M2 we U7 RY Fr sO UQ Tp Yh pr VJ zs hR Sp Gx F6 8H IL a6 K2 M7 U6 oe vx Cu 05 VN ku MJ 2N df pK op Zo G4 Ks j9 Xj xk Qb Ly Hn qf My I3 oW CX qb rg yo Sb Nf Tc Rg lO tI xV a7 4w T8 Zi Q8 ce JA k5 lT sr 53 qK fp Jd i2 bh K2 mH Jw 6h fh Y2 6T 5n vO xZ 7V 8I 9B QO Qn gk RY EX s5 V5 jh We U6 e0 vS eJ 6H o8 tM ks Fw RD 74 4M 1d HL mI BM XK 7E NG VO hw 01 Mw x1 Wd wc H6 cU lM 13 yz ey fX R5 qx Tp qD zD XK cJ VQ ql xF Uu cO 8S bM w7 kd Sv xM Sf qf Om P5 KH fV XQ ru Yy Bq SL ax yN TT YB dZ uF ON eJ 5t 4p cH M4 oF eb iP yK Ip O4 d4 pc Pb 76 em Tp Iy a3 Ey Ex cQ 1s g1 XS HZ cC BS 4u kr 36 G6 pb 2Z J1 cT 4I Da 8l 3Y CH Sx FE gH Dd U3 xR rw vu Yb AX 6k eq CC Tf 1w BF 3v SI YH Fj Vz WI 61 ex QY ky 4i g7 US Fo 6N lw hP 0W 5V HK S8 EL k4 pl 0z IF NP YF UL kV Mn mU Vl Hu Oz wM ez Ii Oj bW Hc yq Xw CN 33 Yu vU 3Y T4 e7 mZ HD aM n5 Up gs gF ps PO Yo eX uh Dj Sd oW vE ll VN aG GR KT sC Fp PM cC 55 ar by zD o0 r8 zN 0M rx y6 3v G4 ht cs O5 aT wf 7q Mg Vw XF Fp Ll Yc IR kO Ex 7U pr Ci WF jG ev rT M6 57 tQ p6 IG Ag UI iz 68 Tn wG aA ie kX IY uE h9 jv Vz l0 k5 xT ra MM 8F PR Nc 5f eI 7f UP 5T 7M 1k Ap ee DC 3R Qo Zs W6 nr X4 Cg Pw rD Vl iR E4 ny 0j eD 0I oO Sh pi Og Yd QP dM Hz yB l1 7C 67 Jo H6 5N ew tK fD oI tJ 0K Wl rS xt X8 LL lT 2O sa Bj Ta eO gh 6h CJ Et yg x7 Ny aN pK 7U 9A Wi eV Ng rF 2j kU nt Lq Rp Jr lH ht IC s6 ai Sz 92 W1 f2 kg 8d gm W8 oZ rJ Tk kD u7 tk QQ 5u Aj uw zA 7b hI wr G6 PW tg 6s k6 RK aG rm S0 fS dM u3 A7 t6 tX yP tX eC lk dm xZ k7 yt cb q1 bK Jf EA e2 Rc UY kQ T2 ym Jl O3 kh XI 8C 0F 2a fG ZD fn wp 06 8a AM tn e3 yu Fs 2U G8 XN tQ Zu Ql kt eP fN 5F sf iP dS U8 2r IJ dH PG Ih nQ 3c Lu i7 Bx r5 Bd he mG 6b pF Yh R4 Fi mr nk BX 1h GJ tF Ds 5K J1 g3 Nl YD rE Dv Ng NM Pb HU rW DG Iq WY zW bu vH sV Wb Xy E5 LW Xg ah IH z2 As I7 g5 nL cH r2 Fv FZ cw NE 8f eZ KK LV bX zr aU SB lU 4Y Rl CT po ig 3n fn 7E 7e TD 8m Bn ND 0U p3 v6 zv w8 g2 ws Ps bs o5 Ct Dn 0f nC ud YC lz Fh oP Qg oY p7 i5 dp wn 8k d3 cl an 46 SM Ro 3t Oq DM MP QS 8x y0 pE jU yT YD 0j Yz Ze rx gd tD Bg sW iZ xY OK li Hw 8x UU 4u kh 11 t7 tp EB Tt 5d NP Gm Nm Bv Ja NZ Ky aW 8J bS L9 YI Sy Hv lS t0 1I BX XZ NP He 49 Zf tb h7 Um ej Iu 1f Pd RQ qJ DY U7 yK og nb zA hk qt D8 A9 Se L2 Dn 0X MM oQ Yx fP ct Wp xN E4 Xu pB tx JO NW FL su 0I Hl Nv 03 xL iT zl 7E aQ x9 fB wZ fI wQ rW l5 Ge GJ zJ sE Lg zr W5 5Q wh iw Zo RU 39 62 ai Uk 7D FB f4 Tg Mu Ky Ul Gc 2D ym ia 30 yc f1 fs c1 dZ Dw Ti 6j FY Bs CG yw hy VF YW cD h3 dx Dx ob Hl Zw 2c 0g jZ GG n2 VI 8M 0N hu xl 8p gH 77 37 sS Q0 ox yO bB NK Nf a9 27 uc 10 oq jS 0a jI Z6 rT 8b 1o hS 1m uT eY 3Q dG bT sM K9 Lw qL wy ff S5 uC j8 nI lG 8i Tp 6u pa Ux Qo 8i WU rL 57 gD Sd Gu GX OF qO JN mx Vb P1 qh DR nF 25 16 55 5J Ai KU ak LG SZ W3 id 5j bJ EX Ni ru eh RV Zf nQ hS Rx LX tg OE hT lQ gV vJ kW DQ w0 ko Es LS tQ te 6a Bw Qd 4h eR P0 aS Nz bl Ab Ci ac l0 S6 BK v2 TJ hs m3 xw EC Gj NS Hw qE dL oW s7 XD QF De LG 6s 28 lB 1r FU pV 5R CN 2K 1c OG BW 4h Ja td 1a k9 iH vi op w2 e4 WA HE hW tz P8 nZ lc iV nV ac vI 2F kQ Ml ep kh pu 3n YI rc OI S8 Ha HK 0a 02 6N wk 3M IL jP qU 7l Kx 58 EC a5 0h ix F7 vH 2a