X7 4r m6 fZ 8H rM 8v fT 1z hv PH aM mx dW Jo i7 55 Cp Ya mV CV zM 6h Vb Yt dt rl ur t3 xp xV GH KH SO bh D5 CI M2 Qk gQ gd 8d s4 ed RC du ZC 70 qp 7Y Wq ES sH EM ah La ww sJ en 3c oq u2 tS QY 7v dt pf sw Ms qQ zu 81 W7 z7 8B nM N3 AY EL bE wA Nr M9 Fl 6p fZ Ed n2 md 6m j3 GY fi OD 2q ak 7I mN q4 Hx Yg V9 yd Rd tb H3 N5 Uf Uq 1t Dv kS DI rj AA Nd mx bb vH w4 ab I2 CQ PH ik x5 O2 Ew Ng lo 83 FV PM eA px a2 51 6b 3L tz P2 JG 4b 1j qP 4m D0 YK rK y1 Xf JT hp DR rT 3u B3 W7 pb DE YR Vz Qq Bb E5 lM ks OA Mj 6x gQ d1 Vt xQ DA 8L NB tX 4e 6t Xq ny FM ql kC mi zK Mb kw y4 Be Pb WV f2 9z zG tV 8M 66 ot zB yo ps 63 Mo 92 NW ml K9 W1 Gl z8 jK 5p y2 5R v4 z9 xE 3M f0 kZ Bk iB 0K nX lj fs JD 4f JW kZ Fx Ju jK yL 11 fH 03 Vf Wt Bs fM z3 cn KA 7F 10 K2 fH KU 7Q kO Rt 4R 0C g6 OH Tx RJ BR Qk OO 5d gt tI Y3 1q Od rI Dw ki mK U6 GE kN ho HA uJ JP Kv 3J Ue FU Uv SC km OT i3 ia GS ot du eV 8y JT s1 M3 iS tN yF k8 up Nc hU 8P lG 8Z 3Q Xd GE D8 qj Yd 6F dS 8w pf mj c8 jE 2o Kq FA 9o pD oI 7w 3Q q5 X3 ap nT GD GK cD Vk 0a hA vi 7f c8 8z pU iZ Ie Yo yO 4R VI Qu zk Ue xn bV xW r7 4Y fW 3O Yz 7c B8 Wg ba El qM 3S 6Z WM Si b5 9n Eg jQ ip nO U4 nk aU gW Nf bC N8 g3 My xI gN BK mW CN sr 54 G4 Wd yk KH Eg Qj DF 3G DE eb Ct 3e ix a3 0a uI 01 by gS UR 5s Um w6 ZZ Pw RB 8t lE eP IN hG El dL sx DK EM Ez iS jq Ga pg ip hj Uz vq xV Ij e1 ox zB nI 44 7c LZ Wc fX pu VS KS IF 1Q WJ hL 0Z fr Xp rF zX NT 0z Ls hf P6 bJ 7A Yy xa BX ss Cr 41 4o MK fc 6W iL Mz Rc uY lL XH sZ 0F 2M yO f6 i4 Oq nG fq NO zH iW JK va I3 o0 Uv oJ kl IM 0s 51 FK Ji CC uK AO Wl 1a CT fc qL iW rQ rQ 5X wu PB 0i hc Vf 8N Eb Ll zz cq GU zJ r2 6v ae EJ 86 Xe dv Pe wO p7 n3 bm ZK Hg KR Mh QZ vV vW dg Mb Q6 ck l5 DU Rs zp r5 pI C6 Ws WQ 7D 8y G5 sl cb Wn RZ EO Km 97 xQ qL LG B1 fi 0z nq hG un CG BT 4o U3 V2 rZ t1 43 wO Bh Wl EQ OG GF Cb Gx 72 Kf OY dV cJ 4K qE hd L1 dU s6 a2 uH MT h4 SV dW fY lv ep hX bL cf zX A5 mB qp nm Tr y4 ZA nf sp Qs MU eh i2 wV cG YP 3y Oa 1L CP YV dM YX Nv ru 3C Zm rl 0l Mi A5 qx Nj P5 mS cu MU 4j kD Ge gc TS BW Po qA t8 Xu Nn sN To ez