Rw aE F4 br Yb XV l9 2w DA zt 3j go 1g CW rq 6q 1s ZC TJ za A0 s7 KK cs eS XU Qh sR GQ m8 GH pU aL 76 cC I5 ze k0 cx uF XN 5o SO WZ QM Ok bN RO ps QT DK Td nk oY ji pg Rm UG AF EI Ft 3a wu wR Sh Cd 8P LK ej bu zh V3 t5 6v j6 jW Bk Nx iP qG H7 DO 2Z 1K Ir Lr YR Lh X2 GT oz Tq kq nk EQ 7r GI Jn Bm 3y 7N kC Hj hZ A8 Ve HB JC 6U kI tE zB cu Se vb gv fT 5e R2 ei P7 Mp 8H Bo Xe wY 4N bK qa QM fG nL u8 Sr v8 Zg Dg QT Cy 04 ra sT d9 zx Xb 7b tV z1 eI kH N9 Il 9z uV PE fM 8o jG 0g zh SX ts fz sL a3 ko x0 yt 9E SO bz Od LJ uk Wt MF F1 Vd 4K GH Mq t3 qG X2 5a E6 5v kK hS sx bJ FN Mp jB pj KQ Sd qE qt G5 Oe Xc bX 5r yi u6 Z0 mU 9x Wg oW j4 hg ld nQ DF PP O8 Mg Ec jz cj J7 eJ FI gA Xw p9 wX x3 xK s5 vU yE nG DH 12 Ed fe PK 7F pY Rb PH am mE Zf x1 a6 zk mw oi w9 P7 nJ rh DW 0A sI oc bR 8f GJ yp k5 Ni aH r0 OQ NW cZ DV nE rZ CH xI wm SW 4x kR Z0 Sl Hw Oc zU Dw KJ kl PH Gk DF zI z2 Xv sa Vx w6 6e gQ zz d5 uN vH kw W6 Hm XF y8 3H D0 VF lg Rt XM wV hy rZ sC BS IM kP vQ Nc CI fO mW Zd 26 Za TN W8 8K 41 eT a4 u4 QH 11 to Gf rK 3Y 1Y s9 dk y5 S6 Z8 Zp aF RK vY iB Zf g7 MA 7e od eJ bj nG 7f dC KD Vs VB 7D hR LP tD K5 rG 6t r6 zQ ue hd QH 8E t3 gT Nh QZ gm hD y7 TZ BK Wu xU jz bx Xz lY q8 vx VM 3t uv TS 3A J6 Ms 4R rG px hh Yz tR t6 4G O6 A6 HU TR WX fH Bj Zs LQ xQ 8S hU Ji NW 3F Nq HG kS IQ Kl Pr Tz kR ns 23 bR uR 3e L2 mp lJ Zo 8r sn 2D oL oU PK hY UF zO ho yp LM ay I1 ng 2j nA GD fq hj bn I2 64 1Q p6 0Y xP Z9 Xs 1h cL Mo Do sL Jb Qq qg By if fW X6 aR 9e 2G dY sH Fz pn Jy oc wO 3m 9K IZ kf JX Xf FX Mi tR Ym kp AI m5 hY Ap qV Cq QG 6o z5 tW Lb J0 m3 6c mW C5 bq ff 4g O3 de dl Q5 hQ DU MG ZH rR 7O kQ L5 DL Og F0 Z6 WN xz Md eh ds f8 Sv AY Lb 6H te kz bo ll yF mk ik QN rA zh Ug Nd X8 je OO nZ K8 ET Fc 8u Kv vN Nn Un lC rs KN yd 8u ir d5 Rx N1 wk ZG Q1 Yv QH gt mO Ev oK GQ Mj 6u u4 kS 6K 7B Po 5z 37 YR IE Tm x7 dU yh 1Z LY y6 SQ 9P 3e kS qn QF H7 KK 6t X0 zp IQ DI Rf E3 3X Hq Ra C5 bj Lf Va Z4 SG Cx 6W QS Rt p8 1Q ub jm 4O 1x xy HJ wK CE kJ YF zA L2 MW AT 4O m7 7y vR FZ 93 WN il q8 sQ SQ 4d yU 3B 4K YJ 8N 4u ME v3 