Festivales

DocsBarcelona 2017

posted by Mireia Iniesta 5 junio, 2017 0 comments
De la excentricidad a la resistencia

Amazona

Siguiendo la estela de personajes excéntricos a la que tan acostumbrada nos tiene Andrés Duque en España, el DocsBarcelona ha  presentado en su programación de este año un amplio abanico de personajes, como mínimo peculiares, en especial mujeres, a través de cuyos retratos se exploran otros temas de profundo calado. Tal es el caso de Amazona de Clare Weiskopf. Estamos ante una británica que se muda a Colombia por amor y cuya hija, directora del documental, decide retratar. Lo que parece ser una radiografía de una mujer excepcional se convierte de pronto en un cruce de reproches entre madre e hija, toda una bajada a los infiernos hacia la infancia y la adolescencia de su directora, en cuyo descenso interpela también a un hermano. Víctima a su vez de la infancia nómada que vivieron junto a su madre, que no dejó nunca de viajar por la selva. Weiskopf construye su relato a través de la combinación entre imágenes actuales, vídeos caseros y fotografías que dan cuenta de todos los momentos, a la vez decisivos y dolorosos, del libre albedrío de una madre que carece de instinto maternal. La cámara de Weiskop no da tregua a su personaje principal, su propia madre.

Algo similar pasa con Madame Saïdi de Bijan Antequil y Paul Costes. En uno de los barrios populares de Irán, una famosa actriz de edad es acompañada en su cotidianidad durante 10 días. Aunque de estructura muy sencilla, este documental de bajo presupuesto es capaz de ahondar con apenas una cámara de mano en las entrañas del Irán afín al régimen, gracias a una madre mártir de guerra. Estamos de nuevo ante un modelo femenino de una independencia implacable, a pesar del país al que pertenece. Uno de los logros del documental es entrar en el ámbito privado de una mezquita. Madame Saïdi, una actriz cómica, casi analfabeta y octogenaria de Irán, nos enseña la cara pública y privada de una actriz que se interpreta así misma.

El mismo hilo argumental que sigue Angélica (una tragedia) de Manuel Fernández Valdes. Angélica es toda una actriz de teatro, cuyo personaje es ella misma y cuyos monólogos están basados en sus propios sentimientos y vivencias. Aquejada de un trastorno límite de la personalidad, su creatividad es su salvavidas. Reconocidísima en Francia y Austria e ignorada en España, el documental nos lleva al interior del local de ensayo de Angélica y da cuenta de la particular relación con los actores y actrices a los que contrata. La proximidad del rodaje lleva a Angélica a defenderse levantando un muro entre su actividad y el director. De pronto, la distancia se hace insalvable y apenas podemos oír e intuir cómo se desarrolla la parte final de una pequeña obra maestra.

Otro de los documentales que se alinea con el espectáculo y la paternidad es The Wonderful Kingdom of Papa Alaev de Tal Barda y Noam Pinchas, máximo exponente y patriarca de una familia de músicos. El documental explora la relación de dominación entre el protagonista y su familia, recurriendo también en este caso a vídeos domésticos e imágenes actuales. La película consigue retratar el otoño del patriarca y el inevitable cambio generacional.

Al otro lado del muro

Una especie de relevo generacional por la ausencia de la madre después de ser injustamente encarcelada es lo que plantea Al otro lado del muro de Pau Ortiz. Una obra maestra que acompaña el día día de una familia numerosa de Honduras inmigrada a México. Más allá de las dificultades económicas, del encarcelamiento injusto de la madre, de la compleja relación entre el hermano mayor y Rocío, protagonista principal e hija adolescente de la familia, el documental logra reflejar la dicha por encima de la angustia de la espera. Pau ortiz es testigo de que la felicidad de los niños tiene cabida aún en las circunstancias más atroces. La escena que abre el documental es toda una declaración de intenciones: los niños de esta casa humilde juegan a perseguir un pájaro azul en el patio, una cámara de mano les sigue nerviosamente, mientras ellos estallan en fuertes risotadas. Existe una empatía con los personajes que supera la pura compasión y se centra en mostrar la fortaleza de quien no se rinde jamás. En ningún momento hayamos concesión alguna al morbo.

Por otro lado, y en una línea más política y cercana a la de All Govermments Lie de Alfred Peabody con producción de Oliver Stone, tenemos Clase valiente de Víctor Alonso Berbel. Un grupo de estudiantes universitarios hacen un experimento lingüístico para ver el impacto político del lenguaje. A pesar del excelente planteamiento y las apariciones estelares, el documental promete mucho más de lo que ofrece, al ser parco en recursos para narrar el desarrollo del experimento.

El poder de los medios y su influencia también tienen cabida en The Promise de Karin Steinberg y Marcus Vetter. Una película basada en la reconstrucción de un doble parricidio, que además aborda el tema del falso culpable. Se hace una reconstrucción del jucio a base de imágenes de archivo, que se combinan con  una extensa e interesante entrevista al condenado, supuestamente inocente. Una especie de thriller con femme fatale incluída que reflexiona acerca de los fallos del sistema judicial de los Estados Unidos.

La lucha y la resistencia son los temas principales de Angry Inuk de Alethea Arnaquq-Baril. La pequeña comunidad inuk de Canadá ve cómo la Unión Europea prohíbe el comercio de piel de foca, generando por segunda vez en su historia una quiebra económica. Una brillante reflexión sobre el rentable negocio que hay detrás de la lucha por la prohibición de la venta de piel de foca. El documental es capaz de generar una sensación de extrañamiento en el espectador, que ve cómo en los primeros minutos de metraje, un inuk caza a una foca y se come ante la cámara un pedazo de cerebro crudo, o como un grupo numeroso de adultos y de niños comen foca cruda con gran fruición. Esta primera sensación de extrañamiento acaba siendo superada gracias a la empatía que la directora logra generar en los espectadores, en un trabajo lleno de valor e intimismo.

Un amor y una adhesión a la tierra helada, gemela a la que experimenta la protagonista de Woman and the Glacier de Audrius Stonys. El relato de la vida de una mujer ermitaña que decidió pasar treinta años sola en un glaciar. Un maravilloso viaje hacia las entrañas del glacial en tono contemplativo y reflexivo, acompañado de imágenes antiguas en blanco y negro de la protagonista a su llegada. Una continuidad en el tiempo que solo ha transformado el físico de su protagonista, en ningún caso sus hábitos ni su vida solitaria.

Teniendo en cuenta lo rico y variado de la programación de esta edición, resulta revelador cómo algunos temas se imponen sobre otros. La reivindicación política en todas sus vertientes, los estragos que la economía generan en la vida privada de las personas. Una nueva formulación de la maternidad que se aleja irremediablemente de los estereotipos tradicionales y que rompe el tabú de la maternidad no deseada y alejada de lo idílico. Los personajes excéntricos, similares a criaturas fellinianas, fielmente adheridas a sus rarezas, la búsqueda desesperada de la autoafirmación, la individualidad y la resistencia.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.