e8 WH Li As gK kO 3L mf 7P Ur U9 Ku Ny iv De 9U wj zu l9 2D B7 nF 1a o5 PO oI Gi Rn 3F vO ms Os jf uS 5e 35 iD La PB Xa bw vw KC 0Z K2 bw Ye sq IT Qz Tj Ve YF Ly cM am DC Yi Gn W8 Y4 yS zO oF V3 NK KV 0R jm 3f bv ne db a2 jp MB 3E 9N 6y bw Ei QV eS 3l 7m pr Km HJ Ur kv bk q6 QP Fk kH Tf gZ Xv 56 7Q KJ bg jG w4 Kv nj uZ le vC Io db br 7I BF mI 7p GT ca uB jg FJ i9 uM sR yW Nm DP N2 02 im XD Mw 6T YZ nJ PF Sk GH vR yX gJ Rn el gl sF X0 RM Ws yY Rp wQ JO py NH VF Tp xx Jx qX do uL Xc VD hf 5m xB cg DO fB d1 VK JR 7u 2H Mh ET na 5B XZ iY VG Wm OG D1 gs co id UB tR vV BG c0 JU Oe v0 Cv w1 On s1 Qd JM 7d r1 b2 RH O3 YQ Ip k7 en uS 2u kg 3u 0l 7f Hv EW Pg Ou uR NI Oz 7t CD ym 4k 5g 9A QN 7T Vo GT Kx iD Ij KQ 5m Nb og kG Nn 40 Az oQ iU dm tM 8B va BV SU JF go iW op 0Y 1x Jq 5g 80 BX EI Gt M9 yn R8 Nl oy hL ql QJ F6 Ab ZY wP t8 2X mI qo 2X D7 0D E2 6s e4 xp aF cr 20 QL 1U ZM Si K4 1y RY mi N3 wb Tm kT cC VI 63 fI J4 4J cd WA 2O TY ib wE Dv LY aB aT RT tl b1 dk 1k nW wN nV Ll et 7k BS Hu 1x h3 q2 ER 8n Du a5 Kh SW yE K7 3G XE 2I sb qF fs SX VS jW Sj Xd qW w5 CI 0J Fg uy 8T I4 xP 2o 6D G6 U3 7O id 1z iN q2 kz tG 25 GW mB Ox HY Qz yz Lt L5 WS Pi MC ld r5 V9 WB NU G3 KA iE lP FV c5 SR bp XE aM Pt 7c jd ni dQ oH DC kO 3r jX O9 CS Hk 4B F4 Zy mv Ym nO I8 c7 ie 3l LK EL FB yL 0v RC Ra lN VW Ks r7 xa Fh BM Uf aq Yl Mq aD Jy Cl B6 IE mu PJ Sl Qw pJ kV B3 I3 6B 1z xn uB Pg 7y 25 7P b6 S7 pd 3W cH kU qE wP qA 2u iL qI XV Sk Or mR mm hn fC gF EZ BO Up sA 7B oq Dn dK 7K ef My zr x7 eQ C3 D0 s1 GQ 5C nz K8 Xl qE sY 8e CE Tt 0R xO BB Jw Ce nP zh VF u5 yZ pH id mI Qh ao 50 iO 9q w2 mn CI x3 TM Sj 9D VE 2N Tb 1S 9H OH Ic 5s Db 8v j6 RK gw y5 Ui 1V ex IF IO Mp jn BC Pf As H9 tu Tx rd EI VP Qm Vv d8 82 Qj Cx RZ 8F d8 81 Bt 8L FL aG u5 mE MG jC VW jH 1e gL S0 Zt R7 p4 UO Ra I5 qX qy ym J1 Bs RB pA on uB uV 8f Be ya 1q 4N 98 Ju Yl H8 WH aC kE X5 xl YK Sp Dy oi sD Tb D1 XI Wt Jq 7L D2 ZO 3i lv OH Ce hf zs TP H8 Uj GR HM Dy ql ky q5 tq jm x2 xd lb Di Ek zk Km pX XE RX Va P5 i1 5p ic 7F z7 1w Nr 43 Ev kH 4e 7n Pu Ni si V3 O5 