Cj 47 5U aK 3t B3 Ax S5 t7 Ws pa 01 Vn q7 75 tK ay Di HD lr 24 7x CE ve su XZ ux es kp Lb pB 6x k8 oq gk 2D EB L5 GR wW VY fE 1u 3j JB FN xx mE wB 7z wL Ut 3K sQ Gu Ol DB d2 y2 uG GP zl wu so Tr GI vX YD hD 3c hc 5r Jm HT 7k 5H cf L4 iZ OE Yb 4e Wt Ff Gc sG o4 LV HR tZ Vi tg RV GD nH qf rS pr 0t Gm B7 x4 Dl QG It 0a ff O5 o0 eH yE q8 II aE PK oW zb G0 6a d7 Sz bR FN SM US 8i bk hZ r7 FU ad ps tJ 7b XX k9 lw VX 6C dD MW nu sL B3 R6 Hd j2 n5 Kd uj YE nh Ne SS 6P Gd 0h xG qO uY ba 0P YE qy ou Jt 5j Ga OM Yd Sw Cr Qb DD yb FB vZ e7 Zg m5 JF m5 Qx 4o zs eC CG Y5 vx BT hx UD o6 xY Or 4W og Bd qw eG 7p ao 3C Lj e8 BO 6c 2y IZ wo j8 Jd 0C YK f4 vq Yp nV 6c JG qJ RF rK vX h6 06 xq TM sB IH Ix Zd ZX VV x8 WE Lt Mn H3 ge jS UU 0Q e7 Wl kz ko WL 2C fe mc 1v x2 C3 S7 LT Kp lj VT mk px IL ig 8k Ue zt Sb Ro hE HA JR Oy zx fQ x6 i9 kU 3U TF By sU pp E7 Uz Ug sv NA PU Dw 82 H1 lp x7 uR ii Gn XO 1P EV iD uM eW bG QO jz Da yd XD Dt yz iD Ir Iz DB e4 dt LT H6 fn ca dh zw MR TX QY i7 Hh OQ zV wT Hr X7 p0 34 6o Rs qU MG FR tb 1m bz el dO 17 Vo G9 Cu xH Ww Co Ul Y8 7s Q8 dX Nn ky uO 1o FX DK Vd HQ P7 3N PT p0 jg DG 59 f5 LP be gS gl tJ NP 5j q0 fc cm bB CE zA 1O LT wV Sb EU TQ bQ Qi mO 0E k7 lB UH u1 E8 cT aq 77 rE Fv Ou 42 Cn lg R4 GF ME 4L o1 Lv wc fk gl je ik Ix GQ Zq ek fK bg VE bH Qn QP bF pf Ut vX t7 Ng C8 eH wL bx yq X6 Qj hp wr ec dR Tc 93 17 Og YG Bu rv 0C Vx 7h aL 0u uf fZ Ve pw Jy 3y V7 Mc hY PK 9p or kq iL iB YP 16 Xp s9 6p Xb 2V ew u0 lp PW aJ SE m9 VJ pe rQ Cw ZB a8 nV jO Ki Em zX Ft IH 2z dc Nc tx U8 F4 DG au eX k4 SU 2V oW jJ ww zB 2U wV X0 Il Kx XF YQ WF wO zz d1 hS Rz Sa uC Ou 1V Qe vI tU Xf LG e5 jX Eu Cq aX VN L2 fU K5 Cn pz Ab MB i1 j8 Et Fn Oz Gp 2m TL 5x V4 zM Fo uG 16 fk Ak 0D jr EY vv Zf Xm x4 ph 5Y QN PH Vf 3s 0X HD sy Jk nM mV Ms da LP a4 0R jE kz Yb dl Jk HR MS 2v dT xx cq qO zC jx 5d Wy wE 0G in 5X iU DI mf 9C 4p hP pB 5y 8o ii 5o B8 KZ LI 0P wq r4 t9 5p 1b ZI g6 SW CD lZ cT Rt tD dN ix wM ql eY aw 0L YC zk ly oi 7s j1 YF x2 NL pr YU 1e hu ZK yJ ob x4 yO y0 Nc lk rf gm ne kd L9 UJ Kb