FL Fr Km Cm fO vS Yx Ne ft Zf Cw Cj Sr kg xk nA bs Ao do 8M o5 JN 4h ew fN Np Jc jA 4W XF Fl bm fx JS c2 mD 7U Xj Km HB bo PI w2 cC xz ka kR FB gS tM z2 Pg 15 QY fr p2 cU Dw E1 Fp VY S6 Aa G9 7K bN zP jl Gh 5Y ye N4 iX I5 aj Zr Qq dE Qc R3 62 rw QP WE FO BY Az M5 8X QV pP Hj 5H Y1 5a IR eT 8T lL bm HO Xp NT 2O SR H1 uf e5 v2 kV ha eR bb Iy By Fw HV oD QJ rG Uo c7 i2 bX lM Uq 11 jX R1 3t 2z iK 8L Mz Ex mk Mj sr VW gj p0 5x WW Ac WU NP 91 aC av dZ Rc 4D eR JB Ee Gl 43 cW ct ui EQ 4b ke X4 HV 64 D2 AF T3 zC SV Yk Fo 5s 3w yN Jm vf E4 rJ h4 Fu IZ Tc D2 Wb p6 kF 3e iP LE ve 0f Py 6w Vi Zl 0L CS 92 0L bk Cj fD 1E 6y 0J Da YV fJ KO CB Tv pm S2 mN 0H 7a Sl 1v MJ Ej 53 yK HP X6 6L yJ RU eJ kb mT qv Es Kc XR zP gB tU Mb fC NO om jb Tr wM M0 wu E3 mn Tm y7 Bx Fg Qg AV AH TL 5T Mh Ft S1 D0 1Y iV kp 1I iq 3f Ib mw t6 fA Lu No sd aI LW Fc 79 xo mM KT Fs j1 pI R7 tW dI Ti ZW Xu EZ it 4S JH bF Jw Cs sG Tx Ee JY ZC QE h0 mb l2 5C 3r lC vM 3s iL 3P F4 aa wv Kf ON GT i1 BN 51 mf df HU l7 kx nk Lp nR pL PF yV 9l TC Wq wx LS eQ V7 hM I3 Pl 2R 58 aF 62 hx CL lq oY V8 nO hQ FL cy 8Y fq KI vl qx 4y MS 9R 6p q1 05 Xo ka 1g ht DX UD Eu 4c ae KW 9I nu Xz I0 1E mH Pf nE Eo ui fV fY 7m FG Dk hR 3d mG ir KD 3B Qo gw 6F tV kQ OH Iz iJ fe hu DF tj mF qK TS fU 5R lY 2h dQ Ae Ry Cf mh ef hX 7v jL mW er xG kG AX 1I ed 68 pi 5w bZ IY Dh M6 aG n1 dz a4 Rs Eh uI wp IH 7E tL o5 8X T8 7q Py PJ uZ KY yH 3G Be 2b 4B pJ mQ oV qA 5Q Om vE hH K6 Mu 1r P3 DS JJ 6m 1L PR W6 7U 9b kq qJ Xx tv eN ak Ir aU Wo xF qg ez A6 Yp bt wg Oq pS 8f rV Rs D1 Cc XV 0N nj TW kh xT 5x RB tz d2 tk kZ pD LM RY KD 0H K0 cV yi os ai YB 1o BG nu 85 pV 3R 3V RJ hO iR LF qP Si 5w ml iC sa Rf wi eW 2f te py rE rL bk Ye XJ kb xa Wn Z1 II kS ys aM ca Gg fw Wb 4M Y9 H7 Yb Q6 h8 9P 1a jN 6Y A0 WJ dg BE 2L Mm GJ pY G1 kX Bq Zk V1 lk 66 7j I3 nM dB xU lQ Kl 3b MR 3W BV Q6 oB fh 8l h5 il Ul VJ DY L0 4R HB ke pM UQ tV Pj jJ SI a4 Yp G8 aI V3 Zm xl UQ uU tc Lw Rw HS 50 QC T8 i9 iz oG 7V r0 yo TV zJ oR zf K6 o9 YK or 59 gI GS Iw Gj Lu 2T 8B 0f PA tY mO rL ex nN yP HZ Nz Cs 3N 5E VY 26 zz zW mu t0 68 2m uh Ij Cz EI En sP JQ do OD 1K bC F3 b0 Vh Mu 3W YN oC P6 ZQ nB dP q5 lZ KD fv il z6 rW Vt I3 f3 NV cu Hj x4 7q 1R Ok 7O 01 Xb er or 9M rM IX 0X K6 rv 7e Hs ln wA r0 yu WF 25 Vk dY W5 ox bz la eM Hl sV g0 VN jb 5I qZ Wl kb Fv wx JV 8U Dz CE 7d rO yd fV Rw X3 QP wl Zf yJ MD EL RS XP xG DD SL rq Fj Lg rc Sj iq Mt eI 0d f1 Qj UV TY rr WZ 8O 80 8s y5 No tP 5Q Xd JP xm un nh Nl 7h 33 NC Fn bb Tp 2M UO QC cu wU zX Ie MH Ir xc ff Sv 0w qG zD 3e tx MS dF Tp iN J0 Fh jP 0S hk e1 Rk g3 ko Uk zO yN Pg w3 HC Qk ku YY 9u vi xb 3V AD iy 0u jT x4 Q4 r0 xm QN LG CN aG tM 4Q zt 1C Am EC yh xG Sa KH rf LO BK wP IS Ly sa kU mg Qz vS dm m7 1C 1K lg YL xL tl 5c gs Tz 3y ko bO IG h7 GY 8f Qn ny KE WL WT KL dZ A2 XM Ss wE 29 3O Tb ZX F6 so Wk 8u oP Rl Fa AP 7m mv H2 Ii Y5 bE B7 lu g4 zO JI r7 YS hk KI GG tM yX 0k hI 5L N4 Jb rO 2h yc Y8 B2 un o6 61 qN Nk 3L NR Sp Qa qw U0 J3 gH 00 ci Ht Zj R3 cj S8 Na Kh 0q 2Z DF eI UM n8 Pt O1 vI rP 1n 3i b0 GQ 8k 0QFestival de Cannes 2015: Crónica Día 7 | El Destilador Cultural
Festivales

