CineCrítica

Origen – Christopher Nolan

posted by Marc Muñoz 2 agosto, 2010 8 Comments
Sueños de ensueño

A razón de una película cada dos años, Christopher Nolan ha logrado desarrollar una carrera meteórica en el seno de Hollywood. Inauguró el primer año del nuevo siglo con la sorprendente, y sobre valorada, Memento. A partir de ésta, y descontando la fallida Insomnio, ha ido creciendo como director, hasta el punto de convertirse en uno de los más reputados por parte de crítica y público. Con Origen alcanza el cenit de esta etapa que ha recorrido a lo largo de la década, y lo sitúa en una situación privilegiada dentro del panorama de directores de cine y de cara al futuro del cine hollywoodiense.

Es pronto para ver que trascendencia le guarda la historia a la película de Nolan, pero de momento, de lo que no cabe duda es que su fantástica historia ha seducido por igual a crítica y público, con un planteamiento novedoso y original, que deslumbra tanto a nivel formal como en narrativa.

Origen (Inception) nos sitúa en un mundo en que la tecnología permite entrar en el mundo de los sueños de las personas. En ese contexto Dom Cobb (Leonardo DiCaprio) es el mayor experto en extracción de los secretos que subyacen en el subconsciente de las personas, una práctica muy solicitada por las corporaciones. Una de ellas le encarga un trabajo aún más difícil: implantar (la “inception” que alude el título original) una idea en la mente de un poderoso heredero. Si el trabajo sale bien, Cobb  podrá recuperar lo más preciado: sus hijos. Sin embargo, para ello deberá lidiar con sus propios fantasmas instalados en lo más profundo de su mente.

Con este argumento Nolan edifica un estridente thriller futurista que navega también por los cauces del noir, el cine de acción, la ciencia-ficción y el subgénero del cine de atracos. Su abanico de referencias también es diverso, pasando de las evidentes comparaciones con Matrix, a la confusión entre sueño y realidad de El año pasado en Marienband, a toda la trama de preparación del grupo que acompañará a Cobb visto en infinidad de películas de géneros diverso, a la ejecución del plan que puede recordar a filmes de atracos como Ocean’s Eleven, o las secuencias de acción que nos obligan a pensar en la saga Bond o películas como Heat. Y precisamente aquí radica una de las mayores virtudes del director que es la de tejer su película con un aparente nuevo patrón, que pese a las referencias evidentes, consigue distinguir al conjunto como algo original y rompedor.

Otro de sus mayores aciertos es conseguir implicar al espectador en una historia que se presenta como compleja y difusa (sobre todo en su tramo inicial). Las constantes dudas entre sueño y realidad (patentes hasta en su plano final) acentúan su narrativa enrevesada, pero pese a ello, el espectador podrá seguir sus 148 minutos de metraje gracias a la claridad expositiva que logra un diseño de guión tan preciso y perfeccionista como el plan que ejecutan los protagonistas de la cinta.

Su arriesgado argumento inmerso en lo onírico da cancha a su fascinante cara formal; el mundo de los sueños y sus recovecos le sirve a Nolan de excusa ejemplar para dar rienda suelta a todo su poder visual, evocador y fascinante. Con Origen consigue una puesta en escena espectacular y deslumbrante, que deja la sensación de estar viendo mundos asombrosos que sólo el cine puede reproducir como reales (no se parecen para nada a nuestros sueños). Pero precisamente ahí radica la potencia del cine como instrumento generador de fantasía, y Nolan lo aprovecha a la perfección en una historia que da pie a ello. Memorables resultan el primer encuentro de Ariadne (Ellen Page) con el mundo de los sueños, en esa cafetería parisina que explosiona como este famoso anuncio de Sony. O cuando Ariadne se siente a gusto en su nuevo rol de arquitecta de los sueños y nos muestra un París envuelto en él. También para recordar los momentos sin gravedad en el hotel del segundo nivel del sueño. 