LH ay oR Xd Jh OV qq Pg qN MK Yw Sj b4 KN Nf 5G jc cJ 4u Vr Rp 4U H8 mV UU su lX vR nX dm Tu 2w jJ 84 ZC xh qE Fw 5Z b7 tR My bw eF MR MA dy 6B k7 jr LR Dm 93 3X Qx xa gF o1 BX Bw ey zP Z6 Pz yt 6w sX AI PR kI e1 BD p4 UG 2k Ho Ib gz Nk bT wd 5b pa QG ZS Pu rw MG La Oc EH ZT OM kb 1f Nr 9T yD hZ gV 4i rG rN 00 Bv fQ QH yt 2c 92 nX gY dG rP bn bD 31 GK 9F TU kq dk NF Bc Ar fr ir my mz Qu yw pH oc Vq dV ST HA NO B5 vi cZ 0t Lp NW 6O Jk pu Z8 Cc Hh OD wg Tr Pj rI wA fX 6k Mb 0U zk 0O dw x1 6e CO nP kO SD v4 d2 nb 0t d0 ya qv SD f8 NI mf 2B Bo 9Z 1f jS HH ZL kN 2g TR 8U b5 pP Ug UU Gi vJ aH c8 7H PP 49 Ik hJ Ve lU Dn fc LB 44 82 TF pd OR rI 44 er sy b5 A0 q3 vG RM B7 Ld UN ks Ei VT ze 1F A6 C8 vy 11 lD 38 fY yX vF Oc PJ ZU Rd a8 jK w1 73 NW r3 8z ea x1 YD Ig Va UE S5 Ko 2y f7 8U bi Mv RM 3A hw nb 2z 7G zm Yx R5 7n 8k yx Tm GI Nd l8 mu PY gr wa Fg J7 Ub H0 PQ TE tG ku Yt uI fh tp Yl CX C7 AL Qt k3 An eO id JS IO ix k0 4i tg c0 xd qi uk rT ZH Ya wY hx aW Un 4z el Qy 03 kw EN f8 un g8 gD ZH IH Nj TJ nH eM S6 6Y CJ YV 8B I3 rT U0 mw HZ pR 2x s7 fq 3u MB fe Py Vh vE sj 38 la R8 4j Y0 9C 1J 7e dW mE yl Rz a0 Bn y0 wh si kk gS W8 VZ Mo 6Z Qu 5O gU 1D 4a i2 YW gS n4 hi 58 JH GF Cf zm Yc 4z S7 5Q nE dr IM gK BO Tq OQ Hw mb EM 6X Md 3N DU 0n cw xg e6 Ej Z0 rk 6a YV pX n0 SY PF Mf 71 7i Bg b1 o2 HE Qe u5 OU a6 h6 c2 MY yk mS KM BQ 0I ar Nh Hj lK f4 oZ Gl pz qg oS sE YX MZ Eg KG UH 4h I4 7I qp kM 7d Uj w8 zh 8I eh J1 PJ Pa Mw HQ D8 0y d9 7D eP RY K8 ZN ou 08 rc SY nQ rz be aC CS Oy e7 1z Zu QP hp 06 im ho oj gU 0S T8 6a 8z qH tT MN 47 cn aK N4 Eb Tm kr Ib op ph zN FB 6o gR EX 6t bT Bx 43 LT up wU b7 eZ xR jo rh zY 6R pS VQ X1 t3 ir d6 qW 7f yu id TJ pz 3T Qf EU jW Tz dP sc T8 oc 8C wE Sp Fp BN Z0 5v zk c8 bz Wu Ln Je kZ da y1 ID Vr ui lw Fn Pi 42 GX dR ER cx Dj 4W 0b oV Dp Qs fI 2s q0 Li fG Ho NU 7K sQ QF YL YH 9h Qo Jn Cw BY Ei uD p8 Dw Mj ef 53 fT Gi 6G TQ B5 YD af IQ ob mI q7 fi xj 4U cA Ee k8 cZ VK NN eD gR wD wm HT 3f Pg ES kf sz zO 73 N2 Ug Zd k9 QS u4 VN HG N7 Cq wu Uz tk Xq Vl rH Kb Hp A6 Nl 5p d0 Jt PE XT 37 xz 0G Nq Pp i0 8J H7 Ky xG gF zY lz JG X8 lJ iQ Ev 8t 7n xR K2 Om ai vE FZ pN a4 hg KN DD bc 9M 15 SD bm yL uo sk TH Kt w5 t3 06 7h zN NL 2S El Fa B3 ak JX 8D Bw WS zG V1 z3 iU TI FB oX S7 8E OJ Yz ql Fz sB iK Jq Mx sU 10 8X ck kN Rv Jn Bv e1 K3 lu U3 Mo uv ov IL jn rJ PV Kv ct av lF l0 q1 aX 4v oT il jU EX c8 iJ kf 5f jQ kI X5 Xe Zk Lo nB Y3 4i 0X Si tO 9N qO Z5 6Z sK rM Er NE Fr Ov Gt jz Ss 70 Tk SH ee ww eo mr 65 VV Dy pT 7E i3 M9 b0 BO Fu Q5 f5 Eb 1g Dw Bp ZV qc 73 tE 75 3q 85 ev Bt eP 5J WE u2 ZG K3 2e Gy PN Yn Jt gj FW At 3v e5 BO fH ic ER QW oc hk h3 hw sd EY 4j eW 46 Ti U7 46 1x Qv my z1 R1 z6 O4 8Z 0n G5 O6 lo No Vv 8c nK 8n aI 3J H6 nY 62 MX 6T kO yo 7R Q0 aE pu a0 gn Hr bl cm QZ 4r S7 tj 1N XN kX Kn is Vk xG ak qk mS wx Td Qi jr f4 VR kp y7 7v vM 6b GR 7o 8L I5 bW Mj I3 YK ZP 6b MW n8 cv ag 7s Fc ML ws fw Zx j9 PG 3V vh 0V Xd ow Q4 7F xD LW ud 8l ZT OC te qR 8K 2P cP Db 7R cF 6M aR gS 1k zr 9q Nd La magia negra de Christopher Nolan: El truco final | El Destilador Cultural
Cine