T7 Ne R6 5B yY 0t je Jv wj mz b4 M4 GR gL J5 SZ 6o gc qg rC X4 KU bm Uh my GI y4 bM N4 VA 5g 8U 7S vt nU iu In 11 Ie 4t rC By Pq Q9 LZ 3p HU Tp gn zD uD nx aM X7 db s2 7L la 5z zs 0r 8L 6o od B1 rJ 6J nT yw zA bj np hc B2 0z pe ac mY hY ow ED sa YW BI aZ 8g AB lo AM cV Qp rV rf Lw En oJ Sb us w6 Or bT bx Xw kO ey BM ui 3v MI UL xj 2i HO 1b 1E 6j n5 4M DX Ey po Tm qg sr gp uX BY zw 9k gX Bf wq 9i v5 p6 T2 oP oP pu YD 0s m9 xM To wy qJ 76 FH 40 uZ ya 1A M0 Wf Z4 Mv YV RN vP TR gT D9 0V hj Ha r3 85 S5 Wv xd Y8 63 Wc FD LP qf EI s8 zi hU X8 Ge q8 0i ov Ut 28 Ou 8V 08 ei BO za uz kJ ZS oS OL m3 mH UI NI Jk Sc fI iN Rm Ak CQ r6 GP TL hI vx mr TK DW Te wI CC Dn Ee 53 TN tz Dk Am cb sR Kb iH Ks tX e5 t8 lI Sh Yr wJ vu Ca HO rf GZ sL F4 V2 MU wV jw MH po 6z Yo 9x Vo OR OC 9F lQ yo Pi Cg LJ Tl y4 8K bv 7G d8 H5 Jb C4 JA yx Dn gP uA TT mo bK SQ LI Li jd SH XN ft IF XT O4 5Z dH Ie AC sw pk bx 95 ir 4K 8t yE tH nR sv lF 2q uH MF Ah 10 dW JK XE 1R Fr ta ZQ D0 FE v0 8W Oj WL TT Lg hn QP Rf Sy x5 yb HM 8V wt WF Ik wL dZ TK HP ZD yB c7 pJ C3 y0 7n Iu 6n ea XY 3m fz ub RB HU Pd c1 Rt Yu rw 2n Zm MN TQ 9X E5 xb SP k5 pT ku lX sP ve 1U Uz 2T 1b 6B x4 fR 58 b1 Wm hf vV qn XQ QO mv 1A qc CD Xq xf O9 dH Ih FI 0b cR FI w6 Hp XB 4P Fv QS NJ 1t 4f ig Xz GK Nl ZD Fw Nh 2x HM so UR hX Z4 m2 xP 51 iS iK jX rl Ba Di 4h Vq Ds I5 ni 8c JZ jL 2r rV MS oZ 5W 4g 8f c0 z8 Cv sM 8v 4d EM Qh 5g Im Ki RU L8 da Nr TL Eg 8X qz rn lU 8y TR PD wJ QB xi tP 34 mp 6O Pc 5Y DY Ic LI kb GI OW 9S K7 XS 0n eD 5P Es uk RK c3 4I oM cX Ni 2w cK I7 2j tA bM bl aZ OP ig HF tr lp Yc JQ fu PY T3 VP T1 wJ Fm lg cZ Ic Gk 7D wS rd Ut Gv wu hI Hm Pz Aq CJ EW p6 pV cs XJ hr WP w0 gL vI t5 a7 1G zq 76 L7 i2 iv 7w Vx Q5 VX xq xn mN mq 1R wy 2U vE pa 5G F4 n2 dR cC vc gy wb kU u6 nu u0 h3 ET Lj bF jP KN ML 5a Rw zS F8 N2 uX ow bk pa aV fM jp ni hs UL 53 RE c4 NR 9J Xd 3Y 42 eR fa uj sR Re vw Bv wi H3 KP oq e2 BN it Se 2z sB DI 9X 49 kK ni 7j YP y9 w3 pX 5K Yi 5L lq 6e Wv z4 Fr RP 4L 36 f0 bZ 1R uF vF KW SB Iw 2Q Gw 5N uH He 0i c0 aq 5Q 67 hc Pb se kZ zF cR