Festivales

Festival de cine de Londres 2016: resumen y TOP

posted by Alberto Varet Pascual 17 octubre, 2016 0 comments

Voyage of time

El Festival de Cine de Londres acabó para este cronista con cinco lagunas cinematográficas. Por una cuestión de horarios y de ganas no vio Frantz, de François Ozon; The Handmaiden, de Park Chan-Wook; Rester vertical, de Alain Guiraudie; Aquarius, de Kleber Mendonça Filho y Free Fire, de Ben Wheatley. De las cinco, sólo la película coreana le llama algo la atención al que esto escribe. Vamos, que no le duele demasiado habérselas perdido, aunque, por motivos profesionales, habrá que recuperarlas en los meses venideros.

Por lo demás, una muy interesante edición que ha quebrado la certeza de este crítico, quien pensaba que el 2016 no había sido un buen año para el cine. Bobadas: todos los años son buenos para el medio, pues son muchas las manifestaciones audiovisuales  destiladas al final de cada temporada procedentes de autores fascinantes y diversos.

Así, el que esto escribe asegura haber visto al menos seis obras mayores en el certamen: Voyage of Time, de Terrence Malick; Elle, de Paul Verhoeven; Certain Women, de Kelly Reichardt (feliz ganadora en la Sección Oficial); La Mort de Louis XIV, de Albert Serra; Le fils de Joseph, de Eugène Green y Nocturama, de Bertrand Bonello. A su vera, otras cuantas cintas de muy elevada categoría, como Toni Erdmann, de Maren Ade; Paterson, de Jim Jarmusch; A Quiet Passion, de Terence Davies; Arrival, de Denis Villeneuve y Lo and Behold, de Werner Herzog. Y también una decepción: Safari, de Ulrich Seidl, la cual, aún siendo mejor que la mayoría de las películas que veremos este año, está muy lejos de todo lo que el austriaco puede dar de sí.

La edición ha estado marcada por los conflictos surgidos entre el hombre y el espacio neocapitalista en el que vive, lo que ha llevado a creadores tan dispares como Malick o Verhoeven a confrontar sus universos con un sistema generado en el olvido y la corrupción de los valores humanos.  

En este sentido, podemos dividir lo visto entre autores humanistas y políticos. En el primer grupo entrarían Malick, Herzog, Green o Villeneuve, dispuestos a reflexionar acerca de un futuro imposible sin espiritualidad. En el otro, Verhoeven, Seidl o Bonello, con unas miradas construidas sobre unos polémicos materiales derivados del sistema. Entre medias hallaríamos a cineastas de la talla de Kelly Reichardt, Terence Davies, Jim Jarmusch o Albert Serra, más interesados en generar un microcosmos capaz de sugerir el ambiente externo de dificultades que en poner imágenes al mismo.

Por tanto, sí, calidad y variedad se han dado la mano en un festival donde incluso las peores películas (The Birth of a Nation, de Nate Parker y Tarde para la ira, de Raúl Arévalo) no han podido dejar de preguntarse hacia dónde diablos se dirige un mundo tan mal parido. Pertinentes o no, los trabajos de todos estos directores no tienen la respuesta, pero sí la capacidad de remover en nuestro interior eso que llamamos conciencia.

TOP

                1. Voyage of Time, Terrence Malick
                2. Elle, Paul Verhoeven
                3. Certain Women, Kelly Reichardt
                4. La mort de Louis XIV, Albert Serra
                5. Nocturama, Bertrand Bonello
                6. Le fils de Joseph, Eugène Green
                7. Arrival, Denis Villeneuve
                8. Toni Erdmann, Maren Ade
                9. A Quiet Passion, Terence Davies
                10. Paterson, Jim Jarmusch

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.