CineCrítica

Exit through the gift shop – Banksy

posted by Marc Muñoz 10 mayo, 2010 1 Comment
Graffiti, mentiras y cintas de vídeo

Banksy es el famoso artista callejero (cuya identidad sigue oculta) que ha decorado las paredes de las ciudades con su peculiar estilo, al que muchos críticos de arte no dudan en alabarlo. Es el mismo que ha colgado sus propias pinturas en museos como el MOMA de Nueva York o el British Museum de Londres, o que pintó sus graffitis en el muro de la vergüenza que separa los territorios ocupados de Cisjordania

Exit through the gift shop es el documental dirigido por el propio Banksy, que a pesar de aparentar tratar sobre este misterioso artista callejero, cuyo valor de sus obras se equipara ya con el de los mayores artistas,  en realidad versa sobre otro personaje: Thierry Guetta, un filmmaker entrañablemente patoso y divertido, y con una gran suerte.

La película, a través de los testimonios del mundo del graffiti y del tono logrado, lanza una reflexión sobre el arte, la copia, y la obra de arte como instrumento mercantilista desfigurado. En la película se aprecian ecos, tanto en forma como en contenido, de Fraude de Orson Welles, y con ese extraordinario artista del engaño que fue Clifford Irving, del cual posteriormente Lasse Hallström le dedicaría La gran estafa con Richard Gere interpretándolo.

Sin embargo aquí Banksy juega de forma ingeniosa e inteligente con el espectador a lo largo de todo el metraje, y encima consigue que el humor esté presente en todo momento. La habilidad narrativa de este artista (por lo visto aquí podríamos afirmar que multidisciplinar) se inicia ya con los vuelcos que da la línea argumental del documental. Éste empieza centrándose en la inesperada figura de Thierry Guetta, un francés afincado en Los Ángeles obsesionado con las cámaras de vídeo (de esos que van al lavabo con ella). A partir de ahí, el personaje a través de sus testimonios delante de la cámara empieza a describir el auto proceso de creación del propio filme que el espectador está contemplando. Explica cómo poco a poco se fue introduciendo en el mundo del street art, y como éste le sedujo y lo atrapo. Por su cámara doméstica pasan artistas graffiteros como Space Invader o Shepard Fairey, y llegando a cierto punto (quizás treinta minutos de metraje, se nos introduce por primera vez la figura de Bansky).

Guetta está tan absorto por ese hombre, que decide centrar la película en él. Aquí entra entonces este inglés embullado en su capucha, con el rostro completamente oscuro, y con la voz distorsionada a lo Darth Vader. Sin duda, toda esta pose, le añade veracidad y le aporta misticismo a toda la figura que envuelve a este anónimo artista urbano inglés, del que no existe ni una sola imagen (un poco como pasó con Burial al principio).

Tras un primer montaje disparatado a modo de filme epiléptico, que por supuesto, no convence nada a su principal protagonista, el documental vuelve a dar un último y sorprendente giro (Brainshaw).

Hasta aquí la delirante historia que nos cuenta Banksy, rellena de comicidad, y focalizada en un personaje que aparenta ser el director de todo el embrollo, y acaba convirtiéndose en el verdadero protagonista de la cinta. Me refiero a él como personaje porque en todo momento parece estar fabulando en lugar de describiendo. El verdadero logro del documental es conseguir que el espectador se lleve a su hogar la duda de cuánto de lo que ha pasado por su retina era real, y cuánto falso. Nos queda la duda, de si Guetta y su Brainshaw es meramente una invención de Banksy, o que sea el propio Banksy vendiendo sus obras a través de este real Thierry Guetta, o que de verdad lo extraordinario que explica el filme sea verdad. Viendo el halo de misterio que rodea al elusivo Banksy creo que nunca despejaremos del todo la duda.

Exit through the gift shop es mucho más que un documental sobre el graffiti y el pop art, es una acertadísima reflexión sobre el arte, sobre lo que se considera arte, sobre la banalización, y sobre su mercado. Y lo hace a través de un ingenioso e inteligente formato (en la mejor tradición del falso documental) que traspasa una y otra vez la fina línea que aquí separa lo real de la ficción y rebosando humor y divertimento en su camino. Banksy ha construido, de momento, el documental del año.

8,5

Ver en Filmin


1 Comment

Viernes al cine: Estrenos de la semana del 8 al 14 de octubre | El Destilador Cultural 8 octubre, 2010 at 14:57

[…] fuera por mí, dedicaría las líneas de esta sección a repasar las virtudes de Exit through the gift shop, el mockumentary sobre la enigmática figura del artista callejero Bansky. No sólo se ha hecho un […]

Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.