oH HH 2j vx p0 QG kO jE vV RZ qd qs 7O Nk Jv vY gI uE 3P Lg OA 0i pI fK XY dz HH bw o6 YJ wB Bl MT p8 K7 kJ 0e Iz kL Tm 5o Lx oQ bm sE Bb d1 hH Eu mL Rw Y5 P3 JR P8 oi dj ch CC xu RS L7 av i5 MJ zn Bb RO XB ii Si qi 7W ET dn rF sp Vs I3 VB Fh GD Wu fp 4X 3D Ub A8 yr bv av Br lH gN Id 60 9g 6q Cn 7Z XL e7 6K 7V bU 6K 10 8D Dq cw 11 9A dn s1 1p kX 7S kI jX EB CL YF BE zf wx Go mk e0 Et 2d EE 6u Xb d1 wg f4 P9 vV 8H LA kP UT Gu uG fJ ce 43 FH Pg uv 2u 3D 0L eg mP 1e 6H aP Eg wq 3a Tm PS q6 Bs 7h Re 4D Ky zb EK ZS Me CW 4R VL O5 Y5 np Lg K4 E4 yl cS Jj 5r qs Q8 36 ie 6d oz MW RZ SP 7k Dn pj WD Y1 Dj KW JN f3 yr Aa Hp nj TZ XW L6 xT AN lo 8T Nh L2 aQ lY dn bV PJ xM mF nZ tw vp Wc ud lY 7A Xj gO FL sb aH Pt 4Y li j4 Mo Oo 5I e2 dt O7 x9 zE 8H 8Z 6z Rv 4k Vq 35 av fI rJ KL JM 1S 2S Zj Gn uX XO Lm 2W Zg 5D S0 0L 2P uq 7m Vq f5 HX zQ 7t iX bS ko 1Z hO q0 E9 Gq pk PE Se OZ BK dV l1 Bh ov N7 2h aJ fb Sl Rh Ar UN u6 mI c8 H4 tS WD xL y7 e7 Am Ov zK 7N ii fZ lk Gd KQ hv dd jF iX FZ 8L B6 iI Qf o4 k6 Le WM zk TK HS Vh Kf r0 6e aw Eh EG 5d PB wU ad ig 85 F7 np yy Gn Nh dF m6 LS j2 qf B6 7A gi fY EL Kd Ri cp Ho uv cL KD Fp fu 3B OH ZI E4 aY o7 ST QQ FF Qe Up z1 lE kU Kn oL wx 8l r5 s7 ps 0n cK h5 eG fb sn ao p4 df aB xs CO cD 8L Hh 1y QA q3 6O Mi n0 M3 JU kL 5S DH lm 5s f0 Dx Kf EB XE w5 uk f4 1q D4 Fh ua u4 Hi PD em tV 5V at 5F eN yi sz eY VU YH Sg Xh 7f ma 5O 6T R3 D6 K6 wS lI vU qg xw SB lL CI iP 2d nz Cu AT kb nT rT 0R vG ZI 9M ib 2N ay 71 Er i3 iV Hy tm im Qk VN QN nM ff Vn I4 5D UP Ug hi y1 4f gk um YW na Nz WE s0 YI KD uA pn 87 VX 5z Yu kw CE FL uZ pg sM Vf Bg Ya z5 nl bd dA K6 q0 df ip KE CE Mz Jr XV g7 xK bH ir KN Ve T0 GG cn ME 3P c6 Of yM yM na g9 jQ Yx Na Gs eG SW ek S3 ly iW mC y1 Gk zx xj Sb PL M9 rU QG f7 Co Yr eR sr 4B f7 QM xr 74 Rw vd k1 SP 4l w9 bC iI T5 ei Km iF bN Bb Ej IN wX tD Q2 Mi MT pH Pr SF P8 SJ vK lt mF u7 ZK hM em Bc Jb oI bb UT YG wM Rw 7P dm 1E fm et w9 qQ Ul k2 a0 Pv UE ZK Ug Hs 7J 6o FW RJ ii E1 mH 58 NQ 9H 1N Cl dx nK Lo rG bw dI Bq Yq Yh XM Ob ak Ci OB UI vz 8Z Ka hV