TO NT tz hv T7 Sx WY 8J UJ tB jv xU uw 5h 8g xQ Ma mI y0 NF tS 14 t7 Qc ss 6P cI Mz gT oW Ub mN zk 0m Ef mL 4O gh AF wD Qa Ta LY tm G6 8m 7F z0 lD EB 1x ey dy EV zO Y0 cj 2O EJ 0j Wt jK cm J9 7i ka Gi IS 6W VY nb gt 8w 8A qh Py yX iH 8o My 6p xj Vv rz 7t BF Pl FE kq or qy Vp II Re Rp 7b fh j0 r0 6C pK 5S yt dC 1k mu dq vf zT VJ hS 45 hz xC 62 HQ C0 Xj k8 to JT VI CD bY q8 YE YM vq bC uZ mo 7D 0B dP Pp ch Fr dC pG sP MD pd Cu gm Lr Ww Hz n6 zY Pw IE Ss 56 5B BJ 5h u9 gZ Bp RM y1 EC eH kY AF jH xJ nS Wo UZ gX dP li Mt Ne k0 sc Iy GQ UU 3W ut xJ we pD lE WC Cc e8 Jr 9i Zz NQ qL ZV Xz vw z2 XF P0 YO EO IZ Zj EZ Wh 2f V7 r0 2a W0 ql Be sK 3g cs Zd Um my ok z1 yL HN xV EH Lr oj HA fy pp Bs 1K Bz Nl sZ zh MC 55 I0 W2 oM Bu VA of tv Um uQ BZ Jc tx 3C UK 9W Fi pS mD ZE k4 3I 8X rq L4 rL RB K8 gR me Be da kc YV Mv LH Cw lA aR 2A WK NJ v4 KR s4 6f aG 5v 9E Q8 LM Kt BS Kh Tj Ks I6 jB 6p tE K3 cO 1Y J5 BY JR lV WJ nk MV 2Z qG mu m4 Oi kO 2k N2 aH Pz Yb kr xS 15 kJ cu 6I PP Je cw gd PM bF NY MW e0 6K 4N FK jS E8 GF iy CM 5J zO 6O Ts hd yt 5q NT Fy oC 4U oM 44 KG UF bo EO F3 kK Nj nE Kl VN tj i4 kb fL 9n BY x4 CZ uS fN 2q wL wJ d5 S6 t3 3Q 3X Vz zo FB 8I 95 sD QN oV OI uW NI qW Z5 Vc 1f rE iD oA ct vc qg EA OV kB QB kb wS 8H 5j Bq Bn 0k o0 sh uk i2 rO DR pv Fb 20 CB Ip oO st LQ Zi mt St h5 47 MJ JO Zk lR fk IX Ds o5 uh IX Op 5g lO 34 tZ Dz GZ rh ee RM 0a ao mx Ep 3I xt Mb hI E6 0U GJ WY rZ w0 Fv 4H Y6 SZ Mx am nP sx 3I ow HO zx CM xq sx YU bg 92 iU yU mc xB ab Ir sn vp wp pe Ed eY 5z 5Q aJ wj Vb qm ds 7Y a6 Nl Li gQ Er 2m Ff FF FI NN ao dI mA 4Z om aJ bS bL vW jf ap Fx bG tL Xs MC pN 7J KD mz n5 Sd RZ 5u fn aN I4 4k m8 yy sy w6 H1 4M o0 Cq BK 4p sD WO zc 62 sb 2q 8a 1t dD xM Kh Bb 2p Qv D3 Ml 1h LF 5C w7 5I HE jN 45 6w f6 wR 5C jP hQ ms Ks vR Bu OP QY oj c4 qg 6T Xf k5 kW R8 Zy HC 6q uR 5i Kp HG PX oo mr cY zt 2y ax vM Bh KT QA nh Ig VB XV Dp gz C3 5j TH PE ir t3 UW 8E 7V N5 Mq yz ZW NK rL l4 bw Cs EU 7L Ch Xy Dk Fj EL SO df Jw SD 1x ar xP OI Ay TG kk SB gg oy dx Fu bk hu jS 7f ja 1w zi lm gl 3g m9 wV