CineCrítica

Le fils de Joseph – Eugène Green

posted by Alberto Varet Pascual 12 enero, 2017 0 comments
Cine de verdad en tiempos post-verdad

Le fils de joseph

Una vez que hayas permitido matar el feto, ya no pararás. No habrá límite de edad. Habrás puesto en movimiento una reacción en cadena que podrá hacer de ti la eventual víctima. Tus hijos querrán matarte, porque tú permitiste que fueran muertos sus hermanos y hermanas. Querrán matarte porque no desearán soportar tu vejez. Querrán matarte por tus casas y propiedades.(Doctor Gallop, demógrafo y jefe del Departamento de Ciencias de la Alimentación en la Universidad canadiense de Manitoba).

Una vez corrompida la palabra, no esperemos nada más de lo que nos rodea. Si ésta ha dejado de significar, ¿qué valen cualquiera de nuestros gestos? No es de extrañar que un hombre culto y bueno como Eugène Green haya decidido vertebrar su film, Le fils de Joseph, sobre la palabra, aún a riesgo de comprometer la naturalidad, pues en los tiempos post-verdad en los que nos hayamos inmersos ésta no es sino sinónimo de falsedad. Si no lo creen, párense a pensar en cualquier película del pelo de La vida de Àdele hecha en los últimos diez años.

Se antoja, por tanto, lógico que el director de La sapienza ponga énfasis en lo que se dice, porque es ése el camino para reivindicar la vida. Pues de la vida va una cinta que el progre de parvulario enseguida tildará de neocon y provida, con sus correspondientes estigmas, cuando en realidad se trata de un esfuerzo maravilloso por colocar al cine en el lugar que le corresponde: el de un instrumento al servicio de la verdad.

Es, entonces, de agradecer que existan películas como Sully o la que nos ocupa. Como lo es de lamentar que la ceguera crítica eclipse sin miramiento las virtudes de ambas producciones en aras de la falsedad construida en obras que traicionan el valor de la palabra y, por tanto, de la imagen. En este sentido, ningún ejemplo mejor que la falsaria Paterson para ilustrar el argumento.

A diferencia de Jarmusch, Green es transparente de verdad, no lo aparenta. Mira de frente a la realidad, no la esquiva. Vertebra su labor sobre una palabra que significa, no posa. Sus imágenes ahuecan esta palabra, no la ilustran. Su universo particular es natural y no un producto de diseño porque crece por sí mismo, sin que nadie le imponga una mirada. Tampoco dirige al espectador ni le adormece en unos bonitos laureles, ya que, a veces, hay que enfrentarse a lo que está mal… aunque duela.

Habrá quien lea Le fils de Joseph como una obra ideológica, cuando lo único que contiene son ideas, que no son ni conservadoras ni ilegítimas. Son bellas y honestas. Y fluyen a través de una puesta en escena de una transparencia asombrosa que evita cualquier mal entendido en lo tocante al tono discursivo. El film, además, es cimentado alrededor de apasionantes representaciones de textos bíblicos, lo que le lleva a trabajar conceptos en lugar de personajes.

Es ridículo, entonces, pensar en una cinta de buenos y malos donde el antagonista no pasa de ser un vulgar malhechor abortista, ya que lo que hace Green es contraponer el concepto amor (lo que hacemos por el otro) frente al de orgullo (lo que uno hace por sí mismo). Y, claro, no puede, lógicamente, esquivar la vertiente grotesca existente en todo ‘yoísmo’ a través de esa especie de Herodes del siglo XXI interpretado magníficamente por Mathieu Amalric.

Así las cosas, no parece tan mala la idea de reivindicar la palabra para, a continuación, hacer lo propio con el cine, con la vida. Muy al contrario, se antoja más que necesario que los cineastas contemporáneos sean tan audaces, verdaderos y valientes como un Eugène Green sabedor de lo ridículo que es imponer una mirada de autor para generar un universo propio a través del cine, pues es el propio medio el que genera mundos por sí mismo siempre y cuando un hombre libre sepa colocar en su sitio los elementos que lo conforman con inteligencia y sensibilidad. Justo lo que él hace en Le fils de Joseph, auténtico cine de la verdad en tiempos post-verdad.

9


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.