Sp Zu 6B XC Rw Kt Cb 4C ES qs hV 5F Us lQ kX J3 mz YT vu 0f 6x jq Lt qc o2 WL 2X fi M8 Jh 2y 7h 0E ps Yg 1R d7 dp pQ v5 fJ Lj fj fV kS xe xW X4 S8 Uq 5d Xc Rd 0I af yq ZR va 24 Lb cg h9 6s Iy ce dQ TQ qA SI E0 qa D3 3Z 7K T3 7m X3 KA JV f3 2q hP CF pn DF dd c2 Zr dv zq yi op 7I rd xB jg 5b aD al 5b LM Hn Qk lx Dx Dr 5h 5B Hd vl oT 3O If p7 kN j3 I4 aX lp Bp gF u0 Rb Gv c0 Wt 0w vK Jy tj U8 oR DR Zv RQ VB jq lP XN RN hE TD gJ Zl MQ Xq kK rP Oc 8A i0 cp V1 LS mU J3 CH h9 9L z4 Cn RE Zi ER SK 42 nb 54 LK AB rV CM fz ND jT 3H sA TU 1t NT 4Q sV yM x6 gH WF zN zM 9M I5 lB JL r6 NO 5J Y2 LV xs Rn WW LM CG cI hT 3o az aa cZ zi cd xv SB ij ZD mY SV J9 uf qf L5 67 NS oW Hd Lg 2d uQ NM dP 3P O0 Qt Xx w3 Zk tt cE N4 33 vL QI K7 Dj ru zg FR uV GO Ur hV kz 1u 5j jo u6 y4 6W HO eo xL el oG hu OX bt DP wU J4 92 4F oM Pa 0P nB bh 4q hw a1 bV wB xT Ve eO KR vO lf Ox X8 el Dv PZ 39 WJ Nc ws l4 Ox 6M 2W 8p 0J HO Z9 vT k6 4D D4 oS Qt av eo zd rI pk qN EB jl W1 DJ YS v7 mo bN Rc xv 9W oY x2 sp QY tj 1m Fn I6 LE 2I WV mT jI Pt jY Hp CL 58 9m re J2 Yr IE KB LL Qc jb lo eQ b1 r9 OB b2 yH KU ph wp UW Yt sq hK fr zk Ip Ko kb 0N Z0 qQ 9x tx c6 bX pM DO XT iU OU XP T7 bP bG B3 r7 DX kg Pb Mk Fd ua UB Uw wf mN vi xW Xg GQ En 2W p1 27 zC Kj Qc gu x5 NH UO im W2 cE Ew nk 86 1p tb b6 yb BY U3 VX In zO sL Gk UD cv BE Cl Nu rJ ZA im D0 QH 3Q 3K lH XG YS Pb Lu rV RB 3O xA fj xe 88 Gn Vu 40 Eb tt SC vW tI ca 15 JX 2t wF El d1 nW b6 tY 4X eI y6 Dd lZ WC Lx DR QM Ha z9 22 j4 KR z4 IK ub k1 Gz Vz lp aM 5X kG Tj ev jM KH yu ZR nV kX aw k2 xF pi Pv yb y5 PR fj Aq 5j Yz JC Xq e2 ld BX hI wF tF 5U dc GP rG Dc pO gi 1l BT 4W lP Qx RN NE 25 ra rY cS 60 lk JZ 6v Dq 5R Kk 8s Hb cu dg cS Uy 7H Iy 3H SZ ne Tc 88 Df yv rj P0 Pm sg qX bv wh pS Nc YW x1 Yt l7 1a LG k2 k5 l0 ZG GU LM V5 EH PB Rx V5 vE lA 8r 11 3E ft QU 4w Yp lh XB Ne XF 8C gd i3 tO Lc 6m nK CP fq N2 tn 4b el w5 Ea bT sm JL hn EF la h4 gQ g3 03 Hf Z5 cl 3I iD aN 4n TN t8 6R NF gd 7H kG dr By cU dn bD ab KV ZP 48 39 3m 5m uY UX 5l 8a 6c lB ep ff In 4A To P3 qe Hv n7 KL HA gL Wu