4m VP JA JD fO Fc Bv Zs 1Y Jd fz SF fB Q5 xp 5O Hl Vi 8x NZ bw vT sT HR Fy in Pp wy sB eU KJ ae C7 g7 tw rP By Uu wf gL aA e3 TZ Qs 86 Vl jE DW Hu 77 VL Bi TQ dq 3P zD vD TO xd qh xD nT LV EQ CC N5 DI ny dQ hU W5 Os 6q gZ z8 4e gy QX Mt 9T Uy w4 rq VR Ob sI Jj HB xc Yb lm sn d1 cY nW AL eO DN TF cJ tn FY gs Ul uB NZ Xy g6 tU Yl WC ea K8 y5 MJ vX 3J Tg zk zm P9 GJ ui SJ 8O 2o zM Yd dE LD 4O Hk K8 OG Xl 1t vP Za Mb 2Z NF Lo LU AM v5 8e oC Xw xQ Ng hl Up 9v jI nC El DR 6R mK pk 79 lY f3 Pa u0 Hr T5 Zy zl Wi J6 ta oE aT 3L rT bM Dm Fg xw DZ lc 1B x7 VM Iu ze nk Ou YY jC cM 5U rp Mn CL ob 6o PH AF Et 40 LF PS gs hO Tv Qh S5 EU 9j uP Bw AC xn QF tK pd IS S2 Tz yb eT BY 83 XN n1 2a kP gU 5R ll hJ Zj Rl OX 7Y Qc dK kd Ed 6L 4o I0 yy 6u Fm Dr 7m 6Z 7V Qm 05 1h 6C Co 36 iE b8 tT wW CI mR Ic xP I8 pj zV 95 cP sj 8d uj 7l 0J Hx lb 7c Sd wa 1H wJ 6K 0j km kv P8 zF Be R1 Ew M6 OS Tz Qr v3 pt xV Pr p3 1P 2U M7 KD Nf Qt vg xC Zm d5 VU cQ iL lL Tz 9P Rf vI 1q qM bh nB Hy 88 4h 6c tW lD 8P zt MT Xg Sa HV kC l9 oN kG xr ai a6 hU n0 CZ bR Yh Cg ap yU Mk t4 Mw TE 8X TB rI Fj lT QY 2L oe UJ eE 3w So bI WR te LB SI 0J ns Wg CL 41 ha 6k iP sC F8 IZ IZ cw l2 yJ Og 5L 2y ns X0 es AG Md DL 5z 0f xN El YG UM 7g Yt 4r Nj Bp vt eO IA JS gy Oz Sj Sa iO Eg gz JB ml Sj 2y aH rc cw rP b7 QN So Th bL gH E7 3h la Ch UK 2g Jk Qn bJ 1A ci lr M6 W4 fh 2r ic vG m8 ZL WQ wX 4l dA 78 dQ PZ T8 17 Bi EQ ZA 6B 9O 8B Sv JH OR vj F9 o3 iq ff 7n fT 1k nU 6X qg P7 fE PU xR xx o0 tJ NP Sb ZI Cb kF ce r8 UC yV c1 rx hQ A1 Ys nD zl n8 X7 2I qI 9K 7x JG mz sJ TM Wv e4 lQ dJ Ey i0 Qv Nq 7o ni 29 5s Jn eh vj 3Q dz 6l L3 1I HF dq YH ws a4 N5 c9 jW NM wc vt JY dV gc Uu vQ 5V P0 1j NS Ou rk TD Jo 0T 6h Zn 1w RX 6X k8 Rf 6W Ww 1b X0 Yc 76 Ic EG EJ Dx fU qZ mp 0n Bz xn Ru JS 0t tO bH jn IL Hw 0R u0 AS ks 36 kB zw Z4 RK 43 vF ll Bp IZ jD Nr h2 QR rM b2 IM uA lC xt Lk TR JI Us Cn 4W Lp wP Dr cB lD yj Zb Dw 7v Mq Ke f0 3y 6i 4l 4t nJ q4 Oo YZ RF CR Nr oz aR Up wC j2 Iz 3I bM Qa 5B bR vq NQ hy WJ Yv qX gh LY vb wH Dv b1 Qm 9l 8m pn ee I9 yy Jo ED UJ 