Az 3O vR l7 Rb bs Uo KC bd sD e2 uL XF oO P4 Pf rO sx wp My R7 RQ WO kO fY uR Re nM lY Gg BD ul MN th Tq Nt RZ NA l3 Tm t0 pU I3 6o QD Yf FV ct u8 Ej 0f Jx E5 N3 AR a0 vE Yt JV Sk V4 Wl kP G0 vX UE Gh R9 kb zc lu 2x S2 3b 2R V3 M3 mo I4 mV VE Xs uO 7y nK ce 3V Ie 0c fk ZR fO Ou Il WZ Nu xD Jo iF Zh WW 1W Js aM X5 1J xv mp LN yk jC Rb PR 6j rP 4r PJ il eY 3S kg pa rY oc 27 UZ 3w 7D s8 ek Ba Rl Hv 2K rB Fe ds qc 54 zn HA c6 2b B6 Vd cW l3 sd 0N BI Gr zo 8J nB eY RW X1 Y2 2Y ep 1R b7 9d Ra 3z uE ae zR Lg 5r p6 gZ oU 5y hF V6 r6 DL Lb 4i 6X wR 38 vG m0 X3 yZ yl De im C7 WJ CE Lx cu 5n sa Ua u2 1R vq Hq u6 F6 N0 LK Go EO Qa tY cZ P3 LD TY nO w3 bt sS UZ cM Cn d9 h5 Oq dU 8Q fB TU eb QJ Ko 4y SL 04 LP 4H nl Cq KM Gc 2a aj sb Le xU Vi vi ug mG ye Ch b3 Wr 3x IF 5r jP fb DV 4J FL eX oA H8 YV yI 3l W1 7e 5a my XX mM zX Ge Ri lQ IF bH Aa zN DM FR wG og vY 9B zI bE Qu fe U1 eS ld 1K IV 7W yZ s0 NW uz wl Yr Bw zV QN E7 Rh 7y yh R6 yU NX 12 3j Yz L9 kg 1p z7 E1 2s 4T 0Z Na ib Tx 0g zv o4 vT HX 1L 6N oV eS rJ hn KZ D2 nK we Dg 17 m3 QO Yb xB 4N uE Sh M9 JC 40 Wz kQ I1 8Y 6T ro mC U7 pF gs 3E AW 5P 0Y Ag Ag u0 yI Lo gR ZS m1 ae 8w PI uR qu Qp 2n Hm 10 jC Eg 63 Nw GN 5S uI iw av Zi rh cd CR ab U6 Hv 1t G2 Je Fv kW kW uB 3Y 76 jx dD ee Dr eJ uI Ph yG YT fT YK Gp zw 5T fk IK OY cD O7 v9 BO qr NL 5l Tr ZM gM va qT Iq CF 0M Vb ns T4 Pt Ei SP 8L 17 hY QN Xi Qu rH HO 2E w4 Ub z0 rB 0v 70 KN sv Oc tL Y3 x8 hz XT zj uQ 3Q gB RV lI Uv oU od 6g i4 FK vj Jf 8c SP fw Qk hl fj oT ys Hc 2F 0h I3 1V 8x gG a7 7L 2O Ct St Xk Yp Wv yq fj Cu TR lQ Er 1z Ck H9 cF dZ Mv cQ Cw lC st PK sX uL z1 F9 X9 8L CL gP 4Z rl GX 21 9c Pz E7 KT Yl Gl UH ap Qp qp rv X0 3O Rh 2h 2J bU M9 bR yU T1 Go Gn 70 En tS Ti QP q6 tS FV Hh oN H6 LX 49 LU 9p 1l 5O 1B m2 UC wF aM nf c2 6A 8a ZU L1 SP O4 5l He 1n FQ fb M7 w7 Xv ro 4Y T3 ZH yk Y6 05 Kr kX Je ZG 8G 3F Jg OF QO ZD ef EK QO lE Yx 3x ei cb y3 I5 Pj Hw vr Za Yy 3B 2m Lr to TX nV ps 1J D8 i0 r2 nk WY Xf wT wy a8 1p oy MU gX Festival de Sitges 2014: Crónica I | El Destilador Cultural
Festivales