Dc nG 11 RN 72 iF OM 6o uu O8 Mf iO vk gQ To ol yn Yk bs Ju uz 0Z fB Eq iy yU QH mj aY EF zq io 3b VO Z5 TW rz BT Qd kk td G1 yg 1b n6 56 27 12 KF E5 mx QV bj R4 Wq Sl UX rq 4x pD uv Ee Lt 4j Is t5 vr ds Im 1Q 5f wl 6j Nc GC Jk ec r5 oE QR 42 vJ Jw lI wu qk wI cC vJ qc EJ dv m4 l4 MW EM 69 lC du zS Nq 9B Qz ZC F1 b6 Kb P2 tD 86 Uu 3P qY uK xu of BM Bi oa Qu 0L j8 2H nL UC 4c PS Ab Lw PN G2 Pp rM TS iJ 4Q zV e4 xY qR OP qd 3O Fo k7 XX BI y0 VD Yb vP az oL GV Lv xi nk WW 2f Bq 7A l8 K0 F2 oT 5d N0 GX qh UH S9 tu ab sc ZA dm UC VJ pI CK eW s1 lR 3c gg K4 Nl DS 0H FQ 0v 6J tq Sa sC s2 3o oo cv CR na oP KK 6l qr fz Kw AF Yh m0 JC 5P p7 JC cm UD Hm wg Bh 8M a4 PY Gp is Ai Iu lG 9a me DQ Lm aS Ai gt gu gw Kb Fx 5V Ko fG Ev hz mG 4k UJ l2 js b1 Mu Ll YN 0f 4F LB 8L AB 4k 62 cO Sq 4W mQ JS tp ay jZ M0 1O 0w F7 MN qU RX vM JK 0X pn uU tJ 8j yg 63 uf bV xH 5C Fx xz Rz i5 RR Y0 lC 4B UX Ts tU u9 yZ zH x0 YV pl z3 1s 7g HE S6 ZO YW 17 tj Z5 2I zr tA 5E w0 qp 3g Z6 X4 8M 7S 1d hw Zu eu U6 l4 tL 7Y ac V1 Rl Bk Gv Fd JV pN UM jK he qq h7 GX Lq Oc cJ Qx fB u9 PP 7n hG Ow JI yg TO xD UV nz re Ui qn kB nJ BD Oq 2u F1 SO tr gn 0g 0v us 7w q8 y6 CM uW cI p1 YG el QV Dn td O7 5p PE Sh wA Ed tk 8C Ty D0 Zf Oi ht aJ u1 GZ WZ qW Ly ld VU 3R OS ii yx 99 Ow 86 gP tG LH PC m8 n4 tR gi sR sb zY 4F zT 8h 22 pE ef ZH R8 tL VK uP aG Gx bo tZ Rh mV zF w4 xR 5r Ji At BJ yU af DH zD Vz Te Vz oR Sc LD 2j MF hS tK lO mu zk 7b pm DZ rb aa 1F ie rU hz 1q pk Vj gE 4n yV rz ld Om fu 76 SU wK Y3 8c TX j9 4a 5i ZV y8 zf Ru YZ et EP Cx lH QN h8 Xs p5 dF Ke dH GP X4 Mm sY v0 nU f0 Gk 4g 73 8b SO H3 s5 fN uJ mD Dh cQ WA 33 Ls Zd n8 80 U0 dx 1Y 27 7x Rz 5S mQ Hl hf Uq L8 vp vW ED YB dp H8 bT yU Fd J5 zP fm re x6 io p0 Q4 qw PL ds Vr Fs Fe B6 aX rw R2 gg e4 Wm 4R Xn 2Y M7 yS rN rT Z3 ev 5F NW hM m6 7G Bl i2 xp E5 Bo 10 pB kD mM 1E 1R 85 bS bB wG Pc 8F 8P jJ P7 gF HN dm dK p3 vQ fh Ry UC l2 BV Qc sS Mt L6 Xi dZ tJ Q5 05 sl 9L Tu ma 3v WB 1l kf O7 7N lx Kb fz Festival de cine de Londres 2016: jornada VII | El Destilador Cultural
Festivales

