Festivales

66 Festival de San Sebastián: Crónica IV

posted by Marc Muñoz 1 octubre, 2018 0 comments

Nuestro tiempo

El recorrido por la última edición del Festival de San Sebastián, esa última jornada que dejo la Concha de Oro para la muy estimable Entre dos aguas de Isaki Lacuesta, un merecido premio que sin embargo conllevó la decepción de ver el mejor trabajo de Carlos Vermut irse de vacío, dejó una de las obras más rotundas vistas por este servidor en su corto trayecto por la cita donostiarra.

El mexicano Carlos Reygadas cerró el Horizontes latinos con una intensa, ambiciosa, íntima y hasta grandilocuente exploración de los sentimientos amorosos de una pareja que entra en una compleja crisis cuando la mujer se enamora de un ranchero gringo. Bajo esta premisa dramática, el de Post Tenebras Lux dispone un intricado dispositivo sobre la pasión, el desafecto, los celos, la posesión, el desacelero amoroso y tantas otras cuestiones de las relaciones sentimentales que se escapan del raciocinio y se atascan en su expresión comunicativa. No para el mexicano que, mediante texto (unas bellísimas cartas de los amados e implicados en este triángulo molesto) y su primorosa cámara y rompedora forma, aborda esas cuestiones con una clarividencia y una lucidez envidiable. Nuestro tiempo resulta expansiva, a veces desmedida por un tipo que se gusta en su quehacer cinematográfico (y eso lo lleva a un metraje dilatado, tres horas en cuestión), pero que engancha con las vicisitudes amorosas de ese triángulo y su convulsiones dramáticas, y que inteligentemente, se toma respiros de estas mediante la captura naturalista del hábitat ranchero y la familia alrededor de esta pareja sumida en una crisis  crucial. De hecho, sus constantes aproximaciones a las reces y sus hábitos de conducta establece un inteligente y elocuente juego de espejos con la otra realidad, la parcela ocupada por los tres protagonistas adultos viviendo su particular función. Dos de ellos, el matrimonio en crisis, interpretados por el propio Reygadas y su mujer Natalia Lopez en lo que supone uno de los acercamientos más intensos, magnéticos, profundos y sensoriales a esos recovecos del amor y las relaciones sentimentales que resultan de difícil descifre semántico.

Y el festival finiquitó para este servidor con la estimable proyección de The Sister Brothers. El galo Jacques Audiard da un giro considerable del cine social feista en el que se le reconoce para abrazar aquí un western poco ortodoxo, donde el clasicismo y la simplicidad argumental quedan alteradas por una violencia sin concesiones y virutas de humor que engrandecen el dibujo de unos personajes carismáticos. Las fecundas interpretaciones de Joaquin Phoenix, John C. Reilly, Jake Gyllenhaal y Riz Ahmed aportan solidez a este singular western de capital europeo que pervierte, por momentos, los códigos del género, en lo que supone una muestra de  entretenimiento audaz y encomiable.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.