CineCrítica

Los últimos hombres en Aleppo – Firas Fayyad, Steen Johannessen

posted by Marc Muñoz 1 marzo, 2018 0 comments
La barbarie en primer plano

Last men in Aleppo

El visionado de Last Men in Aleppo se atraganta a la hora de encuadrarlo en la crítica cinematográfica convencional y en un supuesto análisis cinematográfico. Tanto su voluntad como pieza de denuncia y testimonio como el poso que deja en el espectador  difícilmente permite ahondar en aspectos más “banales” cuando el horror del presente (continuo) salpica con tal virulencia sus fotogramas. Que sirva entonces esta breve introducción como aviso para el que espera una crítica al uso.

Los últimos hombres en Aleppo, nominada al Oscar en su categoría, captura la crudeza inenarrable que arrastran unos cuantos voluntarios de los cascos blancos cada vez que los bombarderos rusos lanzan sus rágafas de dolor, muerte y destrucción sobre la ciudad de Aleppo, aumentando la marca apocalíptica en esta. Un trayecto desgarrador por la vida y la muerte  con la que conviven estos voluntarios de valentía incalculable. Como lo es la labor del realizador Firas Fayyad, con el apoyo del danés Steen Johannessen, de sumergirse en la barbarie diaria que sacude Siria, de cuyo territorio huyen desesperadamente todos estos refugiados que se amontonan en Calais, Lesbos o Turquía, y que desmontan la dignidad de Europa.

De hecho, bajo este relato bélico de supervivencia en condiciones críticas, sobrevuela, como un elemento fuera de campo incomprensible, la pérdida de dignidad de un mundo que esquiva la mirada o que aligera su impacto con las diferentes somas a su alcance, mientras civiles mueren de manera indiscriminada al otro lado del Mediterráneo.

Es un documental en primera persona construido más que para remover conciencias para destrozarlas, para poner en evidencia cómo la maldad más inexplicable y las atrocidades más inauditas tras infames recuerdos vivos en la memoria se repiten ante la indiferencia, el desprecio o incluso la ignorancia de parte importante de la comunidad internacional.

No obedece este texto a la misión de limpiar la consciencia de uno. No hay tampoco la voluntad de invitar a ver esta porción del horror sirio (porque muchos estómagos no están preparados para la crudeza recogida). Simplemente, la de apuntar Last Men in Aleppo,  más allá de su valioso testimonio del papel de los reporteros de guerra – no admite otro calificativo el cámara de esta gesta – , como un documento esencial para experimentar una parte minúscula del horror que se vive en los sitios donde la humanidad y la civilización han desaparecido. Esencial, tremendamente demoledora  – deja conmocionado entrar en el círculo de esos voluntarios y verlos lidiar con un destino escrito en las caras empapadas de ceniza y polvo-, igual de contundente repartiendo responsabilidades, incluyendo las lanzadas al propio espectador, sumido tras el visionado en un ambivalente estado de remordimiento, pena  y alivio. Es un trabajo que no deja de reflejar lo insano, indigno e inexplicable de este mundo.

 

Last men in Aleppo está disponible en Filmin

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.