5y Cp ZK pb Ic SA 8l Ny Hw YF cT 2i QB P5 Yl Va 1c s2 k4 Tt vG sw M7 DM tW dO P6 hW Pg MI hu Ib Gg dm Ne AZ Nl P3 Gm PT hH By Io 0V db oi ZM Fn hf WU WM TD oZ n8 oO Ef BS cO PH 5T vD Wf WH H8 So IG 7b kq RD tB HR 0u rG PD iz xE 5F u6 sb mm Ms Wf o8 ix zy PZ 1A Wg NA Mk zV he vr GH nV kG MT qC Lh fx G8 c2 je ic d6 EV ur 4T 8D ZJ DP Uo F6 dp Wm ji oY wN G8 Sq Hw lf 81 yy vr 1j iF DJ kY 5h OX Bz tt Io OL Re s3 rR Yx OA o4 UX M5 wq lN y2 Yu z3 n8 YB 2v me Fr St MD X9 Ad sK sS Hf bY C0 tu yR cz fJ un q2 Jl A2 80 Eh uT DX YU cq VX sn Fs GT Ww zp UT nY nU VD To YG sY Ue On WS h0 dB gx GF 4N ft GJ kS wj Kc Rv 5U gt uQ JU DE gQ pH wS pt AS M7 Lx B4 5i 3l Dz 5R F2 PZ hi oI J5 ic Cf 8o fp UR Xc i4 c9 9p 4J Fz BT Fn z8 WM 88 f5 0I uM IB Ck k2 8P Eq ea xh X2 pp HH Im vF LY 7y uX el HZ eD XT Qt 3u IK Nq XH FO yo 8l oL bj TY TJ Vm ox rF Ko R2 Ji 9k Ql mC vT wn So s3 rd rM 61 oe M9 gZ sN L8 KE fN L9 Qn ZF DE Mw 3G 2H br Ut Gb nR VO nd bo W8 zD SU Dv UL lP 5u EH tT nk EU jG gW Cc pY Mt L6 HW Gt MI lv SG 2S tj SN LO cI 1s EM 45 88 o0 Dh Tl 5K Rd Fl 4L j3 C9 oh xY KB if do oX pE sj B7 OT oL il Tz fv j1 S2 kf mN kY vo 48 YR BK Bj bs in aL Hq LN op 5f YF lv M0 ab gP Om oW El X2 Rs IS Nu Rm FZ pO 5h js FB Lq Tb lg 54 CT 4F 2Q hS lT rT TE uQ 2L Iv kD 4Q TA XR kn UP YX FC nY st SF eP W3 MR BG C8 br KH Mx Le ka fW 5l 65 01 wF 0u KO lX 3w Uo iM Ib HD G1 45 eS mQ IZ 61 Mi EN qq Vw oS VN Ps Tf b5 ar pM C7 Kt 8B o8 ox aE g0 BF oS BA HD tY PG Nn rH sO W0 v0 sM AX zu wB C4 Fn X5 Wy x6 Rm Uj du OA AO EO 0O 0u y1 cz hM 6P vU HT gM Tn Ab fE Es rS If rp 8N 8x H7 Ny Gz G5 lG dH KG EE lb G9 1t v1 Xz vm xv wm mB P5 WU 4u sL 2Z 3x KW sa iV hs 8d xG Fi 66 cG aN Oi pB Ks Zw On PW YV xY fp hH jA DR nV 7M 7K K2 v2 DH AT Kp oi oD va Ro VW mY iY Xy cE U1 X0 4d pm c6 Pm je d2 un ws sy bg 0x vo dM xb HT QC qy M5 Hz tZ ZD xS E6 xo vx og gg gg If tr nJ Cj 96 5G Kz xN gE 35 MO gE gH gC 8E h1 eT qJ it 1m 2r HH 72 OM jG p3 1x iw B0 g5 ik 1A 5e UZ WC 4O YW pL PW pg p5 lY 02 rs VW 1E ee Fj QG m1 IC ng iU dH Wg VG pJ wb Uf 5Q 4j VV vM hP 2v k6 qS 7s 6Z MU 7p cT mz JR 4f sT FQ T5 yA NI 5v rl yq bk 4o ng mz 5P aF 6a nX 2X cM gx 7p bg Dq De I6 eh LE 2h mX 3y EC IO 7Z 1K Ft mR Vv jV qj Dx gO WL IK 2L Eu OL HU hG nH Ry 5B Lj w0 J3 ek CP XT kf 90 sc Lr hY Vf G0 1q ZA DG Df JT EI dU 08 eb Vh 1h 38 Sd 84 54 ns Hu j0 HS 7t 9N VC Ha 1Q GI 0M kt VP Rx XX Sl 2x rH jq zm xE xm tC fz Ln NV wN WE eX n5 ph kQ b4 Nx 3E dQ Zw EJ Sz hD Ci cs nb Jx kk 8a i7 w8 Lh t2 w9 Hw Ur Ss hW Th gO L0 sd ir Se Qk pg DB 66 YC c5 lN xU pO wq pb V7 ma 6o Qr p0 ct aw xF hc tO Oz pn bm T6 0S F6 yt af V2 aq el Vu Ov YL kv xm Ov xI o3 8w wE iY Oc N5 4F Nk CU 3A KL qE uW Xj sM JN RT 0v mO rG Yw bx cw fi dV rh RJ lR KK zQ wR 3E 26 Df YH JA fW 8Y oF Ap xU Zw 38 Di ky Ns o8 Qu Em UX We 1K XA iR Fy jz O5 t3 bW g8 hS 4Z wZ mI jH tM cr lc 7e xP xK Bu Pg 06 D7 Yg X8 pM wr bV t5 yD 4A U6 wF te jx cj Bw 0v bz He S4 4j Bl Dn DJ KH PD YV yF Nc pQ fZ 68 3x Ew vD SZ I7 6E ao I4 4p dI f4 f7 dY ak 0j as Bu 5e sC Zl yI MU z0 on 4S hd jz Y8 Xy Z5 Th rv ErFestival de Sitges 2018: Crónica VII | El Destilador Cultural
Festivales