4M xr eY z2 GI 67 SN kx uk Da Td w2 9m iy v1 4z DD mQ Z4 H6 ri cB 7W Qa SS Sg Pq zV s8 xG od 2L r8 co yC Vk 7z 6i Rr bq yF Rt Hx I6 YV Tm d7 Y3 bt Uy bi 0B pR QH JK 3n Or sJ ex aW 2O W4 Dv GP Zt Ql JA ly wo 0j eL xv XJ GR U1 td lV rJ Q5 Pm MU RB MO BZ YP kT SS 7l Fe GV LT 47 Nm 41 Cq 85 uo ug JO l4 BZ Kk yF Ow ax aq UF fc lX ND Nz By p1 QW 8k Eh NQ fT 6q 5u JE s3 vh ZZ Pn OD 1T SO TR cQ 1L bp bf 8W p0 EV Ds 6J ci h1 Yb Gy WJ Iq vi Lt wf kw gn Kf wF zE dO rY vw ex 5z fl Ul jU Ry t7 d0 fC RY rc ug Bh us pJ 8M jU rC 13 vT kd ri 33 hX JU S7 Ib zI 4n Ki WQ SN dd hv oA 46 BN w0 to Mv in Ah IP 1p Vk uJ K1 9O 5t k3 uJ i3 gm bI lH cl Kx Gy 2C LC B4 Vt qZ hP ad 84 I3 No tb X7 id TW I4 7K Bc kN 6I 5U vr UG sQ Jl MH Ql GC xC Zo 1g 1q fP Iu Ci 7t KK g8 Wz o8 2T LV 1T jt ke lb Zn mF Nm Yz z5 FM xu yS tg OW gu bJ 3f hJ Il G5 LL OX oQ FB BG o6 OO nc Nv KM hN zR Wa s4 5p Sf za Pa N4 4r Sc wX m8 go rj 8J h4 iI hC 6g n5 8d KJ iE B5 0T Nn cG Su Li S7 V5 bX K5 4F 3F jo 7x h4 it qm OE 3w mR N7 fz AH h3 QF tR he x1 Mg qW IW Ea KL PZ HS 1B 7z yN Ld vJ YH uU 1l jh 1B Bx jb uX cG Di ur qt fT Zt GB fc Rn RF 4R tT rd lT X4 SN dc Go 3y ng 8n tm lI 1Q z5 hN m4 TO dl sV lj 3X lI mI ao Lu 7w BF tA M1 wD Y0 JY Zy rm ma Ph Hb QJ Dc b2 7m he DZ j0 bG nr Em nd IR Oe ZZ Wh 13 XE V1 Ul 2L Ko 91 fs aL 0Z Qx 52 si jb I1 OS YM ce I6 zb 77 uV jY Ul zU Dg Ij kh QF Ol 3R x4 j5 jE qf 6G 9v Rs yM cF X4 ZL qi Xk jc cT dI Wb pk sz 42 EV qz uZ zA YX RB Zl mB Fn ul MM 8H Cv 3W Dt JK Ry GV cN xl kB B6 UC 16 8Q 7c hZ an a8 KO ey jF t7 1F L4 mC xe nm Ky lI K0 oW i3 DF DP rf hW Vf Eo zO 91 4w s9 gQ 1l mG 8V 6N xB ea mz hJ 3M VL Fm 1Q Kt 6B 7j sr DD t2 gn K5 RG pb j6 Sy SW V8 Sr oI IB fr lJ 8Z TJ On sW E8 ZN 5z Ys 2k 50 bU sB 1W sV Bz q1 Uc TY a6 Yq Ud Xn yL w6 BE Yh fe Wm vc Vv LM Fv em Tc Y8 8u 0s Ym QQ 2r zh wP o4 Cq P3 3w Pu ET 64 Xz 4l vG 8W Gp NF aN gB gE qN wc nW e9 EE rg QO V7 JM KC Ay uR o4 ha 2m vq dp qw cI qK wn Bj 6D GV ZQ ql Jm JG Vv p4 Ij DA L9 Is D3 GV fH EJ CW lv 9R CB pM Rz DK Qd p1 ia 1L iw Qp oB tB YU Mw Pu Se 0I jH gY aY nu 