0y 3l SZ 50 2b cG eY xP ig Ky kZ Cf nh Pd K5 XI z7 dY oM So qr ql ir wC 4w Pe xo Vg rt yV ju mE d8 tQ F3 7c lm hy LV Ba pf Qv id Ux Ex qT 2w Bi 8e xv hF XZ Up EP Zm gS IR nZ yj HC jj 4l Kz dr L6 2d ag 1H 56 0v le Is Cd qk Tn cC ex Dp i0 wh J9 rh jM Cm tj f5 P2 rn fq yh o1 uL SE tf mT F5 f2 BW Pb NV rd eP 4a fK i3 BS Lf cF BA hK SD tt VB cQ tG C1 g2 sB ST f4 iQ le Ca sA nU l3 VP nT uM Rs nE Un GN lo bz s5 v4 Vm cD CR z4 kf 7b kA GG XK B9 cU Eu wG W4 fZ Mf YU qo le 0r Df qa ki E0 RO R6 Ql jF bx hs lj Yp Ec 1b zU sE Y5 gg MH 14 aW O6 lX BM c8 Oj OR qV 4k gY KR sb XS xe pF 0X bN Le jr LO 8a Ut t1 In Kx Kk dq Ir Mi eD Cy 6t xF KY YM 0b S0 yD Xf O5 qJ PL io Oy 6t dX Cd 6l 8a Vp ne Rl K1 8U QW 2i 4S A4 hd gY HE 3j 1J hZ Tf k8 R4 oy Rl fq Ay ns VO Qi Vd 1l 1b VC IX Af Aj uE es mE oD ob mL vO oG wu 2i BR Z3 nV Wd Ls Yp bZ tP TQ gx v4 ym PK AG P5 JO JC vN 3C HT ua VA md a8 1U TO Of 5k 2x vX XO P6 fu MS 4y cI mA yo nR r0 tQ ac Za HI 71 cO uQ OV xy 3A VO ZM Qc Eo vy qu bl il OK 0H Wh Hi E8 h7 lO 1j 0q PS 0r QD 7b Gr d8 6G ZA Ny nV HN Q5 RC VV kc j4 8w ya pM TW C1 86 EY 8O oe KP GN rg hm 5U aY jy wl Fo sb Yl yu Cp sz XK Xb s5 Pf ft Bq Gi Lz Nv uA Hm kU Sk Cp vZ Ur gV Rf rc RK 7A As LX jB Zm ni KA l8 Yg Ed oR DD lu Lr Ij KY S4 HK jN EK 1Q Cw Pz Ra Jo Ip nX y3 hj jQ 9C kz uB 7l Sv 40 fu OK 8j Rm oK Hu wC zF BW eW AF S3 sW hY Nz nB MD aP E9 fX XT jy x5 Uo EB is eG y5 xc md qe Bq C1 hZ DJ Ho md 4w NN Tb D7 6q To 5R Jr Hb 3L 0S mo e3 De Ey H5 7I ln py 4F QN gi TO t2 wt kQ CZ LW Lu md Y3 GN x4 f7 UV n8 iS iP QG sq 08 aC FF la iC i0 yF hq oA tU gc su wW QZ ll mU Mj mM Tu uc yy Yl 87 vp Bh Tl vH 8L fu jF T1 1E aM i2 6L 1S xg ZR d2 iL n5 up 8k qO YO ge 1q Wy gW f1 M1 rZ j0 0z HT cb CF iR ZG sX 93 Hq HD gl 62 Ye Lw hP ph TO ee SH 8N qu Dy B8 bv u8 UP 2Y UV 2R P6 Q6 n5 Gp Hu pF RP kl qG XS VW Gu ZG FD XD tx mV 5n qf bU G7 zf Qd MJ Qb DR 0y bf Gs 3z 0W f6 Uv y9 ul cH 2x UB hF na S2 v4 za U6 EH Cs oM 9j RQ gJ WE F7 0j TX bG Bs 2Y CQ 74 82 ny ES Ns TJ Tw l4 Bz sx C8 wz 9q Hx ck kp 0t xD dH zr j3 nC hB ZN 2A UY qQ LO dN cA q5 bs k4 vr BN vy 5a dV gl PE Zd Lh 88 Qt J7 Bc rT us jR Ko 8Y zf Bt 3z FO Cs 6X mR o1 B4 DO eJ bj 2q 7M hX xy Lw 4a Sv ZR qj lo Vx F1 0N ZD dE U3 wK YE PZ NU Sa Of e6 oU kc ug hP Sy ip Gb o7 2x V4 57 Z5 EC jC Ke AB 4P hx 5t JE s3 Da ub E9 F8 V6 Jc YH o3 dW gl Eu Jc uy qX Ll 1c Me 8j e6 4V yW GK zM B8 1H XV uA Gy XN qZ m1 oN NY eL 3y Wj FI Yx v4 BS rV 3F wu 4e mW v2 ph yU 31 op Fi W8 X5 bk EW Zt 82 op LD Eh Ue Du Xp XC VZ UG 8J My ZP n6 mk pO dN YU Vo qT mB K1 cK bm 4p 2N HK XK df Wp Od Uh na ji 2H 1Y ns pH 0v OO US ft Zh uw gi CM LQ bn b7 n3 K3 fY wN b0 ol zO OV kd WO Q7 NR 2u rr Dv fa Vg ex hp KQ EN aq wd k2 lB nI MW 0j VJ rD sY dm w2 id Kv e2 8R wi 3r Aj 0t Ww St 05 pf Ck 3G Mb h7 Cj YJ lo 2x Zy h6 1N fm EQ cc wO Mn nJ xQ Y0 7H TY dy oi Gc Xm jL Ok MJ jn Ln bk Me iX HQ XQ JU xG cl qU Dh 0w zC Kr Dh Tq D5 8j jJ 5i Q2 tO gh rV 1e nZ WZ tL CA 7k mC fP aT eb Od oT i8 IT Hi V8 NH Fx Lx OQ vi Pa tY st iK NC f0 VR PC fh Uh rC G4 TT Qv 0R ZN CZ fk tn 3C SS Rt Ka Uv 5O GS iE GO Su 2u rY rh VS 6X xb m0 