Festivales

Crónica MUCES 2013

posted by Alberto Varet Pascual 20 noviembre, 2013 0 comments

Concluyó el MUCES más frío que uno recuerda. Temperaturas gélidas y varias proyecciones, como la de Història de la meva mort del domingo, sólo aptas para esquimales. Y es que, aunque no nos guste, lo primero que hemos de hacer es dar un palo a la organización con el ánimo, claro, de mejorar para la próxima edición. Porque no se pueden pasar películas en un recinto sin calefacción, a mediados de noviembre, en una ciudad como Segovia. Los espectadores del film de Serra, de Centro histórico o de Heli, tuvieron la posibilidad de emular a Juanito Oiarzabal en unas sesiones en la Facultad de Magisterio que tuvieron el cariz de pesadilla en el Everest.

Mas como dicen en la espléndida Nueve cartas a Berta, felizmente exhibida este año, el frío castellano corta pero no mata, y así, desafiando al tiempo y a las torpezas en la planificación que convertían los desplazamientos entre sedes y algún visionado en un infierno, la gente acabó por llenar las salas para acercarse a títulos como Joven y bonita, de Ozon; La postura del hijo, de Calin Peter Netzer o Alabama Monroe, de Felix Van Groeningen. Eso sí, hay que lamentar que lo más arriesgado de la muestra tuviera una asistencia menor. Es el caso de la excepcional E Agora? Lembra-Me?, de Joaquim Pinto, que provocó una deserción brutal durante su pase, y casi total a su término, dejando en tan solo seis personas el delicioso coloquio posterior.

Y es que aún queda mucho por hacer en lo que a educación audiovisual (y general) se refiere. Una tarea compleja que requiere la presencia de acontecimientos como el MUCES, cuya valiente programación enseña ese otro cine que, por lo general, la distribución nos arrebata. Aquí destacamos lo mejor de la misma.

Història de la meva mort – Albert Serra

Es la sensación de la temporada. Tan inteligente y culta como libre y alucinada. Un ejercicio indispensable para saber dónde estamos tanto a un nivel mundial como nacional.

E Agora? Lembra – Joaquim Pinto

La otra gran triunfadora del pasado Festival de Locarno es uno de los documentales más audaces realizados en mucho tiempo. Como si del trabajo de un entomólogo se tratara, Joaquim Pinto conecta el universo de las enfermedades víricas con las labores del día a día, el amor por el cine, la trascendencia o Dios en una combinación sorprendentemente alejada de lo pretencioso. Magnífica.

Centro histórico – Pedro Costa, Manoel de Oliveira, Víctor Erice, Aki Kaurismaki

Un film compuesto por cuatro mediometrajes que padece el mal intrínseco de este tipo de realizaciones: cada pieza es de una determinada calidad y el conjunto es irregular. Una tara, no obstante, que se antoja menor cuando todas las obras en juego son maravillosas. Ése es el caso de Centro histórico, un verdadero gustazo en su mezcolanza entre la radicalidad lúcida de Costa, el juego ligero de Oliveira, la pasión calmada de Erice y la belleza leve de Kaurismaki.

La postura del hijo – Calin Peter Netzer

El último Oso de Oro del Festival de Berlín no defraudó. Es cierto que es una producción irregular (exhibe mucha fuerza en su arranque pero se estanca en la siguiente hora, donde su dispositivo parece ir con el piloto automático puesto), sin embargo, la descomunal conclusión eleva la calidad de una cinta que pide a voces su paso por nuestra cartelera.

Joven y bonita – François Ozon

Ozon se columpia en su nueva creación. Hay que reconocer que es un cineasta con personalidad y clase que nunca deja de imprimir su sello (tan contundente y ligero a la vez) en cada fotograma, mas la mirada que posa aquí sobre la prostitución resulta tremendamente banal, simple y confusa. Y es una lástima, porque Joven y bonita contiene un arranque esplendoroso que alberga lo mejor de toda la carrera del director francés.

Les salauds – Claire Denis

Glorificada por varios críticos muy influyentes de este país tras su première en Cannes, Les salauds es, para el que esto escribe, la enésima demostración del incongruente dispositivo de Claire Denis, una autora que sabe rodar con potencia pero que cae constantemente en el capricho: es difícil entender por qué mutila la narración, ejecuta saltos temporales o retrata unos intensísimos primeros planos de los cuerpos de sus protagonistas en una película que podría haber sido perfectamente lineal y calmada.

Heli – Amat Escalante

Este sórdido drama mejicano, ganador del Premio al Mejor Director del último Festival de Cannes, es, igualmente, poca cosa. Contiene sus logros, como la presentación de la violencia como algo cotidiano en la sociedad fronteriza de la nación centroamericana o una particular lectura del retrato adolescente, pero hace finalmente aguas por su falta de contundencia y complejidad en una puesta en escena lastrada por unas malas interpretaciones. Si no fuera porque se lo concedió el descerebrado de Steven Spielberg, se antojaría más que alucinante la obtención del citado galardón cannois.

En fin, una interesante Sección Oficial, trufada tanto de grandes títulos como de notables decepciones, que MUCES tuvo a bien conjuntar con la proyección de ciertos ejemplos gloriosos del reciente cine portugués, como las excepcionales Juventud en marcha, Va y viene o Singularidades de una chica rubia. Todo dentro de una programación valiente que puso de relieve el objetivo primordial de este evento: arrojar luz sobre unas imágenes que establecen de forma clara una conexión con el convulso mundo que nos rodea y que son, frecuentemente, secuestradas por la tiranía de la distribución.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.