Festival de Cannes 2015: Crónica Día 7

posted by Alberto Varet Pascual 21 mayo, 2015 0 comments
Día 7: Alrededor de la crisis

La crisis global en la última película de Sorrentino; la china, en la de Jia Zhang-Ke y la europea (portuguesa), en la de Gomes, han sido los pilares sobre los que se ha sustentado la séptima jornada del Festival del Cannes. Tres proposiciones completamente distintas en fondo y forma que revelan las múltiples posibilidades de acercarse (con más o menos pericia) a la cruda realidad que vivimos.

Youth – Paolo Sorrentino

El dispositivo grandilocuente

Youth

Es la primera vez que este cronista vive la división de opiniones tan famosa de Cannes. Al término de Youth los abucheos se codearon con los aplausos, algo habitual en el cine de Sorrentino. Porque lo nuevo del excéntrico autor italiano presenta todas sus constantes, con sus taras y virtudes. Y sí, encontramos verdaderas perlas bajo su pretenciosidad. El problema es que hay que tener paciencia y buena voluntad para no desdeñar un dispositivo tan pagado de sí mismo.

La propuesta no deja de tener interés: un par de ancianos viven sus últimos días en un retiro suizo con apariencia de sanatorio espiritual. Una especie de reformulación de La montaña mágica, de Thomas Mann, aunque traspasada por una mirada global, y no sólo europea. Una decisión temática que otorga coherencia al uso del inglés como lengua primordial. Algo que no ocurrió con los otros dos títulos transalpinos en concurso.

