Crítica

Tres idénticos desconocidos – Tim Wardle

posted by Marc Muñoz 7 febrero, 2019 0 comments
Separados al nacer

Tres idénticos desconocidos

El viernes llega la circuito comercial Tres idénticos desconocidos, uno de esos documentales enmarcados en el “stranger than fiction” dispuesto a dinamitar las expectativas y suposiciones del espectador. El trabajo de Tim Wardle halla oro en la historia real de tres trillizos idénticos que, tras ser separados al nacer, se reencuentran casualmente 19 años después. Tras la inesperada revelación, una exposición mediática que, a su vez, destapará secretos que van más allá de sus propias vidas y que atañen al resto de la humanidad.

Es inevitable no pensar en El impostor, o similares relatos recientes que partiendo de un material de no ficción, plantean una formulación bajo ciertos mecanismos de la ficción, en  concreto, desde las inmediaciones del thriller. Un formato híbrido que no hace más que implantar la duda en el espectador con respecto a la verosimilitud de los hechos que se recogen. Ocurre también en este último trabajo, aunque con menor medida que en la obra de Bart Layton, cuando en sus primeros compases, la narración adquiere postulados de ficción, y opta por dramatizar lo ocurrido en los años 80. Una línea temporal contrastada desde el presente mediante los testimonios de sus protagonistas,  personajes tan excéntricos y exagerados que también siembran la duda sobre lo relatado.

Aunque es el giro en su segundo acto (de nuevo una estructuración con mimbres de ficción) lo que regenera el interés sobre la cinta. Si bien la historia del reencuentro de los trillizos resulta sorprendente, fascinante y extraña, pero no única en su especie, las revelaciones posteriores, cuando la cinta se encamina a Los niños del domingo, Mengele y los niños robados del franquismo, lo que imprime un aire perturbador a toda la historia, y convierte ese humor y rareza entrañable en algo más dramático, trascendental y en objeto de debate (para los implicados y para el mundo entero).

En ese sentido, la historia familiar, el melodrama y los altibajos de los tres hermanos, adquieren una dimensión sociológica que ahonda en uno de los debates más pronunciados por estudiosos y teóricos: ¿qué define el carácter de las personas? La cuestión genética o el entorno en que uno nace. Valiosas reflexiones que planean en la cinta de Wardle tras el inesperado giro en mitad del trayecto.

Un trabajo que mantiene el interés y el estupor, la sorpresa encadenada, en la mayor parte de su recorrido. Tres idénticos desconocidos se beneficia de lo inusual de la historia rescatada, donde poco importa si su exposición formal resulta convencional y quizá poco dinámica e ingeniosa (los tramos de representación con actores y algunos cortes de las entrevistas,así como la música, buscan en demasía cubrir el vacío dramático en algunas de sus fases).


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.