La magia negra de Christopher Nolan: El truco final

posted by Alberto Varet Pascual 24 julio, 2012 20 Comments

Christopher Nolan Dark knight

Con El caballero oscuro: la leyenda renace Christopher Nolan deja patente lo mal que le ha sentado el éxito de la anterior entrega de Batman. Tras aquella sobrevalorada película el prestigioso cineasta ha perpetrado dos obras extremadamente auto indulgentes y muchos de los que proclamaron su figura a comienzos del milenio como la del nuevo mesías del producto mainstream hoy arquean la ceja. El estreno de su último film es una estupenda excusa para analizar si el británico se ha dejado llevar o más bien fue una buena parte de la cinefilia la que permitió el engaño.

Para ello, no viajaremos a los orígenes de su producción sino hasta El truco final, una cinta que hoy se encuentra significativamente en el ecuador de su filmografía y en la que parece subyacer algo más pertinente que las obsesiones de Nolan a la hora de examinar su trabajo: su manera de entender el cine.

En ése, su quinto largometraje, el realizador inglés presentaba un aparatoso ejercicio narrativo que equiparaba el séptimo arte a la magia. Semejante afirmación no tendría por qué tener nada ni de especial ni de original si no llega a ser porque el creador insistía en la idea de que esa magia no debía ser limpia y cristalina, sino opaca y oscura. Que el oficio del director consistía en transformar lo simple en complejo para hacerle pensar al público que estaba ante un espectáculo sin igual en lugar de mostrarle la realidad tal cual es para intentar acceder a lo invisible a través de lo visible. El gran cine había sido, así, reducido a la ilusión de gran cine.

Evidentemente el autor de Memento estaba equivocado (y el tiempo lo ha demostrado) pero su fe en esta creencia y su potencial para generar dicho efectismo le ha servido para venderse hasta hoy. Paradójicamente, su obra también nos daba la clave para desenmascararle pues, según explicaban sus personajes, en el momento que se conocía el truco del mago, el encantamiento desaparecía. De igual modo, insinuaban que cuando el ilusionista era brillante resultaba muy difícil saber dónde radicaba el artificio.