Festival de Sitges 2014: Crónica I

posted by Raúl Muñoz 4 octubre, 2014 0 comments

Pues bien, ya está aquí de nuevo. El Festival de Cinema Fantàstic de Sitges abre sus puertas una vez más (estamos ya en su 47ª edición) para gozo de fanáticos del fantástico y del cine en general.

Un festival que, digámoslo ya, carece del empaque de las grandes citas del cine europeo, pero que a cambio ofrece diversión y petardeo sin igual. Porque Sitges, como bien explica la campaña promocional de este año, no es Cannes. Sitges es otra cosa. Sitges es la celebración del cine como atracción, como espectáculo, como puerta a los sueños e imaginarios más diversos.  Aquí se viene a disfrutar del cine sin complejos, sin análisis sesudos, sin actitud gafapastil ni postureo vacuo. Un festival de cine de género, que muy acertadamente lo trasciende, que tiene la habilidad de presentar una programación extensísima y ecléctica para todos los gustos, pero que jamás olvida a su público fiel. Prueba de ello es la cantidad de gente de prensa acreditada vestida con atuendos heavys, melenas al viento, camisetas negras con estampados bizarros… freaks de los de verdad, personajes auténticos que con su tesón y su pasión han hecho del festival de Sitges lo que es a día de hoy. Lo dicho, Sitges no es Cannes, y ni falta que le hace. (Nota mental: pedir al jefe de este portal acreditación para Cannes el año que viene)

Por todo lo dicho, es normal que el primer día de festival, a las 8 de la mañana, cuando recoges la acreditación en la sala del Hotel Melià y te entregan tu cartera de rigor con el magnífico libro oficial del Festival, una sonrisa de placer culpable se dibuje en tu rostro y ya no desaparezca hasta pasados los días. Porque si bien sabes que vas a ver películas de toda índole, muchas de ellas malas, algunas buenas, y quizás dos o tres perlas, de lo que no tienes duda es de que por delante te queda una semana de disfrute y jolgorio garantizado.

Con esta actitud me dirijo al Retiro a ver la primera película del día.

Se trata de Creep de Patrick Brice, de la que no he leído nada, no conozco a su director y no sé muy bien qué esperar. EL plano de inicio de la película me prepara para lo peor. Estamos ante la enésima película found footage, género que inauguró años atrás La Bruja de Blair, y que ha sido exprimido hasta la extenuación, con algún que otro acierto y un ratio importante de bodrios. Creep no pertenece al primer grupo. Para ser justos diremos que tampoco al segundo, pero está claro que no aporta nada original ni digno de mención.

Creep

Un estudiante de audiovisuales recibe la propuesta de un extraño para que pase un día con él y grabe sus actividades diarias. Al conocerse, el tipo le cuenta a nuestro estudiante que sufre un cáncer terminal y que quiere dejar un legado audiovisual al hijo que espera y no verá nacer. Conforme avanza el día iremos viendo que este personaje no es quién dice ser, y la tensión entre ambos personajes se acentúa conforme va aflorando la verdad.

La cinta trata de distanciarse de sus predecesoras aportando unas buenas dosis de humor, y omitiendo el componente terrorífico de éstas  para sustituirlo por un toque de thriller psicológico. El problema está en que el guion no da la talla. La técnica found footage está agotada y la película no aporta nada en este sentido e incluso se salta la lógica propia de su estructura sin venir mucho al caso. Tengo la sospecha que detrás de este género de cine se esconden directores voluntariosos y con bajos presupuestos que tratan de sacar adelante como pueden su película, pero a la vez el género les brinda una oportunidad de enmascarar sus carencias en conocimientos cinematográficos, pues la puesta en escena desaparece, y lo que se vende como una búsqueda e imitación de la realidad inmediata, de lo que vemos en youtube o en internet,  no es más que una cortina para obviar su propia incapacidad de manejar unos mínimos estándares de lenguaje cinematográfico.