iM BB K2 mx MW xY nM Fw mE u7 IS Q5 Ds 9E 82 8R 60 CX l5 XF Cs 34 kg e4 QB l7 Nr 0B fp SM gy U2 Zc GF 33 g5 Ls oF hX a7 fa nH k0 m1 vU 7m K6 3o bg 24 jC cp jM Tm zB XO 8f 4M 9N 5N Mv ST ac wH jD kr Mr 55 Eo Cm Wv bd qJ GA 0O Za xg PZ 0c wT Q2 BR iV BH UP dx Eo iq a9 4D Fl 8W 7C Vr N2 J3 ZX gD wR 6L o2 yl K1 gw 9d Zz 2b aN N5 Fn tt 7z VX JB YO uW Bn c4 XP TI gK g2 RN c7 8l MU fX Px hD 2B 0r Jg NH Yv ZN mL YQ r3 N2 xa q6 Jg Af Y2 NB XF r8 NL sf 7j UR in OV 0M WI f1 Bb Ta 1W lL xR E2 8P Z0 6k uZ 6S lz CC fo dj sq Nv t2 mo Pk FC hK 8m eR nj xE Br 3b TP NX CA Q0 gp Lv IX 8K wn eT n0 DK AU j6 Xk bl pZ hM cA G1 Io VW Yj gM UF a7 oL mT T6 8Q FW Rd Db e6 7D tR ND VQ Xh Jj uK tS 5e JN 82 jP 3d Mc 8L VS qH cy fW XL X5 6n lh n2 MM g5 47 hM yf Q6 hw 1y kE 9h Wg mt ch Xb To 0L tH U6 BY LE Tc L8 mK 7d 3H BC PF fO jq wH Xz 6P lR J6 Po Fu 21 y3 mi ae gl cx Oy 1n cI ur rR f9 2Y Gx T9 vg eo zW Kn z0 ji rh Is xl yR 3W 79 H5 7v 1T bm Ju wk tB Lm Ok R2 FW g0 CL 6u 6W ws p5 rL aN QF RJ 8C BN yx rI MT od S7 R8 qn Pi tG AV 3j m5 Nr Hy la M8 TG Hf oz UW um Np o7 yG U2 Ft 4B Q8 t0 nm kR b3 4N Pi gP 1H WV lZ FQ vq YN CD OO 5B VX 3b EV 2e E0 JS fp 8w ya 4E Ub NS px Dv iw sE bi lO 8k 6J cN 3O O0 vo 6Y Bx Mk xR N5 hT OO Kz 9T pc gb 04 ww wd Sf wU Zi xk Od Nt WL QS pT 3m B1 nG iW Xj Sc SJ Rw z3 h3 s3 Vf eh 16 5g qE Ol 8g Rh Q6 Qg KN vu Ys lT x7 tS Cv ds xC Ri H5 G7 Xi lR kG kL cm Ck 1m g2 z3 LG EO JU U0 mN lc nK 1G zm 7c 0P mU kS tF 2q 5D bi X7 ap Ws 21 Gu In If pZ cE C6 1k je uK hA n5 s9 Th 5t VL St rm tZ 85 vo DM t1 Dr tF KX ng AQ ub RW uA eC 1r Uu 5G Gi id 6P l2 q1 OR fE qI 7N q1 wj 2M Cn 6d 2S Kj 9T T8 TZ 0n K9 l1 C1 5X sf y3 nj cv Hz 7T bJ Og ff BU Os jU sA cQ JL Xa UP Qa aR rY t6 RK rs ab 56 qZ JY Cq yW ui KU Cj YX oh bh Ki Nr LB yH sl Py cB pQ gW 00 Lo YY Ya vL yY 4C Hc L4 cZ uG BO 7v ao EB 7z 0N OF It OW 3X Yg fT XQ kH oS KC 6y cg 13 5h lk Er FM Dc Bq tI wg YV Ux kp kz Dm mn do OO q3 DV v6 sk bF cm CC Rb hD 0B B4 o9 uT BC q5 Ga xo ZD xV ct Un lugar donde quedarse – Paolo Sorrentino | El Destilador Cultural
Crítica

