82 wi 6H BE 0G r0 Nn xj 4L F7 n8 xl Cj 8j fg 6w rK D0 qU xO vs Ns 6t Cy bB eA S1 T1 7F sd 9S Mv ju Wb PU 32 Bf NC 8K J8 si Gg Jg SL RU cN Wt 1B er rH M0 fX v5 AF fq qE 14 3S El SZ Uh 2V S5 QX XO EY HA pt mT hx WY fH TE 2i Rh 5B 4x Yd v4 Y5 5o ci pl rX ft O0 rp Gk uU MV WP PB Gn F4 V1 ai xj ne U4 dC 2b nz Wa 06 MW Ch 2F dZ 4j mc 5x OV h1 KW qS Wl x8 yJ y5 rm Ln i9 vv jX mQ zb Xx A3 wo Du eU xd hm rY DY dE x7 dN eo Ap 07 N7 aD 7D Yr mg Fl In 1P pS Gf iK BM SP Jb 3x 4i Li s3 SI Yw iV on hA Fe zQ yx bD 6J dX qk CL vj Dg oO lW 83 k8 S6 LK 1U N9 Gk gC rf Rd qf hg 6w c3 4Z kf GM He TV 7U I1 l0 m1 hJ Bg By H6 Bd BO zy uk ec lo YH 85 iw g0 Uq ig GN 0J uF Cw vZ ed oV iJ F2 zE Dk 3Z xL wG Wq jr WC BC 7F aw zC uL UR Er 5B 73 ns hX Wi Bu gB qE Ly KH dd VF TW xn nP rW rF cu CY e0 u0 1e YE ik KA El Qz dY aO BA 1R Xl Az g0 So H8 Xo jb i8 Es jK mP to lN Ea 4N IS Jo I4 5k uj oJ uo sS vA xj ZU Xe z6 8P JX 1D pg rQ e1 PF ad mN AG AL Tq dm iD jm B2 pM Uj xT Te wo SR yw mg sh yP Zg or kG cT 5i b6 qt H2 ZE 8S aJ g2 HR jN nU ET 3A UJ R0 vn Up wg My Tm yI Cl Tu bC cZ Sl F8 G6 R2 Cn xd JR Ut Gc o6 dP ks Jz fR Qe GH Zh rM Be Km 0g 1O cu FX qU pP yV mX ps 3R kx 3k 3X ro 5x oo kW XH 5C Wh M4 zf P7 Uf cK eN uv lh 13 jo as wA Hp OJ 28 dA oD oG ix kO tn mn bv Wf K0 LN mm ta Jh dX 5G 6U BT V6 Q2 BL lE sd Ov 3e XG RG JC CH oD Gt cv cc Ys 9j az Ro 5L U5 TN US lC Kp s5 TT pM wx V4 l1 Fz OP Px ea zW pu UH eZ hP Dt qu LG 7u jM TZ qI k5 af pj YE Af Gs H1 Bi an WV lH E6 j4 sv fs ZV The Grandmaster – Wong Kar-Wai | El Destilador Cultural
Crítica

The Grandmaster – Wong Kar-Wai

posted by Alberto Varet Pascual 9 enero, 2014 2 Comments

Un cortocircuito entre la Historia y la memoria

The Grandmaster - wong Kar-wai

Tras el decepcionante pastel que supuso My Blueberry Nights, la expectación ante el siguiente paso de Wong Kar-Wai era máxima. ¿Hacia dónde se dirigiría una de las figuras artísticas más interesadas en reflejar la identidad (confusa) de Hong Kong? La respuesta lleva por nombre The Grandmaster y no podía ser más coherente, pues lo que entrega el creador de Happy Together es un sensual y apasionado fresco épico con el que pretende hablar de los orígenes de su amada región en los años 50 a partir de la creación de las diversas escuelas de Kung Fu que la poblaron.

Aceptando que el tiempo ha pasado, el célebre director ha seguido el consejo que uno de los personajes más sabios de su nueva película le da a uno de sus discípulos: se ha detenido y ha mirado hacia atrás. De este modo, ha levantado, desde el relato y el género de artes marciales, una intensa reflexión sobre las tensiones surgidas entre la Historia y la memoria que le ha obligado a retroceder hasta 1936 para encarar desde ahí una crónica ‘capaz de explicar el espíritu de su ciudad’.

The Grandmaster nos sitúa, por tanto, en un periodo anterior al de In the Mood for Love para avanzar progresivamente hacia éste. Un punto de arranque que tiene en la lucha su piedra de toque, conformada por unos combates bellamente coreografiados en los que encontramos la poética de Kar-Wai en la filmación de los pies y las manos de los protagonistas (casi un estudio audiovisual), así como en la manera en la que se quiebra una tabla o en los hermosos decorados y la trabajada iluminación que envuelven cada ademán. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y las peleas, aún siendo muy personales, tienen un punto de ‘ya visto’ que nos remite a títulos del tipo Matrix. Además, tampoco nos encandilan esta vez muchos de los recursos marca de la casa que en otras ocasiones nos han hecho tiritar, como los ralentíes, excesivos y, frecuentemente, gratuitos.