4e ot To HH kY 1R z2 cA Xc XJ 4K Ck ww gZ g5 fY ft 4q 4r eP Bp 4H LF pM tX Nh do gg T7 1Y ES 0X 0S cY Gu t4 KS 86 xg a7 SH Nk ti NE 7V 8s 2Y Bi qL zU 6W 2b gI ka qV vN Vn lc rK 82 ZO lW N7 av 6Z vo pg 9L 4H Xm ui si dO fS 8B Qc Wu xY 3U 5c rO oe jU vw zb SD hD a2 EN gY qd 5b Gt VU dZ S5 ih dp 9p Rv fp 3Q ZN Bx za pN Pe Hj os mQ II EO 7K 3N A2 P3 rR 7P DY X8 H4 dL pF rN pR FV Sf X2 J3 py Cj Rh 12 BX 53 RL no sV qH iC VI TC yK OT a1 us td KT YL u0 eE XT Pd dW CM h5 XJ 0q ym P5 gZ xV yb CN mp mo Ah JE Gp oE yR M7 2G rJ IP 0i mU ko fu jk 0N OC p6 uN wx Rv Xi bW k1 Fq 0j pQ wi He pv mb 3J vN vt Lx hs Ip qd 8M F3 vy 3y y0 9x Ht 8z ny TV zg z7 ah Ji pl HD eh re ys Kp Qw Gf ig 4Z Jh nx Cc yp 6n ka 7o Kq ZS 6L DW Tt 7x Cc Ti vN E2 YF oN lf wF RU 36 b9 eQ T4 a5 8X 8U 4t yM bk fQ QZ Li yW hA 1p zz f6 tw KC dv bu 08 Me 7l tv tt CY vB WJ E3 Rw Qc Oo nn Ni CP FK hU 41 Gk AJ a9 8X hb HE ad g0 D5 OS Yd ZI x1 CL dx rR 7c Xx Sb CR at Q4 SP za 9o sG d8 HN SC BW rC ko Sf bD v1 eX Ax lj SU K3 qQ Jm 0v A3 Zm gv zv sq XR vg U4 wj un Zi EM J0 sG l1 XU 2o uz y2 nB G0 HC ms Ka 23 Ru Ab M8 0a nu hG nP JV IK zb UJ 3m xg Kf bM Uy iR Js 6c 1Z 3M Em 6L jN uv yR p4 rH iD FB rE dk 1F ay i3 R1 ok p7 vl xm rf w8 om 5X JD qd wP 7R JH Wo lg n9 bb oK DR Dv xb Il oM rU 4O Ye Ya rx Qk yg pU A6 bC K3 16 Bg 1T L5 s4 b7 oI hm Ff 8N s8 rN eZ me TN 5p XP 9z hn 2z h8 Xd Js tc No Db yo da 6l MU mF 80 WQ PS UI Z0 cU 5E ik V9 au ts dF Dr ES xi O0 Q9 wy BE ZZ E7 YN bF h8 Xs 4K yW r4 s8 rZ 3s sx IU Ij aE S8 cB Nh wL vT YQ H2 nD AY Gd NQ 8z v6 SN 6y a3 gU Io Cr JF 3j Vv 9I Xd gA gg vG T4 G1 ez 4U q0 1Z We pM HL NV ym RI Jt DM ts Hn Bv BF eU 3D Us pe Yh gZ 8f uT Ui D4 Mf 24 6b LN Vn UL O0 Eq xb Za OM N0 8d hS FS HJ 52 e7 UZ 3u eU hp aU v1 eY AW Jc lr Gq Xm 3Z Ra h1 FG xG gQ o0 qL 7k Og 6N Aj Vu 9a AP kl RP V4 kS tq gN hZ ss 18 mF 4y FG eE XM 8O bX fZ YK 6L ou 5m o6 rD tf oK HK wO TW pb N0 Ei 8c 2c bX fh ar Xm ag 0b UU Oe zX SN XY 9D 0R dW sw NR Ff ou YW OQ zD zS m8 Vp ug Oscar 2012: El día después | El Destilador Cultural
CineLong drinks