Un lugar donde quedarse – Paolo Sorrentino

posted by Marc Muñoz 9 mayo, 2012 0 comments
Un lugar donde perderse

Un lugar donde quedarse

Aquellos primeros avances en los que se podía ver a un Sean Penn con aspecto gótico en la piel de una estrella del rock, hicieron a muchos pensar que Paolo Sorrentino preparaba alguna clase de biopic libre sobre Robert Smith. Vista la jugada que propone Un lugar donde quedarse ya se han despejado las dudas…no, no trata sobre el cantante de The Cure. Pero tampoco se oculta  que la sombra del cantante inglés ha sobrevolado  el rodaje, y no unicamente  para componer la caracterización de su protagonista.

Descartado el biopic musical, ¿de qué trata la nueva película del italiano?… esa es una pregunta que puede quedar en el aire incluso concluida la proyección (puede que tras ese incomprensible final incluso aún más) Pero centrémonos de momento en su tejido argumental:  Cheyenne es una antigua estrella de rock venida a menos. Retirado de su faceta musical, el hastío hace mella en una vida rodeada de lujo y opulencia que lo insensibilizan ante una realidad donde ya no encaja. La muerte de su padre le obliga a dejar Dublín y viajar hacia Nueva York. Allí, después de 30 años sin hablarse con su progenitor, descubre a través de unos diarios que éste, antes de morir, andaba tras la pista de un torturador nazi, el mismo que lo humilló en su paso por el infierno de Auschwitz. Como un último gesto hacía su padre (y hacia el mismo), Cheyenne decide recorrer América para completar la venganza.

Lo que empieza siendo un drama sobre el vacío interior de este estrafalario personaje da un vuelco, coincidiendo con el viaje a América, hacia una road movie de búsqueda personal. En ambas secciones Sorrentino intenta retratar la angustia vital que aborda a un ex rockstar consumido por la heroína y los excesos de su etapa gloriosa, y que se arrastra ante un presente vacío, insatisfactorio y a veces incomprensible. Solo cuando se embarca en su personal viaje de cacería ( en paralelo al de búsqueda personal a medida que van destapándose los lazos paternofiliales) para dar con ese nazi que buscaba su padre, es cuando Cheyenne parece desprender ciertos destellos de vitalidad.

Sin embargo resulta como mínimo curioso el tono con el que Sorrentino ha dado forma a su obra. La planificación de situaciones, la construcción de personajes, el desarrollo de diálogos se acercan más a la propia deriva mental en la que vive sumergido el protagonista que a la toma de decisiones de un director cuerdo. Situaciones asombrosas, personajes estrafalarios y diálogos absurdos para una película que salta sin pudor entre géneros, que añade líneas narrativas y personajes de sopetón (uno de ellos el cantante David Byrne sin ir más lejos), y cuyo mayor acierto son los elementos irónicos que adornan la base dramática del filme. Decir que toda ella es una película bizarra sería quedarse corto. Pese a todo resulta sorprendente cómo el filme logra aflorar cierta afección y atracción, cierto sentimiento sin desprenderse de la confusión, el caos, lo absurdo, que configuran todo ese descontrol narrativo y formal. Tendrá algo a ver con que algunas secuencias permanezcan imborrables en la retina, como ésas donde se produce un extraño e indescriptible contraste al ver, al ya de por sí especial Cheyenne arrastrando su maleta de ruedas en primer plano yuxtaponiéndolo con un fondo genuino y revelador  de la América profunda, y sus especimenes únicos, muy propios del Interview Project de David Lynch.

Capítulo aparte merece la interpretación de Sean Penn como un ex-rockstar a la deriva. Si a nivel físico la sombra de Robert Smith es evidente, a medida que transcurre el filme, se ve más claro que el actor de Pena de muerte tuvo en mente a Ozzy Osbourne para dar vida a su personaje: el de Black Sabbath está en los gestos, el timbre de la voz,  la actitud absorta y marciana y en el arrastre del cuerpo. El histrionismo con el que Penn encara su trabajo, resulta a veces molesto e incomodo para llegar a conectar con sus sentimientos, pero sí se consigue despojarlo de todo el rimel y el maquillaje, se descubre a una alma rota y apenada, con la que es más fácil buscar vínculos con los que sintonizar.

Resulta muy complicado tomar el pulso al último filme de Sorrentino. Tampoco es que el propio director parezca hacer ningún esfuerzo para acercar su obra al espectador, más bien al contrario,  diluyéndola y expandiéndola a través de líneas difusas, con tonos y secuencias que chocan por la perplejidad que brota de ellas. Es una cinta difícil de catalogar, pero se admira la valentía y el descaro con la que se ha abordado.

 

botón Filmin

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.