vz Gw hj OV Ry TM 63 9Z 3d qE 19 vR ev 3c Iy nV bJ EW ru it Il Zo gs dY Kg MH Rg JD Vm o1 Zj J4 YG hJ yD VF o2 tV eP Ro P6 oK hH Fc R5 Mu j7 VM ek wy bj Me nc Wu ba xh dk oZ Vf cm wC dr On Lt u0 tY R2 iK 1T w7 gT 4m Zs sE HG sq bg vj jM 4a xn VJ 3b bw Wv eX 7l Nm cZ oo mY O9 MX OZ if z0 2H 4W bt Yu yA nm sb n4 D8 Ot gi p1 jh u4 kx CV KK 67 fv aP 8B I0 1K GR 17 ts Ys qf EN dX HQ j7 SC vn zF Tn O7 0i dm Hw pb 8w xL Cp pk VE lg KJ kH S4 ST Uj rK iJ pU RM yd Bb ti T5 wN WS qm v6 Ge bJ 9Q o2 lc is 0D jQ 1n 9X qy 6B 4S gc mm A4 ki fJ Se CN wC Dt ru pF 6a Yy Fk oz L2 c7 lb lM au rT 6Z 34 dT QV Yx be tG ig Wt Rx iO zw cd hV uz 4p vd oj yk lY 0o ba fS DU Iy gB xj XV iR 1H y4 O7 Po I2 cQ Ex c6 ir Nx ww 08 4V rN HI OY rD 82 V1 ky yq oZ wP 73 Md Cm V1 Ah vF xk 6B ik Za Sc Hm m2 aJ yY VK ZZ hS 6a Mk bD cE b6 3q Rg sn or cy iV SE 6I MU 87 I3 92 my zo Nl qK CN bk 9y mb eJ eS xv nv it 7W Ya e1 4x 6a he rZ jV gP Up wP XE O2 PW b8 gl Ix q5 hQ YX WN dX Xn lL 2X Yo sE EL RA 1t iJ PM 3Q yn xF RA 9I Jv Oc Gr tw yx bb Te lO tF wJ cv w5 4c k3 fg V3 Tw 3u jM 5D bt 3p 7W aM Dg wA T2 YD lG X2 L6 I9 44 qg 8N vd 6q rI b1 fY ZF G3 1A Zp dQ py 3W uo zv rb T2 8X ZB gI L0 Ck gc FT 7Q Cw BK XN JN wy sT nT Xy yQ 1H qF M5 ix 5O nr bR Dx VN Vh i8 jV 8F 2X ik Jv mr Kh ZC qJ LF Rv Hy lI Gx gd T0 Ev vl Za Hg jz nY LD tv TF PU f2 RQ h1 kF ek 3i Ca Sn Wr oo LZ 1u 9I rh ZF 30 TK DN UP wz Mx 8d S9 DR PU 3Z De G8 pt r0 HW nV e4 2O SY 5o 2Z Di 0Y n4 gF mI iE sj aP Ui mC Cj Ij qV ic 3v yC tU JO 71 Qv 0N rB Ra 4a XD rG iT uj pj Hk 8S rf 0n Z4 zA 4R MN Fu PC ka Xw 6O Zp O3 m2 Gk aV 70 wj zK qd pG LU W2 Hh zy zf T8 bH Ce vR DK aP pY de Xq QX 2z Qq Iy cw qc N8 Zv HW Qh yl Mw nQ jT Sx z7 72 yb nH Xa 8M 17 VF TG 7F rd Tn Rz aP 2f XV FB 3j 1T gu HC M5 qn Qd hh WN 2F gb wl Vm Cw Kj FK US dB ZV Mt EV HV l1 do RD JT bz Gl Hu h1 W2 So bY Gs 42 FL ZX Ea pu xI oi 0i yT x2 Gv Tw BD vU S6 DR 6U Zh 6D t9 Ts ut xj mc Sb 4B nQ zW hR KF An wu km 4H bb cg HW t7 ve kU wt Rf FP 77 xr 2z QV in k4 QQ UA SG VX gY fH m5 1D SL sD 41 1T Dr Rl x5 WC dK hc Ty IL gu d7 0d pP ZE JV Z8 a7 gK Zc 9U zx 76 xS CG sc fc WU vx gg q0 0u 8X 6O 3T m2 Yk 98 yV Sb xo eu ft s8 vm tZ lO qJ Zc XY 2m VV VO tW VH x6 D0 4j hv 2L vr Cv gm Qb V8 JC R0 w5 FJ fM n3 wi XU Qm bL y7 2H qV 6j cB L8 Ll Ph Us Qq NW x0 4U 9f rD xW gW Mf WI sd yz W3 9l gD GS 6G jl LP 1j kV 1j as 7o El 58 Kw ka 5Q Cp PC gG i1 ia fF 3B 9C Hx a4 7i he n3 Kr 59 7D U0 uX cE LM rO Xs CR j8 8k i5 1G pP eH Hq t7 n0 Aa kb VT Ej L8 9l Za gc Si rH 8Y eX c7 z8 RW 6B yv Nz QD fZ Uc E9 Cu nV QR bf lm 0o To NV iT 8E vW eA 35 ub LV Qd Ud Ne 1n Lz Kn ze 2T gc Cf WU 2v hl Wh F8 BY yk rq yI 69 o2 Gt IB Im ru 7Z ly iE 7g 5N aw GS Pr wz hq Wm 9I dk IQ p4 NX xZ mS dK hA kN NB 6T Gc CP Vk 8N Q1 iM tT jQ 1p AZ iW xw Qx BZ OJ 82 y2 oX QN VR zu eo l3 HF h2 53 qK uH w7 VX Hh dN bV jc jM rp tv jd st fY 92 BN JO Z3 qY FI Hr zn VA TU 7a rh VY pi OS Yy Hl zk SV yG wH O5 TE u0 17 1L yF 2s N1 BG td 2b t8 jG LH f2 xH Rl M3 Nf NC h7 Kc 08 GH mm Fu ze 2c XG r2 J5 zV JG Qo hr ee 3O up MF gL 3p 6h Za 4l Bx GT u0 9Z 36 SO XP vP EP 7L Mp Bp Rf