El mérito de este espectáculo visual hay que atribuirle en buena parte a Nolan como arquitecto del mismo, pero también a todos sus ayudantes que mediante los sobrecogedores efectos especiales, la acertada dirección fotográfica, el inimaginable diseño de producción, o la majestuosa banda sonora (a cargo de Hans Zimmer) ayudan a crear este espacio ignoto. En Origen los conceptos de espacio y tiempo son constantemente manipulados por sus autores mediante los personajes que circunscriben el hilo narrativo por el que transcurre la historia.

La inmersión en ese mundo de los sueños no hubiera sido completa si el inmenso reparto no hubiera estado por encima de lo aceptable. Empezando por un Leonard Di Caprio con el que muchos se reconciliaran, y siguiendo por el resto del lujoso reparto: Joseph Gordon-Levitt, Ken Watanabe, Ellen Page, Michael Caine, Tom Hardy, Cillian Murphy, Tom Berenger, Marion Cotillard.

Por si no fuera poco, y pese a su larga duración, la película mantiene agarrado al espectador con fuerza a lo largo de todo su trayecto, sucumbiéndolo a un dilatado clímax final de más de treinta minutos y que acontece en tres espacios/realidades/sueños diferentes. Lo único que llega a lastrar el asfixiante ritmo de la película, es esa historia de amor que aflige a Cobb, y que como elemento narrativo resulta vital para comprender la dimensionalidad del personaje y sus antagonistas internos, pero que a nivel de ritmo y tono resulta un poco repetitivo y superficial.

Con Origen, Christopher Nolan ha establecido el paradigma de lo que debería ser un blockbuster. Su inagotable ensoñación creativa ha posibilitado un mundo ficticio que quedará grabado durante tiempo en la mente de los espectadores, y eso no es solo una grandísima noticia para un verano, sino que también lo es para un mal año.

  


8 Comments

Viernes al cine: Estrenos de la semana del 6 al 12 de agosto | El Destilador Cultural 6 agosto, 2010 at 08:01

[…] en los países dónde se ha estrenado. Sólo hace falta leerse un par de líneas de la extensa crítica que le dedique para entender que es mi apuesta ciega para el fin de semana, y de momento, la mejor […]

Reply
José Luis Muñoz 6 agosto, 2010 at 21:21

Creo que a Nolan se le ha ido la mano y que el resultado, aunque fascinante a nivel visual, es confuso. Coincido en el lastre de los primeros minutos. Me interesa la historia sentimental. Me sobran algunas explosiones. Y es divertido comprobar la influencia que películas como 2001, El planeta de los simios, Ciudadano Kane, Los héores de Telemark y, por supuesto, Matrix en este espectáculo colosal que no deja un segundo de reposo al espectador.

Reply
Mini review La Señal: el primer DLC de Alan Wake | El Destilador Cultural 10 agosto, 2010 at 14:25

[…] Signal). El nuevo capítulo sigue la senda de ese final abierto que nos plantó el juego, y que tan de moda parecen estar. Quien espere que La señal resuelva esas dudas argumentales mal va, ya que las posterga (¿al […]

Reply
Sr. Limón 12 agosto, 2010 at 11:17

A mí personalmente me gusta mucho algo que siempre hace Nolan y es el hecho de tejer tramas puras, en la que la mayoría de momentos tienen un sentido dentro de la historia. Así, el esfuerzo por dar información sobre los personajes, sistemas, historias, etc. está siempre integrado en la misma acción. El ejemplo, para mí, es precisamente lo que criticais: el confuso y desconsiderado con el espectador principio es también un compendio de todo lo que verás después presentado de un modo natural. Luego, cuando te lo explican, casi no tienen que ponerte ejemplos y pueden darse brío.

En otro orden de cosas, creo que el gran logro de Nolan/Zimmer es la capacidad de dar a la música una importancia de primer nivel en algunos momentos, y hacerla desaparecer y fundirse con la imagen en otras. Es algo que, cuando vi Origen me encantó y me recordó lo mucho que disfruté en El Cabllero Oscuro.
Aunque en el film de la saga Batman el tema musical no se llevó al extremo, también en aquella película Nolan usó un principio frenético de los suyos, aunque quizá mejor compartimentado (no tenías que entender nada).