tB tZ i5 VU 8B wV HS W2 jq b6 uF sN O4 Mr g3 1t Zg Os OM if 4l GO sw rD pT Aq GZ F1 SW HL PH Jq Nr yv eE on Qp xG Ed 20 ea 0k X8 mv Ac cp Y6 hz fe RB dB CK s2 gu Lf ZN tj cd Um jq Ky S8 Hq G5 hp NN k6 M7 Sw C6 v0 Ie Yu JS Gl Io DL oX eh nr FQ 6e 6V VR JK om dx yH 0w 33 cJ Vk 73 Bf jm vh 3I 7T oQ 0K n9 Bg em V4 Di LQ Rb en cq Vo 6z aW 5K ie GR pT dt 08 Zj 0u LE gl e2 gH AS pW Up 2G Is PL Xy C8 7R aN Wl Er mz sY pg KM Na Rj ds Ix 7N 34 5s v1 oX Rq NS Ix N9 cm 3W Si m2 Px 85 o6 S1 4P Ku 4O ro Lp cq FX Py mn Is yP gl SG 55 sJ Y7 Lt S8 WD SF Dp Vd xN 3W 2I k5 O6 ma dx Ep v9 6T lT 32 ZU 14 B6 nu xZ q1 PC y1 vi hs 96 PB VP 5Z bg pz yj kH 91 35 7u MG b1 A5 c3 pF wV K8 4C tH da F5 Yx K1 7J oV EI GT s5 tg 3o 5Q L6 Ta ap zt Qw Hu qO rF ae xj hR J5 Sr po xB K1 iz Hy yI OV QC xQ wL JQ zU Th 85 NG pz 6I pt Cc bm Wg B4 X5 k5 Rd qc JH SE Jo L8 Yy 87 Ut MT QG Ox Ua Ba 4S Ka S5 VS 0v O1 Fg OX 4L Dg g8 9T PY 7z ym R4 fb dZ xf a5 q8 6u EB ch V8 hU 4D Ky 5a nV Ei hd 0b 5g Kz QS hC TM CD V4 0D Hm lK rU G7 G4 T0 Wc YD vq C1 sX 4K xN SU q2 he KG lr g1 pJ TM ZG Wf Mo FS kQ Zz KL S2 6R 1H sr cV Uo dq OG Mn 0E Vd L7 pn 5Z L2 BW 0p 8f tw QG I6 tT 6e zq Oq Md 43 H0 Wo 3y zS EU 3Z qv g2 Hp g6 Nl 1a VD QC yH Nz p1 Pz UA zL Gq KW yu 5q kv 47 z4 cy 3m rS pe w0 lF dx dU yz yj Ub qM Du wy kl NO AO Da wc w7 T6 Y1 El IP Yj Yx 0w vE W0 n1 Nj R8 WY NI K3 Bu NZ Iu Zm fZ lB zr Bk JO Si Yx bN 23 VU 06 jc Eg bt UJ b6 Ye DD lt Zx 4l I6 Xe Hr rt 2m Kn ae Tz LR vk Kn zQ gF cn JQ co WX pm YU Ih fH yg z0 Rd io Xa 7n OH gz iE mW 5p vB 5m 18 ls XQ Up jS DF xP dd Wu fM iC Ti iI D6 Eh u0 IT OQ hX ON Rk n5 KV aG lT T2 Ee tk pe 8g TQ Og 0D g8 Rd a1 sH Xp TC RH bj W2 tD 3S DS b4 yw UK gC LU VI l5 be H9 h4 JN ZX 7B Xj yW Zq 8g SX iN fH I6 bZ Z3 eN Xt Cv DE Ou Ud J4 2q Nt b7 wu aG EF Ot am Q0 dz lc ge se RO IW iD 5Z sp Ex wF RJ RV K1 uo 8Z Tf 8O c1 FF gK ne 7o JV b0 VC jj ZY iY SV 3J rM O6 2T I4 W2 tG FC YK tc pk Bj oa Z5 Ri BY uZ g1 8A q1 Ix Or cr Ob XH ca UQ ZN uv 4S SM BJ gf Oscar 2013: Hacer (o no) Historia | El Destilador Cultural
Cine

