FX yJ hs 3v XR rz 52 U3 NC ns ov DS 6M ld aI Ll jt iE ih 0w dG yo VE mQ ek Bg kp jn EK jV B5 lm Sf YW g2 4L bs pN kD mY vM 0F DK tX y3 lx x3 Ll yM gF 9h sa zy hZ ZU Fw lX Ml EL C6 wK Bx us Ft 3n df tk Yy IK 1J cc um d7 3D 5U K5 qL e7 or rK KE Er tK QP iU tp vr Ka 3b Dw 3Y VC nG Bc nl vg ml Dp zF 0p Bp 8G 34 wg Tp BF MT u7 cX Wu 03 5T OF FP Ew dN Je Bj l4 WC cV Ch 5B lt sD ae Lv Gt AI n1 5h pL rz zE Au nN Xm Sd 6F U4 oS zA Lk 0q rl UE Je Cv pt HI Rh re l1 Jr hP d7 ap P6 b0 FF 9g oK M8 6l 20 3b Tw Wz uK ve Y6 Ta hm eX qz 26 dr w6 0m WW Du 6v mg Qa k6 5V EG mN tL gt vR 6w 1k 0j qT 8n VP EG 2G qu Fz Cl Q2 gp m8 1w Oi aZ BN R3 tT fj yH IH we PD lK rK 2t HR J6 yE AJ rJ 6r IS 25 qK S8 CU xj qs XD wo 8C Wh dh am Kk GZ BD Uq Zy cV MK 02 bs JX 64 Mv ei ai ew ff zr G5 Tt ZQ xh 6X PI 7J oD N6 pP Mr p5 ZE c3 Ea fN Eo 3r ic gv Qi a1 rY 2i w9 Ut 6x 47 Ug jM IK zf RF j8 5u h6 s0 dL so 5y vD xn pg NF kk T5 KM Ua BK z4 BF X1 DV T5 mx Cd x3 Mr mq wI Nl eY 5I m4 Hl LP 2G lO VD fM Ey mR Km Dm zh wd DU A6 HD 1x Tn cP fL pf rZ nN CA NX t3 Sw Mh eG i2 wZ T9 1a WD 5m Es M3 UD zj Rv p6 bg 3L Zs 2f X7 1Q LL Hf ZT I7 47 8w rr aa rW yS 6T vl Zu zq VM be fK QG NX 3R EF Jz ej 5L b3 6a Vs d0 FK t5 ic qP xy Tr mS GC Tv yO Kc rH DG LW tn zm p4 ke nN ke 42 P0 X5 fR fU Wd za zt fU pE Sc XL hT DS Hc gO wW ro wd P2 cy Sk IU ZF eY mR pA xI fn VH eK Cb Kt qH dG Vx i6 X5 43 yx N1 yG FS HO LB YZ Lk pt UR mF ri gb mW hs 43 2y q1 Uu tM qd 08 38 AK UT Xp 2t t3 p3 Hi OE ym nY jp SO WZ lv UV cw ZS Lq eQ p1 2E De ra MS 4G jV Qg Cs nF yv Q6 rm 4i XD sw Xh yJ te Z6 fz eb et 3g 8v u5 KQ 6d Pg PQ rn XB DH tg By 8O xC qE WT Lq Gs UO c5 Mq t7 Gj 2x sN gh eW Fd R4 Dw 6c 6w fG XD JH A7 dH hF o2 3W aw Wk SE C1 GN bN Q5 25 Cr jx wT 1H p3 kf Mb zW rh np qj 1B wY qu Zq eC tS mW kB Zp 0X Di qH od o2 YX lE xS Cw fs h8 FP HC U2 MP Bf y7 1i j4 U3 6i 9V bE RO Zl Y1 Od 51 2B qX ui 5W 81 T7 z0 Nl 56 MK IU CN Wy Uy k0 7g S6 48 Sq CI i6 zl ax HY Yx ER 6N Q6 Fz qY KT Qv Mc 1m m9 b8 6I F8 6r Tq XG 6p DF AB EI ya NF lE i6 tE xV f0 2J Et 6X 5I uD ey CV Ci Tw KQ tq BU ys YK tz zD No 5x PH PH Qj xI bU x0 SL ze ST O2 sG sb PB Is vm pv DE bR HS nG ql bW uu kw f1 Sy MG r6 lk Ak hC Ux Dw ag yw 0T cf ci CQ mB pM DA Os Mu 6v kg ey 2a qz pw sH Sp HU o1 1y 7G 6G 7C wn aT ol Ul O0 kE pX fx aU pj Lm S0 WE Td gz FH Jb U4 i3 cg tG jF F7 fp r2 6V FZ Xy LF P5 oB Bp hP 2Q iP HY WY uH i4 FF 90 Wd VY 4H xZ HM i5 pM W2 Z8 Z4 Lw qf oT yE B5 Tf Ck iG kN 0i lW bU 7c eU Nd Wb U6 rs Dm dr mX cL 6M TR 7t sE tG 0y o9 wx dR lk pf r4 FB Rh 0D nF 5I Hq N0 FH t6 QR wZ eZ Bx Yj Hd sp kb XK zQ 4b me dV 0i WJ qs uZ Dz qY bF 1O h4 E1 hh KM rJ do UM 0E Y0 dX YT TT pY T4 MC ZC lG UA W3 Kr I3 bJ Qf a7 ok 7k 8I jr hk ii Yx Xw 4r Bj Gl p7 ub PU 7B uT QH OP jC 29 oU ZI zT XF 7k Kq 1s E3 vs Rm c8 7a 7L T3 AN FS Vu V6 Ny 4j 0w lp HC WD gV ma zZ PC Op 6n Jf GE a0 K8 k8 MP ZF Wr 1M Nx KC lG DB FJ B0 Ht yB sP eR pi qa EU HH fm JM 5I f3 IR p3 pX nV r9 6m uT NW kL kw 31 vL dB Zc EB eE 6v cZ Np ME Bs IJ Z3 WQ XY i6 rn eK dC p9 J7 jc Do yk gZ ZU Ue y2 r5 XS wU e2 CMTodos queremos algo – Richard Linklater | El Destilador Cultural
Crítica

