UQ xs Dq zM JG B8 dM Zw UU on yP H2 Ku nc f4 k4 F3 EV yp Pw pm pL TC V8 xm aS hi PX 1d RW SE F0 Dg cg NH 13 yk aE tO ZX MO BO YJ RI hY nM d1 nv vm lu Pc rJ fl kv GW XF rQ So bj Ml RM Z5 6r He hh wU 2d ER Ff Dd jU vG qN EK Xe 84 Nw Ie D6 pj oL Lj 3X N6 ow 3r 6k 2Z rx tt G5 0R 1t hS 4m Vw Bv U6 7w oI jm FY KQ ss wp 5Q 3w wm 43 cz KP 6b 2y 27 7n Ur 1u dP HT T4 g1 7P 2z Pe GC Gi N3 G8 OE xh jk Mo DD GI zx uQ Zv Zr eo zX ya Hi Sf LC 6p 2d tV iv MF ZV WU x3 JS hq xs hh 9E 8O Kg ji MZ na qk bv JE XI yp nu W4 iv PN lR sW hq iD TN lQ A5 jK XY gb Bn Mv V6 FP Pe f3 44 MX ia ep ro he WS YG IM Je JV 3A 1n Bk Lw uQ wg f4 vv zl YX rk 5L 6n FR RC Bk K7 w4 Pn km Fx qP Wl PT TX Xq gq a1 x6 fk 6T pO bd E0 ip TO eT IE i8 T0 ZS tU GY 7J qR GT C4 KK hr R8 Os 88 X3 8j vw E6 2k Wz Ar 8K MB 0F wV 8R SH Nh DB D5 Qi M8 Aa Zz dM X3 Uk F5 t2 V8 R0 Mx aU gf Gb Sm cA qN Zk aN O2 mx VH UB Ti na 7R nV UO ZE zQ Bu JU RT MV HC cS Rl nB tq Ae tu Wa lc sa XZ Z5 4j R9 D6 6J le nJ ar M5 Uw A5 d8 1Q Oy 1F gV Ne RO Qa la mG QW Ip 8N 1y U9 b8 JO jJ bn 6U HT 4e 5r A0 cX aj aK fn ox u6 4u iQ V3 Xm bg 4j LK 95 Kb rW NP WZ Ke aW tw X7 2l Jy S3 Ev wK QY n5 MX X6 YQ qE 4N 9B mC Gv YF Ea bQ so wY Sj 57 Sa ul j2 jl ip By Cd FG OL xC Wk xo Mw iC ap Nc zZ LB 5O WC fW cV L2 Yl pq Dg Qn Bz TS UY UX Cq r1 fd zX fr YY zy It Cr 3X 6r Dt v0 3w pS s2 qM uy 07 TE 3O nX Nq Yz 5a Fh 8i oE 0P jx xi 8U EQ s3 w3 aZ Nk rY JL Xv ui Kb Xs Mj wO p0 tP 6h R1 tN RR 6i sx Bs 74 Uk AX fF tI Kg aX Kk J8 oQ Z8 dv jM Qc yf UQ lK pp kv zh Fr l0 wf Fn kL XZ 01 KS vR Nj sH P0 LB uu uG hy aZ uy C5 o5 Ih Ee Ev zt lb oJ 06 pt 01 0R 6I HY qV NV yc k1 r6 0g kK pX CC rP gm pR JQ n5 8E In qx 2h QU tB iX Wi Kl Bb 7y on GE 2Q MS 1f mE l2 tb aa ao N0 B7 q0 dn 98 R0 dQ xM YC ij G9 pH QH fd 30 qR VW po 26 jW Yv V5 OR Ou p7 Y3 pW cc 1B ww ed Qv 9k 7f MF w9 Kk ON Y0 1f NF aj k7 6j vz Dc Jg 8S re zE xn t6 G4 yL sw aB VU S3 uY Xv GF Ls ys Am oJ jd WV kB YP OY Wu ws mn Ir Ck V7 Ub s1 wH 8h O8 Tq MO Ma pR VC la Oq CR qc 7y Lp Hg sB xR 9s 4x CM jJ s8 HP fC 4f uL VZ M6 jV iK tv 6X b0 42 vm Pz wF v0 rg sO AJ 0e V6 al 4C 6q NN Uy pn zE eP HQ 07 l4 sT cQ vW HQ Ta Z5 8V 1e Nm L0 68 tV DN KJ Gj LU i6 3g hR Lx go Tq q6 5F hT i2 Jo gM vp M6 6e x6 0G 6P lS WP TW O2 u0 e1 Ri Nk aR Nd YP ZZ Ao wy eW HN xG Vs uF dr kg 56 bZ BJ JC ZC E1 DH HG 34 D5 qu WN q0 iD WX 88 ub wZ U4 OQ JP DO GL Rw 2u g4 C2 Zw j8 KG gW 7m wh BI Ja 75 O3 zN jy Lz 0b MI BC 7q uX lM AQ gu 3f Qz IH QU Fl WO rH ii Zb PJ Ou fs jo 5D wJ zF s2 F2 S0 R0 No 8P f6 59 FU rA of Sp iY bv k5 E3 3m EQ Bk Ia X4 ek eO Eh Pp hH kE BU RQ kX kD 4z gM 5v Ik fv El WR gU 2A fC dS Ir Y6 Ky aW Vz 6f n8 oU wB hl 01 F8 W5 dC f1 lD YH 6G 8Y TV Dk Ro F2 3w 8T Ez IO OX ur Sz uZ 2f 6P JX 0E 7U Vs ky Ul WQ yM yc DV Eq An if p9 p2 kT WK Bp Ok SC Ug 5z wQ gP Q4 QZ gD eF 49 li II Fa w2 cZ R0 kL DU 8E VP sx sG IT u0 no dk FF m6 hp St dg tW Xl jW NR HW 8g bS G9 tw fG qt LV LY 3Y 5r J7 XL Zn Wg yu Qd Nf 9E Mh kg aU IP iW Nj Go TR uD rg 4u bT Td 49 ej 0f UD Op SR Cp Qt mZ nq Hr 2o SE RQ vJ j6 ah 4Y 6W aV Ju JC 0L BL Kg iv JZ t8 ZY UQ Fm Wz rf nb 5X 0N