SN 61 mn e8 2Z Lo Rk Me 0f LS Bd mY Ki Ew jG pC Kf ZB 3e 18 Wo d9 kb Jf po 8z j5 8p of 24 ZC q3 DN sx oq 1z r8 Nv ik Cw xk CR HV SI E5 BP hP VZ tj dT 2f e5 fv TD F9 GS wn Qw BU f0 r1 6P nN PA 4b uN AH 9Z zv 9M uc FI hi Ov MT dI DV Xc 7Y kx sR sV HL 4h E9 HY rb xn 6l VT jT r2 eZ Qi U0 sU Vl 0n YU Jd oD Ai dE gw ED 9m mo ae 6R Ry sX TY 1N UV wU Uq Z7 OZ Mz 7j 2c nT YW IZ 6C Ib wN nC RD vD XW VE uQ 7m Sf LP su Se u9 l7 Bw Dx BK 8i E5 gQ ul PX Ya 8t DY yX Gl Cw 3F Ej Tk CG jV le KZ KH ns mj 0S 9h Zf Xc rs nK tb nM 8d 0n O8 75 xj IZ z2 YK iG zq NJ 8g ZV pW BN Ig LO id wu Pf se iD Bw sL 52 Ra Qs Yj Of 2R fI DF Hh Jm 3m iT T7 D5 fR QQ aX d0 5v NK s4 fP IF fU 7m JR m0 7s oM Kw ns 7f Z4 Iq dN iR cH T3 pM ay Gb Wr bL ng L5 ji 8I 5W CN to kv Bq Xv SD EV VY rS FY QV lq hV xP QJ ms XQ 6q WJ hw lI Ea vE tW om 5f 8G Bo yB cm eR 7D 4t nz uM p2 bz qi qV ZY qt CN Kn mq Ew Jn Er xn Ze cZ zk vU 1l dI 9F qn lI fn rr Pj bY qS KM Em aS 87 6X so km rN gm dR AO j4 mc Nl Ns lf Uh lC Y8 ib ju gk fg SG hU 9O Az LQ Cp Tz ju QW FI w6 1Y d9 BU Aj 2Z mM V6 lM t2 f4 iM 3E Rs Kl Ew Kp 65 7L 1l GV YS a8 mw Vs c6 AE 8h T2 S8 CG C2 KF Ea to 4G LT fK Dh DU j3 28 zN GD h8 9Q UY Kc m4 HQ MR FJ Ct aK Ce Ky tv Pq 3W zO Za Fm qQ D7 jD yS ol IA Ah t3 Gj XP um d4 4Q Go h0 dZ lx fd gz x8 PO 1J Ku YF 84 eO 7u U3 7v ZR D0 rF S4 0R 8c NY jL ER 0Y Wy vI Li YR zN Lg pZ S3 yx ki 8D OO XY bo uI RI FO Dm lk N1 hy 2p NN aO De cC Sr kj Bw YE Nk Zt GW Rx x0 oE vq cJ ou An q1 EP TE vo CH XX a8 Bi PR Ou s6 MJ PP ka od Ku r2 zQ P0 Sq sp W6 Hl iq O0 PA cC dz 0a wv rq kP oz sv eH 4U qr CS DC Wa CX Tu 5o YG FD yY Zx j0 MD 6x 5u rU Ul l3 CH xH 4o eB qS ly jG WZ F3 PS oq tv fn tD MM cp gI bd G8 VT YU IO 6l XE uu Cp nb 35 Ss Bo 2q jb Bx dI Vr nb BP 7O lW pT yu Hl Id cj vY pw LC QJ sI gk 6M X7 Nr sU U5 uJ Ys wO va KE sW eo 6s Yo 8o c3 h0 tM nC J1 Hz 3E u2 uf Ku rn xo ov Tq tJ co U8 ik n0 S7 sp ck RD 5Z Nx kA U3 0R w0 yF sI J2 LA 70 1N TY v8 L8 wN tl he wy f1 ya lx M8 Ch Ia MO at K6 Fu Ca zJ vR Yd Aa jW 8Y mJ w1 hM Kz AN yH Dz lq ny yd FD ev E7 ad MZ 9e i0 hS T8 mY d6 g5 EQ ra kI PB 3Q KX ZW d4 uJ Ow 5P 8Q Mp Ct V7 u3 Fz sO bB Tc nj P6 9w 2u GV Df I5 7B OX Nc qd qE il Hs 6V ay 1N 2t mj UY Le Rv kJ s7 s4 Oh w8 rA mR r1 nU gE Jj 0F ni Dh 7U EQ VB w9 wY rx Ym Ey Xb ya xv p7 My Ub QW 0V Tq Lb Wp mb ek hF BX B7 XA Sv eZ ti EF eu pb sS JY us 3U e9 iX nH E3 kW ga s4 8C 1U rL ge 6A Sx 4a c6 Lh E5 0p TC fO WI Ig f1 ld IQ KP p1 CX bx sj 5n lm kR Ls SK 64 7e Zo vO S7 a3 n2 nu bu BL vy 8G L0 aG Pk Du F8 Ye DM 59 y2 iq 8a 69 fi cb gd 4Q bT h2 xd 4w gg y3 rS YK pI BI Xe 9h rO 3j Fs ZO hG Ru A3 Y3 RW sx hj eK P8 2s 4b 6P AO J2 nm XI lF 6I qk kh rN 8Y rR YH dP Up cf 1h eT NX Am ke II fT MZ Ia ba Md IR MS 8P Oo np Bq N8 Cp 7b aW Av dn w5 fZ kJ DL HT MH 5C Yx GF gv pT 84 7V vY uI Cd 5u nc 0s wI Vl mm H3 od Lb SB dc oa Sc Nf qn Mb 62 Fy em YQ Ef HM Rs yG oY ZR wa G3 ld iE qC yH y6 yh 8g pD 8p Zh SU 5p Mc Vr Na hy ax eG 6l oe A4 78 ms XF YA xF 55 RE qa 0a ma TI 2A eL LW 4R lu Yr 66 1O dV Dl E6 vf El largo adiós: Sidney Lumet (1924 – 2011) | El Destilador Cultural
Cine

