Festivales

Previa del 61 Festival de cine de San Sebastián

posted by Alberto Varet Pascual 12 septiembre, 2013 0 comments

61 festival de Cine de San Sebastián

Del 20 al 28 de septiembre tendrá lugar la 61 edición del Festival de Cine de San Sebastián, la cita cinematográfica más importante de nuestra geografía, que sirve para poner en el tapete un determinado estado del cine mundial (y especialmente patrio) además de para hacer las delicias de los amantes de esa banalidad llamada glamour. Un encuentro con el petardeo que viene, como cada año, de la mano de unos Premios Donostia más centrados en llamar la atención que en homenajear a quien realmente lo merece. Así, en esta edición, los galardones recaerán en las figuras de Hugh Jackman y Carmen Maura, que serán homenajeados por toda su carrera. Una veneración exagerada, especialmente en el primer caso, que será aplaudida sin fisuras, pues en este territorio de miserias todo vale con tal de ver a una estrella de paseo por nuestras calles.

Mas no nos despistemos con todo este repertorio de ofrendas pueriles y centrémonos en la programación, que es lo que verdaderamente importa. Y aquí hemos de dar otro palito a una organización que ofrece una buena cantidad de títulos que, sin embargo, están lejos de provocar nuestro entusiasmo. Porque no podemos decir que, a estas alturas, nos hagan demasiada ilusión los regresos de Atom Egoyan o de Bertrand Tavernier, ambos en la Sección Oficial. De hecho, bastante más interesante se presenta Perlas, construida sobre producciones que ya se han mostrado en otros certámenes, como lo último de Miyazaki, de Rithy Panh o de Cuarón.

¿Y en el resto de apartados? Digamos que algo se rasca, aunque lo destacable es poco y está muy desperdigado. Por ejemplo, se exhibe Gente en sitios, de Juan Cavestany, en la irregular Made in Spain; o Heli, de Amat Escalante, en la igualmente desequilibrada Horizontes Latinos.

Un listado, por tanto, algo caótico sobre el que vamos a poner ahora mismo la lupa para hacer una primera valoración antes de que empiece la fiesta.

SECCIÓN OFICIAL

Es un gusto encontrar, en la parte competitiva más importante de la cita, bastante cine español. Tan cierto como que, quitando dos películas, el resto de la elección autóctona no nos conmueve. Y es que viendo la selección uno se pregunta si no habrían tenido cabida aquí Louis Patiño o Albert Serra.

La herida – Fernando Franco

Ha sido portada de la revista Caimán Cuadernos de Cine y es una de las grandes esperanzas nacionales. No obstante, visto cómo se han hinchado La plaga, de Neus Ballús o Mapa, de León Siminiani (ambas en Made in Spain), uno ya no sabe qué pensar. La cinta la firma Fernando Franco y narra las hazañas de Ana, una conductora de ambulancias que tiene que enfrentarse a los impulsos autodestructivos que le provocan sus trastornos de personalidad. Esperemos que dé la talla.

Caníbal – Manuel Martín Cuenca

La otra gran apuesta patria. Manuel Martín Cuenca nos introduce en el día a día de Carlos, un prestigioso sastre de Granada que es, a su vez, un asesino en la sombra. Su vida cambiará cuando conozca por primera vez el amor. Bien recibida en Toronto, le deseamos también lo mejor aquí.

Devil’s knot – Atom Egoyan

El caso real de los tres niños americanos asesinados en un pequeño pueblo de Memphis (que ya trató la escalofriante Paradise Lost: The Child Murders at Robin Hood Hills de Joe Berlinger, Bruce Sinofsky) le sirve a Atom Egoyan, uno de los más sobrevalorados directores de los 90, para volver a la escena festivalera. El canadiense, desaparecido (como no podía ser de otra manera) en los últimos quince años, pretende desquitarse de sus últimos fracasos regresando a un territorio que le dio en el pasado buenos resultados: la tragedia infantil.

 

Las brujas de Zugarramurdi – Álex de la Iglesia

Los fans del cineasta español estarán ansiosos por visionar su último trabajo. Una comedia delirante y frenética (para variar) protagonizada por tres hombres desesperados en tiempos de crisis que se terminan topando con unas sorginas vascas. Una mezcolanza marca de la casa que, entre tanto drama, pasará como un caramelo de menta en la garganta de los espectadores.