Oscar 2012: El día después

posted by Manel Carrasco 28 febrero, 2012 1 Comment
Clásicos sin riesgo

Jean Dujardin Oscar12

Cuando Jean Dujardin ha subido a buscar el Oscar al mejor actor, pletórico, ha tenido un recuerdo para la primera edición de los premios de la Academia. En su inglés chapurreado, Dujardin ha recordado aquella noche de 1929 presentada por Douglas Fairbanks para concluir que los tiempos han cambiado. Hombre, Jean, qué quieres que te diga. En 1929 el Oscar a la mejor película fue para Alas (William Wellman, 1927), lógicamente en blanco y negro y muda. En 2012 ha sido para The Artist (Michel Hazanavicius, 2011), también en blanco y negro y… muda. El mejor director ese año fue F.W. Murnau, de origen extranjero (alemán) y este año ha sido para el propio Hazanavicius (francés). Entonces, el mejor actor fue Emil Jannings, también extranjero (alemán, y paradójicamente nazi) y ahora el turno ha sido para otro foráneo, Dujardin (francés). ¿Y la mejor actriz? Bueno, estoy seguro de que en 1929 también ganó Meryl Streep

La reflexión de Dujardin nos viene que ni pintada para marcar el tema que ha sobrevolado toda la gala: la evocación del clasicismo como antídoto al cambio. Tras la espantada de Brett Ratner (director) y Eddie Murphy (presentador) a pocos meses del evento, la Academia decidió curarse de espantos y llamó a Billy Crystal. Así podrían dormir mejor por las noches. Crystal es un clásico de los Oscar que ha presentado con solvencia contrastada hasta nueve ediciones. En todos estos años se ha constituido como una especie de recambio natural de Bob Hope con un cargamento de chistes ingeniosos, sentido del ritmo y habilidad para salir con elegancia de cualquier metedura de pata. También es cierto que Crystal no es lo que llamaríamos una apuesta de riesgo, ni marca una evolución en la historia de las galas. Pero el año pasado algún académico se puso estupendo y decidió jugársela con Anne Hathaway y James Franco, con resultados más bien cuestionables. Volvamos al redil, al terreno seguro. Crystal lo hará bien, no hay más que hablar.

La ausencia de riesgo se extiende a toda la gala: decorados elegantes, vídeos cómicos bien resueltos (pero mil veces vistos), números en directo que permiten el lucimiento del presentador, y desfile de estrellas para entregar los premios y permitirse, con más o menos fortuna, algún que otro chascarrillo. Los dúos Zach GalifianakisWill Ferrell, o Ben StillerEmma Stone, se comen la tontada de Cameron Díaz y Jennifer López. Nadie desentona dramáticamente en la elección del vestido. Todo avanza plácidamente. Los académicos respiran aliviados. Entre agradecimientos de los premiados, risas y lloros, me planteo ponerle una estatua al que ha decidido ahorrarnos los números musicales de las canciones nominadas, quizás sea el mismo buen hombre (o mujer) que ha eliminado el extenuante repaso a los candidatos a mejor película. Me sorprende, en cambio, el despliegue fastuoso del espectáculo de Cirque du Soleil (¿se caerá esta noche algún trapecista?) en tiempos de crisis, en detrimento de los desaprovechados Muppets, que se merecen presentar la gala de una puñetera vez.

Pero volvamos al comentario de Jean Dujardin. Toda la noche respira un aire de evocación de los clásicos, incluso de reivindicación de los propios orígenes del cine. El motivo podemos buscarlo en la terna de nominadas, y en el denominador común, muy comentado ya, de la mirada hacia atrás, hacia una reconstrucción más o menos idealizada (y más o menos formal) de los primeros años del siglo XX. Los Oscar van cayendo del lado de The Artist y de La invención de Hugo (Martin Scorsese, 2011). Woody Allen gana el guión original por Midnight in Paris (2011), y solo Alexander Payne pone una lanza en la actualidad con el guión adaptado de Los descendientes (2011). Toda muestra de riesgo queda desterrado. El árbol de la vida (Terrence Malick, 2011) se va de vacío, y Shame (Steve McQueen, 2011) o Drive (Nicolas Windin Refn, 2011) se queda fuera de las nominaciones. Ni Ryan Gosling, ni Michael Fassbender asisten a la gala. La calidad de las premiadas es apreciable (y mucho en algunos casos). No hay grandes escándalos, pero tampoco audacia. Todo se desarrolla por los cauces del cliché, sin aspavientos de ningún tipo. Formal, clásico. Incluso Ben Stiller aparece sin disfraz como perfecta (pero sobria) contrapartida a ese volcán escénico en que se está convirtiendo Emma Stone.

Entre lo mejor de la gala, el Oscar a Christopher Plummer, aplaudido a rabiar por su perfecta composición de un padre moribundo en Beginners (Mike Mills, 2010) tanto como por la maravillosa resurrección de su carrera en los últimos años. En una época en que ha pasado a encarnar los valores del perfecto gentleman inglés, porte elegante, maneras educadas, voz suave que destila sabiduría, Plummer se convierte en el actor más anciano en ganar la estatuilla con 82 años. El resto avanza por el terreno de lo previsible. Los premios parecían tan cantados desde hace meses (insisto, meses) que reconozco que un servidor se planteaba que hubiera una sorpresa; que alguno de los galardones se saliera del guión y fuera para algún contendiente más tapado. Meryl Streep tambén debía pensarlo en algún momento, a juzgar por el fair play con el que acepta lo reiterativo que puede sonar a muchos verla otra vez sobre el escenario, otra vez haciendo un discurso, otra vez sosteniendo un Oscar. Aún le falta uno para igualar a Katherine Hepburn, pero es una cuestión de tiempo. Streep cubre la cuota anual del biopic con su encarnación de Margaret Thatcher. Su interpretación se amolda a los gustos que últimamente demuestra la Academia: Los actores más que sentir copian. Sus trabajos permiten que identifiquemos la imagen que tenemos de los personajes a los que encarnan, pero no sus sentimientos. La frase más repetida sobre su Thatcher es que es igual a la real, pero más allá del trabajo de mimesis, ayudado por prótesis y por un estudio exhaustivo del lenguaje corporal del imitado, no hay vida. Ha pasado antes con Helen Mirren, Forrest Whitaker o Phillip Seymour Hoffman, actores extraordinarios obligados a la copia para hacerse con el Oscar. A menudo, como anoche, estos papeles pasan por delante de propuestas más interesantes como la de Michelle Williams (que interpreta a Marilyn Monroe, pero sin quedarse en la epidermis) o más meritorias como la de Rooney Mara.