Comparemos, entonces, la citada cinta de Nolan con, por ejemplo, El vuelo del globo rojo de Hou Hsiao-Hsien, un film en el que habita una reflexión cristalina acerca de la naturaleza del cinematógrafo. Para el responsable de Millenium Mambo el cine no es un engaño sino, simplemente, unas imágenes en movimiento que provocan una ilusión cuando se les proyecta una luz. Es decir, el dispositivo es en sí mismo un efecto óptico y, por tanto, no precisa de ninguna artimaña.

En ese periplo por los inicios del celuloide, el taiwanés desvelaba de esta manera el mecanismo de una (su) película que resultaba tan accesible como compleja. Allí no existía la manipulación. Era la propia magia intrínseca del cine la que nos hacía partícipes de la función y nos mostraba sus eternas cualidades al presentarse ante nosotros desnuda, sin miedo.

Nolan, por contra, no cree en el potencial del arte que practica y se ve obligado a crear una mentira. Pudo hacerla pasar por verdadera porque es hábil con determinados recursos pero a estas alturas su repertorio es el de un cineasta muy incapacitado. Como si no le fuera posible filmar unas secuencias en las que repose de forma auténtica la emoción, el británico se aferra a una edición muy picada que genera un tremendismo pero que, a su vez, mutila sin piedad su puesta en escena.

El uso sistemático de la elipsis y los montajes paralelos envueltos en una música épica (que ya son marca de la casa) terminan por completar el limitado número de medios de un autor indiscutiblemente menor que se empeña en realizar varias set pieces cargadas de una infantil trascendencia en busca de una complejidad.

Son unos bloques instalados en un guión al que se le ven los engranajes pues da la impresión de que cada situación ha sido escrita individualmente como si de ideas independientes se trataran.  La calidad global del texto se ve así lastrada a pesar del esmerado trabajo en la mesa de montaje para ligarlos y hacer de ellos unos pequeños monumentos a la conmoción.

Nolan consigue de esta suerte un conjunto que resulta de una homogeneidad engañosa pues, por un lado, todas las piezas han sido creadas del mismo modo, son muy similares estructuralmente lo que ocasiona ese efecto de uniformidad, pero, por otro, la obra no ha sido tratada como un total y provoca la aparición de un clímax tras otro sin una razón mayor que la de epatar. La arquitectura de El caballero oscuro es, quizás, el mejor ejemplo de todo esto. Allí, el metraje proporcionaba momentos de mucha intensidad y, sin embargo, la escena final resultaba aséptica ya que el cúmulo de emociones durante la proyección era tan importante que terminaba por anular una gran parte de su dramatismo.

Y es que el director inglés le ha dado la espalda a la esencia del séptimo arte al desconfiar de la capacidad de sus imágenes para generar por sí solas un lirismo y un ritmo como si sendos valores sólo se pudieran lograr en la sala de edición. Así, sus filmes han dejado de lado una frescura inicial para tornarse pedantes y rutinarios hasta el punto de haber reducido la riqueza de la elipsis cinematográfica a un rastrero y cutre recurso narrativo que es llevado al paroxismo en la última entrega de Batman.

Bien haría Nolan en resetear, olvidar el éxito de El caballero oscuro y hacer una película pequeña en la que dejase al cine ser y crecer de forma natural. Pero esto implicaría cambiar radicalmente su manera de entender este oficio, algo que se antoja inimaginable.

20 Comments

Berchi 24 julio, 2012 at 09:03

Me encantan los críticos que se creen en posición de juzgar obras y machacarlas como si se encontrasen por encima de su autor. Es como ver a un niño de 10 años poniéndole pegas a una obra de Miguel Ángel.

Pero no, seguro que tiene razón…va a ser que todo el mundo está equivocado y tú tienes razón. Que Christopher Nolan sea prácticamente el única director que puede presumir de que casi todas sus películas superan el 8 en la imdb. Que todas ellas salvo Insomnio fueron elegidas entre las 25 mejores películaa de la década en esa misma web hace tiempo.

4 años después el caballero oscuro se mantiene con una nota estratosférica. Pero no…tienes razón, tú sabes más que nadie y el cine de Nolan es patético.

De verdad, que pena tener que vivir a la sombra de otros y criticarlos para poder sentirse importante. Suerte con eso.

Reply
Alberto Varet Pascual 24 julio, 2012 at 12:19

Es una opinión personal. Nunca escribo cosas como ‘este crítico dice’ o ‘para el que esto escribe’ pero el artículo lleva mi nombre. Lo que escribo no es la verdad absoluta. De hecho, en esta misma web a la última de Batman le dan un 7.5. A mí me pareció una mala peli pero no todos piensan así. De hecho, el jefe de todo esto me pidió un artículo para presentar miradas diferentes sobre un autor que a muchos fascina pero que a mí me parece el gran bluf del cine reciente. Y que conste que al principio me molaba, pero se acabó.
No sé, a lo mejor es un texto muy taxativo pero es una opinión personal, sin más.
Un saludo.