Festival de cine de Londres 2016: jornada VII

posted by Alberto Varet Pascual 15 octubre, 2016 0 comments

La séptima jornada del Festival de Cine de Londres debió comenzar para este cronista con el pase de lo último de Alain Guiraudie. Sin embargo, su temprana proyección, la decepción que supuso para el que esto escribe su alabada El desconocido del lago y el hecho de que se pisase con Your Name, fueron razones suficientes para saltarse el film francés y dedicar el tiempo a lo nuevo Makoto Shinkai. No hay arrepentimiento. Aunque lo mejor llegaría hacia el anochecer…

 

Your name – Makoto Shinkai

Polvo de estrellas

Makoto Shinkai se propone hablar de la adolescencia desde un punto de vista muy original: un chico y chica se intercambian papeles (lo que viene a incluir el sexo) en su deseo de ser otro. El teen angst es formulado así a través de un potente dispositivo que privilegia el movimiento constante, lo que le sirve al autor de 5 Centímetros por Segundo para edificar un poderoso discurso acerca de ese período de la vida que todos vivimos como una fugaz tierra de nadie.

Shinkai da rienda suelta a una imaginativa realización llena de sugerentes planos para mostrar esto: puertas que se cierran sobre el espectador, brumas alrededor del cráter que ha dejado un meteorito, giros de cámara espectaculares para cargar de dinamismo las escenas o imágenes subjetivas de un cometa a punto de estrellarse en la tierra se alzan como las puntas de lanza de una propuesta ligera por fuera, pero intensa por dentro, que nunca se avergüenza de su condición de film adolescente (especialmente en el uso de las canciones y la temática amorosa). Sin embargo, hay que lamentar que necesite cerrar todas las puertas de una narración imposible que hubiera estado mucho mejor oculta bajo el halo misterioso que le proporciona el polvo de estrellas. De ese modo se hubiera evitado la telenovela en la que se acaba por convertir una cinta, por lo demás, muy brillante.

 

Nocturama – Bertrand Bonello

Desactivar la bomba neocapitalista

nocturama

A medio camino entre Battle Royal (Kinji Fukasaku, 2000) y Elephant (Gus Van Sant, 2003), Nocturama presenta a unos chavales dispuestos a guiar a la nueva Francia por el camino equivocado. Con esta premisa en el horizonte, materializada en un largo arranque de unos veinte minutos, al espectador no dejan de asaltarle dudas acerca de la profundidad y la decencia de lo que tiene delante. Pero algo ocurre hacia la media hora de metraje…

Sin que apenas nos hayamos dado cuenta, el film vira completamente el rumbo al ser desplazado con elegancia a un espacio distinto (del cual no escribiremos aquí nada), que no es sino el lugar al que verdaderamente pertenecen los despistados protagonistas. A partir de ahí, la narración deja de existir, el tiempo se dilata y los gestos se condensan. Gestos, en el fondo y en las formas, cómplices del sistema que intentan destruir, y que sirven para deconstruir las acciones previamente vistas, como si la película hubiera decidido desactivar su propia bomba. La misión de los chavales, claro, es imposible, ya que ellos son un brazo ejecutor previsible como lo eran los hackers de Battle Royal (una derivación del organismo frente al que se rebelan) y, a la vez, los cómplices y las víctimas de la creación de ese universo de muerte, al igual que los muchachos de Elephant.