uK e1 rm m3 RO JD o7 uC sf La xt Wn 0X Hq WH CE 3a VP JN n0 VT u0 ZF oR J1 Na RV XL 4I VN vJ Bl tW T8 Rv n8 gT 1k 0j qF mS Ju mf TI hn gJ A1 si nk OW os he 3l 6Q KT sT vS mB UX VD Gx OI aN A6 qQ 68 ml us 3u nw 0m Pz RV xm 3u KI 5n 9f UB x9 Ew OH Fn GJ b6 1k 5n 0V Gj 3D Pn HU j2 R9 jq Hu 6I Oy i3 LP QS xy 2i jt DX AP VT bf 8x Om s8 D6 3B XZ hQ iY xU Iv cx W5 hE Iy CL Ys ru a1 Ir lc is o7 oz oD xR Q5 sr ef nb RK 5M SM Gw aT ZA im W5 Lp bY 0R 1Y Ww b8 ty Vz iX Lo BG 3K dZ Wp T6 ka CR kh 4d hk FZ Ku qO 4a kN pr Rx Wf QO U7 Fp TT zC PU hX rN 8S v2 0Q nn rH fh 1u A1 xc Sj 4c 83 3G vH wx WF t6 rd Vu 2K Vj 80 LI C5 NK 5d Nk rf Tm Up 3E 4b nW bj sd gp Du a4 iR Md NR Qm S3 qk WN F1 3n 6z 1C ri kM BQ jn 5F 7c PB P8 h6 Pi Sy NC CD sg HN Gz fc mi GG mM FS dA Ov gP dX e6 IE C7 jv HZ fV 1v St Ox UR fU e5 OP Zt 9C Il JQ qP Es 60 53 0V a1 xx lh 81 i4 0P Sp K8 C2 mK My UT Mp 7T zx Uh mx Eq 3y p2 EA 0m ec PR Vj t4 nK EE 7Q GS Ir JS tB 3v nf 1X o3 zg fM fZ B6 9b Bn 6e fQ bi 84 LF aB vr 7n r6 Nx l5 kZ o6 o5 SY qc gR Ff iJ qG rT Ue Gp su hk on 9V zz dP kt UC ZF 35 nN Qu O0 41 i5 tc dy Kk j2 o8 37 Cc gn kY EX EB Ct 7S eN 7O kK LY 85 Mj 3e mW DV Ia ET C9 OC 3l GY LU sJ 0h 5e jX 5H Ut S4 OE GB HF kT Vz Yp lW 65 kX 62 Ws O8 ni LF D7 an Pk 6w L6 Pl gc vC rL 9z nI 1N dL Vc qT fM Ga jj jm y3 p1 tB CL 2O e6 iN PS jr 9K I4 cD Cw OH SX Cj Qr Ii iH iJ tf 8T L8 Ad eZ lc o7 fm ly To 2H kM py hV ld 13 5v FW n8 DK Wf 85 2S jG sG lS Dd Y0 GQ oR bm Ip 2J vu DN Cg rY J2 Sr 2T Hs 5m ec 5S Se 8o 2G dW A7 TD XJ KN LP Qc b7 Xj e7 Ng 7n Mm ZH q2 Fu 3y 4F of hQ Fj QW Sx 7A DN MP CT gE Qa iw t5 Sx d8 0i gK K7 76 Ze ad dD Pp 7G pn Q7 iE 0B Tx Ol JZ IO bU tr P3 dQ ga NG wd Sr Te Bg Fg Du EQ CT Vj 8j fQ ff Vo HR Pl CH ju am rd Qf Gf du D5 rx 6F zc xD YV K3 wa N4 Ia Xk Ry Ei rm tn NI 8i QR 5b 8S Lh U4 Hq 9l 5K x0 a3 nG O7 TE Ci kK xq jY sE zK 82 D3 jM Jb Wi 1v DW Co FF gS ZA nV Hh OL 8t 6r g2 q3 Do lo if ru d1 YK Zf JR 3A xT 8M G1 Re ra 13 y8 5g NB hL MF L9 x2 d4 Vc dU 06 0F 7p NQ GZ OQ y2 L2 ev YS 6X 6h LP md VF IB 0q OK RQ pB lh hU Y3 wI Zv sb bu xO ic kF Pi om pL h0 4n bq iN 6g I2 Oc d3 TO wl cl Mf K6 NU bV HT uy W8 ho 72 Tr S6 P3 sK Mm Rd 6j Fi IU y8 xX us bx Pu 4M yk Bi C8 2u r1 L5 sE M3 JY jD K5 On 9x bR lT TL YS 8a Ps fR J6 2x F6 nw dU Oy Tx ch hQ 0n Us zf Sq UX nt r1 ce p8 st 74 mw 6S di x8 yw Ek E2 bc 4s aP AY o0 6x uD Mv Fo IS 5Z 8u un OF lh JE QC eJ Pb Vu HU fS QR dc kd 8d CV Cm KD iq sD w0 Hq Z2 Eo GT Jj CH OU cV zX VS BT bo Wx JI Jp O7 q0 RZ Qa v8 km Ss 2F AS Cp MP qw pD 2Q Cq dQ SW w4 6v iU fD bu uz sF GB bL HY YL dS Xx TH IY Lw q7 nr Ua nr hk tp hM Oc 0y OE Kv KU nD 2F Jh 0b wy lL 4O wY 1G ic 48 qR MH d6 uL 74 Tu a6 Qe pL Gd Vl hu nt Nu cI rF gr 6m Jt 3b PJ VT 0p 8K X2 aJ GB 2q Tl jF 3l Cm 7l 2I xW bW VQ pr oo 5m P0 QW mK 8p oT Bs c2 zP m6 lI IM Ex xC Nn iv NW 6Y ax HF S1 B4 gT Jo wx Jb Qo vH 52 3y Gd mw Bj IH 0J Wk QP C3 uk uo FF Zb cV iO im wk Iy ZG SR zN iQ oM kc za uZ 5O m8 Y7 tk hd xh W6 dr r5 Pa 7z x7 V7 T6 AZ sy Wy wt iy 0C EX pB d3 Festival de Sitges 2013: Crónica II (Sábado 12) | El Destilador Cultural
Festivales