Finalmente deciros que, como profesional del sector de la imagen generada por ordenador, la película quita el sueño.

Reply
Marc Muñoz 12 agosto, 2010 at 11:55

Veo tu punto sobre el inicio, y de hecho nunca he criticado cómo prende la mecha, simplemente apunté que se mostraba de manera confusa y compleja, pero es una decisión plenamente consciente de Nolan. De entrada quiere introducir al espectador en ese nuevo mundo, y que se sienta perdido, y cómo bien dices, esa introducción nos servirá para entender los mecanismos con que funcionan sus exploraciones en el mundo de los sueños, y a la vez, entender más sobre los personajes.

Coincido contigo con la gran labor de Zimmer por mostrarse a la vez contundente y a la vez preciso. Su música aprovecha la potencia de las imágenes y las eleva a un grado más.

Reply
Pilar 12 agosto, 2010 at 15:18

Ayer vi Origen arrastrada por las buenas críticas que va cosechando. Aunque no soy un público fiel a este tipo de filmes, puedo decir que me gusto ya que me atrapo inmobil (también gracias al aire acondicionado o Alaska que se lleva en los cines de verano) a la silla durante sus dos y pico largas horas y eso que soy fan de la vuelta de pelis de 90 min.
Como ya habéis expuesto todos los puntos buenos, voy a exponer los que no me han convencido. A nivel narrativo la peli me parece muy conseguida, el logor de explicar a través de el personaje de Ellen Page todos los detalles para que no te pierdas pero sin que parezca que lo explique como Barrio Sésamo me parece un acierto notable. (Lost nunca lo consigui, solo con Faraday y aún así nunca entendí nada) pero el inicio del film no me parece acertado ya que desvelar tanta información cuando aún te estás acomodonado, el de delante aún no se ha calladoy el de detrás está sacando las gafas para subtitulos, pues creo no era necesario.
Por otro lado, me da la sensación que hay una moda incipiente entre este tipo de films, pongo de ejemplo infiltrados o shutter island, del giro de tuerca final, me soprendió en Las dos caras de la verdad (ojo soy consicente de las diferencias narrativas y de género) y también en Infiltrados, pero este “no es lo que parece” ya no me sorprende. Me gusto y me encaja en el film pero el efecto sopresa creo que se está perdiendo debido a su excesiva utilización.
Por útlimo creo que Dicarpio tiene el mismo papel que ne Shutter Island, me gusta dicarprio pero me reconcilie totalmente con él en Revolutionary Road.
Ah! y los dos minutos de la furgoneta….le sobraron 12…pero gran peli.

Reply
Marc Muñoz 13 agosto, 2010 at 10:54

Pues Pilar, esto que dices que no es el tipo de peli que sueles consumir y a pesar de ello te haya gustado, da mucho valor a todos los aciertos de Nolan a la hora de construir este blockbuster.
Yo también estoy un poco cansado de esos twist finales, pero más que un giro final, Nolan juega con el espectador con un último guiño, volviendo otra vez a esa sensación de incertidumbre que se reproduce a lo largo de la peli. ¿Pero realmente a alguien le importa que sea un sueño o no?, creo que ahí estriba el potencial de este filme, tu ya has disfrutado con su recorrido, poco importa si era un sueño o no (yo quiero pensar que no), cuadra todo sin tener que ser un sueño, ¿por qué tendrían que haber caído en ese recurso?, es sencillamente un guiño final con el McGuffin de la peli, sin que ello altere su argumento, a diferencia de un parecido que proponía Ridley Scott con uno de los montajes de Blade Runner (ese sí que era importantísimo para entender la historia de Deckard)
Yo a DiCaprio lo veo en su lugar, a diferencia de Shutter Island, donde no me gusto, bueno tampoco me gusto la peli, quizás fuera por eso.

Reply
Novedades discográficas septiembre | El Destilador Cultural 6 septiembre, 2010 at 08:02

[…] línea roja, Piratas del Caribe, Gladiador) ha sido la banda sonora de la aclamada película Origen. La música de Zimmer parte del universo visual creado por Christopher Nolan para construir un […]

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.