Festivales

61 Festival de San Sebastián: Crónica III

posted by Marc Muñoz 29 septiembre, 2013 0 comments

Pocos días en nuestra primera convocatoria donostiarra, pero suficientes para hacer un diagnóstico exprés sobre la cosecha cinematográfica por llegar, de la que extraemos resultados positivos, que no fabulosos.

Dallas Buyers Club – Jean-Marc Vallée

Dallas Buyers Club

Entre éstos sin duda Dallas Buyers Club, una de las sorpresas más gratas del festival. Bajo la falsa apariencia del clásico vehículo para el lucimiento interpretativo del actor de moda en su carrera hacía Oscar, se esconde en realidad una apasionante historia real sobre un homófobo, misógino, drogadicto, putero, alcohólico, o sea la clásica estampa del cowboy paleto de Dallas, que contrae el VIH, y quien tras desmayarse y ser ingresado, le diagnostican 30 días de vida. A partir de ese instante emprenderá una carrera para mantenerse en vida, pero también una lucha con las industrias farmacéuticas, el regulador de fármacos estadounidense, y de paso lucrarse con el contrabando de fármacos antivirales. Lejos de sumergirse en el lado dramático y sensiblero del relato, y en ciertos excesos formales que ha demostrado en su filmografía, el canadiense opta por desviar su película del biopic al uso, y tejer un sólido drama que bebe tanto de Scorsese, como del drama personal, sin olvidarse de geniales gotas de humor que agilizan el ritmo sin perder el tono ni la atención depositada. Impulsado por dos excepcionales interpretaciones, Matthew McConaughey compone un retrato imborrable de este peculiar personaje, así como un Jared Leto inmerso en la piel de un travestí aquejado de la misma enfermedad, Dallas Buyers Club se erige como un biopic modélico, firme y ejecutado con precisión, sin necesidad de excesos formales. A la propuesta le basta de la inmejorable actuación de McConaughey para atrapar y seducir al espectador. Un actor que consigue intensificar y condensar todo el drama sobre el cuerpo, en cada gesto y cada marca facial. Asombroso.

Joven y bonita – François Ozon

Joven y bonita

Otra notable cinta acogida fuera de la sección oficial del festival, en “Perlas”, fue el último trabajo de François Ozon. Joven y bonita es el retrato de una bella joven de 17 años, quien tras perder la virginidad, se aboca al mundo de la prostitución sin el conocimiento de la familia. Ozon traza con elegancia y virtud un nuevo (e inusual) acercamiento al despertar sexual, y los riesgos de transgresión y rebeldía (en el caso maternal) que puede conllevar esa etapa vital. La principal fortuna del director galo es haber hallado ese tesoro personificado en la modelo Marine Vacth, quien encarna ese complejo personaje en la adolescencia más conflictiva, que respira un halo magnético y de belleza aturdidora. Es quizás el hermetimo de este carácter, y su estancamiento emocional de los pocos flecos discretos. Pero Joven y bonita resulta a todas luces una película para disfrutar por los ojos y el oído. Sofisticada, hermosa, hipnótica y convincente.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.