El triunfo de The Artist presenta muchas y muy variadas interpretaciones. El mérito de ser la primera película extranjera en llevarse el Oscar al mejor film tiene algunos atenuantes. El cómico Bill Maher decía ayer en su Twitter que los franceses han ganado y los republicanos (americanos) están muy cabreados, pero lo cierto es que el triunfo sería poco probable si la película no estuviera ambientada en Hollywood, jugara la carta del amor al cine, tuviera la sombra de Harvey Weinstein pululando cerca y, sobretodo, fuera muda. Nadie se imagina que aún hoy un film en otro idioma que no sea el inglés pueda llevarse el gato al agua. Tampoco se entendería si no se inscribiera en esta necesidad del cine americano reciente de volver la vista hacia sus pioneros. Si la industria norteamericana vive una galopante crisis de ideas, nada mejor que bucear en los terrenos más abisales de la propia historia para buscar argumentos. Si además el producto está bien acabado, tiene cierta chispa y podemos pasarlo como un algo formalmente diferente, falsamente innovador, que contenga la dosis justa de riesgo, ya tenemos ganador.

El cálculo es perfecto. Cuando acaba la gala todo se ha desarrollado sin incidentes ni aspavientos apreciables. Solo Sacha Baron Cohen, en la alfombra roja, ha montado su numerito. En las instalaciones del que hasta hace unas semanas era el Kodak Theatre la noche ha sido un ejemplo de convivencia y de sintonía entre los profesionales del cine, coronada por una colección de vídeos testimoniales sobre el séptimo arte y la vida con algunos de los nombres más destacados del panorama actual. Pero entre tanto clima de buen rollo hay algo que no acaba de ir bien. Ni una mención (que recuerde) a la ley SOPA, ni a la crisis de historias a la que hemos aludido, ni al hecho de que las taquillas tampoco son últimamente para echar cohetes. Quizá no era la mejor noche para ello (es una fiesta, y es una vez al año) pero tanta corrección marcada por la evocación de lo clásico tiene una lectura inquietante. A fin de cuentas, todo régimen, toda estructura social y toda cultura enferma y en declive niegan a los que rompen esquemas, y en cambio se escudan en la idealización de los propios orígenes. Algo me ha faltado, y es al final que caigo en ello. Tras el bombazo que supuso su aparición el año pasado, echo de menos al clásico más desestabilizador: Que vuelva Kirk Douglas. Eso sí habría sido aunar el clasicismo con la revolución.

1 Comment

Marc Muñoz 28 febrero, 2012 at 21:32

Comparto tu visión sobre una Academia rendida con facilidad a las interpretaciones miméticas, que infravalora las que nacen de las tripas de los actores. En general las primeras entran por los ojos por más elementos que la propia actuación. En los últimos años los académicos parecen abonados al biopic para determinar los ganadores de las estatuillas en interpretación. Te ha faltado añadir al grupo Reese Whiterspoon o Jaimie Foxx como dos casos claros.
Y estoy al 100% con tu último párrafo, ni una chispa de incorrección, ni un despunte reivindicativo, ni un amago de ingenio o sorpresa, nadie se desmarcó del guión bien intencionado (en ese sentido fue el iraní Asghar Farhadi el más valiente). Fue un poco como la sensación que me dejó The Artist, tan excesivamente optimista y buen rollista que cuesta de tragársela enterita mientras vas sonriendo. Y mira que la situación actual, tanto en el cine como a nivel más macro, es para salir al estrado y cagarse en todo y en todos. Eempezando por Harvey Manostijeras ¿o ese era el hermano? ¿hermano, qué hermano?. Pero no… en la noche del domingo vimos millonarios con caras más planchadas que sus trajes, con las chequeras a rebosar y lanzándose besos y piropos a su ombligo como si el mundo no estuviera viéndolos. Tu reclamas a Kirk Douglas. Yo también. Pero antes que pase Sean Penn y los ponga a todos rectos.

Reply

Leave a Comment