Festivales

Sitges 16: TOP 5

posted by Marc Muñoz 19 octubre, 2016 0 comments

Este año dejo Sitges con la ingrata sensación de haberme perdido varias películas importantes de su cartel, aunque no las principales del palmarés…sorprendentemente. Algunas veces por torpeza propia, otras por causas mayores (léase Renfe) y la gran mayoría de veces por el ya criticado sistema de reservas. Pese a todo, pese solo haber podido ver 21 películas de su inabarcable programación y lejos de las 30 o 40 de otras ediciones, suficiente celuloide circuló por las retinas de quien abajo escribe como para subrayar las inercias temáticas en el cine fantástico y de terror, al menos, las más constatables.

El cine surcoreano está de vuelta

Tras una segunda corriente no tan prominente como la primera, el nuevo cine coreano ha vuelto a seducir con fuerza a través de los esfuerzos de los paladines tanto de la primera como de la segunda oleada. Los trabajos de Park Chan-wook, Na Hong-jin, Kim ji-woon han compartido espacio con voces más jóvenes del país asiático como Yeon Sang-ho (ganador del premio a la mejor dirección por Train to Busan), o Seong-Hoon Kim. Aunque la partida se la han llevado los tres directores más asentados, la cosecha coreana ha sido de las más gratas para el festivalero, de ahí que duele que ninguna de ellas se llevará el premio gordo de este año.

Muerte al patriarcado

Pese a que se anunció una importante presencia de cineastas femeninas, no han resultado tan abultadas, ni tan interesantes. Aunque al menos sí que ha sido suplido por personajes femeninos de gran presencia, y por cierto mensaje de aniquilación del patriarcado presente en alguno de los subtextos de algunas de las películas más interesantes vistas por este servidor. Fue el caso, del terror doméstico de la iraní Under The Shadow, con una lectura crítica al papel al que la mujer era relegada en el Irán post-revolución, o la venganza orquestada por las diabólicas asiáticas de The Handmaiden que puede entenderse con una colleja al patriarcado.

Japón, el imperio del sol villano

La omnipresencia del cine coreano y su superioridad sobre otras cinematografías también ha librado una batalla en el campo diegético con sus vecinos japoneses. La relación entre Corea y Japón en sus distintos cursos de la historia ha quedado reflejado en un primer plano, o en el último, o de trasfondo en las tres grandes películas llegadas de esas latitudes. En The Handmaiden Japón representa una prosperidad y distinción engañosa y corrupta. Mientras que en The Wailing simboliza directamente la presencia discordante, la amenaza maligna que perturba la quietud y tranquilidad del pueblo y que acumula a sus espaldas un brujo japonés. Por último, The Age of Shadows directamente reproduce la lucha de un grupo de resistencia coreana ante la invasión del Japón imperial durante los años 20.

Constatadas estos tres ejes temáticos, de bien seguro que hubo más, pero como ya he aclarado, mi visión ha quedado reducida, no queda otro que repasar los cinco grandes triunfos, cinco grandes películas, todas ellas notables, aunque  se ha echado en falta esa obra incontestable de otras ediciones.

5. Swiss Army Man – Daniels

Swiss Army Man

Junto Stephen Chow con The Mermaid las mejores notas cómicas de la edición las han dispuestos esta pareja de directores formados en el campo de videoclip con obras de gran impacto. Los Daniels trasladan aquí su catálogo de humor  descacharrante y grosero en un delirante viaje de descubrimiento alrededor de un naufrago perdido que entabla amistad con un cadáver flatulento. Debajo de esta alocada premisa se esconde un divertido y desternillante cuento alrededor de la vida, el amor, la amistad y el elogio de la singularidad ante las normas y conductas sociales. Pero lo que más luce en esa travesía es sin duda el arrebatador estilo de su pareja de directores condecorados con el premio a mejor dirección en el pasado Sundance. Un estilo rabioso, cimentado por una imaginación desbordante sin límites, ataduras o autocensuras, que cruza a Michel Gondry con sorprendentes efectos visuales y un humor delirante, bizarro, escatológico e irreverente que podría encajar en la producción de Comedy Channel.