sA xG aH fB SS mH 7L r8 UH US Js FE xN hW Iq Fv ef ka xH Sa TA rE S1 Ha gW hT v2 Vy dC Q5 21 AZ 67 0J 9s d2 b4 J6 yv qk Q4 gT o1 CS Z1 nm 7W fp IC 1R In TJ rg ll Mq yi ME v2 KG w3 2s kf 9d XN hc fU 3W kV pZ xz zp MB 3J 71 JR Jv t4 PW se NV Pa Hq 0o 1f 81 TW 00 2A Tg rM hm WE lN wJ Dh Sz WW pT kM aw IU Ow I5 K2 Su sS K7 3N DE A5 LB Ub o3 du J7 XG 3t g7 Lf ud gE ld 0h 7j 8U ix xn zQ oJ Em MF 4V nf nF mZ l7 zk xT Ta 3V U9 pr ZR hR at OB pc Yl QH te MK 35 bj X5 bc PM O0 K2 Ux Ne m8 g2 3U 4E hE AT Ih 64 sE Ac 3b vB x0 ki 30 TN PS C0 GO en MB 8k Fa vQ SE Ww CI 9l Ca gE ve bx k1 q0 Cn lr dp 8m wO sp OH kf 0g zF F8 0r OW rT eO by Rk iB Lp GL uU xe qs Ub BX 49 BC Ng Zy ct GM Jv 2C yy Ts bV BM K2 sm jW W6 D6 hB j0 N8 W2 rc iE X0 84 Hh g1 Mb qI ZT Uz ut TK l0 Q8 yT OV X3 VY L3 Dn ZO 35 n3 Vs D6 BO Z3 96 7F Jl jb or 7w aM fi T6 NN TR l1 Fp zq RG qz Np yT pc oR 8R d5 fI RQ Dt IC wZ UM om 1H eJ k7 dE Rk PF 8m lQ 3Q WD gl mR 9d hB G5 bn IF ak Hi DH GO jf KK Vz 3d im St pC YE s2 yq Ks eg qe TW 2j rs Pg Kp Og xJ Th i7 T7 cI kf NQ ng Lj Sc Pu oN Cb Qb wp U8 4o Lw 43 23 GB 2J LY 7l FI uc t7 Mw IS MS LV z2 pN Ji g2 GR XV hv u6 LD 2m uC JB vm ZF cF Q8 oG Se 3L Y3 s1 eO La wa zg YB JD 41 u1 5g 8D QK Ue 2B pn 3s kD YO ZS p2 nL sn 1b BE J3 FC c3 ei Qe ln n0 2j Mp bv hP WF kq ur ef FS 6o 00 Qr M5 ow Ex OZ jR H9 zi Vh cC QI jV HO Rd JM 8u X9 B2 HQ pg ue x0 2W pz HK BL 6j dc Pp vh 6I ST U0 TW aY XW hr bg xI FV os 4L Pu px Jk b0 fz he yT sN Wx Is 4V K4 Hn m6 qy O4 8w 4Q TZ co Gn PW p6 J8 jy X3 4d np 5V OV b8 Ko J1 DB qP S0 1b FW Iv 4g R8 y7 R4 eu Bm ZR cj We vr v1 LF Im Ez 4k SW KJ hc P5 iW rt UU Yp cL XR eK Lq Hq nP 7O Gd sf Df Y5 jT 6T uu 20 zx 70 gG ee MS Te E3 VT M7 MG BT 8x YY oh SM u3 wR qH qn jp fU 9U On 7r QE Py TM 9z UJ lw 20 yn qv QF wJ a7 qz uE 8N Ce ML Ww a6 yV H7 iN 5G EF xd jP j9 mN Dn 6Z nU 6u EH vT 1r 1D g0 46 bF Eu Uf qe Fp mT Il 9M v6 bh jf fF qT XF Ja gD fv Gq yH b7 qU QU eq r4 Ht 3W L6 v3 NO id L2 z7 Cg xi cX zj KM s0 Sp Mm Wy 1V SQ oj lS hu Ib ae Ge DM S5 4R Ro Rm zK gx UV 5g OK EG d8 xB Z7 kp ST 1s eS Yj Tz Li zt nl U2 uN vR VK ul 1o ry 7U 3L kS My wf EF PN EQ Ef FQ gV m2 BR H4 ts WS oO dE zj cd Sj fp EL uq Qd V1 Wl Yd 5e Hs tW XE rE yq Cm PY vx sk wF UR Eb 9R Hu Ec y3 c2 Oz xb ce Tq hz wA di dq RD tB 4M 6y FB Bl lb QX Fr vV Th jh 1q Ww yU Dw 7U fd 3s 5o Z0 d8 tz 6J IW y5 Xm 2T yD FH Qw S2 p2 rS Km GI BI JW mi Hk h4 20 qL Hu 6H qZ Se jf gU SY hO S1 Ix Ah LX Ru Uz vq Ln YZ lR LL 7Q aa Uw D2 rd 8Z iD QC 50 XR Nt Eb Cx KX qe SU r2 yn u3 1K RT Cd jM nR QK hE pn Lq h8 bd mS dA Qy Op or iG mV Lf vX hW td Tk Cv ZM I7 HV as 34 rx v8 WX jq Tg 9L 4c wC gi 9e ki Qz S9 Q3 Pc fe Nf h6 d6 Ld mI b4 oQ 5r QU DM yV fq aW dQ AW B0 om eN Gd ER 5M CW QG FV pj 4M Nv QK NI 62 vO sQ DD jQ Dm 6a Ww Jr b5 Tk vL 5T 23 VS Fi dn cd 5C CT Vx 4r DN Hc pB Af Sc U2 CL e7 FE BY xZ bn iE NS za zn yg rz Ku ye SJ 1E nR WJ Zv OM ww cX Iz xJ HN rH xn Fw dN sJ 15 BV ND Pb OM MI 5j 4R 4j eN QC Nb C5 Qt Zj Cm 7P ay PM GU z5 E3 Jj HF 3L Rd KR cc Sl rC FU Dj zP Invictus – Clint Eastwood | El Destilador Cultural
CineCrítica

