CineEn rodajeLong drinks

El cine español más esperado en 2017

posted by Alberto Varet Pascual 18 enero, 2017 0 comments

 

Ya decíamos el año pasado por estas fechas que el 2016 iba a ser una temporada de bonanza para el cine español gracias a la llegada, entre otros, de autores como Pedro Almodóvar o Albert Serra. No nos equivocamos: Julieta obtuvo, en general, muy buena crítica, mientras que La muerte de Luis XIV se ha convertido en una de las obras más galardonadas de 2017 a nivel mundial. A ellas hay que sumarle otros dos éxitos de festival: el de Mimosas, de Oliver Laxe, en Cannes, y el de La próxima piel, de Isaki Lacuesta, en Berlín. Una producción magnífica que redondearon cintas de la talla de Esa sensación, de Juan Cavestany, Julián Génisson y Pablo Hernando o Les amigues de l’Àgata, de Marta Verheyen, Alba Cros, Laia Alabart y Laura Rius.

Sin embargo, no traten de buscar alguno de estos títulos, a excepción del de Almodóvar, en la próxima gala de los Goya. Es la paradoja del panorama cinematográfico de un país sin rumbo ni identidad. Así, el olvido de lo más granado de la añada se dará la mano con la infértil glorificación de otras propuestas más fáciles de vender que resultan ser, por otro lado, mucho menos audaces a la hora de tomarle el pulso a la realidad social y la modernidad cinematográfica.

Veremos, acaso, el triunfo de la vieja y falsamente hipertensa Tarde para la ira, en una ceremonia que se olvidará del premio Jean Vigo a Serra o del obtenido en La semana de la crítica de Cannes por Laxe. Una lástima que estos autoproclamados, sin vergüenza alguna, académicos, tan tendentes a premiar un cine español con patéticos alerones del cine americano comercial, decidan copiar sólo lo malo de los yanquis. De otra manera, quizás, en lugar de cinco nominadas a Mejor Película tendríamos diez y, al menos, los nombres de nuestros cineastas más reconocidos internacionalmente encontrarían un hueco en el escaparate nacional. Pero esta es la España del gol de Iniesta, del mismo modo que es la España de J. A. Bayona.

Lamentable, sí, por eso no dejaremos desde nuestra humilde página de defender lo que creemos justo. Y más en un 2017 que promete tanto desde ya mismo, pues Pedro Aguilera, Jorge SuárezQuiñones Rivas y Lois Patiño han sido confirmados en Rotterdam y Alex de la Iglesia en Berlín.

 

El bar – Álex de la Iglesia

Álex de la Iglesia es, sin duda, uno de nuestros nombres más reconocidos en el exterior. El que esto escribe no le tiene especial simpatía a su cine, pero su nueva obra, El bar, de temática problemática, según sugiere su sinopsis, será la que nos represente en la Sección Oficial del próximo Festival de Cine de Berlín. Por lo visto en el trailer uno se inclina a pensar que se trata de una especie de regreso a Mirindas asesinas pasadas por el filtro de la crítica social que acabará, muy probablemente y para variar, en desmadre total. Desde aquí le deseamos suerte en la Berlinale.

Demonios tus ojos – Pedro Aguilera

Demonios de tus ojos

Ivana Baquero, la niña de El laberinto del fauno, se enfrentará en el tercer largometraje de Pedro Aguilera al que seguramente sea su papel más arriesgado hasta la fecha: interpretará a la protagonista de una serie de videos pornográficos hallados por su hermano, un director asentado en Los Ángeles que decidirá emprender un viaje familiar para encontrar las respuestas que formulan las comprometidas imágenes. Mucho interés por ver la evolución de la joven actriz.

Incierta gloria – Agustí Villaronga

El responsable de Pa negre nos traslada a 1937 para narrar el encuentro entre un soldado republicano y una enigmática mujer en el Frente de Aragón. La facilidad de Villaronga para tornar lo normal extraño y viceversa podría suponer una interesante formulación de un género frecuentemente maltratado por el cine español. Esperemos lo mejor y no otra muestra más de sectarismo provinciano.