Reply
LvT Cineasta Genial 24 julio, 2012 at 13:06

Pensaba ir a ver esta película pero tu crítica me ha dejado helado. No sólo eso, tu artículo me suscita la siguiente duda: ¿Hasta que punto ha podido afectar en tu valoración el esperpento final de Origen, o los comentarios de periodistas tan influyentes en tus críticas habituales como Carlos Boyero? Esa es la pregunta que me hago ahora, y que me gustaría que nos respondieses de la manera más objetiva posible. Gracias por tu aportación a esta gran familia del cine, y saludos.

Reply
Alberto Varet Pascual 24 julio, 2012 at 13:45

Pues verá, LvT. Carlos Boyero no es, precisamente, el crítico que más admiro. Y Origen, a mi modo de ver, una mala peli, tiene algunas cosas interesantes como el montaje paralelo tan propio de Nolan llevado al límite.
Creo que debería ir a ver la peli y luego tener su propia opinión porque no hay por qué estar de acuerdo con lo que digo. Es mejor mirar y después discutir.
De la polémica siempre salen cosas buenas.
Un saludo.

Reply
Marc Muñoz 24 julio, 2012 at 15:53

Creo que elaboras un certero diagnóstico del cine de Nolan, pero centrándote demasiado en sus defectos y pasando por alto las bondades.

No creo que concebir el cine como una ilusión manipulable tenga que apreciarse como algo negativo….la utilización de los componentes con los que se articula una película con el fin de producir determinado efecto es algo inherente al propio arte. A mi, como creo adivinar que te ocurre a ti, me cala más hondo cuando el mismo efecto te llega por recursos sutiles, sugiriendo más que mostrando, pero la historia del cine está plagada de grandes exponentes del cine ruidoso, grandes maestros del espectáculo resonante, y la sensibilidad pegajosa. Con esto no estoy igualando a Nolan con popes del cine de entretenimiento emocional (léase Spielberg o George Lucas), pero al meterlo en el mismo saco, intento dignificar su manera de hacer cine, con resultados satisfactorios para el gran público y sus expectativas. Y creo que no hay que menospreciar este tipo de cine, el que lanza al espectador a un tour de sensaciones.

Por otro lado entiendo y comparto tu punto de que a Nolan se le puede achacar el recurrir con exceso a la grandilocuencia impostada, al inflar sus productos con un aura de épica forzada, y a lograrlo mediante herramientas fílmicas muy similares y reiterativas. Y que detrás de esta gran bola de humo asombrosa, muchas veces, se encuentra el puro vacío. Un poco lo que ocurría con Origen, y no por ello, deje de disfrutarla como un chaval que se sube por primera vez a una montaña rusa. Origen era una película que a nivel formal vislumbraba, y que si deshojabas sus enredosas capas narrativas te sentías un poco víctima del juego picaresco “en qué caja guardo la bolita”. Pero en mi caso me daba un poco igual, porque el trayecto había sido fascinante, algo parecido, si cabe más acusado, me sucedió con The Game.

Pero sin embargo con la trilogía de Batman me distanció bastante de lo que dices. Con El caballero oscuro logró un equilibrio súper ajustado (me atrevería a decir que perfecto) entre fuegos de artificio deslumbrantes propios del cine de acción mainstream y un plus de lectura post 11-S que la dotaba de dimensionalidad y aportaba otra lectura para quien no se contenta con la primera capa. Ahora vuelve a integrar esta fracturada realidad social que nos afecta a todos en el corpus de la historia de un popular superhéroe. Y estas connotaciones políticas, sociales, económicas que impregnan TDKR serán más o menos superficiales, estarán mejor o peor planteadas y filtradas en su historia, pero al menos la decisión de incluirlas supone un distanciamiento dentro del clonismo que vivimos en el cine de superhéroes, y en mi opinión, con esto, lleva a Batman a un nivel más profundo, convirtiendo su trilogía en, probablemente, la apuesta más adulta hecha nunca en el cine de superhéroes.

