CineCrítica

Favela on blast – Diplo y Leandro HBL

posted by KeithModMoon 28 noviembre, 2009 0 comments
Sex on the dancefloor

Melómanos y cinéfilos nos reunimos una vez al año para gozar de las bondades del festival In-Edit, un certamen que ha conseguido hacerse un hueco importante en la agenda cultural barcelonesa, empezando como un festival minoritario dirigido hacía un nicho de mercado, que no obstante,  ha sabido irse ampliando hasta alcanzar otros segmentos.

Uno de los documentales que más agitaron al público del In-Edit 2009, fue sin duda Favela on Blast. Una cinta que te transporta  al mismo corazón de la favela, al rincón donde el calor se funde con el ritmo más desfasado y los bailes más eróticos sexuales.

Con Favela on blast Diplo dibuja un tour por el ritmo endiablo del funk carioca (Miami Bass para que no haya confusión con los que busquen a los nuevos Ohio players), el mismo sonido que el guía ha exportado al resto del mundo. Pero no sólo supone sumergirse en ese apasionado y frenética subcultura a través de sus protagonistas, MC, Dj’s, es también adentrarse a una parte de la vida de la favela. Aquí no encontramos sociólogos, ni especialistas analizando las causas de la pobreza y la violencia que se vive en las favelas, de hecho, sobre este tema se pasa de cuclillas con la cita hacía el final del prohibidao (el cual, era un tema para extenderse). Pero realmente la pretensión de los codirectores es la de plasmar la vitalidad de las gentes que pese a no tener ni para ropa, disfrutan a tope de la vida, canalizando sus emociones a través de la pista de baile, y siguiendo los mandatarios de un Dj o MC que lanzan dardos envenenados con ritmos pelaculos, que hacen sudar de éxtasis hasta al memos atrevido.

Favela on blast no es un documental para encontrar respuestas, sino un documento valiosísimo para adentrarse en las pistas de baile de las favelas y dejarse absorber por el hedonismo, el ritmo contagioso y jactarse de la adoración a Dionisio.

 Pu papa pa pupu pa!!!!!

7,5


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.