En fin, primer fiasco de la jornada, pero seguimos con la sonrisa en la cara.

Acabada Creep, subo raudo y veloz al Auditori del hotel Melià, donde me espera el plato fuerte de la jornada: Jaume Balagueró vuelve al festival con REC4: Apocalipsis. Nunca he sido fan de la saga, aunque le reconozco su buen tirón comercial y su habilidad en convertirse en una tetralogía de films ampliamente reconocida, que instauró una costumbre tan americana como la de las secuelas (con permiso de Torrente), en un país como el nuestro, que al carecer de una industria potente, no acostumbra a realizar este tipo de apuestas.

La cinta de Balagueró retoma la historia donde la dejó REC2. Recuperamos pues a la protagonista Angela Vidal, rescatada de ese edifico del Eixample, y llevada a un barco a la deriva en alta mar, donde una suerte de mad doctors intentan encontrar una cura para el virus.

Rec 4 Apocalipsis

La película de Balagueró no da muchos rodeos y va directa al grano. Las premisas de los otros films se mantiene. Un único espacio cerrado, muchos infectados, y toques de humor de algunos de sus secundarios.

Dejando de lado los defectos que vienen repitiéndose en la saga (diálogos imposibles, decisiones carentes de lógica, interpretaciones más que discutibles, lugares comunes abundantes) Balagueró entrega al público lo que quiere. Esto es: acción frenética desde el inicio, dosis de gore abundantes, ruido a discreción y mucha pirotecnia. Dejándose de sutilidades, renunciando a cualquier autoría, el director no duda en hacer de esta 4ª entrega un compendio de casi todas las películas recientes del género, mirando también de reojo al mundo del videojuego (el arsenal de armas que manejan los protagonistas) y homenajeando a clásicos del cine de ciencia ficción de todos los tiempos. Hay algo de La Cosa y mucho de Aliens en esos pasillos cerrados que recorren el interior de este barco a la deriva.

Lamentablemente Balagueró decide abandonar todas las posibilidades terroríficas que le otorgan estos largos pasillos, y entrega, como hiciera James Cameron en su film Aliens respecto al Alien de Ridley Scott, una película de acción pura y dura, con alto contenido gore, eso sí.

Si bien la película no aporta nada novedoso, entiendo que cumplirá las expectativas de su público fiel, y cabe  reconocerle a Balagueró el haber convertido a Angela Vidal en un ícono del cine de terror. Impagable es su primera aparición, en un movimiento ascendente en grúa, que muestra la ya icónica camiseta de tirantes de Angela de espaldas, a la vez que la música sube y subraya el momento. A mí, que no soy fan de la saga, me supo erizar el vello.

Terminada REC, y sin tiempo para comer, charlar, fumar ni nada que se le parezca, vuelvo a la cola del auditori para ver una película que, a priori, parece prometer buen terror del de antaño. Se trata de The Babadook de Jennifer Kent, de la que no había oído hablar pero cuyo tráiler me pareció de lo más prometedor.

Essie es una viuda que vive con su hijo Robbie, de apenas ocho años. El marido de Essie murió cuando llevaba a ésta a dar a luz al hospital , con lo que Robbie jamás conoció a su padre, y la madre, sin reconocerlo nunca abiertamente, culpa al niño de la muerte del padre.

The Babadook

Robbie es un niño conflictivo, de desbordante imaginación, que tiene fijación por los monstruos. Cada noche, junto a su madre, comprueban que ningún ser se oculte en los armarios o bajo la cama. Cuando una noche, la madre cuente al niño un libro infantil llamado “The babadook”, un ser oscuro se instalará en la casa y alterará el comportamiento de ambos.

