Cine

David Lynch: “Cuanto menos sufro, mejor puedo expresar el sufrimiento en pantalla”

posted by Alberto Varet Pascual 16 octubre, 2013 2 Comments

Lynch Rizoma

Hoy se ha dado el pistoletazo de salida a las ‘Jornadas Lynchianas’ en Madrid con una rueda de prensa en la que la organización ha desgranado su programa, en el cual participarán la Escuela TAI, la Filmoteca y el Círculo de Bellas Artes (que albergará la cena-fiesta con David Lynch), mientras que el genio de Montana a respondido a las cuestiones de los allí presentes. Ha sido un breve coloquio en el que el director ha explicado a fondo su técnica de meditación y cómo ésta ha sido vital para su potencial creativo al ayudarle a dejar a un lado las experiencias negativas, centrarse en las positivas y alejar el estrés. ‘Lo practiqué por primera vez en 1973, recomendado por mi hermana, y fue una experiencia sublime. Desde entonces no lo he dejado de practicar. Gracias a ella soy capaz de ver a todo el mundo como mis familiares y no me enfado; ni siquiera con los productores’, dijo con sorna. ‘Me es muy útil para no sufrir’, continuó; ‘aunque en mis films los personajes sufran, yo no lo hago. Cuanto menos sufro, mejor puedo expresar el sufrimiento en pantalla’, concluyó.

También se le interrogó sobre las posibles suspicacias que puede levantar la Fundación David Lynch, que ayuda a personas con problemas y colabora con la técnica trascendental, al imponer un determinado pago para ‘acceder a la felicidad’. El norteamericano se mostró tajante en este punto: ‘La meditación se ha de enseñar y los profesores tienen que comer. Ahora es difícil con la crisis pero el que pueda debe acercarse a esta experiencia holística’, sentenció.

Aparcada la meditación, hubo un hueco para los absurdos tópicos patrios (siempre presentes en las ruedas de presna) cuando se le cuestionó sobre ¡las recientes declaraciones de Montoro! Lynch pasó por encima de la frase con un genial ‘no sé nada sobre cine, ni español ni yugoslavo. No entiendo de nacionalidades, aunque es muy bonito que los gobiernos se preocupen por la cultura de un país. En Estados unidos esto no pasa porque a la Casa Blanca sólo le interesa el dinero’.

En fin, una réplica inteligente a una boutade que abrió el camino al cine de la mano de una sorprendente pregunta que conectaba Twin Peaks con los ovnis y que dejó al director un poco alucinado: ‘No creo en esas cosas’, espetó.

Más interesante fue su explicación acerca de lo que tiene ahora en mente: ‘He escrito algo. Estoy muy contento con lo que hay pero faltan cosas para que sea mejor. Estoy esperando a que vengan ideas. Están ahí. Vuelan hacia algún lugar’.

Una deliciosa respuesta lyncheana para concluir un sueño hecho realidad: el de tener cerca al autor de Mulholland Drive dispuesto a dejarnos entrar en su universo.


2 Comments

Marc Muñoz 18 octubre, 2013 at 00:16

¡Qué envidia!…estar cerca del maestro (zen). Celebro muchísimo tu penúltimo párrafo.

Reply
Alberto Varet Pascual 18 octubre, 2013 at 11:32

Sí, muy majo además. Pero me hubiera gustado poder charlar con él profundamente, jajaja. ¡Ojalá que haya otra oportunidad!

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.