4. The Neon Demon – Nicolas Winding Refn

The neon demon

The Neon Demon se articula como un fascinante cuento de hadas alrededor del vampirizado mundo de la moda en LA. Una angelical y hermosa Elle Fanning se pone en la piel de esta cenicienta moderna de la que todos a su alrededor quieren algo de su carne para retener su belleza. En su trasfondo, una pertinente crítica a esa belleza superficial y efímera que dicta una jungla desnutrida de sentimientos y humanidad. Personajes desalmados, desolados y desatendidos que se amontonan sobre esa indefensa chica que llega a la ciudad californiana con la ilusión de ver cumplido su sueño de convertirse en modelo. Al contrario que su anterior film, aquí Refn conduce su hipnótico envoltorio hacia un fondo sólido, que desenmascara los conductos perversos, malévolos, descorazonadores y superficiales de un pedazo de LA. El resultado es un hipnótico, onírico y simbólico trip que solo adolece los instantes en que Refn se gusta tanto en su estética que se recrea hasta límites sobrepasados. Por lo demás, la película seduce, inquieta y te atrapa como una fábula de reverso siniestro.

3. The Handmaiden – Park Chan-wook

The handmaiden

El venerado Park Chan-wook recupera el pulso perdido en sus últimos esfuerzos con The Handmaiden, un thriller de engaños y alto componente sexual. El de Old Boy reduce drásticamente su carga violenta, sádica y frenética para en su lugar optar por una narración más clásica, sobria, de época, como si el surcoreano se hubiera empapado de las producciones de Merchant Ivory. Un molde formal que encaja al dedillo con un relato planteado bajo tres ópticas, en el que la venganza sigue ocupando la preocupación central del cineasta, esta vez, revestida por pasiones ocultas y pulsiones sexuales, en los que subyace una crítica al estado patriarcal, y reivindica de paso el papel de heroína en el cine. Capas, al igual que la de la relación entre Corea y la invasora Japón  que refuerzan el juego de espejos y engaños, los giros acusados, y toda esa intriga amorosa, sexual y de dobles y triples juegos que proyectan una imágenes que capturan el placer, y hacen cómplice de este al espectador con uno de los deleites de la edición de hogaño.

2. Under the Shadow – Babak Anvari

Under the shadow

Under the Shadow se enciende como un drama doméstico intimista a no demasiadas cuadras del cine de Asghar Farhadi. Sin embargo la película de la debutante Babak Anvari da un vuelco sin retorno hacia el cine de terror, en concreto hacia el subgénero de casa encantada bajo la cual subyace una sutil alegoría política y social del Irán post revolución cultural y el difícil encaje de la mujer en un régimen coartador de libertades. Esta ópera prima funciona a las mil maravillas en todos sus tramos y tonos, desde su acercamiento realista con la guerra entre Irán e Irak y la relación materno filial en último y primer plano respectivamente, hasta su acomodación al escalofrío constante con un terror latente que termina siendo explícito sin romper el encanto. Y por si fuera poco lo redondea con una mirada crítica a las fracturas de las sociedad iraní de la época, poniendo a la madre protagonista en una triple encrucijada entre los terrores cotidianos, los sociales y los paranormales de raíz religiosa y moral…a cual más espeluznante.

1. El extraño (The Wailing) – Na Hong-Jin

The Wailing

El de The Chaser vuelve a demostrar su perfil de director todoterreno con esta historia alrededor de los extraños sucesos y asesinatos que golpean una tranquila villa de Corea del sur. Lo que arranca con dosis abundantes de comedia vira hacia el terror sobrenatural y el thriller criminal con filtraciones notorias de drama familiar. Aunque lo verdaderamente sobrenatural es comprobar la habilidad de Na Hong-jin por saltar de un género al género y no solo no tropezar, sino de ser capaz de mantener un ritmo aguerrido, y en buena parte de su metraje final, tenso y frenético. Así como su habilidad por combinar el tono hilarante con el drama, la tensión o el terror. Dibujar atmósferas de thriller criminal opresivas y magnéticas. Y dejar para el recuerdo instantes gloriosos como el ritual del chamán, la persecución al japonés o la última secuencia. Sin duda, su director es de las voces más en forma del cine coreano.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.