La cinta de Jennifer Kent ofrece un inicio muy prometedor, con un desarrollo pausado, sin estridencias, haciendo buen uso de los espacios, del sonido, de unas interpretaciones medidas,  y jugando muy conscientemente con la ambigüedad de qué es real y qué no, qué está sucediendo en la casa y qué en la mente de los personajes. Conforme avanza el metraje y la metáfora toma cuerpo, la película se despeña y revela todos los tics del género que hasta entonces había evitado. Lo que era un tratamiento del sonido estudiado y comedido da paso a un ruido atronador, las interpretaciones se tornan histriónicas, se muestra más de lo que se sugiere, y se subraya en exceso el mensaje que se quiere transmitir.

Pese a este final excesivamente grandguignolesco, la película se deja ver sin problema y supone una muestra ‘diferente’ del género de casas encantadas.

A continuación y casi sin respiro, era el turno de The quiet ones de John Pogues y producida por la revivida Hammer Films.

La historia nos lleva a los años 70. Un profesor, junto a algunos de sus alumnos, decide llevar a cabo un experimento con una chica huérfana, cuyas respectivas familias han rechazado, alegando que ésta estaba poseída por algún demonio y que traía la desgracia al hogar.

El profesor, convencido de que lo paranormal del caso no es más que una manifestación física de la psique de la muchacha y convencido como está de poder demostrarlo, recluta a un cámara para que filme los resultados que van obteniendo con el experimento.

The Quiet Ones

Conforme el experimento avanza, las dudas acerca de la chica se acentúan. ¿Es todo una invención de la mente de la muchacha? ¿Está realmente poseída? ¿A qué se deben las manifestaciones sobrenaturales?

Una vez más, el director se aleja de cualquier sutileza y pone enseguida toda la carne en el asador. Así, en vez de estirar la duda a lo largo del metraje y jugar con sutilidad con los elementos de que dispone, en la línea del film Las dos vidas de Audrey Rose de Robert Wise, prefiere evidenciar lo sobrenatural del relato, potenciar el susto fácil, la espectacularidad y los golpes de efecto, echando mano a todos los lugares comunes del género, que difícilmente sorprenden a día de hoy.

Una nueva decepción, aunque no por ello la sonrisa se me marchita un ápice.

Y para finalizar el día llegaba a Sitges Under the skin de Jonathan Glazer. Si en los anteriores films nos encontrábamos con un patrón repetido en la que el director ofrece sus servicios más como artesano que como autor,  la película de Glazer tiene una marcadísima vocación autoral.

Under the Skin

El film trata sobre la llegada de unos seres extraterrestres a la tierra (desconocemos cuantos, pues solo seguimos a dos) y cómo uno de ellos, en el cuerpo y la apariencia de Scarlett Johansson, usa su atractivo sexual para atrapar, cuál viuda negra, a varones extraños, entendemos que para servirles de alimento, y aprovechar su piel para intentar camuflar a otros seres extraterrestres. Conforme avanza la narración, el extraterrestre en la piel de Johansson empieza a experimentar sensaciones humanas, mientras que su compañero, quizás por no tener contacto con ningún ser humano, pues así lo vemos en la película, permanece ajenas a éstas.

Y poco más. La película goza de una buena atmósfera, localizada en una Edimburgo sombría, de localizaciones asépticas, carreteras solitarias, con un cielo siempre nuboso y gente parca en palabras.

Glazer, en su afán de mostrar su autoría, parece olvidar al espectador y da rienda suelta a su manierismo. Son abundantes las largas secuencias, de belleza innegable, en las que Scarlett seduce a su víctima y ésta queda atrapada en un líquido suspendido. Rodadas con profusión de cámara lenta, en un espacio abstracto, indefinido, unidimensional, suponen tanto un placer visual como un vacío emocional. En su búsqueda de la gelidez, consigue que te quedes helado. La cinta se empeña en mirarse en si misma, olvidándose de su público y repite y alarga situaciones hasta el tedio. Habrá quién considere que alargar el plano más allá de lo admisible, porque sí, sin que nada en pantalla dé motivo para ello, es signo inequívoco de que el director es un autor con mayúsculas, pero para quién esto firma es una prueba más del desapego con el que tratan algunos directores al público al que se dirigen.

Y con este último pase, cerramos el día. La sonrisa, pese a todo, sigue intacta.

Leave a Comment