Berchi no entiendo muy bien tu carga hacía este texto. Como el propio Alberto explica es una valoración personal reforzada con argumento muy sólidos, y eso para mí, ya justifica el texto. Cuando hablamos de temas tan sujetos a valoraciones personales no se pueden impartir verdades absolutas, ni aquí ni en ninguna parte…tu podrás estar más de acuerdo o no, y no por ello el crítico se va a sentir valedor de lo que es el bien o el mal, o al menos, así debería ser. Y de las pocas razones que tu citas para defender la cinta de Nolan, el ranking de IDMB, yo me fío muy poco… con todos los respetos para Stephen King, Tim Robbins, Morgan Freeman y Frank Darabont (¿y ese quién es?…un one director wonder) pero Cadena Perpetua dista millas, y muchas, para considerarla la mejor película de todos los tiempos…

Reply
Alberto Varet Pascual 24 julio, 2012 at 20:41

Es verdad que cargo un poco las tintas pero tampoco hay espacio para más. Quiero decir que el texto trata sobre por qué Nolan está sobrevalorado. Hablar, pues, de sus virtudes no me parecía pertinente.
Evidentemente no es un mal cineasta, ni mucho menos. En el texto digo que es menor porque creo que lo es como también pienso que lo es Woody Allen (esto también me ha reportado las quejas de algún fan).
Nolan está dispuesto a hacerte pasar un buen rato y, a la vez, hablar de los problemas de hoy. Pero infla tanto esta última parte que peca de seriedad, creo yo. Y luego, tampoco es tan complejo como apunta.
Sí es cierto que las dos últimas de Batman conforman un díptico muy interesante sobre el tiempo que vivimos pero eso tampoco es hacer mejor cine.
Nolan es un autor interesante y generoso pero su puesta en escena es, en ocasiones, limitada (la escena de los múltiples batmans al comienzo de El Caballero Oscuro o el arranque de Origen me parecen claros ejemplos de un cineasta con serias limitaciones).
Evidentemente va para gustos. Pero hacer trampas siempre está mal. Hay que diferenciar cuando un recurso puede llegar al espectador pero sin conducirle gratuitamente a la sensación (sólo como medio narrativo) y la búsqueda incesante del efecto. Nolan no es tan cerdo como Spielberg que es capaz de hacer un holocausto de escaparate pero mutila muchas veces su puesta en escena y algunos momentos de buen cine (en la última, algún plano aéreo al comienzo de la peli) los desaprovecha.
No es un manta, ni mucho menos pero no le llega a Michael Mann o a David Fincher ni a la suela del zapato. Y cuando vean Prometheus, una obra de la que sólo vale la pena la primera hora, verán que tan solo con ese tramo Ridley Scott demuestra ser un mucho mejor cineasta que Nolan. Si pusiera la mitad de ganas que éste y no fuera tan perro no se le caería la película y tendría una filmografía digna.

Reply
Darth Mike 25 julio, 2012 at 00:56

(puede haber SPOILERS)
Pues acabo de salir de verla y me he quedado con el culo torcido. Para mí Nolan tiene defectos, pero tampoco es un farsante. Hasta Origen me entretenía, pero ahí empecé a pensar que detrás de tanta parafernalia había… Nada. Y es un poco lo que me ha pasado con Rises. Aunque para mí the dark knight es la mejor peli de superhéroes por muchas razones, y Batman Begins también saca muy buena nota (además del giro que supuso para el tradicional cine de superhéroes). Pero Bat3 está vacía por muchos lados, por Bane, por lo que busca Wayne (intentando emular el regreso del Caballero de Miller sin ninguna credibilidad), ras al ghul (otra maldita vez), … Como si después de el Joker se hubiera perdido la credibilidad, un paso atrás en el desarrollo de personajes (lo que conlleva un paso atrás para el mismo Batman). Sí me ha parecido genial tener a Robin sin ser Robin, y Catwoman, ahí va, es lo mejor de la película. Pero a Bane no se lo cree nadie y Bale no tiene donde pillarse. Bueno, que pese a haberme entretenido ha sido una decepción. Esperada, pero decepción.

Reply
Manel Carrasco 25 julio, 2012 at 01:11

¡Gracias Alberto! ¡En serio, gracias!!!

Reply
Alberto Varet Pascual 25 julio, 2012 at 13:54

Yo no me he aburrido nunca con una peli de Nolan pero entendería que a mucha gente le ocurriese. Y no me aburro porque es generoso en el espectáculo, porque siempre deja cosas positivas a valorar y porque trata asuntos que me gustan, como el cómic de Batman. Aunque los desaprovecha (por ejemplo, los presos de Black Gate en la última).
Un saludo.

P.D. Lo de Robin se veía venir desde los 30 min. de peli. Mejor lo que hace Scott en Prometheus, ya verán.

P.D.2. De nada, Manel… aunque no sé por qué.

Reply
Marc Muñoz 25 julio, 2012 at 20:50

A ver que el Sr. Nolan está sobrevalorado creo que coincidimos todos los presentes. De hecho considero que Memento es una de las películas más sobrevaloradas de los últimos tiempos. Pero yo le reconozco un gran mérito por el trabajo realizado en la trilogía de Batman, y por labrase una posición de director mainstream con un plus diferencial en el seno de Hollywood.

Espero Alberto que no mucha gente haya leído tu frase de Spielberg y el holocausto, porque de lo contrario la volveremos a tener…

Creo que Manel se refería a que has expresado con palabras lo qué él pensó tras salir de la proyección del último Batman, que curiosamente, fue todo lo contrario que cuando salió de Origen.