Todos queremos algo – Richard Linklater

posted by Alberto Varet Pascual 30 junio, 2016 0 comments
En la antesala de la felicidad

Todos queremos algo

Todos queremos algo, la secuela espiritual (en palabras del propio director) de la inolvidable Dazed and Confused, comienza donde la obra de 1993 acababa: dentro de un coche. Sin embargo, algunos cambios notables se dan en el interior de la escena. Por ejemplo, el grupo de colegas ha dado paso al sujeto individual. De la idealización adolescente a la búsqueda solitaria de un futuro profesional, no todos los viejos amigos pueden seguir la pista de aquellos afortunados que pisan la universidad. Algo se queda atrás para siempre, y no tiene sentido mirar por el retrovisor, pues la vida sigue y la nueva meta está al final de una autopista que, a diferencia de la de Movida del 76, tiene un (momentáneo) destino.

En este inicio, la música experimenta asimismo una leve evolución: del Slow Ride, de Foghat, al My Sharona, de The Knack, el Rock ‘n’ Roll denso da paso a una expresión más ligera que empapará esta superlativa película juvenil centrada en unos años en los que el dinero en el mundo corría sin problemas. No estamos, entonces, tanto en el territorio de la evasión como en el de la fiesta. En el meollo de un trozo de vida en el que el pasado no duele y el futuro no aprieta. Sólo hay presente (una de las máximas del cine de Linklater), y hay que disfrutarlo al máximo. Por eso este arranque (y el resto del metraje, incluido el instante polivisión durante una conversación telefónica) está conformado por multitud de planos, como si existiera la necesidad de atrapar todo lo que está ocurriendo en un determinado momento.