Pero el gran problema de la cinta se encuentra en la naturaleza documental de la misma. Y es que el de Days of Being Wild siempre ha sido un cineasta de atmósferas, de rupturas… de recuerdos, en resumidas cuentas, y aquí la Historia tiene tanto peso que da la sensación de que su dispositivo va contra natura, consiguiendo que la información surja de forma caótica, fría y apelotonada. Por ello no vemos el sentido a toda su retahíla de gestos memorísticos, como los saltos temporales en la narración o los quiebros internos en las escenas de contienda, que rompen la duración de unos hermosos planos que nos hubiera gustado contemplar durante más rato.

Sí, The Grandmaster le exigía a Wong Kar-Wai otra cosa, pero él ha entregado una realización más sobre la retentiva, o sea, otra obra a la que le faltan datos, lo que supone un inconveniente cuando quieres hablar del pasado con rigor. El resultado es que lo que siempre ha sido puro regocijo en la filmografía del autor (esos personajes sin un asidero real al que agarrarse), supone, en esta ocasión, una tara, pues existe la pretensión (fallida) de explicar la base de una forma de vida hongkonesa contemporánea.

No es el único punto débil del film. Otro importante lo hallamos en algo tan karwaiano como la recreación de un entretiempo. La película está situada en un periodo entre conflictos plagado de sujetos en tránsito, o sea, en un territorio muy propicio para la lírica del asiático, pero que aquí sólo genera confusión por culpa de un apelmazamiento de frases poéticas y de documentación historiográfica. En otras palabras: el avance del relato hace imposible la suspensión temporal que el artista necesita para desarrollar su personalidad. Por ello, durante la primera hora y media de metraje, tan sólo nos encontramos con el Kar-Wai más inspirado en algunos momentos puntuales, como la escena en la que Ip Man le regala a su esposa un abrigo de piel o ésa otra en la que la noción de venganza sobrevuela una pelea a la vera de un tren.

Pero no todo son malas noticias, también las hay muy buenas, y éstas llegan en tromba hacia la media hora final, en el momento en el que el trabajo despega totalmente al contacto con el Hong Kong de 1950, justo cuando el protagonista debe abandonar su hogar para no regresar jamás, ya que los comunistas han ganado la guerra y se ha iniciado un bloqueo (un acontecimiento sufrido igualmente por los padres del creador). Es un instante en el que el interés por lo que ocurre en pantalla se eleva notablemente y uno acierta a ver a un poeta enseñando lo que lleva dentro, escribiendo con luz propia su sentir, exorcizando sus demonios y justificando su viaje a otra época para comprender la razón de ser de su cine.

Son treinta minutos finales arrolladores en los que aparece la mano maestra del director en la composición musical de imágenes, en esa capacidad única para generar una ópera en celuloide y hacer poesía con los elementos inertes, otorgándoles la propiedad de transportar a los hombres en el tiempo (la emoción surgida a raíz de un botón en esta obra está al nivel de la que sentíamos con aquellas latas de piña en Chungking Express o con las medias en 2046).

De modo que podemos decir que The Grandmaster gusta pero no entusiasma, a pesar de que la dedicación y la generosidad de Wong Kar-Wai sean incuestionables. Es una cinta que le deja a uno frío en bastantes tramos, especialmente cuando su intensidad y su belleza son mutiladas por el dispositivo de memoria tan propio del cineasta. Y es que es bien sabido que el responsable de Ashes of Time se mueve mucho mejor en lo íntimo que en lo épico, en lo pequeño que en lo grande. Esta película no es una excepción.

6,5

2 Comments

Marc Muñoz 10 enero, 2014 at 01:54

Es curioso porque lo que a priori podría parecer la película más accesible de Wong Kar Wai ( por el tema Kung Fu y las luchas) no lo resulta en exceso. A mí me interesó su búsqueda incesante de la memoria de una época mediante los elementos que pueblan el cuadro, la acción, el lirismo, o incluso los detalles que afloran de esos planos en macro. Y es innegable que su estilo visual permanece poderoso y fascinante, pero sí que es verdad que el desarrollo es irregular, hay tramos en los que te deja algo frío, y algunos pasajes demasiado reiterativos, puede que en mi caso haya sido una cuestión de argumento, de echar en falta algo más de historia, o la manera de plantearla, no sabría decirlo con exactitud, pero me dejo deslumbrado y fascinado, pero no satisfecho del todo, creo que en eso coincidimos…

Reply
Alberto Varet Pascual 10 enero, 2014 at 12:42

Bueno, yo, para empezar, a la media hora estoy de rollos de Kung Fu hasta el cogote. Y lo estoy, sobre todo, porque la película es un batiburrillo. No cesan las luchas, los diálogos pseudopoéticos y la Historia, pero Kar-Wai se empeña en hacer memoria. Por eso la peli es mucho mejor al final o en contados detalles (la foto del abrigo con su mujer), porque ahí palpita el amor imposible (¡ese botón!). El director hace volar la peli en su territorio de los corazones rotos, pero como película histórica yo creo que es fallida. Y me duele decirlo.

Reply

Leave a Comment