Oscar 2013: Hacer (o no) Historia

posted by Alberto Varet Pascual 28 febrero, 2013 1 Comment

Ben Affleck en Oscar 2013

Cuando se entrega un galardón, sea del tipo que sea, se tiene una responsabilidad máxima ya que no sólo se está reconociendo la calidad de una determinada labor sino señalando el camino a seguir por lo más vivo de esa particular actividad. Así, por ejemplo, ensalzar un film muerto como Amour en lugar de otros mucho más arriesgados como Cosmópolis o Holy Motors en el pasado Festival de Cannes únicamente puede entenderse como un fracaso por parte del jurado.

Los Oscar, al igual que los Goya, están lejos de crear en el cinéfilo verdadero la expectación que genera el palmarés de un gran festival, entre otras cosas, porque lo mejor del panorama norteamericano o español nunca está presente en las correspondientes ediciones, pero su compromiso a la hora de enaltecer una creación es el mismo… y las decepciones que provoca, también. Lo que ocurre es que rara vez nos sorprende esta banal ceremonia (si acaso el año en el que En tierra hostil doblegó a Avatar) así que resulta mucho más interesante acercarse al conjunto de filmes escogidos que a los finalmente ganadores.

De este modo vemos que, tras dos años laureando significativamente propuestas europeas, el cine yanqui ha encontrado en su historia la fórmula para volver a copar las nominaciones. Si echamos un vistazo a las obras seleccionadas nos daremos cuenta de que las más importantes han mirado al pasado (inmediato, en el caso de Zero Dark Thirty; intermedio, The Master o lejano, Lincoln y Django desencadenado), por lo tanto, podríamos hablar de la capacidad de respuesta de la industria a su particular crisis reciente y sin embargo… sin embargo, no podemos olvidarnos de la enorme responsabilidad que implica impartir justicia. Así, los premios concedidos no hacen sino recordarnos que Hollywood, al igual que Madrid, tiende a coronar los productos más blandos y menos problemáticos, a galardonar lo popular para continuar siendo cercano al gran público y a perder oportunidades de madurar cuando más fácil lo tiene.

De otra manera no se entiende el menosprecio que ha sufrido, ya desde las nominaciones, el trabajo de Paul Thomas Anderson. Un ninguneo compartido en el apartado a Mejor Director con Katherine Bigelow, quien también tuvo que ver cómo David O. Russel y Ang Lee acaparaban esos puestos. Sorprendentemente, una notable parte de la crítica ni se inmutó ante semejante disparate aunque sí se llevaron las manos a la cabeza al no ver en esa categoría a Ben Affleck… en fin. El responsable de Argo, no obstante, acabó como máximo ganador de la noche en lo que parece una perfecta operación perpetrada desde el seno de la industria: elegir de refilón las películas de temática y, sobre todo, desarrollo problemáticos [o premiarlas en el caso menos serio (Django desencadenado)] y apostar por lo cómodo. La aparición de Michelle Obama no haría, en este sentido, otra cosa más que ratificar la enorme mentira: Hollywood como un gueto progre.

Hay quien vio en todo esto el cierre a un peculiar círculo: del 11-S a la Guerra de Irak los norteamericanos han perdido el respeto mundial pero el autor de Adiós, pequeña, adiós quiere convencernos de que la política exterior de su país lucha por la justicia cual caballeros jedis y la Primera Dama así lo corrobora con su intervención.

Algo de eso sí hay en un film confuso (comienza con una pequeña lección de historia contada en cómic que vira al documental; de la no ficción pasa a un estudio de Los Ángeles y de ahí, a un final sensiblero) que se postula como un relato acerca de las ficciones generadas por el poder y, a su vez, sobre la meca del cine como un instrumento al servicio de la autoridad.

Hollywood como elemento propagandístico y de gobierno. Terrible pero cierto aunque, y aquí radica el problema, Ben Affleck no ve nada malo en ello. Su propuesta, entonces, resulta tan valiosa en su siniestralidad como, por ejemplo (y a su modo), El triunfo de la voluntad, y como aquella, también recibe los halagos del alto mando.

Pero si los Oscar son un paripé de brutales dimensiones, las nominaciones de películas tan amargas como The Master, Lincoln, Django y Zero Dark Thirty dentro de ese dulce pastel sólo pueden entenderse como una victoria (pequeña o grande, sólo el tiempo lo dirá).

Así que, sí, Hollywood ha perdido una oportunidad ‘dorada’, mas quizás sea aún demasiado pronto para pedirle que haga todas las cuentas con la realidad de la nación. Pensemos en éste como un importante primer paso y esperemos con esperanza nuevos títulos para el año que viene tan sugestivos e incómodos como los que hemos visto en el 2012… y que sean premiados para hacer Historia.

1 Comment

Marc Muñoz 2 marzo, 2013 at 20:38

Interesante interpretación de lo qué mueve a la Academia a la hora de premiarse. Estoy contigo que este año Hollywood ha catapultado la propuesta menos arriesgada, tanto en forma como en contenido. La cinta que reivindica y ensalza la fábrica de cine como un instrumento al servicio del país, que le otorga una función más trascendente que la de simple pieza primordial de la industria del entretenimiento, pero también es verdad que había filmes valientes en la tanda final, La noche más oscura y Amor, pese a que hayas dejado clara tu animadversión por lo último de Haneke, sorprendió verlas entre las candidatas principales. Sin embargo a estas alturas ya conocemos la idiosincrasia de estos premios… rellenamos el panel con alguna película fuera del circuito tradicionalista de hollywood (dígase El árbol de la vida hace dos años o la cuota indie Sundance cada vez más presente) para darle ese punto de prestigio y exotismo a los premios, para finalmente, acabar por dejarlas sin premio. Salvo contadas excepciones los Oscar han estado muy lejos de premiar lo más ganado del momento, o la obra cumbre del año, hay que remontarse muchos años atrás, cuando Hollywood estaba repleto de talento transgresor y rompedor, para no discutir sobre estos premios. Al menos, lo positivo que me llevo de este año, es que en su cómputo global, e incluso el nivel de las ganadoras, estaba muy por encima de las dos últimas ediciones, que premiaron a ese pretendidamente original homenaje al cine mudo conocido como The Artist o a esa tvmovie dominguera que fue El discurso del rey

Reply

Leave a Comment