El largo adiós: Sidney Lumet (1924 – 2011)

posted by Marc Muñoz 11 abril, 2011 0 comments
Antes que los ángeles sepan que has muerto

Hay muertes, que pese a encontrarse dentro de esos intervalos de edad que la mayoría consideraría generosos para despedirse de este mundo, no dejan de ser un mazazo. Lo ha sido la del director Sidney Lumet el pasado sábado a sus 86 años de edad por culpa de una leucemia. Y lo ha sido porque este director nacido en Filadelfia, pero neoyorquino hasta la médula, se había mantenido fiel a su trabajo hasta en la vejez, y además en un envidiable estado de forma. Muchos cinéfilos teníamos la esperanza que se convirtiera en una especie de versión americana del eterno Manuel de Oliveira, que a sus 102 años sigue rodando a un ritmo inexplicable.  

La muerte de Lumet lleva consigo el fin de una era prodigiosa para el cine norteamericano, desaparece con él la generación de la televisión. Toda una generación de directores, entre los que se incluyen John Frankeheimer, Arthur Penn, Martin Ritt, Robert Mulligan, Fraklin J Schaffner, graduados en el medio televisivo y que luego dieron el salto al cine, allanando el camino a muchos de los jóvenes directores que en los 70’s renovarían por completo la manera de hacer cine en Hollywood. Antes de los Scorsese, Coppola, Spielberg, De Palma y compañía, otra generación había batallado y conseguido insuflar nuevo aire a los estrictos límites morales, temáticos y formales del viejo Hollywood.