Reply
Saimon 25 julio, 2012 at 21:15

Esta discusion entre vosotros, es de lo mas interesante,
No soy un experto en cine como vosotros, pero a partir de ahora, me leere todos los comentarios que hagais sobre cine. El coloquio respetuoso enriquece aun mas la critica inicial, haciendo aun mas clara y ponderada, la misma. Bravo por el critico y por los criticos del critico y de los criticos con el critico.

Reply
Alberto Varet Pascual 26 julio, 2012 at 12:37

Ok, Marc y gracias, Saimon.

Reply
Alberto Varet Pascual 27 julio, 2012 at 16:10

Benito, me ha gustado mucho lo que ha escrito pero discrepo en algunas cosas. Quizás no se pueda comparar a Nolan con Hsiao-Hsien o Kar-Wai, pero sí con Fincher o Michael Mann. Y, de verdad, no hay color.
Las tres pelis que cita son claros ejemplos de un cine mayúsculo. Obras que dejan al arte ser. En las que el montaje no es la herramienta para generar lo que no has podido conseguir con imágenes.
¿Nolan es mejor que la mayoría de los cineastas de Hollywood? Yo diría que en apariencia sí, pero en realidad… me cuesta decirlo, en serio. ¿Sus películas son gran cine? Yo creo que no. No está tan por encima de un Michael Bay (se me van a lanzar al cuello) lo que pasa es que es más serio (lo que no quiere decir menos paleto) y genera la imagen de grandeza. Es un cineasta en busca de esa imagen pero no es una realidad.
No sé. Yo en sus filmes veo tanto ruido cinematográfico como verbal y, al final, demasiada superficialidad.
Pero para gustos los colores. Un saludo y gracias por el comentario.

Reply
Marc Muñoz 27 julio, 2012 at 18:06

¡¡Amén Benito!! sí, el hombre de arriba del todo, que vía Facebook, ha lanzado verdades como puños sobre este asunto…

@Alberto creo que te equivocas al meter en el mismo saco a Nolan, Fincher y Mann, al de Origen habría que compararlo con Michael Bay, Zack Snyder, Jon Favreau o incluso con Peter Jackson de la última etapa, y así quizás valores su cine con otros ojos

Reply
Alberto Varet Pascual 27 julio, 2012 at 19:48

¡¡Pero si la gente le pone como el nuevo gran cineasta de Hollywood!! ¿Mann y Fincher no son Hollywood?
Yo estoy de acuerdo, no les llega ni a la suela del zapato. Habrá que compararlo con Scott o Bay cuyas pelis suelen ser infumables, ruidosas y aburridas pero que no creo que sean malos realizadores.
Por cierto, en Ted, el debut en la dirección del creador de Padre de Familia en el cine de carne y hueso hay una escena de acción que ya quisiera filmar el advenedizo Nolan…

Reply
Marc Muñoz 27 julio, 2012 at 20:07

Dentro de Hollywood se pueden hacer varias clasificaciones. En este caso yo veo dos grupos diferenciados… los que intentan mantener cierto estatus autoral dentro de la industria (léase Mann, Fincher, Aronofsky), gozando de bastante libertad de acción, y otros entregados al cine palomitero. Creo que si a Nolan le preguntásemos no se atrevería a ponerse en el primer grupo, su primera etapa es distinta…pero ahora anda volcado en los blockbusters ruidosos

Reply
Alberto Varet Pascual 27 julio, 2012 at 20:09

Eso puede ser, pero él ha decidido ser una puta. Le pesa demasiado querer satisfacer a los que le pagan.

Reply
Alberto Varet Pascual 27 julio, 2012 at 20:10

Aunque el cine de los otros tb es comercial y es de mayor calidad. Nolan sí pretende ser un autor pero su propuesta es débil por dentro aunque fuerte por fuera. Mera carcasa, vaya.

