Festivales

61 Festival de San Sebastián: Crónica II

posted by Marc Muñoz 26 septiembre, 2013 0 comments

un-toque-de-violencia

Seguimos inmersos en el Festival de San Sebastián para intentar tomarle el pulso a lo más notorio de la cosecha cinematográfica anual.

Quai d’Orsay – Bertrand Tavernier

Quay d'orsai Bernard Tavernier

El veterano realizador galo encara su nueva película hacía la clase política de su país a través de una sátira con brotes ácidos que a la larga se adolecen por cierta reiteración innecesaria. Sin embargo, su cinta resulta entretenida, divertida, y a ratos desternillante con ese dibujo caricaturesco de un ministro de exteriores bobalicón incapaz de llevar a cabo su importante función sin el respaldo de todo un equipo de (supuestos) especialistas que actúan en las bambalinas. De hecho la película gira su trama alrededor del importante discurso en la sede de las naciones unidas que debe dar este personaje inspirado en Dominque de Villepin, con el objetivo de calmar los ánimos ante una posible intervención militar sobre un país ficticio reflejo de las guerras de Irak y Afganistán. Hay pullas corrosivas y mucho humor en su retrato de las ineficiencia de los círculos políticos pero sale perdiendo en comparativa con su homologo inglés, el In the loop de Armando Ianuncci, y esa clase de spin off televisivo que es Veep, al terminar encallado sobre los mismos mecanismos cómicos del slapstick y la sátira más ácida. Aún así, recomendable.

Un toque de violencia – Jia Zhangke

El realizador chino Jia Zhangke vuelve en su última película a diseccionar los síntomas graves de una sociedad china subida al tren del capitalismo más salvaje. Con la violencia como hilo conductor de cuatro historias, Zhangke disecciona los principales males de una sociedad arrasada por las formas capitalistas más feroces, conviviendo, y sobreponiéndose, sobre los restos más arcaicos y tradicionalistas de la herencia comunista. Pese a los estallidos de violencia que salpican las cuatro historias, y que acercan su forma al de otros estandartes de cine asiático más negro y visceral, desde Johnnie To, Kitano o Na Hong-jin, Zhangke no olvida su vertiente más lírica, y las grandes composiciones de cuadro, recurriendo a simbolismos visuales, especialmente con los animales. Quizás le sobre algún fragmento de los cuatro, un poco de tijera, pero resulta un lúcido acercamiento a la agitada y repentina transformación del gigante chino.

Condenados (Devil’s Knot) – Atom Egoyan

Devil's Knot (Condenados)

El error base de Condenados es recuperar para la ficción los atroces asesinatos de 3 niños que sacudieron una tranquila comunidad de West Memphis. Una crónica recogida de forma espeluznante y terrorífica en la magistral Lost Paradise, y a la que Atom Egoyan no sabe aportar un complemento dramático adecuado, porque insisto, no había ninguna necesidad de recuperar esa historia tan bien relatada por el documental de tres partes de la HBO. Es más, en su traslación a la ficción, Egoyan practica un filme de sobremesa, que descuida el retrato atroz de la América rural y sus inquilinos en los que hacía hincapié el documental, y todo el misterio, la ambigüedad que rodeaba a Damien Nichols, así como desaprovecha el ambiente malsano y enfermizo de esa comunidad y los elementos terroríficos y misteriosos abyectos al caso. Filme, más que prescindible, más si se tiene constancia del referente de no ficción.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.