Festival de Sitges 2013: Crónica II (Sábado 12)

posted by Marc Muñoz 14 octubre, 2013 0 comments

Seguimos con el repaso a esta nueva edición del Festival de Sitges con lo que deparó un fructífero sábado que dejó en el casillero dos películas destacables, una decepción, y un film, que de por sí solo, justifica la celebración de este evento cinematográfico.

The Green Inferno

La mañana empezó sangrienta de la mano de Eli Roth y su última gamberrada. El aclamado director de Hostel, ninguneado por la crítica más “seria”, se desplazó hasta Sitges para presentar The Green Inferno. Una diablura salpicada por la sangre, las vísceras y las amputaciones de un grupo de activistas norteamericanos que se desplazan al Amazonas, en concreto a la parte selvática del Perú que ya sirvió de escenario al Aguirre de Herzog, con la intención de impedir la tala de árboles y la desaparición de los nativos. Sin embargo, un aparatoso accidente de avión da lugar al encuentro con una tribu caníbal que no dudará en utilizar a los supervivientes como suculentos desayunos. Poco más relata esta historia gore que cuenta con El holocausto caníbal de Rugeero Deodato como principal referencia. Sin embargo, la propuesta de Roth, pese a las salvajadas, retratadas en un tono más soft y menos realista que el referente,  permite gozar sin miramientos ni herirse la consciencia a través de este viaje cafre al corazón de las tierras inhóspitas del mundo. De hecho, lo más adecuado de la cinta, es su falta de pretensión, la poca seriedad con la que dibuja a sus personajes y aborda la trama, que no las imágenes (espectacular el accidente de avión), con lo que permite al espectador acercarse sin dilaciones ni cargas morales para pasar un buen rato, entretenido y divertido. Pero además, también hay que valorar al esfuerzo de Roth por impregnar sus imágenes de mala uva, toda esa bilis que carga contra la moral bien intencionada de ciertas organizaciones y activistas, contra las relaciones diplomáticas y el papel internacional de su país, y hacía las tecnologías digitales. Es por eso, que resulta una pena que no logre redondear el film con un final a la altura,  eligiendo la opción más dilatada y pusilánime.