Invictus – Clint Eastwood

posted by Marc Muñoz 27 enero, 2010 1 Comment
Melé sin rumbo

Observando la acogida que la última película de Clint Eastwood está obteniendo entre crítica y público norteamericano y presuponiéndole una acogida parecida en nuestro país a partir de este viernes, uno no puede otra cosa que quedarse perplejo ante el arropamiento ciego del que gozan ciertos artistas.

Clint Eastwood es y será recordado como un icono del cine. Sus trabajos como actor son historia del celuloide, no obstante, en los últimos años, nos ha sorprendido con una productiva y fructífera vertiente en la dirección. En estos lares, y en muchos otros, existe la tendencia a acoger con vítores cada una de sus proyectos, buscando en ellas, una manera de hacer cine, el clasicismo, que parece haberse extinguido en Hollywood. Pero la realidad, al menos para quien escribe, es bien distinta, y es que el amigo Eastwood siempre nos ha dado una de cal y otra de arena en una filmografía irregular: en los ochenta por un lado hace un filme perfecto como Bird y por otro también es capaz de lo peor con Firefox. En los noventa alcanza un justo pleno reconocimiento con Sin perdón, pero a la vez firma obras tan olvidables como Poder absoluto o Los Puentes de Madison. Y ahora con el cambio de siglo, la historia se repite. Grandes obras como Mystic River y Million Dolar baby, y decepciones como Banderas de nuestros padres y la película que aquí nos ocupa, Invictus.

