CineCrítica

Mi Idaho privado – Gus Van Sant

posted by Marc Muñoz 4 abril, 2010 2 Comments
En búsqueda de un camino

Gus Van Sant es uno de esos pocos directores en activo, que pese a tontear de vez en cuando con el cine comercial (supongo que para pagar sus hipotecas), sigue siendo un estandarte dentro del cine independiente norteamericano, gracias a sus personales y arriesgadas propuestas fílmicas que muchas veces navegan en los cauces del cine  más experimental. Para llegar a ese estatus envidiable, el de Kentucky tuvo que edificar su carrera con títulos como Mala Noche, Drugstore Cowboy, o la que aquí nos ocupa, Mi Idaho privado.

En la película Van Sant refleja varias de las constantes que han marcado su cine. Quizás la más visible, e inmediata para el espectador, son los personajes marginales y desraizados en su etapa adolescente que pueblan sus fotogramas. De hecho la película empieza con Mike Waters (el personaje de River Phoenix), un narcoléptico chapero que siempre que el sueño lo abate le aparecen imágenes melancólicas de él de pequeño con su madre, en una extensa carretera, y termina en otra carretera similar de Idaho. Ambas sirven para señalar ese camino que rastrea el personaje durante el filme para pasar de la adolescencia a la edad adulta, en el camino conoce a Scott Favor (Keanu Reeves), el joven hijo del alcalde de Portland, que transita por la marginalidad con argumentos contrapuestos a los de Mike: no por ello, Mike se siente atraído por él. A partir de ahí, ambos emprenden un viaje de búsqueda por los hipnóticos y fascinantes paisajes y carreteras del pacífico norteamericano, y en el camino se ven rodeados por ionquis, ladrones, vagabundos y toda clase de maleantes.

Con Mi Idaho privado, su director volvía a hacer una demostración de estilo en una cinta que mezcla sin pudor formatos, estilos, ritmos, e incluso géneros (desde el estilo realista documental al atisbo de musical incluido).En ese disperso, pero a la vez compacto, y coherente collage, Van Sant hipnotiza al espectador con esos bellos fragmentos de nostalgia de Mike Waters cuando piensa en el hogar y su madre, grabados con ese tono evocador y soñador que empapa el Super 8 mm. Aquí su distinguible y posmoderno estilo recoge grandes frutos, como en el instante en que las portadas de las revistas gay cobran vida, o la manera en que filma las escenas de sexo, con esos planos que parecen piezas de frames congelados, pero que en realidad son expresiones del acto sexual sin movimiento. Detalles que ponen en evidencia la irrefutable capacidad creativa de Van Sant para lograr imponer un estilo visual propio.

También resulta admirable como el director de Elephant logra encajar esa historia, que bebe directamente de la mano del Shakespeare de Herny IV (la subtrama del Príncipe Hal), con el realismo sucio y desgarrador que imprime con su estilo visual para describir los ambientes lúgubres por el que transitan la pareja de prostitutos callejeros de la película. Pero también hay fragmentos de luz cuando la pareja escapa a la carretera, y paisajes etéreos que recuerdan a los sueños de Waters recordando su hogar. En esa búsqueda del hogar, de la verdad, se esconde en realidad una búsqueda interna. La carretera y sus destinos, son la forma para forjar su identidad, en el caso de Waters, devastada por todas las circunstancias que lo han rodeado, pero pese a ello, él sigue andando por la carretera hacía alguna dirección incierta.

Mi Idaho privado es un bello y poético filme, con parajes ensoñadores y anestésicos, pero también muestra el reverso amargo de la vida de sus protagonistas, en especial la de Waters. Como la canción de la Velvet Underground, la película de Van Sant es un tour al lado oscuro de la vida, pero a través de las imágenes de un gran esteta de nuestros días, su viaje es placentero, descubridor, y en momentos, hasta metafísico.


2 Comments

Raúl 4 abril, 2010 at 21:06

Gran película a revisar del gran Gus Van Sant, que por un momento parecía que se nos otrcía (el indomable Will Hunting), pero que está llevando a cabo una carrera ejemplar, en su mezcla de cine comercial e ‘indie’.

De todos modos, jamás superará su obra maestra, ‘Drugstore cowboy’, con un Matt Dillon en un personaje casi tan mítico como su impagable Rusty James

Reply
Marc Muñoz 4 abril, 2010 at 21:44

Sí, yo también creo que me quedo con Drugstore Cowboy, a falta de ver, otras suyas importantes, como su opera prima Mala Noche, o Gerry.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.