Festivales

Crónica DocsBarcelona 2021

posted by Marc Muñoz 1 junio, 2021 0 comments

El pasado domingo el DOCS clausuró su 24º edición con la satisfacción de haber recuperado un flujo de espectadores del que enorgullecerse en este estadio de transición hacia una recuperación estable de la normalidad. En total contabilizaron 85.000 espectadores repartidos entre su panel físico y el online – a través de la ventana estable de este tipo de festivales  con FILMIN.

Con respecto al palmarés nada a rebatir con el premio al mejor documental a ese milagro animalista que es Gunda, del habitual en la cita catalana Victor Kossakovsky.  El premio del público ha recaído en The Return: Life After ISIS, el valiente documental de Alba Sotorra. También ha habido una mención para el colectivo Hong Kong Documentary Filmmakers por la tremenda Inside the Red Brick Wall.

A continuación repasamos algunas de las obras más reseñables de esta edición híbrida despedida horas atrás.

Gunda ha sido sin duda la obra de referencia de esta edición del DocsBarcelona hasta el punto de haber encontrado salida comercial en el circuito de salas desde el pasado viernes. La obra de Kossakovsky se erige alrededor de una cerda y su camada de crías. La cámara del documentalista ruso se infiltra de forma pasmosa en las interioridades de esta familia porcina para capturar su vida de limitada movilidad y restringida voluntad. Lo excepcional del metraje producido por Joaquin Phoenix – confeso vegano y animalista-, más allá del misterio que emana de la captura de sus fascinantes y hermosas imágenes, es cómo se logra humanizar a los animales, y, en especial, a una madre que reivindica su rol motor para el funcionamiento de esta pequeña granja en la que Kossakovsky logra infiltrar su cámara sin alterar el fascinante paisaje vital de este pequeño ecosistema animal en el que también participan  personajes secundarios de peso. De su visionado se extrae así un milagroso retrato de la maternidad, y de lo inalterable de la vida.

Balandrau, infern glaçat fue la encargada de abrir la lata en una emisión coordinada con TV3. Algo entendible, no solo por el signo local de su estremecedor relato: el de ocho alpinistas que padecieron en el Balandrau, cordillera del Pirineo catalán, en el momento que les sorprendió un singular y despiadado temporal de nieve el 30 de diciembre de 2000, sino porque detrás está la productora Goroka y uno de sus principales instigadores, Guille Cascante, responsables de la exitosa Crims televisiva. De hecho, el molde formal de este reportaje/documental es muy similar al del True Crime que emite TV3, hasta el punto que asimila ciertos mecanismos narrativos y formales de este para no soltar al espectador ni un segundo en sus 83 intensos minutos de ascenso sin oxigeno alrededor de este relato de valor, supervivencia y trauma que se puede ver en la web de la corporación televisiva catalana.

Inside the Red Brick Wall se levanta como una crónica del estadio prebélico que golpeó las calles de Hong Kong durante las furibundas manifestaciones prodemocráticas de buena parte del ejercicio 2019 antes de que la pandemia y la persecución judicial aplacaran los ánimos de unos manifestantes empleando tácticas de guerrilla urbana como señala este estremecedor documento del asalto y asedio a la Universidad Politécnica de Hong Kong. Uno de los episodios más violentos y desgarradores de este conflicto no apagado y con bises de propagarse por territorios y satélites cercanos a la potencia autócrata de Xi Jinping.

Otro de los visionados más enriquecedores de hogaño ha sido Lobster Soup. Un íntimo y discreto retrato de un pequeño café promovido por los pescadores de la zona más gris de Islandia tras ver su jornada laboral reducida. Uno de esos trabajos que, bajo su apariencia de inmovilidad y fluir insustancial, esconde iluminación certera y reconfortante sobre la condición humana y la existencia atada a esta.

La catalana Alba Sotorra emprendió un valiente viaje a Siria antes de que el COVID truncara sus planes de rodaje. Sin embargo, la realizadora pudo recopilar suficiente material como para elucubrar The Return: Life After ISIS, un valioso testimonio de esas mujeres repudiadas, excluidas y hasta privadas de su nacionalidad por haber caído en las redes del ISIS. La cámara de Sotorra no ejerce de juez entre esta galería de mujeres reclutadas por la propaganda del ISIS extendida por las redes sociales y que, una vez dejaron sus países y su familia ante la incomprensión generalizada,  se encontraron con el horror atroz de un régimen tiránico y medieval . Ese que, incluso terminada la guerra y exterminado el Califato islámico, les persigue sin posibilidad de escape.

Por su parte, Altasu, exposición sobre el flagrante caso de los condenados por una trifulca en una bar de la población navarrense, desbalancea su interés debido al rasgo parcial que envuelve toda la producción. En lugar de explorar una tesis, Marc Parramon y Amets Arzallus deciden resolver con una mirada indignada que sin duda merecía matices más valiosos y profundos, y contrapesos que señalarán, sin juicios previos, la otra versión de los hechos.

Interesante la aproximación de Rodrigo Reyes al campo de la no ficción con 499, un documental que destripa los males y fallas del México actual a través de la mirada sorprendida, y no tanto, de un soldado de la expedición de Cortés a Tenochtitlan recorriendo su transitado paisaje en el que se esconden problemáticas y fantasmas no resueltos y, o incluso, agravados pese a la distancia temporal que separa el México de Cortés con el actual. Interesante híbrido que vehicula la narración a través de este inesperado visitante del pasado.

499

Y terminamos con Gorbachev. Heaven. Una entrevista en profundidad con uno de los políticos más influyentes del pasado siglo, convertido en pieza museística en la Rusia de Putin. Pese a la avanzada edad, y su físico deteriorado, Gorbachev mantiene  las luces que le valieron ocupar tan importante cargo durante el desmantelamiento de la URSS, un espejismo de libertad como confirmó  lo que llegaría después. Su director, Vitaly Mansky, no se amilana ante la importante figura histórica que tiene delante y le intenta sacar las cosquillas, sabedor de la importancia de poder reunirse con el sujeto político aún en vida y con la cabeza perfectamente amueblada a sus 90 años.

Leave a Comment