CineFestivales

Crónica I: Festival de cine Americana

posted by Marc Muñoz 17 febrero, 2014 0 comments

La primera edición del Festival de Cine Independiente Norteamericano de Barcelona, conocido por la Americana, terminó ayer con una sensación dulce para todos los implicados. Tanto por una organización sorprendida por el éxito de convocatoria, como por un público entregado a eventos culturales de este índole que les proporcionan un escenario de películas de calidad e inaccesibles desde el circuito comercial, o como mínimo,  inéditas hasta la fecha (Ain’t Them Bodies Saints y Short Term 12 tienes distribuidor en España).

Una primera edición compuesta por 10 películas, a las que se sumó a última hora ese Jack Goes Boating como homenaje al desaparecido Philip Seymour Hoffman. Una programación con lo más ganado del cine indie yanqui, como demuestran varios sold out, y las largas colas formadas alrededor de los cines Girona. Un éxito, que además de confirmar la buena aceptación y el calado que tienen eventos de este tipo en la ciudad de Barcelona, responde a la voluntad entusiasta de unos organizadores, unos programadores, y un staff, entregados a su iniciativa, y con tacto exquisito y contagioso ante la prensa y el público desplazados.

La gran acogida de este festival que nos ha mantenido absortos durante tres días abre algunos debates para sus responsables que deberán plantearse de cara a su segunda convocatoria (porque tened por seguro, que la habrá), y puede que el más urgente  sea un cambio de localización, o como mínimo una ampliación de los espacios. Porque uno solo cine de los Girona ha demostrado ser una sede insuficiente para este cita cultural.

Aunque todo eso es algo que queda al dictamen de sus organizadores,  aquí, lo que ahora nos incumbe son las 8 películas que pudimos saborear, algunas de ellas, de prolongado sabor.

The Motel Life – Gabe y Alan Polsky

Motel Life

Varios debuts tuvieron acogida en la primera edición de la Americana. Una de las primeras sorpresas agradables la deparó esta opera prima de los hermanos Gabe y Alan Polsky, que resigue la vida de dos hermanos marcados por la fatalidad, y con un provenir errático. Entre sus borracheras, sus estancias en moteles cochambrosos y la desconexión emocional con un mundo que parece haberles dado la espalda, los dos hermanos logan evadirse con las historias fantásticas que relata uno de ellos, y que el director ilustra con inspiradas secuencias de animación, que lejos de desestabilizar el tono, lo potencian. Pese a la incidencia dramática de la historia durante varios de sus compases, a veces excesiva, Motel Life traza un encomiable esfuerzo en el dibujo de los personajes, interpretados con solvencia por Emile Hirsch y Stephen Dorff, y con unos diálogos que fluyen con naturalidad y de los que emanan cierta emoción sobre los vínculos familiares.

The Retrieval – Chris Eska

The Retrieval

Chris Eska entrega un trabajo ambientado en los últimos días de la Guerra de Secesión. En los que Will, un adolescente huérfano, emprende un viaje hacía el norte con su perverso tío para capturar a Nate y entregárselo a unos cazadores de recompensas. A partir de ahí se compone este pseudo western alrededor de las relaciones paterno-filiales, y los códigos morales que se forjan sobre este joven chico a medida que avanza por la historia. Una factura, a ratos descuidada, y un ritmo encasquillado no convierten su visionado en el más sentido de los placeres. De hecho, le cuesta reflotar interés de sus personajes, y establecer ganchos con los que poder conectar con el espectador.

Drinking Buddies – Joe Swanberg

Drinking Buddies

Uno de los máximos exponentes del movimiento Mumblecore, Joe Swanberg, brindó una de las comedias más frescas, inspiradas y divertidas del festival, pero también, de la temporada. Bajo el clásico envoltorio de la comedia romántica se esconde un lúcido acercamiento a las relaciones sentimentales a través de esta historia de dos amigos, y sus respectivas parejas, la tensión sexual entre ellos, ese amor genuino que temen desvelar y esa frontera ambigua e importuna entre la amistad y el amor. La película rezuma naturalidad y veracidad en cada uno de sus poros, en gran parte a un ingenioso guión, sus chispeantes diálogos y la incontestable actuación de la pareja protagonista, en especial una pletórica Olivia Wilde. Se perciben trazas del movimiento en el que su director se bautizó, pero Drinking Buddies, sin dejar de lado cierto encanto y espíritu indie, propone una abertura hacía el gran público, pero sin perder ápice de brillantez y autenticidad. Una comedia servida por y para la embriagadez, esa entrega etílica que te impide contener las emociones y que destapa verdades, aquí, en lugar de punzantes, divertidas y entrañables. Swanberg deja ir muchas en sus 90 minutos de material.

American Promise – Joe Brewster y Michèle Stephenson

American Promise

Este documental rodado a lo largo de 11 años puede entenderse como la respuesta en no ficción del tremendo trabajo de Richard Linklater en Boyhood, por el que ha obtenido el premio a la mejor dirección en la Berlinale. Lo que en un principio puede parecer un enfoque distinto entre las dos películas – aquí se resigue la evolución educativa y personal de dos amigos afroamericanos que desde pequeños se les ofrece la oportunidad de estudiar en un centro de alta calificación para blancos – termina quizá coincidiendo en ciertos aspectos, en cuanto su intrínseca función de capturar el paso del tiempo, sus efectos, y sus contratiempos inesperados. Porque al fin y al cabo, más allá de su tesis sobre la segregación racial en el ámbito educativo, American Promise es un excelente documento sobre la vida, sus constantes, sus golpes, sus sueños (rotos), sus pasos vitales, encapsulados y retenidos bajo celuloide, como única respuesta válida al inexorable paso del tiempo. Todo transmitido a través de las vivencias intimistas de dos familias y sus retoños protagonistas, dos chicos de los que resulta imposible no cogerles cariño o empatizar con ese chaval que muchos nos obstinamos a abandonar.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.