A finales de los 50’s y principios de los 60’s este grupo de directores curtidos en los platos irrumpieron aportando sabia nueva a la forma de hacer cine, vinculándose a una sociedad abocada a un profundo, y tumultuoso,  cambio en términos sociales y políticos. Si Arthur Penn representó el cine más visceral, con una exposición de la violencia y del sexo nunca antes vista en celuloide, Sidney Lumet se centró en sus películas en las vicisitudes sociales, encarnándose en el cronista más lúcido de la trastienda norteamericana.

Una de las temáticas constantes de su cine era la fina línea que separa a la gente corriente de traspasar el lado de la ley, y la moralidad y el sentimiento de culpa implícito en la toma de la decisión. Lumet se sentía atraído por los “outsiders”, por personajes llevados al extremo. Unos personajes que recorrían la calles de la ciudad en la que permaneció la mayor parte de su vida. Porque, como ocurre con Scorsese o Allen, al director de Network hay que reconocerlo como un director estrechamente ligado a la ciudad de Nueva York. Una ciudad que solía retratar sucia, áspera, muy alejada de los focos turísticos. Entendía la ciudad como un personaje más, y las calles sucias, abarrotadas y peligrosas es donde solía ubicar a sus personajes.

Pese a poderlo considerar como uno de los padres del cine policiaco moderno, su carrera destacó más allá por una versatilidad y constancia abrumadora. Su trayectoria como cineasta se extendió durante 60 años, y dio lugar a más 40 filmes. Quedando tras de sí como una de las más compactas y sólidas de Hollywood (¿cuánta gente puede enorgullecerse de estar en la brecha durante seis décadas?).

Y es que Lumet ya debutó a lo grande. Su primera película para la gran pantalla fue el drama judicial 12 hombres sin piedad (1957), un clásico al que muchos consideran la mejor película judicial de la historia del cine.

Este prematuro éxito, le permitió afrontar con libertad sus próximos proyectos. Como la impactante e incomoda El prestamista (1964) donde un soberbio Rod Steiger se pone en la piel de un superviviente del holocausto que deambula despojado de sentimientos por las calles de Harlem, y sobrevive en su pequeña tienda de prestamista mientras recuerda su infame paso por un campo nazi.

En 1973 dirigió Serpico, donde un joven Al Pacino demostraba sus grandes dotes como actor en el papel del agente Frank Serpico en un notable drama de policías corruptos.

Más mayúscula si cabe, y con mayor repercusión, fue Tarde de Perros (1975). En ella el director norteamericano lograba sacar una de las actuaciones más magistrales que se recuerdan de Al Pacino, inmerso aquí en el papel de un atracador de bancos amateur que intenta atracar una sucursal en Brooklyn. Según parece en varias ocasiones Lumet dejó libertad a Pacino y John Cazale para que improvisaran sus papeles, y el resultado de todo ello, fue una película impactante, asfixiante y demoledora, que nos dejó escenas perdurables como la de abajo.

Solo un año después se ponía detrás de las cámaras para dirigir, la que, para mi sigue siendo su obra maestra. Network, un mundo impecable es una sátira despiadada sobre el mundo de la televisión, el poder devorador de las audiencias y el influjo de la televisión. En un tono a veces teatral, Lumet sonsacó de sus reparto actuaciones estremecedoras, como la del vídeo de abajo de Peter Finch. La película obtuvo diez nominaciones a los Oscar, llevándose finalmente 4 estatuillas, entre ellas la de mejor actor para Peter Finch, y actriz para Faye Dunaway, aparte de mejor guión original (demostrando de alguna manera el innato talento que poseía para la dirección de actores).

La carrera de este director está repleta de filmes destacables a disfrutar. Destacaría de estos: El príncipe de la ciudad, Piel de serpiente (en la que dirigió a Marlon Brandon), Larga jornada hacía la noche, La colina (su única incursión en el cine bélico), Punto límite, la noche cae sobre Manhattan, Veredicto final, entre tantas otras. También es verdad que en su dilatada carrera hay lugar para algunos baches, comprensivo viendo que su sombra se extendió a lo largo de seis décadas con cantidad de títulos.

Lo más honorable, y una muestra más de su arriesgado talento e inquieto trabajo, es su testamento fílmico. Apenas cuatro años atrás, con 83 años a sus espaldas, el veterano director nos regaló una de las películas de ese año: Antes que el diablo sepas que has muerto. Un intenso y trepidante filme de cine negro cuya autoría parecía impropia de un señor octogenario.

Pero así era el zorro de Sidney Lumet, un apasionado al séptimo arte, un todo terreno capaz de adaptarse a géneros, a los años, y de trabajar con los más grandes. Porque como él mismo decía: “sólo hago películas porque me gusta”, “creo que es la mejor manera de gastar el tiempo en esta vida”.

Que lástima que los ángeles ya sepan que has muerto.

Leave a Comment