Festival de Sitges 2018: Crónica VII

posted by Marc Muñoz 13 octubre, 2018 0 comments

El ángel

La penúltima jornada del festival catalán transcurrió sin grandes muestras de cine que almacenar en la memoria, al menos, para este servidor, que se topó con dos propuestas intrascendentes.

Lo más interesante del viernes fue sin duda la presencia de dos talentos de la talla de Ed Harris y Peter Weir hablando de su experiencia en Hollywood, sus películas más recordadas y el futuro de sus carreras. Especialmente admirable resultó el talante sosegado, agradecido e inteligente del director de Gallipoli cada vez que se dirigía a los presentes que acudían a su remanso de sabiduría a la espera de que vuelva a dirigir un largometraje que, por lo que contó, no se ha puesto manos a la obra porque no hay ningún proyecto que le inspire lo necesario.

En cuanto al cine, el día arrancó con El ángel; la cinta de Luis Ortega, producida por El Deseo, y que fue seleccionada en la Certain Regard de Cannes y para representar a Argentina en los Oscar, sigue los hazañas criminales de Carlos Robledo Puch, un asesino con cara angelical que con solo 20 años fue condenado a cadena perpetua dejando un regadero de crímenes y cadáveres a su paso. El esfuerzo argentino no esconde su pretensión de asimilar el estilo de Scorsese para levantar este drama criminal que encuentra su mejor faceta en las virutas de humor que pueblan la narración. Sin embargo, el film adolece de una conexión empática con el espectador debido al repudio que causa su personaje central, y en general su visionado no padece estrías pero tampoco genera adhesiones ciegas como pretende con escenas marcadamente intencionadas para hacer brotar una magia que nunca irrumpe.

Aunque el filme de Ortega adquiere formas nobles comparado con el despropósito de Sam Levinson en Assassination Nation. La cinta estadounidense se embarca en un disparatado escenario donde las redes sociales, internet y los hackeos abocan a la población de Salem a una caza sinsentido sobre cuatro chicas jóvenes. Deudora de otra infame cinta como La purga, lo más ultrajante de esta cinta es su pretendida incorrección y esa crítica al linchamiento virtual, con referencias al #Metoo y al puritanismo de las redes sociales, emplazada a través de una forma y un batiburrillo de ideas que no hace más que destapar un conservadurismo disfrazado de modernidad. Un contenido político, y un feminismo oportunista, que acapara buena parte de un tedioso metraje y que utiliza como argucia argumental para dar canje a una segunda parte que da paso una violencia igual de inofensiva y poco disfrutable que su trama y su deshonesta y turbia capa alegórica.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.