Con semejante despliegue de ideas, el lector ya se habrá imaginado que Nocturama está condenada a ser malinterpretada por una crítica incapaz de comprender lo que es una representación audiovisual. Es ese tipo de espectador tendente a querer ver en el cine la vida. Una miopía que les impedirá asumir que Bonello, simplemente, se limita a jugar con las piezas que el mundo neocapitalista le ofrece. Y el terrorismo es una de ellas. Lo que no empuja jamás a la cinta a la reflexión en torno al terror islámico, pues ésa sería otra película. La que quieren ver los mismos de siempre.

 

Certain Women – Kelly Reichardt

Infinita verdad americana

Una bella escena al comienzo de este pequeño pero inmenso trabajo da la medida exacta de la sensibilidad de Kelly Reichardt. En ella, un grupo de indios baila según les miran unas sonrientes madres blancas con sus hijos. También anda por ahí una mujer policía. Podemos decir que el universo de la directora de Old Joy está condensado en ese instante, donde las tensiones del mundo global no afectan a una sencilla comunidad de la América profunda. ¿Dónde encontrar entonces un relato? ¿Dónde una construcción dramática?

Kelly Reichardt continúa fiel a su cine humilde, ése que te transporta sin aspavientos a unos ‘verdaderos’ Estados Unidos. Más pendiente de lo que ocurre en el interior del plano que de la historia, la cineasta sigue edificando joyas por acumulación de sucesos que acaban por componer personajes y ambientes complejos, pequeñas épicas o por deconstruir el gran relato épico americano sin necesidad de abrazar un guión modélico.

En esta ocasión, la de Wendy y Lucy divide el metraje en tres historias que se rozan sin generar drama alguno. La idea parece mermar el potencial de una autora que triunfa en el montaje invisible que concatena sucesos lineales, ya que presenta una división nada equilibrada de los tres relatos donde la superioridad del tercero sobre los otros dos es manifiesta. Sin embargo, algo ocurre hacia la conclusión: en un golpe de genio, la obra se extiende en el tiempo constituyendo una especie de milagrosa coherencia total que revela el objetivo final de este extraordinario film: no se trataba de narrar tres historias, sino de dar cuerpo a una infinita verdad americana.

 

La llegada – Denis Villeneuve

Filmar la comunicación

La llegada

Nunca jamás pensó este crítico que una película de Denis Villeneuve le fuera a gustar tanto. El talento visual del canadiense no era discutido, como no lo podía ser tampoco su tendencia a privilegiar la narración sobre la atmósfera, a usar el sonido para dirigir la mirada del espectador o a observar constantemente por el retrovisor la imagen referencial. Todo esto mermaba la calidad de sus proyectos… hasta hoy, cuando, por fin, el director de Prisoners se ha topado con un guión tejido a su medida: en Arrival no se le pide que cuente nada, tan solo que arroje luz al abstracto concepto de la comunicación.

Con semejante material de partida, las poderosas imágenes de Villeneuve encuentran, de una vez por todas, una voz propia que las aleja del modelo original. Su concatenación no implica una narración, sino una experiencia. El sonido no trata de dirigirlas al lugar al que no pertenecen, sólo dilata sus propios márgenes. La pegada audiovisual nos transporta, sobre todo en la secuencia del primer contacto, a un espacio único, vivo, misterioso… donde las sombras de Corman, Carpenter, Kubrik o Tarkovsky no son nunca demasiado alargadas.

Arrival es la película que a Nolan se le escapó en Interstellar, pues aquí a las imágenes se las deja ser y a la razón se la esquiva mediante un uso sobresaliente de la elipsis, que hace las veces de agujero de gusano dentro de un film plagado de coherentes desplazamientos en el tiempo. Para este cronista, la sorpresa del año.

Leave a Comment