Las leyes de la termodinámica – Mateo Gil

¿No quieres café? ¡Toma dos tazas! La eterna sombra del ínclito Alejandro Amenábar acaba de presentar Proyecto Lázaro esta misma semana. Pues bien, ya asoma para 2017 su nuevo (y probablemente funesto) trabajo, una comedia romántica sobre un amante despechado que está convencido de que el fracaso en todas sus relaciones sentimentales se debe a las leyes de la termodinámica. ¿Una vuelta de tuerca al cine de Woody Allen en clave patria o la enésima españolada que cree partir de una genialidad que no es más que una vulgar ocurrencia? Seguro que lo primero.

Oro – Agustín Díaz Yanes

Agustín Diaz Yanes oro

Díaz Yanes vuelve la vista atrás en el tiempo, como lo hizo con su celebrada Alatriste, para narrar la búsqueda que llevaron acabo Lope de Aguirre y Núñez de Balboa tras una ciudad construida en su totalidad de oro. Desde aquí sostenemos que nuestro cine mira poco y mal al glorioso pasado de nuestra nación, lo que desvela el poco apego que se le tiene en España a la Historia. Pero los espectadores están ávidos de producciones que puedan revelar quienes fuimos para entender mejor qué nos ocurre hoy. Esperemos, entonces, que el director de Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto no se deje llevar por ningún tipo de ideología.

Marrowbone – Sergio G. Sánchez

Sergio G. Sánchez debuta en la dirección con una de esas películas de terror efectistas y sensibleras co-producidas por Telecinco. Suponemos que la cadena buscará un hit del pelo de El orfanato. Ojalá que esta cinta no sea tan deplorable como aquella. Nos sabría mal, más que nada, por la colaboración en la misma de Anya Taylor-Joy, una actriz muy querida por los que escribimos en esta web.

Ana de día – Andrea Jaurrieta

Cuentan que le ha costado tres años sacar este proyecto adelante a Andrea Jaurrieta. Se trata de su debut, así que, desde aquí, le deseamos mucha suerte en este drama interpretado por una Ingrid García Jonsson que descubre un día que una doble idéntica ha ocupado su lugar en la vida. Una sinopsis que abre la vía a una gran cantidad de posibilidades cinematográficas con Hitchcock y De Palma en el horizonte.

Morir – Fernando Franco

Después de la sobredimensionada La herida, Fernando Franco regresa al largometraje con Morir, un film interpretado de nuevo por Marian Álvarez sobre el padecimiento de una enfermedad terminal y lo que de ello deriva. Droga dura para la pantalla que, esperemos, no acabe en una lamentable melaza como aquella con la que nos embadurnó Amenábar en su inefable Mar adentro.

The bookshop– Isabel Coixet

Bookshop

Que Dios nos pille confesados. Regresa la hipersensibilidad falsaria o, como suele decir el que esto escribe, el cine de bigotito de gamba. Los datos arrojados hasta la fecha ya dan escalofríos: Isabel Coixet dirigirá una película ambientada en la Inglaterra de los años 50 donde una mujer alegre decide abrir una librería que pronto se convertirá en un problema cuando ponga a la venta obras tan controvertidas como Lolita, de Vladimir Nabokov, o Fahrenheit 451, de Ray Bradbury. Está interpretada por Emily Mortimer, por lo que suponemos que los ‘académicos’ ya se estarán frotando las patitas pensando en la cuota exótica que tendrá el público de los Goya de 2018.

Escobar – Fernando León de Aranoa

Que Dios nos pille confesados Vol.2. Si lo anterior era para tiritar, esto ya sí que no tiene ni nombre. El jefe del cine progre para papanatas ha decidido realizar un film sobre Pablo Escobar, acaso a rebufo del triunfo de la serie de Netflix. La compañía de televisión tendrá éxito, sí, pero León de Aranoa cuenta en su plantel con nuestros dos actores más internacionales (y sobrevalorados): Penélope Cruz y Javier Bardem. Efectivamente, el que tenga valor para ver esto que luego nos lo cuente.

Estamos como queremos – Carlos Marques-Marcet

No fue este crítico de los que más disfrutaron con 10.000 KM, pero no negó tampoco su pegada dramática y su mediana originalidad para atrapar una realidad contemporánea. Suficiente para querer acercarnos a Estamos como queremos, igualmente interpretada por Natalia Tena y David Verdaguer, aunque con una sinopsis que da mucho más miedo: una comedia de enredo con encuentros y desencuentros sexuales en el ocaso de los treinta puede dar para algunos de los peores lugares comunes del cine español. Seamos optimistas, no obstante.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.