CineCrítica

Mi cena con André – Louis Malle

posted by Marc Muñoz 11 septiembre, 2010 3 Comments
Conversaciones eruditas alrededor de una mesa

Mi cena con André es una de las películas más personales, inusuales y vanguardistas rodadas nunca por el ilustre Louis Malle. El ecléctico director, contemporáneo a la Nouvelle Vague pero renegando siempre de sus postulados, a pesar de que algunos filmes suyos puedan encajar en ella, dirigía aquí un filme a medio camino entre el cine, el teatro y un documental de teatro filmado.

Seguramente la definición que más se aproxima a esta pequeña obra de culto es esta última, ya que en Mi cena con André asistimos, como espectadores, a una conversación de dos actores y autores dándose vida a sí mismos. Por un lado Wallace Shawn (actor recurrente en las películas de Woody Allen), y por otro lado André Gregory. Ambos establecen un apasionado dialogo (casi en tiempo real) en el transcurso de una cena, dónde además de dejar patente la crisis por la que pasan, escarban en algunas de las vicisitudes existenciales que más preocupan al hombre. Malle se planta ante ellos cómo más le gusta; como un simple observador ante una realidad compleja.

Más allá de su arriesgado empaque formal: un solo escenario (restaurante), dos actores haciendo de sí mismos y plasmando ante la cámara experiencias propias, y unos cuantos exteriores de la ciudad de Nueva York para su prólogo y epílogo, y con el acompañamiento de un solo tema musical (“Gymnopedie 1” de Erik Satie), Mi cena con André perdurará y mantiene su vigencia por la potencia que subyace en su texto.

La película queda estructurada en actos que marcan los platos que van sirviéndose, de los cuáles Malle rehúye, centrando su cámara (limitada en movimientos y planos)  en esa compleja maraña que se teje con el diálogo de los dos personajes. En cada acto se abordan experiencias personales de estos dos dramaturgos en crisis, y en ellas, de forma inherente, se abordan jugosos temas que afectan la existencia del hombre, o bien, definen la sociedad de ese momento (1981), cuyas características siguen siendo 100 % aplicables a los tiempos que corren.

De la apasionante conversación brotan destellos sobre el alineamiento del hombre moderno, y André hace especial hincapié en afrontar la zombiealización del hombre mediante la intensidad; un cambio de miras radical que él propone a través del teatro experimental. Una idea ampliada cuando se habla de cómo el confort que buscamos en la vida nos aletarga, haciendo que no se tome partida por nada, solamente a dejar que el río fluya su curso.

Otro tema candente es el caparazón que se construyen las personas para no tener que exponer sus sentimientos, para no dejar ver a los otros sus debilidades y protegerse ante ellos, algo que se traduce en una manera de expresar los sentimientos uniforme, que a la vez, resulta extraña e indirecta.

Otro interesante tema que se aborda es la idea de NY (la ciudad) como campo de concentración creado por unos ciudadanos esquizofrénicos, que ejercen a la vez de internos y guardas, con la pretensión de afianzar su comodidad, de buscar un confort que les posibilite no tener que salir de la ciudad para buscar lo que necesitan.

Mi cena con André es un fascinante experimento cinematográfico, con un recargado peso narrativo (el discurrir es diluido, la conversación que se observa es densa), pero si el espectador puede sustraerse de la pereza intelectual, de su poco atractivo aspecto visual, encontrará un interesante documento sobre el teatro, el arte y la vida, donde se indaga en verdades más palpitantes que las que la propia vida nos esconde.

7


3 Comments

Tertulia en Green House | Blog de Jaime PEREIRA 3 junio, 2012 at 20:58

[…] enseñar y aprender. De hecho, cuando les sorprendí, estaban comentando la película francesa “Mi cena con André” de Louis […]

Reply
Ricardo 1 mayo, 2018 at 10:07

Excelente criticas. Acabo de ver la película y me ha encantado.

Reply
Marc Muñoz 1 mayo, 2018 at 10:23

Gracias Ricardo. Cualquier película de Malle inspira…

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.