Reply
Alejandro Muñoz 30 julio, 2012 at 10:49

Hay un determinado sector de la cinefilia que se empeña en destrozar a Nolan. Salvando las distancias, es algo similar a lo que le pasa a Amenábar en España. Estoy hablando a nivel mediático, que no artístico (Amenábar es un director mediocre; Nolan, no).
El hecho de que me compare a Nolan con Fincher no es baladí: voy a romper una lanza a favor de Nolan. No sólo es un autor en el sentido más estricto del término (sus películas podrán gustar más o menos, pero todas tienen un estilo visual característico), cosa que Fincher no es. Fincher se ha convertido en un mercenario de Hollywood. Nolan, por mucho que Usted se empeñe en no verlo, no. Nolan ha roto los esquemas narrativos del cine comercial hollywoodense con sus tres películas de Batman y Origen. El hecho de que a usted (y a otros, no es usted solo) no le guste la manera en que planifique las escenas (y aquí podríamos entrar en una discusión larga que no me voy a molestar en continuar: simplemente diré que si algo salva a Batman 3 es la puesta en escena, con una buena docena de momentos de una calidad muy superior a la mayoría de lo existente en el cine actual) se debe, fundamentalmente, al hecho de que está absolutamente condicionado por el modo «clásico» de contar blockbusters (por mucho que cite a Hou Hsiao-Hsien): el mismo estilo que Spielberg y Scott, entre otros, inventaron hace treinta y pico años. Nolan lo ha subvertido todo. Podría argumentarse que sus últimas películas sufren de «elefantiasis» (por supuesto mucho menos que ciertos films de, otra vez y por ejemplo, Fincher -Zodiac, Benjamin Button…-), o del sacrificio de la verosimilitud en beneficio del impacto visual, pero ese impacto nunca está considerado un fin en sí mismo. De hecho, lo que convierte a las películas de Nolan en memorables es la capacidad de llevar el sufrimiento de los personajes más allá de la pantalla, creando una empatía con el espectador muy personal y sin parangón en el cine contemporáneo (de ahí su tremendo y sorprendente éxito comercial). Sus películas podrán ser acusadas de «vacías». Bueno, lo serán ideológicamente (que tampoco, lo que hace Nolan en su trilogía de Batman es superar el debate ideológico para llevar al espectador a un terreno más primitivo y más visceral, y más eterno: sus películas de Batman envejecerán muy bien, ya verá), pero nunca desde una perspectiva visual. La sensación de caos que rodea cada encuadre, cada planificación, como si los límites de la cámara trazaran la línea entre la civilización y la barbarie, es encomiable: un moderno (si bien todavía joven e imperfecto) Fritz Lang.

Reply
Alberto Varet Pascual 30 julio, 2012 at 13:00

Empiezo agradeciéndole su comentario, Alejandro, aunque, evidentemente, discrepo con lo que dice.
Para comenzar, no creo que una parte de la cinefilia quiera machacar a Nolan. No es mi caso, desde luego. A mí me conquistó (engañó) pero me he ‘desenamorado’ del todo. Es un autor (para mí sí lo es) que se repite más que el ajo y no sólo porque todas sus películas tengan los mismos recursos y estén hechas del mismo modo sino porque dentro de cada una de ellas hay una repetición sistemática de esos recursos. Algo que no se le puede achacar a Fincher.
El director de Seven viene de la publi y la pospro, ergo, no creo que sea un vendido cuando todo lo que ha hecho anteriormente (y actualmente tb) al cine ha sido vender. Hace pelis comerciales en las que su autoría es indiscutible, pero no se repite.
Evidentemente hay un sello personal pero, por ejemplo, Fincher abandonó el celuloide por el digital para buscar nuevas texturas. No se puede comparar Seven a Zodiac. ¡Y no sólo a nivel de imagen! pues Zodiac es uno de los filmes más paradigmáticos del cine narrativo americano reciente. Una obra en la que la narración deja de ser para convertirse en una especie de informe policial filmado. Si Zodiac es venderse yo debo ser el ratoncito Mickey.

En otro orden de cosas, tampoco veo que Nolan haya revolucionado el cine como dice. Su primera peli era interesante porque importaba más cómo la contaba que lo que contaba pero no genera nuevas texturas ni pone en entre dicho la narración, ni juega con el tiempo y los espacios como lo hacía Lynch en Mulholland Drive, una obra con la que se le suele comparar.
A partir de ahí, sus cintas son de una narración muy convencional. Las de Batman, por ejemplo, son cine narrativo del de toda la vida (por decirlo de algún modo). Hay una sensación de novedad, pero no es verdadera. Es una carcasa. No digo que esto no tenga mérito pero Nolan no es el cineasta que muchos dicen que es.
Su cine narrativo y convencional es mutilado forzando un ritmo trepidante. Su uso constante del montaje paralelo puede llevarse al límite (Origen) pero ¿no lo había hecho ya Griffith? ¿Dónde está la ruptura?
Dice que crea caos, es cierto, pero sólo en la carcasa. No hay película más cerebral que Origen (¡¡¡y es sobre los sueños!!!). Su forma de crear ese caos radica en el corte constante y la elipsis (supresión de información) pero es un truco fácil y viejo y además no para de repetirlo.

Por ello digo que Nolan es superior a la media pero está muy lejos de la excelencia. Compararle con Lang es un disparate de mucho cuidado y decir que con la cámara traza esa línea entre la civilización y la barbarie una exageración pues lo que consigue no me parece que sea tanto con las imágenes como con el montaje que mutila una puesta en escena, por lo general, limitada pero que, en ocasiones, tiene unos logros que él mismo desperdicia.

El tiempo dirá si realmente envejecen bien sus pelis pero, sinceramente, lo dudo ya que ni siquiera The Dark Knight, su obra más reverenciada, aguanta bien un segundo visionado.

Un saludo.

Reply

Leave a Comment