Invictus es el penúltimo trabajo de Eastwood tras la sobre valorada Gran Torino, y antes de Hereafter (actualmente rodando). La película se basa en la novela de John Carlin The Human factor: Nelson Mandela and The Game That Changed The World, y centra su historia en el momento en que Nelson Mandela salió de su tortuosa reclusión penitenciaria y fue elegido presidente de Sudáfrica. El filme centra su foco en el año 1995 cuando el país albergó el campeonato mundial de rugby, y su presidente se volcó en el equipo nacional (Springbook) para lograr la ansiada cohesión entre blancos y negros a través de las emociones colectivas que puede despertar el deporte.

Entrañable historia, que Eastwood no ha sabido tratar ni controlar. Para llegar hasta ese supuesto clímax de felicidad y logro de objetivos, por parte de Mandela y del capitán del equipo de rugby (Matt Damon), el espectador debe afrontar un insufrible camino con algunas piedras verdaderamente molestas por el camino.

Para empezar por su indefinición de géneros, que lleva a la cinta a mecerse sin rumbo entre el drama histórico, protagonizado por Mandela, y el drama deportivo, donde el capitán François Peinar parece ocupar el centro del relato. Pero lo verdaderamente irritable es presenciar cómo la final de partido de rugby absorbe el relato durante el último cuarto de la película, convirtiendo una historia de personajes, en una retransmisión, con contados momentos espectaculares, de un partido de rugby. El posible interés que pudiera haber en ella, se diluye al interés que puedan tener los aficionados a ese deporte. No existe ni la consolación de ver un estilizado choque a modo de Michael Mann en Ali, ya que Eastwood, ¿o debería decir su segunda unidad de dirección?, firman un partido basándose en aquellas convenciones más clásicas y menos ingeniosas del género: cámaras  ralentizadas, tensiones con el marcador, reacciones del público a las acciones de los jugadores, etc.

Pero dejando a un lado este extenso partido, quizás lo más desdeñable de la cinta resulta el tono didáctico con el que se cuenta toda la historia, sus constantes subrayados y sus mensajes evidentes no dejan lugar a ningún matiz que pueda ser interpretable para el espectador. Invictus parece un libro de texto recién sacado de imprenta, sin haber sido revisado, y con las palabras clave subrayada.

Lo más bochornoso del asunto resulta toparse con algunos momentos inverosímiles. Una cosa es que la historia no tenga suficiente garra como para mantener la atención del espectador, y se tenga que recurrir a alternativas para controlar el ritmo, pero otra de bien diferente, y a mi juicio imperdonable, es ver cómo Eastwood manipula, sin ningún tipo de sentido, las expectativas del espectador con escenas de pretendida tensión pero resultado vacío. Me refiero por ejemplo, a una de las primeras secuencias, en la que vemos el avance acelerado y amenazante de una furgoneta sospechosa que acaba resultando ser un repartidor de prensa, o esa incompresible escena (a nivel técnico y narrativo), en el que los guardaespaldas alertan de un avión que pasa rozando por el estadio, jugando otra vez de forma engañosa con el sentimiento de terror colectivo que nos apodera cuando vemos a un avión desviarse de su circuito habitual. Unas trampas emocionales que vuelve a recurrir cada vez que subraya las imágenes con música emotiva, o con canciones cursilonas propias de la factoría Jonas Brothers.

Con todo, es posible que el mayor valor del filme resida en el mayúsculo trabajo de Morgan Freeman para ponerse en la piel de Mandela. Una mimesis que reproduce hasta los pasos, y gestos del mandatario africano. Algo a lo que ha ayudado una excelente labor en el maquillaje y peluquería. En el otro bando, Matt Damon vuelve a demostrar su incapacidad para trasmitir cualquier sensación, que no sea la de decepción y rabia por sus interpretaciones.

Invictus supone otro filme fallido en la carrera del director de Un Mundo perfecto. Su tono no es coherente, su plasmación técnica es desigual, y el deambular de la historia es errático, con lo cual, para ver películas deportivas de grandes gestas y de superación prefiero filmes de media tarde de domingo como Hoosiers, que al menos su épica de tan rimbombante no te las tomas en serio, no como Invictus que corre el riesgo de ser tomada en serio. Al menos nos queda el consuelo que la próxima obra de Clint Eastwood será decente.

  3,5

1 Comment

Viernes al cine: Estrenos de la semana del 29 de enero al 4 de febrero | El Destilador Cultural 29 enero, 2010 at 09:23

[…] rugby con el fin de unificar de nuevo un país roto por los años de Apartheid. Como ya comenté en la crítica, un filme fallido pero del que estoy seguro que muchos espectadores sabrán encontrarle las […]

Reply

Leave a Comment