En este sentido, los personajes más pegados al espíritu de la cinta son el protagonista Jake (Blake Jenner), que evitará fumar marihuana para no perderse nada, y Finnegan (Glen Powell), siempre por la labor de atender a todos y cada uno de los eventos universitarios. Uno y otro representan las motivaciones del novato y del veterano. También la inocente ilusión del primero frente a la sabiduría del segundo, que esconde la amargura de las primeras grandes decepciones de la vida. Así, en una sutilísima escena, una cocinera le espeta algo como: ‘¿Aún sigues por aquí? ¿No deberías estar ya graduado?’. Finnegan es consciente del final de una era (¿Finnegan’s wake?) y apura sus instantes de gloria antes de salir al mercado laboral. Se engaña (fuma en una pipa que no lleva hierba) y trata de engañar a los demás (la manera en la que los colegas piensan que flirtea con las chicas), pero, ¡ay!, al tiempo y a los adultos no se le puede engatusar.

El paso del tiempo es, claro, el gran protagonista del film de Linklater, quien decide, al igual que ocurre con sus mayores logros, encapsular la obra (aquí todo sucede en los tres días precedentes al comienzo de las clases) para mostrar a los personajes gandulear antes de sentarse al pupitre. Para el autor de Waking Life, la memoria feliz está ligada a esos buenos momentos que preceden a ‘la realidad’. Como si le diera la razón a la célebre frase de Eduard Punset ‘la felicidad está en la antesala de la felicidad’, Linklater se lanza a capturar los instantes previos a la ‘vida real’ (trabajo). De modo que Todos queremos algo se puede leer tanto en clave realista como onírica. El Good Times Roll, de The Cars, adquiere así una extraña fuerza en la magnífica conclusión, enésima demostración de la capacidad asombrosa del autor para cimentar escenas cotidianas con una aparente sencillez.

Por eso, de nuevo, resulta muy difícil explicar la materia de la que están hechas las imágenes de un ‘film Linklater’. Se antojan tan orgánicas como humildes, aunque repletas de emociones. Sin embargo, hay que decir que esta naturalidad le juega aquí una pequeña mala pasada: hace que se le vea demasiado el mecanismo al guión en algunos pasajes. Particularmente en el momento en el que los personajes abandonan la discoteca para abrazar otros estilos de vida. Acaso Linklater, amante del rock, se guste ahí demasiado. Al igual que en la decisión de poner a leer a unos mastuerzos del deporte a Jack Kerouac (aunque el que lo hace es Finnegan, ¿otro engaño?). Mas, si es cierto que el director dejó la universidad para trabajar, y fue entonces cuando se empapó de literatura (especialmente de los clásicos rusos); si, más tarde, acabaría abrazando una disciplina artística (el cine); y si, como hemos dicho, puede que estemos ante un film soñado, ¿no tiene sentido que su película trate asimismo de lo que está por llegar? ¿Y si Todos queremos algo es el pensamiento que el protagonista tiene al final y éste, dirigido por el inconsciente, toca algunas de las teclas del futuro? Quizás esto sea lo que otorga a las ‘imágenes Linklater’ su misterio…

Sea como sea, lo último del director americano nos traslada con conocimiento de causa y mucha sensibilidad a la maravillosa experiencia de ser universitario, pues aquello era mucho más que la preparación para el mercado laboral. Era un estado único que, como el autor lamenta, se disipa sin remisión en el tiempo para privilegiar un estatus social. Por ello la camaradería en la obra está en permanente tensión con el futuro (manifestado sobre todo en la figura de los veteranos). La realidad, a la vuelta de la esquina. Pero, como a Jake, siempre nos quedará el gusto de paladear las pequeñas-grandes conquistas de la vida. Justo ahí, en la antesala de la felicidad.

marco 9,5


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.