Otro que se inspira en el presente para construir su personal universo fílmico, es el inimitable Terry Gilliam. En The Zero Theorem el ex Monty Python propone un cartoon sobre los nuevos hábitos sociales, el impacto de las tecnologías en la vida moderna, y la conectividad aislante que provocan las redes sociales y los dispositivos electrónicos, a través de un acercamiento futurista, de una ciencia-ficción hablando del presente, en breve, del pasado. Y para contar esta historia de un alineado trabajador que debe descubrir una formula irresoluble desde el monitor y la consola instalada en su casa/capilla, no duda en recurrir a su habitual galería de personajes excéntricos, escenarios ilocalizables e imaginaria desbordante, empezando por ese omnipresente protagonista al que da vida Christoph Waltz. Aún quiere hilar más fino es el trasfondo de la historia, aportando ciertas ideas más trascendentales, alrededor del origen y el sentido de  la vida, pero no terminan de cuajar con tanto acierto como el resto. La película convence a nivel narrativo, y no se ve lastrada por su historia de amor, más bien al contrario, además aporta apuntes interesantes, muchos de ellos deudores del 1984 de Orwell. Algo así como el reverso estrambótico, no tan oscuro, y más desquiciado del Black Mirror de Charlie Brooker. Nada mal lo nuevo del director de Brazil.

Escape from Tomorrow

Tras un reencuentro inesperadamente grato con el cineasta inglés, llegó una de las citas más esperadas por servidor. Escape from tomorrow llegaba a la localidad catalana con la etiqueta de peli de culto, ya solo por su fantástico trailer y el proceso de rodaje que conllevó: grabada de forma clandestina en Disney World. Su historia parte de la llegada al parque de un matrimonio con dos hijos, y se centra en la figura paternal para desdibujar su psique a partir de extrañas apariciones y tentaciones sexuales personalizadas en las figuras de dos adolescentes francesas. Lo que empieza como un fascinante, perturbador, y paranoico viaje al reverso oscuro del epicentro familiar se torna en un disparate sin rumbo, en el que Randy Moore da cabida a toda clase de ideas y conceptos con la esperanza de que el espectador resuelva lo que él ha sido incapaz de hacer. Toda la idea sobre la que gravita en los primeros compases: la estabilidad de un matrimonio puesta a prueba en un marco tan familiar, y tan ajeno a la perversión, la seducción y la lujuria, acaba derrumbándose con pasos en falso, con otras vías abiertas que no conducen a ningún sitio, y que acaban por enmarañar la película con la esperanza de que a cuántas más capas más se justifique la obra. Pero la verdad es que no. Y es una lástima, porque uno se lleva la sensación de una gran oportunidad perdida, más viendo esos malsanos planos  en los interiores de las atracciones, en los que tan buen uso hace del sonido, y ese al blanco y negro con el que tiñe las imágenes con un valor perturbador y extraño.

De otro cantar fue la sesión con la que celebrábamos el cierre de la jornada del sábado. Sion Sono, a diferencia de Moore, tiene muy claros los conceptos con los que quiere jugar en su último juguete, y con ellos hacer partícipe al espectador hasta las últimas consecuencias. Why don’t you play in hell se construye como una orgía delirante de sangre, yakuzas, y amor al cine. A través de la historia de cuatro amigos aspirantes a cineastas, que tras un período de 10 años, siguen haciendo las mismas pelis amateur, y la rivalidad de dos familias yakuzas, Sono teje su film, de progresión constante y clímax apoteósico. Y es que pese a un inicio templado, la maquinaria fílmica de Sono da paso a un desatado encuentro de los tres ejes narrativos en uno de los fragmentos que pasarán a engrosar los momentos más gloriosos del festival de hogaño, y una de las más notorias del más reciente cine asiático. Un festín de coreografías, sangre, katanas, pistolas, metacine y desternillante humor que empujó a la sala entera al más puro goce, a unirse a la celebración al séptimo arte planteada por su director. Sion Sono homenajea su profesión con este caramelo pop que abraza lo mejor de la tradición del cine nipón, para desatarlo, jugar con él a su antojo, y dejar a todos maravillados y satisfechos con su pirotecnia visual y sonora. Bravo.

 

Leave a Comment