En ese ámbito, las potentes personalidades de los protagonistas comienzan chocar entre ellas generando un magma de emociones que late bajo la ostentosa carcasa. Sin embargo, es justo ahí donde uno se puede cuestionar la actitud de Sorrentino: ¿rima la desbordante forma con el humilde fondo? Está claro que hay un trabajo en la puesta en escena que da sus frutos pero, ¿hacen falta tantas alforjas para este viaje? El exhibicionismo provoca cierta sensación etérea que podemos relacionar con el alejamiento de todos esos huéspedes del mundo que existe a sus pies. No obstante, uno no puede dejar de pensar que las nueces son pocas para tanto ruido. Que existe aquí cierta impotencia creativa. Aparte, el tono de viejo verde relamido mezclado con una nostalgia cursi no ayuda en nada a digerir semejante empacho de grandilocuencia audiovisual.

Mountains may depart – Jia Zhang-Ke

Madre patria sin identidad

Mountain may depart

El cine social puede ser original (por más que los franceses que este año compiten por la Palma de Oro no lo sepan). Ahí está lo nuevo de Gomes y de Jia Zhang-Ke, verdadero reinventor del género, para demostrarlo. Porque el de 24 City ha vuelto a entregar otra gran película acerca de su nación. Una realización más transparente que sus antecesoras. Puede que la edad tenga que ver en este privilegio del mensaje sobre la experiencia cinematográfica, sin abandonar, eso sí, el experimentalismo. El resultado es una cierta pérdida de originalidad, a pesar de mantener intacta su potencia narrativa.

En Mountains May Depart, Zhang-Ke divide su cinta en dos partes bien diferenciadas en su temática y formatos. Una pertenece al pasado y otra al presente y futuro. Lo que en principio se antoja como una mirada personal aunque algo trillada a la fuente de los males de la actual china, acaba revelándose como una profecía inteligente y sensible del devenir de un país. Un viaje alucinante en torno a la pérdida de la identidad de la ‘madre patria’ que deja hijos huérfanos perdidos en el significado de las cosas durante un trayecto con un punto final memorable: una rima audiovisual con el arranque (supuestamente) feliz del film que nos deja un impresionante eco entre el ayer y el ahora.

As mil e uma noites. Vol. III O Encantado – Miguel Gomes

Un barco sobre el fluir de los acontecimientos

Las mil y una noches Volumen III

Efectivamente, el último volumen de la monumental Las mil y una noches, de Miguel Gomes, se parece poco a los otros dos. Aquí se privilegia la palabra, pero la escrita. Bascula entre el documental y la ficción, como un barco en el mar, en lugar de hibridarlo. Su discurso político no es impuesto por agentes externos, sino que emerge de las propias imágenes matizadas con textos impresos en la pantalla. Si, O Encantado es un territorio lleno de libertad creativa, con ecos de Pedro Costa o Wegner Herzog, pero que, generalmente, responde a una mirada muy personal.

Con todo, es un título al que se le puede reprochar, como a los anteriores, que quizás no sea tan original como pretende. Por ejemplo, su primera parte, que presenta, por fin, a Sherezade, vuelve a recordar a Honor de cavallería. El resto, al cine social de Pedro Costa moteado por un uso del documental que ya se lo habíamos visto, sin ir más lejos, a Herzog, cuando en su Lessons of Darkness volteaba el sentido de las imágenes con la voz en off. Aquí, esa voz ha sido sustituida por palabras en pantalla, aunque el efecto es similar.

Entonces, ¿qué es verdaderamente único en esta realización? Pues la manera en que bascula entre la ficción y la no ficción, que aleja este capítulo del híbrido de festival para otorgarle la naturaleza de un paseo en barca sobre el propio fluir de los acontecimientos. Una embarcación que se menea de un lado al otro durante el metraje como si tal cosa. De esta plasticidad procede el asombro que provoca el visionado de este moderno e imponente ensayo acerca del estado de las cosas en el Portugal actual.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.