Festivales

Crónica I: Festival Americana 2016

posted by Marc Muñoz 7 marzo, 2016 0 comments

El domingo concluyó la tercera edición de la Americana con un nuevo éxito reflejado en el aumento considerable de la asistencia (con varios sold outs que se repitieron a lo largo de las tres jornadas), y por una impresión global de satisfacción recogida a pie de calle a través de charlas cogidas al vuelo y colas significativas en las inmediaciones de los cines Girona.

Un festival modesto, centrado en el cine independiente de los Estados Unidos, que al principio tenía una vocación prácticamente de nicho, pero que deberá plantearse para nuevas ediciones como dar cabida a ese crecimiento exponencial en asistencia y popularidad.

Decisión con la que deberán lidiar sus organizadores, nuestro papel se reduce a desentrañar lo que dio de sí la programación de un festival que ha premiado a They Look Like People con el premio del jurado joven y Trumbo con el premio del público.

Starlet – Sean Baker

Starlet

El festival brindó la oportunidad de ver la anterior película de uno de los más incorruptibles exponentes del indie estadounidense. En esta Baker vuelve a indagar en la cara B, la oculta y poco explorada, de los territorios que lo conciernen. A través de esta inusual historia de amistad entre una actriz porno y una solitaria anciana, Baker elabora un entrañable relato sobre los vínculos afectivos de dos mujeres desprendidos de estos. Un trayecto por esa carretera secundaria que toman muchos a la llegada al sueño frustrado de Hollywood que muta en un film emotivo, dramático y humorístico cuya mayor virtud es la solidez de una diégesis que en ningún momento hace cuestionar ese vínculo de amistad que sobre el papel parecería inconcebible. La respuesta de ficción y más humana del documental Hot Girls Wanted.

Tangerine – Sean Baker

Tangerine

Tangerine aterrizó en el certamen de Barcelona revalorizada gracias al éxito de crítica y los premios cosechados en su ya larga trayectoria desde que irrumpiera en Sundance 2015. El director afincado en LA se ha convertido en una clase de cineasta social en los márgenes. En esta ocasión obligado por un presupuesto ínfimo, el cineasta lleva al extremo el cine de guerrilla en una historia que encaja con la precariedad de medios dispuestos. Y la verdad es que entre Baker y el director de fotografía de confianza de este, Radium Cheung, consigue un acabado notable para un film que será etiquetado injustamente como el rodado con tres iphones 5. Porque de nuevo la mirada de Baker a la hora de destapar los rincones ocultos del LA marginal y alejado de los flashes del glamour resulta amplia y profunda. En este alocado recorrido en una atípica jornada de la víspera de Navidad, asistimos a un tour frenético y disparatado por las calles más sucias de LA desde unos postulados instalados también en los márgenes. Y lo hacemos por dos guías de lujo que bordan sus papeles de prostitutas transexuales, en las que debajo de esa apariencia extrovertida, alegre y alocada se esconde una triste soledad. Pese algunos reparos en el guion, condensados en un tramo final excesivamente alargado, Tangerine se resuelve como una interesante y divertida cinta, con gotas de picor amargo.

Yosemite – Garbielle Demeestere

Yosemite

Yosemite fue la gran cruz de la programación de este año. La película aúna todos los males del cine Sundance más envasable. Tres relatos de coming of age enlazadas de forma tosca, sin un conflicto identificable, con un recorrido de escaso interés, una realización a tiro fijo, con aspiraciones fallidas a Cuenta conmigo, y un final abrupto que denota esa falta de inspiración y la ausencia de ideas tanto por el lado del continente como del contenido. Una tomadura de pelo que se anuncia desde unos mismísimos títulos de crédito de apariencia original pero de absoluto vacío, como el resto de la película.

They Look Like People – Perry Blackshear

They Look Like People

Algo mejoró, aunque no demasiado, con el pase nocturno. They Look Like People venía marcada como la propuesta de terror indie de la edición de hogaño, y antes de su proyección, uno de sus artífices cometió la osadía de comparar lo que estábamos a punto de ver con Take Shelter, Babadook y Déjame entrar. Su propuesta se entronca en los carriles del mumblecore para partir desde ahí hacia el terror psicológico a través del encuentro inesperado de dos amigos, uno de ellos, de inquietantes formas y hábitos. Sin embargo, su director pronto sepulta el potencial de su historia, enterrando cualquier atisbo de tensión y terror, empujado por la fragilidad de un guion endeble sin giros emocionantes y unos actores que no llenaran el paseo de la fama con sus imprentas. De hecho, es cuando transita por las diatribas emocionales cuando la película arranca el mejor jugo. Por lo demás, roza casi el ridículo en sus intenciones de inquietar y asustar, constatado de nuevo por un final tosco que claudica una propuesta fallida.

Digging for fire – Joe Swanberg

Digging for fire

El padrino del mumblecore parece resistir el envite que seguramente le habrá llegado desde Hollywood manteniéndose incorruptible en esos dramas de pequeño presupuesto, diálogos agudos y un guion que se desmarca como el principal cimiento al que mantener agarrado. Al menos así se entiende viendo su última propuesta, un Digging for fire en el que vuelve a destapar las inquietudes que acechan a su generación, en este caso a través de una pareja con hijo en un fin de semana de separación en el que se pone a prueba su lealtad a través de varias tentaciones. De nuevo resulta fácil dejarse seducir por el realismo y las verdades semiocultas desenvueltas por unos personajes atrapados en angustias vitales propias de treintañeros yendo a diferentes velocidades. Todos ellos hijos de los problemas de las sociedades del primer mundo, en concreto de la estadounidense. Swanberg ofrece su versión de rastreador de sentimientos dejando por el camino chispazos de veracidad, y grandes ratos de humor, muy bien apoyado por un elenco de altura con Rosemarie DeWitt y Jake Johnson de protagonistas, y Sam Rockwell, Orlando Bloom y la flamante ganadora del Oscar a la mejor actriz Brie Larson en roles secundarios.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.