Enemy – Denis Villeneuve

Otro canadiense sobrevalorado. Después de ganarse un gran aplauso con Incendies, Denis Villeneuve presenta un thriller que gira sobre la vida de Adam, un profesor que lleva una monótona existencia hasta que conoce a Anthony, un actor de poca monta que es físicamente igual que él.

 

Como ven, una Sección Oficial bastante tibia (al menos en principio), donde también se verá lo nuevo de otros autores que provocan más pereza que cualquier otra cosa, como David Trueba, Jean-Pierre Jeunet o Bertrand Tavernier.

 

Horizontes latinos

Como siempre, el certamen se acerca a algunos de los títulos suramericanos más destacados de la temporada. Resaltamos tres.

La jaula de oro – Diego Quemada-Díez

Ganadora de un premio en el pasado Festival de Cannes, relata las andanzas de dos adolescentes que salen de su aldea buscando una vida mejor. Un film sobre el drama de la inmigración que merecerá un vistazo.

Heli – Amat Escalante

Levantó ampollas en Cannes (donde conquistó el Premio al Mejor Director) por su violencia. No debe de ser un producto para todo el mundo, pero tendrá su interés esta historia de amor con el mundo del narcotráfico de telón de fondo.

Las búsquedas – José Luis Valle

Otra mejicana igualmente violenta. 77 minutos condensan un drama con relatos paralelos sobre la venganza, la redención y el azar. Esperemos que no beba demasiado de Iñárritu.

Perlas

En este apartado sí encontramos muchas películas apetitosas. Destacamos otras tres.

L’Image Manquante – Rithy Panh

Glorificada en Cannes, donde se hizo con el Premio Un Certain Regard, lo último de Pahn es de obligada visión. Para el camboyano, el cine es un instrumento de búsqueda de imágenes perdidas y, esta vez, pretende recuperar una fotografía tomada entre 1975 y 1979 por los Jemeres Rojos cuando gobernaban su nación. Una denuncia audiovisual a la par que una lección de ontología de la imagen.

Child’s Pose – Calin Peter Netzer

Todas las voces con criterio aseguraron que el último Festival de Berlín fue uno de los mejores en mucho tiempo, que varias cintas podían haber sido las ganadoras y que el triunfo de la rumana Child’s Pose era justo. Una obra que cuenta la historia de Cornelia, una mujer que intentará por todos los medios que su hijo no vaya a la cárcel.

A touch of sin – Jia Zhangke

Uno de los nombres más importantes del panorama chino de comienzos del reciente milenio empezó hace unos pocos años a dar palos de ciego a la sombra del régimen comunista. Ahora da un giro en su carrera y entrega un film noir cimentado sobre la crisis económica que ha dividido a la crítica. Habrá que echarle un ojo.

Además, lo último de Miyazaki, de Jean-Marc Vallée, de Cuarón, de François Ozon, de Kore-eda y de Terry Gilliam, entre otros.

 

Made in Spain

Un popurrí de lo que se hace en nuestro país (que no de lo mejor) que sirve para hacernos una idea sobre las obsesiones y los espacios que ocupa el nuevo cine patrio. Destacamos, sin duda, Gente en sitios; para muchos, una de las mejores películas de 2013.

Y aparte, la proyección especial de La vida de Adele, a la que se le concederá el FIPRESCI, y la interesante sección Nuev@s Director@s, donde quizás se pueda cazar alguna gema.

Un conjunto, pues, claramente difuso. Que presenta triunfos, sí, pero que no invita a soñar. Y es que sería preferible que hubiera menos incógnitas y más certezas en un festival al que le pesa a plomo, desde hace ya demasiado tiempo, la losa de Venecia; que no ha sabido capear la potencia de un Toronto que sube como la espuma; y que, desgraciadamente, tampoco parece saber/querer ponerle remedio a la amenazante sombra de Locarno. Y es que preferir a David Trueba o a Álex de la Iglesia antes que a Albert Serra o a Louis Patiño, es un patinazo que expone una cobardía que no la disimula ni la mejor programación.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.